Conéctate a nuestras redes

Discos

Omar Rodríguez López – Un Corazón De Nadie

Publicado

en

El prolífico guitarrista y productor de At The Drive-In y The Mars Volta, vuelve a sorprender con el lanzamiento de un nuevo trabajo en solitario, el cual fue editado bajo su propio sello discográfico y que llama la atención por ser concebido en un período en que Omar se encuentra ocupado en muchas otras actividades, como lo son el retorno a los escenarios de At The Drive-In, después de 11 años de alejamiento, y la edición de la nueva producción de The Mars Volta (“Noctourniquet”). El álbum lo conforman 10 canciones distribuidas en poco más de 35 minutos, con una tendencia a los sonidos electrónicos, y que se caracterizan por el uso –y abuso- del sintetizador.

Es sabido que en sus otros proyectos, Omar también se hace cargo de las voces de apoyo y esto queda en evidencia en “Mono”, canción que abre el disco y en donde, más que cantar, se dedica a recitar la letra, en un volumen tan moderado que la voz tiende a perderse sobre la base del tema. “Ocho”, la segunda canción de la placa, sigue en la misma línea que su predecesora, dando las primeras muestras de que este disco no se caracterizará por su variación de estilos. El álbum continúa con “Tiburyn”, en donde el protagonismo sigue estando a cargo del sintetizador, pero reflejando una carencia de la energía propia de la música electrónica. En “Esperar”, la voz sigue relegada a un segundo o tercer plano, y es precisamente en este punto que se genera un contrasentido entre lo experimental de la placa y el poco afán por realizar algún quiebre en el ritmo y velocidad de las canciones. El tema que cierra la primera mitad del disco es “Colmillo”, en donde los sonidos robóticos y la melodía de un órgano, logran esbozar una variación respecto al resto del álbum.

La segunda parte del disco comienza con “Querer”, que en una suerte de paramnesia, vuelve a rememorar la poca energía que ofrece el primer track del álbum. “Tres” tiene el mérito de incorporar sonidos más cercanos a lo experimental, pero que no terminan por plasmar una identidad propia. Acercándonos a la recta final del trabajo, comienza a sonar “Vencer”, la tercera canción de la placa que es 100% instrumental, y que perfectamente podría ser incluida en un disco de relajación, debido a su prácticamente nula intensidad. El tema “Hez” se mantiene fiel al estilo del álbum, con efectos principalmente electrónicos, los cuales no tardan en caer en un ciclo que no da lugar a cambios de ritmos. El cierre del trabajo queda a cargo de “Adiys”, que como era de esperar, cede a la potencia del sintetizador y que tiene como mayor cualidad que, hacia el final de la canción, logra imprimir por primera vez en el disco, un cambio de ritmo sustancial, al pasar de sonidos saturados (que llegan a ser incluso molestos), a sonidos más melódicos, casi propios de una caja de música.

Lamentablemente, el nuevo material de Omar Rodríguez López es una muestra inequívoca que el hecho de que se cuente con el tiempo y los recursos necesarios para grabar un disco, no son en lo absoluto razones suficientes para hacerlo. Una placa carente de sentido artístico, que no aporta en nada al género, y en donde, más que evidenciarse el indiscutible talento de Omar, se despiertan dudas respecto a su habilidad para grabar en solitario. Un disco absolutamente prescindible, que pasará a la historia como un experimento fallido del puertorriqueño, y que deja la enseñanza que los grandes también se pueden equivocar.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Mario

    28-May-2012 en 1:29 pm

    Parece que a Gustavo Inzunza no le gusto el disco, no le gusta comentar…tiene una flojera tremenda y “se lee” como si tubieras “lata” de comentarlo.
    Saludos =)

    • Mario

      28-May-2012 en 1:57 pm

      Me respondo sólo, y me retracto en cierto sentido: el disco nuevo de omar es 99% identico a como lo describe Gustavo Inzunza. =(

      • omar

        29-May-2012 en 1:42 am

        respecto a la opinión sobre el disco, creo que está mal entendido el disco, lo que ofrece el álbum no es algo para satisfacernos propiamente, de hecho, hasta en la misma portada, el disco es para él mismo (omar rodríguez lópez), una especie de desahogo y de abstracción del periodo por el que está pasando, es decir, el fallecimiento reciente de su madre, obviamente ni hay forma de compararlo con el álbum jazzero “omar rodriguez”, “calibration”, u “old money”, siento que esta atmósfera obscura y de hasta pesadez sí lo logra pues es eso mismo lo que transmite, la falta de esa explosión enérgica, bueno, es lo que confiere a mi humilde opinión. gracias y saludos

  2. Rodrigo

    29-May-2012 en 9:21 pm

    Concuerdo absolutamente con “omar”, aunque yo lo tomé como un desahogo ante su ruptura sentimental, pero el relacionarlo con el fallecimiento de la mamá tiene mucho más sentido. Si bien concuerdo en que es un disco “prescindible”, me parece un poco antojadizo lanzar una declaración como “se despiertan dudas respecto a su habilidad para grabar en solitario” pudiendo enumerar fácilmente un buen puñado de discos solistas de Omar en los que justamente se encuentra todo lo que se critica que éste no tiene.

Responder

Discos

Gaerea – “Limbo”

Publicado

en

Limbo

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias musicales y estéticas de bandas como Venom, Celtic Frost y Mercyful Fate, un colectivo de bandas de Noruega impulsó al extremo a uno de los subgéneros más controversiales dentro del metal. Provocadores y selectivos, establecieron las raíces de lo que conocemos como black metal tradicional, y continuando con una de sus características fundamentales, lo desafiante de este sonido también sirvió para que el enfoque pagano, mitológico y musicalmente minimalista, evolucionara a través de agrupaciones que vieron en su oscuridad nuevas formas de expresión.

Desde Portugal, cinco individuos encarnan las tinieblas en el anonimato absoluto, haciendo que Gaerea sea un ente materializado sólo por sus obras. “Limbo” es el segundo larga duración oficial de esta agrupación, un trabajo que durante sus seis canciones expande la frialdad con matices ambientales, que remueven fibras emocionales por su desgarradora propuesta. La estridente obertura de “To Ain” se ve interrumpida con una crudeza majestuosa. La potencia rítmica de Gaerea despeja todo atisbo de pasividad hasta el aterrizaje a mitad del track, en un delicado pasaje con un cuidado armado en su trabajo de cuerdas, muy apegado al post rock, siendo un respiro previo al remate del tramo final.

Una vorágine conduce a un potente clímax, navegando entre lo solemne y disonante, para arremeter de inmediato con “Null”, la apabullante muestra de la dimensión más feroz del misterioso quinteto. El brillante despliegue de percusión, que va más allá de lo brutal, aplica leves variaciones que brindan los espacios necesarios para que los componentes más emotivos brillen por su descarnada entrega, lo que desemboca en la devastadora “Glare”, donde un filoso riff con sentido de urgencia se ve inmerso en una sofocante atmósfera, conjugando elementos del shoegaze y que son bien asimilados dentro de la desesperación que envuelve toda la canción.

En equilibrio, la mitad de “Limbo” va mostrando más aristas del sonido de Gaerea. En crescendo, “Conspiranoia” se va desenvolviendo en lo intrigante. Cada elemento va añadiendo algo exquisito al armado del explosivo ataque de cuerdas, que tiene a lo inquietante y a lo bestial de la voz durante el introspectivo viaje a través de la mente del intérprete y sus demonios como combustible sonoro.

Preparándonos para un final inminente, “Urge” es un letal homenaje a los precursores del black metal. Siendo el corte más breve del opus, Gaerea no se guarda nada e invoca absoluta destrucción, dando lugar –aún en contrariedad con los pioneros del sonido de origen– a un bajo muy presente, junto a tenebrosos acordes que van dando forma a “Mare”, el extenso cierre del larga duración: una muralla sonora que no escatima en potencia, llevado a un disonante intervalo que cautiva por la solemnidad en su punto más alto, el cual se disuelve en un gélido valle.

En el pasado, lo que hacía a una banda “verdadera” dentro del hermético circuito del black metal radicaba en privarse de una producción de calidad y en la claridad del sonido mostrado, y así impactar con una visceral muestra. Es en este último punto donde Gaerea se alza como un conjunto que hace de la catarsis un componente indispensable para librarse de un esquema que bebe del pasado, y con “Limbo”, en su agonía y frenesí, los portugueses consiguen crear una extrema muestra emotiva, que brilla en la vasta oscuridad.


Artista: Gaerea

Disco: Limbo

Duración: 51:47

Año: 2020

Sello: Season Of Mist


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Limbo Limbo
DiscosHace 1 semana

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 2 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 2 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 3 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Thalassic Thalassic
DiscosHace 4 semanas

Ensiferum – “Thalassic”

Dentro de las historias que aparecen en la mitología griega, existe una que hace referencia a Talasa, la diosa primordial...

Certified Heavy Kats Certified Heavy Kats
DiscosHace 4 semanas

!!! – “Certified Heavy Kats”

Primero que todo, son necesarias dos aclaraciones: primero, que no es posible hablar del dance punk sin incluir a los...

Slow Decay Slow Decay
DiscosHace 4 semanas

The Acacia Strain – “Slow Decay”

En nuestros tiempos de inmediatez, captar la atención del oyente durante los años requiere de algún valor agregado, independiente de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: