Conéctate a nuestras redes

Discos

P.O.D. – Murdered Love

Publicado

en

Los norteamericanos de P.O.D. (Payable On Death) retornan a la escena musical tras cuatro años de espera desde su último larga duración, “When Angels & Serpents Dance” (2008), y lo hacen con su octavo álbum de estudio, que lleva por nombre “Murdered Love”. El disco será editado bajo el sello discográfico Razor & Tie y para la producción del mismo, reclutaron a Howard Benson, un viejo conocido que ya trabajó con la banda en el álbum “Satellite” (2001) y que también ha colaborado con artistas de la talla de Papa Roach, Sepultura, Motörhead, entre muchos otros. La portada del disco fue encargada al estudio de diseño e ilustración “Invisible Creature”, que tienen en su curriculum el haber trabajado en el arte gráfico de artistas como Foo Fighters, Korn, Chris Cornell y Kanye West.

Desde su primera pista, “Eyez”, el álbum se presenta enérgico, apoyado en el sonido clásico de P.O.D. y potenciado por la colaboración en las voces de Jamey Jasta (líder y vocalista de Hatebreed). “Murdered Love” es el tema que le da nombre a la placa y también su segundo sencillo, una canción fuertemente influenciada por el hip-hop que aporta el mexicano Sick Jacken (Joaquín González) de Psycho Realm, pero que no convence respecto a si fue la mejor elección para ser el segundo single. La apuesta mejora de la mano de “Higher”, con un sonido mucho más melódico, lleno de energía y vitalidad, que entrega buenas secuencias rítmicas. Llega el turno de “Lost In Forever”, el primer sencillo que se desprende del álbum, y en donde la potencia de la guitarra y la solidez de la batería, marcan una base que se complementa a la perfección con la voz de Sonny Sandoval, sin lugar a dudas uno de los mejores cortes del trabajo. “West Coast Rock Steady” representa un cambio drástico en el estilo, lo que se fundamenta en el matiz hip-hop que imprime Sen Dog de Cypress Hill, dando vida a una canción mucho más lúdica y acelerada, que justifica completamente la apuesta. El cierre de la primera mitad del disco llega con los sensibles acordes de “Beautiful”, una hermosa balada que baja totalmente las revoluciones. Un delicado riff de guitarra marca la pauta de todo el tema, convirtiéndolo en una valiosa gema dentro de todo un repertorio más vigoroso.

La fuerza retorna con la guitarra eléctrica de “Babylon The Murderer”, canción que destaca por no tener una línea totalmente definida, pero que no escatima en intensidad y velocidad. Una melodía pegajosa y constantes cambios de ritmo convierten este corte en uno de los puntos altos de la placa. La tendencia a los sonidos más potentes continúa con “On Fire”, canción que rápidamente sucumbe ante la monotonía de su ritmo, carente de matices y elementos sorpresa, convirtiéndolo en quizás el único track descartable de toda la placa. “Bad Boy” vuelve a proponer un interesante cambio de estilo, mezclando sonidos hip-hop con algunas secuencias que hacen pensar en una cierta influencia funk, para terminar dando paso al sonido más puro de P.O.D. El suave canto de los pájaros introduce “Panic & Run”, que de inmediato sorprende por su entretenida melodía y su paulatino incremento de intensidad, teniendo su cambio más drástico hacía el final, en donde se produce una oscura secuencia en forma de plegaria, para terminar dando paso a los sonidos más optimistas del comienzo. El tema encargado de marcar el cierre del álbum es “I Am”, que no sorprende en demasía, apegándose a un libreto ya conocido, y en donde sus más de cinco minutos de duración, parecen demasiado excesivos para dejar en evidencia la impronta de la banda.

Cuando se trata de P.O.D., la pregunta por defecto es si “Murdered Love” supera todo lo bueno que se logró hace más de diez años con “Satellite”, y la respuesta es simple: no lo hace, sin embargo, esto no significa que estemos en presencia de un álbum prescindible, muy por el contrario, este disco es superior en muchos aspectos a sus tres predecesores, en donde la incorporación de nuevos estilos le da un valor agregado, haciendo posible extraer un set de muy buenas composiciones, tanto del punto de vista de la intensidad, como de su apuesta rítmica.

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Fonola

    10-Jul-2012 en 2:55 pm

    voy a tasar, a ver que tal…

  2. Felipe

    10-Jul-2012 en 4:08 pm

    Debo reconocer que gusto muchísimo el disco. Esperaba hace tiempo ese giro que necesitaban en su música y creo que en este disco lo lograron.

  3. Seba

    12-Jul-2012 en 11:45 pm

    Escuchándolo, voy en la 5ta canción y hasta ahora muy buena impresión!

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: