Conéctate a nuestras redes
Lightning Bolt Lightning Bolt

Discos

Pearl Jam – “Lightning Bolt”

Publicado

en

¿Cómo alcanzar algo único tras nueve discos y un estilo perpetuado desde hace más de dos décadas, con la transición comenzada en “Vs.” (1993) y ya consolidada en “Vitalogy” (1994)? Cambiar premeditadamente el sonido podía ser el camino fácil; desafiar el proceso y la  involuntaria coyuntura, el difícil. Pues bien, aún cuando la pregunta es planteada desde las graderías –nunca ha sido una real preocupación para los referentes del grunge– y sin ser un unitario descollante, en “Lightning Bolt” Pearl Jam consigue originalidad en congruencia con las circunstancias y una inusual trayectoria.

Hombres de familia con múltiples proyectos en solitario y que han naturalizado los métodos de composición como quintento, transparentaron más que en cualquier otro LP la libertad con la que cada PEARL JAM 01uno de ellos –salvo Matt Cameron con suficiente aporte en la batería- propuso y creó. Latente, tangible, el álbum terminó logrando algo extraordinario: sonorizar la confianza mutua con que se obsequian autorías, un prodigio que sólo grupos con más de veinte ininterrumpidos años de ruta consiguen. Más que nunca suenan como una banda, la palabra banda suena.

Como aval de este control compartido, los dos primeros singles lanzados son obra musical de Mike McCready. Los riff de “Mind Your Manners” son tan incendiarios como los de “Spin The Back Circle” de “Vitalogy”, mientras que en la gran “Sirens” –escrita entre el sonido de las sirenas circundantes en Los Angeles- se hizo de las cuerdas acústicas para enaltecer  los cuadernos de viaje de Eddie Vedder: “Escucha las sirenas (…) ¿La próxima vez vendrán por mi? Por cada decisión que tomo, cometo un error. No es mi plan verte en los brazos de otro hombre. Y si escoges quedarte, esperaré, lo entenderé”.

La línea que Jeff Ament dispuso para “My Father’s Son” es otro aserto. Los graves –distorsionados- edifican un pilar melódico sostenido con apenas tres o cuatro notas de Stone Gossard. Nuevamente Vedder remece mirando la evolución humana como una resistencia a la adopción de genes psicopáticos en nuestro ADN, e irónicamente dando las gracias –seguramente a su padre que nunca conoció-, “por los oscuros regalos con los que no simpatizo”, como una inagotable fuente de inspiración. “Yellow Moon”, también del bajista, amaga la potestad de “Low Light” (“Yield”, 1998), llegando sólo en momentos a ser una congénere.

Ament y Gossard vuelven a complementarse en “Pendulum”, que bien puede hermanarse con “Parting Ways” e “Infallible”, de estrofas similares a “Tremor Christ”, y coros con el sello de muchas baladas PEARL JAM 02insertas en las últimas placas: emocionantes ascensos y radicalmente distintos a los comienzos del track, matices que a los que la ansiedad no puede sino claudicar plácidamente. El guitarrista queda como exclusivo artífice en “Let The Records Play”, una incuestionable garantía de las raíces bluseras del rock, potente y estimulante.

El resto es Edward Louis Severson III (nombre de nacimiento del frontman criado al sur de California). En cortes agitadores figuran “Getaway”, un puñetazo con otra tremenda línea de Ament y la mejor elección para abrir el disco; “Lightning Bolt”, cuatro tenaces minutos en que todos terminan tocando fuera de sí, incluyendo los icónicos gritos que advierten la fortuna detrás del miedo: “Debes saber que nunca la dejarás ir (…) Todos tus problemas no morirán contigo. Nunca la dejes de ir, es un rayo”; y “Swallowed Whole”, quizás la de mejores matices y estructura, menos explosiva y exclamando el apreciarse vivo: “Canciones susurradas en el viento, respirando en el perdón como vibraciones infinitas (…) podría ser el sol, puedo ser el sonido, puedo rehacerme aquí mismo y sumergirme”.

Finalmente, el Vedder de “Into The Wild” (2007) y “Ukelele Songs” (2011) asoma con la hermosa melodía y desgarradora letra de “Sleeping By Myself” (“Debí saber que había alguien más (…) nunca pude ir con nadie más (…) no creo en nada sino en el dolor y no puedo ver que esto tenga arreglo. Estaré solo durmiendo esta noche”), justamente sacada de su último trabajo solista y re versionada para “Lightning Bolt”, agregando múltiples capas instrumentales al otrora exclusivo pequeño de cuatro cuerdas. El álbum cierra con “Future Days”, más dulce y alentadora (“si alguna vez te pierdo, de seguro me perderé a mí (…) Creo, y creo porque puedo ver nuestros días futuros, días de tu y yo”), evocando los arpegios y encantadora atmósfera de “Man Of The Hour” (“Greatest Hits”, 2004).

PEARL JAM 03Todas estas similitudes con piezas de su larga discografía corroboran el sentido de agrupación que han convertido en un sonido, un resultado musical con méritos también para Brendan O’Brian, productor. La retrospectiva no sugiere una búsqueda que homologa viejas fórmulas; es el autoretrato de una carrera que atesoran como quien elige las mejores fotografías de una bitácora. La gratitud es que son bellísimas; el miedo es que si las han descrito, es porque quizás el viaje va llegando a su término. De todas formas, el dejo es más emotivo que dramático. Cada vez que algo ha tenido que decir, Pearl Jam, consciente de la fortuna de ser escuchado en todo el mundo, reaparece, no desiste. Y el motivo de la permanencia es justamente la esperanza de no testificar el desenlace, porque el ensamblamiento y la fe que se tienen como banda, es conmovedoramente indestructible.


Lightning BoltArtista: Pearl Jam

Disco: Lightning Bolt

Duración: 47:14

Año: 2013

Sello: Monkeywrench / Republic


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Discos

The Afghan Whigs – “How Do You Burn?”

Publicado

en

How Do You Burn?

¿Cuál es la motivación detrás del arte? Es una incógnita inabarcable porque tiene tantas variaciones como personas en el planeta, e incluso más allá cuando lo colaborativo acaece. Por eso, cuando Mark Lanegan le preguntó a Greg Dulli “How Do You Burn?”, que podría traducirse a “¿Qué te prende?”, no sólo le entregó el título del noveno disco de The Afghan Whigs, sino también materializa lo que está detrás de esta segunda vida de la agrupación de Cincinatti: lo que enciende las pasiones y motivaciones de Dulli, quien a estas alturas maneja la caravana, y en esta ocasión lo hace a alto octanaje.

No es raro que el primer track y single, “I’ll Make You See God”, entregue el tono más incendiario de la banda en décadas, sino que además sea una llamarada que traspasa sensibilidades. Tan raro como suena, The Afghan Whigs en 2022, con esta canción que fue lanzada este año, aparece en el soundtrack de Gran Turismo 7, y sin duda que calza con el perfil lleno de velocidad y acción de una franquicia de carreras de autos. Pero sí es extraño porque, en general, las bandas que se dan una segunda oportunidad pierden fuerza o foco, y en este álbum pareciera que Dulli estuviera más atento a los detalles que nunca.

Puede ser que la sombra de Lanegan cuide como ángel de la guarda el alma de este trabajo, así como la pérdida de Dave Rosser lo hizo sobre el lanzamiento de “In Spades” (2017), y es que el fallecido partner de Greg en The Twilight Singers irrumpe como una capa extra de intriga en “The Getaway” (pese a que no aparece explicitado en los créditos) y en forma más evidente en “Jyja” y “Take Me There”. Esta última en especial, tiene mucho de bohemio, oscuro, atribulado y todos esos adjetivos que siempre se le asignaron a Mark Lanegan, mientras en medio, como un eco, se asoma una melodía que recuerda a la gran “Oriole” del álbum anterior. Asimismo, hay esquirlas de Spoon y su “Do I Have To Talk You Into It” en la fresquísima y vibrante “A Line Of Shots”.

Donde brilla y quema este disco es en la variedad de sonidos presentados. Este año se cumple una década desde que The Afghan Whigs se reuniera para hacer shows en vivo y, aunque este trabajo fue hecho muy a distancia, con Dulli tomando el comando, la cantidad de colores engaña la primera escucha. Pareciera que no hay tanta coherencia o foco, pero, a diferencia de “In Spades”, aquí existe una vocación de ideas muy distintas entre sí, que se reúnen en texturas similares. El hilo conductor viene a través de la voz de Dulli, o de la forma de producir que mantiene la cadencia sensual que siempre ha acompañado a los Whigs incluso en los momentos más tristes y arrojados, como ocurre con el magnánimo cierre de “In Flames”, que poco a poco va dejando el plano terrenal para llevar a lo indefinido, casi como el vuelo de las cenizas que deja este disco a su paso.

Imposible no mencionar el reencuentro casi 30 años después con Marcy Mays, quien vuelve tras su aparición en “My Curse” del álbum esencial “Gentlemen” (1993) en “Domino And Jimmy”, una canción donde se ahonda en los traumas de estos mismos personajes, golpeados por el tiempo y la resignación, pero quizás viviendo por primera vez. Un deleite que no juega desde la nostalgia, sino desde la reflexión, sin perder pie y mente en el presente.

¿Qué te prende? ¿Qué te lleva a hacer lo que haces, y bien? A diferencia de los autos, la creatividad no tiene un motor o un combustible únicos, y por ello, más que una respuesta, este disco de The Afghan Whigs entrega un ánimo, un alma, una alternativa incluso, porque más que fuego, calor o explosiones, “How Do You Burn?” termina siendo una bocanada de aire fresco que puede servir para muchas cosas, ya sea para avivar los fuegos y estos quemen todo más rápido, o también para respirar hondo y seguir adelante, vivos y sin mirar atrás.


How Do You Burn?Artista: The Afghan Whigs

Disco: How Do You Burn?

Duración: 39:35

Año: 2022

Sello: Royal Cream / BMG


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

How Do You Burn? How Do You Burn?
DiscosHace 3 días

The Afghan Whigs – “How Do You Burn?”

¿Cuál es la motivación detrás del arte? Es una incógnita inabarcable porque tiene tantas variaciones como personas en el planeta,...

Gnosis Gnosis
DiscosHace 4 días

Russian Circles – “Gnosis”

Con ocho discos a su haber, Russian Circles sigue proponiendo argumentos cada vez más densos en su tejido sonoro. Si...

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 1 semana

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 4 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 1 mes

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 2 meses

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Publicidad
Publicidad

Más vistas