Conéctate a nuestras redes

Discos

Paul Weller – “A Kind Revolution”

Publicado

en

Si algo hay que celebrarle a Paul Weller (entre muchas cosas, ciertamente) es su olfato para estar donde las esquinas se quiebran y los caminos musicales se dicotomizan, tal como lo hizo con The Jam hace cuarenta años, reuniendo la furia del bullante punk con la elegancia del movimiento mod liderando una especie de segunda oleada del estilo, como también lo hizo con The Style Council, profundizando la veta de música negra. Con todo esto en mente, Weller tuvo que emprender una carrera solista alejada de los moldes que comprendían un rock estándar para abrir su paleta de estilos tan amplia como sea posible, en la que el folk, la electrónica e incluso el krautrock han pasado por sus manos. Doce álbumes de estudio después, edita este año su nuevo trabajo: “A Kind Revolution”.

El éxito rotundo de Weller en el mercado británico, tanto con The Jam como solista, le entrega confianza para dar un golpe de timón cada vez que lo ha necesitado, y “A Kind Revolution” es un ejemplo de ello. Desde la apertura con “Woo Sé Mama” y “Nova”, se aventura en los páramos del pop rock desde la perspectiva blue-eyed soul que ya venía mostrando en varios de sus discos, esta vez con la colaboración en los coros de P. P. Arnold y Madelinne Bell, dos divas coristas de la primera oleada del mod en los sesenta. Tal vez la naturaleza prolífica ya conocida de Weller pueda confundir, desconcertar o incluso condicionar la experiencia del oyente con la variedad de estilos, pero no se trata de un mero afán pretencioso, Weller es así, maneja todos los estilos que plasma en sus álbumes; incluso el folk del que renegaba en sus comienzos aparece en “Long Long Road”, una balada emotiva y cálida que puede sonar formulaica en su comienzo, pero que sabe explorar sus posibilidades naturalmente.

“She Moves With The Fayre” representa otro paso más allá, adentrándose en un funk que adolece de Groove, pero que abunda en guitarras. Entrando de lleno en el soul, y para seguir esculpiendo esta pieza de arte desde la música negra, está “The Cranes Are Back”, balada donde Weller explora a placer sus dotes vocales; una de las pocas de la movida punk de fines de los setenta con esa calidad, la que mantiene hasta el día de hoy. Por su parte, en “Hopper” hay una mezcla de pop barroco pastoral con psicodelia, como si el mismo Syd Barrett le hubiera susurrado al oído la melodía mientras grababa “The Piper At The Gates Of Dawn” (1967), uno de los clásicos de Pink Floyd. “New York” tiene un tufillo entre jazz y bossanova en la introducción, para luego adentrarse en el pop rock.

“One Tear” tiene varios puntos a favor que amplían el puntaje general del álbum: primero, se atreve a incluir a Boy George en las voces, otorgándole una vibra muy cercana a lo que fue The Style Council, rotando entre el soul y el R&B. Como segundo, lo bien que le sienta el bajo pulsante al entorno hipnótico de la canción; y tercero, la variedad de elementos que incluye, como pistas puestas en reversa o samples de hang. “Satellite Kid” dialoga entre el blues y el rock contando la historia de un outsider orgulloso de serlo, para luego cerrar con una balada que nuevamente navega entre lo pastoral, el folk y el jazz, dándole un cierre adecuado a las dimensiones del disco.

Por lo general, resulta un espectáculo triste ver a un músico que lleva los años de carrera de Weller tratar de sonar “actual”, y he ahí la principal gracia de este álbum: Paul Weller usa argumentos archisabidos y parte estructural de su carrera, y con la sabiduría de un músico que se acerca a los sesenta años, los moldea, los utiliza como quiere y logra un producto redondo por donde se le mire. Si esta es la revolución amable que nos quiere plantear, bienvenida sea.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 6 días

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 6 días

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 3 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 4 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas