Contáctanos

Discos

Periphery – “Periphery III: Select Difficulty”

Publicado

en

Si hay algo que caracteriza a la “generación Y” (o los llamados “millenials”), es una apatía por las etiquetas, por las fórmulas preconcebidas –lo que ciertamente no es una falta de compromiso– y, en definitiva, una apertura sin tapujos a otros aspectos que llenan la vida cotidiana, como la tecnología y la tecnificación. Esto abarca todas las cataduras de este grupo social, incluida la musical. En tal orden de ideas, no es arriesgado señalar que Periphery justamente es una banda ícono de esta subcultura, por cuanto su metal difícil de categorizar está desprovisto de preocupaciones en torno a mantener una esencia preestablecida. De ahí sus múltiples experimentaciones, desde el djent hasta el pop, desde lo análogo a lo digital, generando en el público reacciones discordantes, pues se duda si se está en presencia de una banda dura heredera de Meshuggah, o bien, es un producto más plástico y comercial que busca la accesibilidad y el beneplácito más masivo.

PERIPHERY 001Quizás  ambas premisas señaladas en lo precedente sean ciertas. Periphery es lo uno y lo otro a la vez. Con su cuarto disco (o quinto si es que se considera “Juggernaut: Alpha” y “Juggernaut: Omega” por separado) esto se confirma, ya que persiste una dualidad interesante en lo que dice relación con el verdadero sustrato de la banda. En efecto, “Periphery III: Select Difficulty” es una amalgama de sonidos que van desde un metal complejo y técnico en demasía, hasta lo ligero y blando del pop. Este último aspecto –valga señalarlo– apoyado únicamente por las versatilidad de Spencer Sotelo, cuyo rango vocal le permite adaptarse sin problemas a los riffs filosos y a las melodías más inteligibles a un público promedio.

Lo anterior provocará necesariamente que, en términos generales, el disco no sea bien comprendido. Temas como “The Price Is Wrong”, “Motormouth” o “Habbitual Line-Stepper”, poderosos e intensos, podrán llevar a la confusión a quién busque un metal moderno por la línea más cruda, por cuanto se encontrará con aquellas composiciones cuyo sustrato es la parsimonia, como “The Way The News Goes…”. Esto no es nuevo en Periphery, ya en ambos “Juggernaut” conjugaban sin inconvenientes lo mejor de ambos mundos. El problema en este álbum en particular –y esto como una crítica universal al mismo– es que no existe una coherencia interna entre las composiciones, lo que conlleva a que el oyente no logre captar del todo cuál es el mensaje musical de la banda, semblante que sí se encontraba presente en su trabajo anterior. Muestra de lo anterior, y paradójicamente, es el primer single del disco, “Marigold”, un tema que es difícil de encapsular, pero que de todas formas goza de una buena estructura musical.

PERIPHERY 002No obstante lo señalado, “Periphery III: Select Difficulty” es un buen álbum, con temas cuya calidad es superlativa especialmente en su segunda mitad. “Flatline” es una creación exquisita, que no se pierde en la técnica, sino que las guitarras de Misha Mansoor, corazón de la banda, se encuentran encaminadas a provocar una atmósfera dinámica y con una parte final sobrecogedora, gracias a la capacidad vocal de Sotelo. “Absolomb” es una canción que deja fluir naturalmente el lado más melodioso de la banda, no exenta de suntuosidades en las guitarras, pero gracias al tiempo que marca Matt Halpern en la batería (y en la programación de la misma) se mantiene el ímpetu a raya. “Catch Fire” es una de las canciones más experimentales que ha escrito Periphery, claramente más pop que cualquier otra, y nuevamente con un Sotelo que a veces recuerda la mutabilidad de Mike Patton, aunque carezca de la raíz rockera de este último. Ciertamente es un excelente tema, pero no será del gusto de aquellos cuyo paladar es más rudo. “Lune”, por su parte, es una obra personal de Misha Mansoor y es un punto alto dentro del disco, toda vez que logra reflejar algo que carece el mismo: un ambiente, una idea, una relación íntima entre lo que busca fraguar la banda y lo que captan los oídos del público. Bella y sencilla, a ratos recuerda lo mejor de Tool.

En suma, estamos en presencia de un álbum contundente, pesado y a la vez pausado, difícil de desentrañar pero digerible en demasía. Complejo sería la palabra que mejor lo define, aunque esto no se señala en tono negativo, sino más bien como un hecho de la causa: “Periphery III: Select Difficulty” es un buen fruto de este tiempo y de esta generación, aunque aquello no le asegurará necesariamente trascendencia.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Publicado

en

A Deeper Understanding

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son más poderosos que cualquier factor externo, y Adam Granduciel sabe bien eso. El músico, compositor y productor entiende cuán demandante es su afán de perfección y desarrollo de una propuesta que tenga excelencia, pero no sucumbe ante estos antecedentes que, en manos de otros, podrían derivar en un caos.

Aunque la música de Granduciel, a través de The War On Drugs, se compara mucho con la de Bruce Springsteen y otros referentes del rock americano, hay algo que lo separa del resto. Pese a que el cuarto disco de la banda se llama “A Deeper Understanding”, lo que menos se intenta vender hacia el público es a un narrador que sabe más y lo canta, como harían Bruce, Tom Petty o Neil Young. Adam se contenta con líricas menos ambiciosas, porque su lucha y su necesidad como artista no va en lo que se expresa, sino que en el cómo se hace.

El lugar natural de Granduciel es en el estudio, donde puede controlar los detalles y su música puede ser experimentada hasta el punto de estar lista para ser escuchada sin interferencias. Claro, conocidas son las ocasiones donde ha sufrido ataques de pánico y ansiedad, algo que no le es ajeno. Ese “entendimiento profundo” al que referencia el hablante lírico en “Pain” (y que nombra al disco) no es un estado de comprensión del mundo, sino que un aprendizaje de él mismo, y eso es lo que se nota en el álbum. Adam no le canta al mundo, sino que a sí mismo para mejorar y continuar, con menos temores, con menos trabas.

La obsesión del hombre que controla a The War On Drugs, luego de que Kurt Vile –el otro fundador del proyecto– se dedicara tiempo completo a su faceta solista, no es un afán estético, sino que algo mucho más personal. Muchas reseñas de “Lost In The Dream” (2014) indicaban que la música de la banda era perfecta para estar de viaje, pero, más que un viaje, lo que grafica Granduciel es una búsqueda de algo más concreto: un lugar. Sea en la extensa y muy bien construida “Thinking Of A Place” o en la reflexiva “Clean Living”, lo que explora el cantautor es la posibilidad de estar bien y cuánto debe recorrer para notar que siempre habrá un lugar para ello.

El vehículo termina siendo la música y, pieza a pieza, poniendo capas de sonido en armonía y con buen tino, esos engranajes van más allá de las influencias que nos esforzamos en encontrar. Pese a esa familiaridad, en vez de que haya la espectacularidad de otros referentes, en The War On Drugs –y en especial en “A Deeper Understanding”– hay un halo de sensible introspección que permite que convivan tracks tranquilos como “In Flames”, otros más animados como “Holding On”, e incluso algunos que podrían hacer que un estadio entero levante sus brazos, como la impecable “Strangest Thing”.

En este caso, el entendimiento es propio, interno e íntimo, desde un lugar muy específico, justamente el movimiento que necesitaba hacer Adam Granduciel, y la perfección en una fórmula que suena brillante en su cuarto registro, uno con testimonios más rotundos de cómo la atención a los detalles en la música debe tener algo de sentimiento para llegar más lejos, porque la música no es fin, sino que vehículo, trayecto y también espacio.


Artista: The War On Drugs

Disco: A Deeper Understanding

Duración: 66:13

Año: 2017

Sello: Atlantic


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 7 horas

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas