Conéctate a nuestras redes

Discos

Opeth – “Sorceress”

Publicado

en

Entrando en esta década, la sonoridad de Opeth tomó un notorio cambio de rumbo. La bestialidad del death metal progresivo se fue desvaneciendo hasta mutar en un metal progresivo más melódico, abandonando los característicos cantos guturales de su vocalista y fundador Mikael Åkerfeldt. “Sorceress” viene a consolidar esta última etapa de la agrupación nacida en Estocolmo, Suecia, quienes son un emblema del metal y el progresivo contemporáneo.

opeth-01El disco comienza con la serenidad de “Persephone”, pieza instrumental de guitarra acústica que nos remonta al medioevo renacentista. Todo cambia de forma abrupta con “Sorceress”, tema cuya responsabilidad fue la de ser primer adelanto del LP. Con su introducción de teclado –reflejo del hard rock setentero– en manos de Joakim Svalberg, la rítmica cuasi marcial de los versos y los juegos de armonías, hacen que el hipnotismo se haga presente de principio a fin. La atmósfera envolvente continúa con “The Wild Flowers”, que si bien posee una evidente línea metal, es claro ejemplo del enfoque progresivo del actual Opeth. Este tema, por momentos con cierto aire arábico, es uno de los puntos altos del LP, sobre todo por el solo de guitarra de Fredrik Åkesson.

“Will O The Wisp” es un tema acústico donde el sonido de las flautas y el solo de guitarra, con una imperceptible pero precisa distorsión al cierre, dan una buena cuota serenidad, la que rompe “Chrysalis”, canción que, pese a la ausencia de guturales, nos recuerda toda la potencia y oscuridad del Opeth de “Blackwater Park” (2001) o de “Ghost Reveries” (2005). Un ritmo acelerado y una especie de dialogo entre los solos de guitarra y teclado, hacen de este corte una figura digna de devoción para los seguidores más antiguos de la banda, pese al progresivo decline de revoluciones en su cierre. A medio andar llegan “Sorceress 2” y “The Seventh Sojourn”. El primero, un tema folk en donde Åkerfeldt expone toda su calidez vocal; el segundo, un semi-instrumental impregnado de tintes arábicos con un interesante juego de percusiones, que cambia a un canto celestial amenizado a piano, expresión del sincretismo cultural de la Europa medieval del Mediterráneo muy presente a lo largo de todo el disco.

opeth-02El punto más alto llega en “Strange Brew”, con la expresión máxima de lo que Opeth significa: un ritual entre melodías profundas y tétricas, un juego entre la calma y la barbarie. Los cambios abruptos de intensidad –elemento característico de los suecos– se empoderan de este, el track más largo del disco. Tras esta potente demostración de técnica, nos encontramos con “A Fleeting Glance”, un tema marcado por los teclados y de una estética calmada con aires renacentistas en su inicio, y “Era”, una pieza que se aleja del metal para aproximarse a una sonoridad más rockera. Así, el disco finaliza con una reincursión melódica a “Persephone” con “Persephone (Slight Return)”, esta vez con piano en lugar de guitarras acústicas.

Si hay algo que nos ha enseñado Mikael Åkerfeldt y compañía es que el paraíso y el infierno pueden convivir en perfecta armonía. Sin embargo, esta vez nos posiciona con la balanza inclinada drásticamente hacia el ala celestial. Probablemente, no podemos comparar la clásica estética demoniaca con la del actual disco porque se encuentran en planos diferentes, pero si es que hay algo claro con “Sorceress” –que en palabras de la banda es el mejor disco que han hecho– es la evolución sonora, que los hace trascender del mundo del metal inspirados en la hechicera Perséfone (reina del infierno en la mitología griega), entregándonos una armónica muerte para mantenernos hipnotizados mientras ardemos en las llamas del averno, sin darnos cuenta, hasta que vuelvan en gloria y brutalidad.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Black Midi – “Cavalcade”

Publicado

en

Cavalcade

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de parte de la prensa, hemos sido testigos cómo gran parte de las bandas jóvenes sucumbe a la presión y no logran impresionar mucho más allá de un primer álbum. Con ese antecedente, era evidente que los más escépticos tomarían con pinzas el éxito alcanzado por Black Midi con su debut “Schlagenheim” (2019) y pondrían en duda si la agrupación iba a ser capaz de mantener el buen nivel en su sucesor. Ahora, en pleno 2021, el conjunto británico arremete con una segunda placa, “Cavalcade”, donde, según ellos mismos han afirmado en entrevistas, se concentraron en “ahora sí” hacer un disco bueno.

“John L”, canción que abre el disco y primer adelanto de “Cavalcade”, demuestra en seguida la madurez tanto en composición como interpretación que alcanzó el conjunto. Si bien, ellos mismos han declarado que terminaron “aburriéndose” de su álbum anterior, lo que en esencia sucede con Black Midi es que han avanzado a un punto en donde pueden sentirse mucho más capaces de generar el sonido que siempre quisieron. Las influencias están claras en un disco que grita The Fall, y, sobre todo, King Crimson por todos lados, siendo imposible no recordar obras maestras como “Discipline” (1981) de los comandados por Robert Fripp en cada instrumento que ingresa a un coordinado destiempo en el track inicial, destacando el impecable trabajo de Morgan Simpson en la batería, desde donde nace el alma de cada composición de los jóvenes británicos.

Si hay algo en lo que se debe ser justos, es que su primer larga duración no fue para todos. Siendo una placa sólida y muy bien recibida de primeras, es con el paso del tiempo cuando muestra sus ripios con una producción algo ruidosa a ratos y una estructura que se siente tan desordenadamente ecléctica como su forma de tocar. Muy por el contrario, con este LP la agrupación refina mucho más la disposición de sus elementos, perfeccionando la complicidad entre cada uno de sus integrantes para estructuras desde los fraseos, hasta las estructuras sonoras propiamente tal. Momentos de calma como “Marlene Dietrich”, o los desenfrenados cálculos de “Chondromalacia Patella” y “Slow”, reflejan exactamente la tremenda evolución del conjunto en términos de interpretación, algo que indudablemente consiguieron tras tocar en cuanto escenario posible alrededor del mundo durante el ciclo de promoción de su debut.

La incorporación de elementos es crucial en la estructura de este álbum, y en ese sentido el conjunto gana con la adición de Kaidi Akinnibi en el saxofón y Seth Evans en teclado, enriqueciendo todavía más la fórmula propuesta por Black Midi. Es ahí donde más se nota la influencia de King Crimson, ya que el guitarrista y vocalista Geordie Greep recuerda en muchas ocasiones a Robert Fripp, e incluso a nombres menos ligados al progresivo, como David Byrne durante los momentos más jocosos del álbum. Desde ese punto de vista, destacan tracks como “Dethroned” y “Hogwash & Balderdash”, dos de las composiciones más sólidas del disco en términos de sonido y estructura. El excelente trabajo de Black Midi culmina con “Ascending Forth”, una inquietante composición de casi 10 minutos que deja la puerta abierta para pensar en la siguiente etapa del conjunto, una que (de mantener este ascenso de calidad) promete encaminarlos poco a poco hasta las alturas más insospechadas dentro del panorama actual.

Volviendo al punto de lo refrescante que fue su debut, pese a todo eso, es con este disco que Black Midi logra maximizar todos los atributos por los que han sido alabados, pasando de ser catalogados como un experimento o una promesa, a ser una banda con todas sus letras. Cada minuto de “Cavalcade” mantiene esa furia y ambición de una agrupación joven, pero también expresa un sentido de conciencia y madurez artística que les permita dar el siguiente paso. Lo que se venga en el futuro dependerá de muchos factores, pero de continuar por esta misma senda, estamos siendo testigos del desarrollo creativo de uno de los nombres que más influenciará la escena progresiva en el futuro. Más allá de las melodías y los sentidos, la narrativa sonora presente en “Cavalcade” se desenvuelve a cada escucha como un acertijo que va arrojando pistas poco a poco para revelar su naturaleza.


Artista: Black Midi

Disco: Cavalcade

Duración: 42:25

Año: 2021

Sello: Rough Trade


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Cavalcade Cavalcade
DiscosHace 6 días

Black Midi – “Cavalcade”

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de...

Dry Cleaning Dry Cleaning
DiscosHace 6 días

Dry Cleaning – “New Long Leg”

Usualmente, al ver lo mal que lo pasa la mayoría de los habitantes del mundo, es difícil buscar una referencia...

Daddy’s Home Daddy’s Home
DiscosHace 2 semanas

St. Vincent – “Daddy’s Home”

Desde su debut en 2007 con “Marry Me”, St. Vincent ha adoptado una multiplicidad de personas para contar sus historias,...

Hella Love Hella Love
DiscosHace 3 semanas

Marinero – “Hella Love”

Marinero es el seudónimo de Jess Sylvester, músico de ascendencia mexicana que para este álbum abandona la bahía de San...

Seek Shelter Seek Shelter
DiscosHace 3 semanas

Iceage – “Seek Shelter”

Cuando lanzaron “New Brigade” y “You’re Nothing” en 2011 y 2013, respectivamente, los daneses de Iceage estaban en la cima...

G_d’s Pee AT STATE’S END G_d’s Pee AT STATE’S END
DiscosHace 4 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “G_d’s Pee AT STATE’S END!”

Durante 2019, previo a que el mundo entrara en su letargo y una pandemia no fuese más que un argumento...

Fortitude Fortitude
DiscosHace 1 mes

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 1 mes

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 1 mes

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 2 meses

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Publicidad
Publicidad

Más vistas