Conéctate a nuestras redes
Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism

Discos

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Publicado

en

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación de Napalm Death, consistente desde “Utopia Banished” (1992), se ha transformado en un referente de ferocidad y, sobre todo, consciencia social. A punto de cumplir cuatro décadas de existencia y tras cinco años desde “Apex Predator – Easy Meat” (2015), los ingleses lanzan su decimosexto larga duración. “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism” es una reafirmación de la ética de trabajo de Napalm Death, donde la consistencia no va de la mano con dormir en laureles, sino que se forja en consciencia, ensamblando una maquinaria que arrasa con todo a su paso con maestría e inspirada con mensajes que exponen una brutal realidad.

La rabia es algo que no dura eternamente y puede servir como un conductor enérgico, y Mark “Barney” Greenway emplea este recurso de una forma realmente abrumadora. La tripleta inicial compuesta por “Fuck The Factoid”, el llamado a alzarse “Backlash Just Because” y “That Curse Of Being In Thrall” es una atronadora muestra visceral e incendiaria, donde el gutural de Greenway encarna una furia efervescente. Danny Herrera se luce con redobles de impacto y patrones arraigados al hardcore punk de antaño, que sirven como mecanismos para que los momentos más extremos a nivel de percusión sean apabullantes. La transición de “Zero Gravitas Chamber” –que muta a un corrosivo death metal– hacia la severa crítica sobre el sometimiento de seres sintientes dentro de un esquema con “Fluxing Of The Muscle”, sólo transmite inclemencia absoluta.

La inmersión en “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism” es profunda debido al ciclón que arremete y, una vez dentro, la esencia experimental de Napalm Death no es algo de lo que haya escapatoria. “Joie De Ne Pas Vivre” crea una densa atmósfera gracias a la voz de Greenway, quien varía su registro a una forma espeluznante de narrativa, y los arreglos industriales que se encuentran en la capa que sostiene la rítmica con un Shane Embury muy presente. Así, conecta con “Invigorating Clutch”, un track concebido en deterioro y con matices más orientados hacia el post punk, que en “Amoral” explota con dureza una dimensión en la que podemos operar individualmente: “Las capas de culpa nunca pueden sanar. El trauma busca un corazón vengativo para arrancar la verdad de la oscuridad. Todos nos turnamos para esconder el engaño, pero lo que sembramos es lo que cosechamos”. El corte es una gélida confrontación con la desconexión con la que podemos actuar.

“Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism” puede involucrar físicamente por lo robusto que suenan los momentos más letales, y también por la desoladora forma en que la atmósfera se ve intervenida. La canción homónima que irrumpe durante el último tercio lo hace salvajemente, dejando claro que Napalm Death se inclina a impedir que algo se pueda dar por sentado. Esta catarsis con abrupto final lleva directamente a los riffs vertiginosos de Mitch Harris, quien apoya con sus característicos gritos implacables en “Acting In Gouged Faith”, y ejecuta quiebres que provocan perplejidad después de armonías con palpable sentido de urgencia.

Considerando los dos covers que van cerrando el largo, respectivamente las de “White Kross” (Sonic Youth) y “Blissful Myth” (Rudimentary Peni), que muestran la versatilidad de Napalm Death sin abandonar su sello, es en “A Bellyful Of Salt And Spleen” donde algunos elementos presentes en “The Code Is Red… Long Live The Code” (2005) resurgen de esta portentosa agrupación para inquietar en lo que se asemeja a un atisbo de esperanza, convirtiéndose en una devastadora muestra contenida con una claustrofóbica sensación. Ásperas líneas de bajo desfilan y soportan la muralla industrial que vibra con la agónica voz de Greenway, manifestando la horrenda realidad de la indiferencia frente a las personas que arriesgan sus vidas cruzando el mar, buscando una mejor calidad de vida.

Napalm Death se ha mantenido firme sin llevar un estandarte por el grindcore, pero ejecutando un sonido letal, no exento de innovación. Y es que, a estas alturas de su carrera, la longeva agrupación aún tiene un mensaje que transmitir, alentando a no caer en las fauces de la derrota y, pese a las trabas sociales con las que la humanidad debe lidiar, los ingleses con “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism” continúan dando una necesaria cátedra de cómo incomodar e impactar.


Artista: Napalm Death

Disco: Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism

Duración: 51:13

Año: 2020

Sello: Century Media Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Publicado

en

The Ascension

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y expansivo viaje de “The Age Of Adz” (2010), hasta el desgarrador “Carrie & Lowell” (2015), su discografía parece no tener brújula. Sin embargo, cada pieza es unida por el agudo sentido de percepción del cantante, que, con un trabajo de introspección y de mirada sustancial al estado del mundo, logra en “The Ascension” entregar un material crítico, angustioso e increíblemente necesario.

El disco comienza con un ultimátum. En su canción inicial, “Make Me An Offer I Cannot Refuse”, Sufjan le habla directamente a una de las presencias más regulares en su música: Dios, pero, de forma distinta que en su último material en solitario, su voz es ansiosa y demandante. El instrumental electrónico enfatiza el estado de crisis de la canción y los glitches electrizan la ambientación que estalla en un frenético outro. Lo anterior simboliza el ánimo presente en el disco, un símbolo de exclamación y un Stevens cansado de la falta de señales. “Muéstrame la gracia de un rey natural. Señor, necesito liberación”, exclama exhausto, comenzando con una catarsis.

Sufjan nunca ha temido sonar descorazonador en su música; de hecho, su LP de 2015 estaba lleno de devastadores golpes, sin embargo, el ambiente presente muestra una opacidad y un deprimente pesimismo, incluso cuando las melodías son curiosamente alegres. “Run Away With Me” es una oda –o crítica– al escapismo a través de la cultura pop. Una balada a su estilo, una inescapable referencia a Carly Rae Jepsen, mientras le implora a otro escaparse con él. Los versos están llenos de oscuras imágenes apocalípticas, pero el melódico coro conforta con su simpleza. “Video Game” es lo más cercano a una pieza pop en su catálogo, con una constante percusión acompañada de sintetizadores y sus vocales más rítmicas. Temáticamente, trata con la autovaloración lejos de los estándares actuales: “No quiero ser el centro del universo, no quiero ser parte de esa vergüenza”.

La experimentación electrónica del disco lo puede hacer parecer como un hermano de “The Age Of Adz”, y es que las sensaciones frenéticas están presentes en ambos. Pero la música en “The Ascension” es más pesada y agobiante; es un viaje por el camino más largo y complicado. Mientras que en el primero las orquestas añaden un aire fantástico, en el más reciente los arreglos industriales lo convierten en un incómodo experimento y un claustrofóbico compilado de sonidos que encuentra su purificación en cada corte. Esta ansiedad está plasmada en temas como “Lamentations”, donde su suave voz se abre paso entre un instrumental que funciona como la musicalización del futurismo, una crítica a un sistema sucumbiendo en el capitalismo. Misma energía se percibe en temas como “Ativan”, donde las esperanzas recaen solo en los antidepresivos que calman su ansiedad, o en “Gilgamesh”, basada en la épica homónima que, con sus arreglos en piano y constantes glitches, crean una desesperante sensación que agradece los momentos resplandecientes.

En su centro, el álbum lidia con la perdida de fe y hacia dónde mirar en momentos tan deprimentes. El primer sencillo, “America”, es un épico relato de 12 minutos sobre la caída de un imperio. El cantante ha utilizado representaciones estadounidenses como parte de su sello, como crítica y como oda, pero en este corte se distancia. Una canción de protesta contra la cultura estadounidense, haciendo paralelos con la traición de Judas a Jesucristo: “Te he amado como un sueño, he besado tus labios como un Judas en celo”, le canta al sueño americano. Percibe que su creador ha abandonado su país natal y le suplica: “No me hagas lo que le hiciste a América”. Pero el álbum encuentra su mayor punto en el tema titular, una representación musical del ascender, con la brillante voz del músico liderando la dulce melodía y emocionando con la catarsis que se percibe en sus tonalidades. Este es Sufjan en su máximo esplendor.

“The Ascension” es sin duda un difícil plato de digerir, un ansioso viaje de imágenes apocalípticas y sonidos claustrofóbicos, un desafío para quienes han seguido una volátil discografía. Sin embargo, entre tantos momentos de encierro y oscuridad, Sufjan Stevens sigue ofreciendo destellos de luz donde su pesimismo parece desaparecer por un segundo, y su melodiosa voz impulsa a seguir adelante.


Artista: Sufjan Stevens

Disco: The Ascension

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Asthmatic Kitty


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ascension The Ascension
DiscosHace 16 horas

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 2 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 3 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 1 semana

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 1 semana

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 1 semana

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 2 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 2 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 2 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival
DiscosHace 3 semanas

June Of 44 – “Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival”

No son pocas las ocasiones en que proyectos musicales se ven consumidos por pretensiones creativas que terminan deteriorando las relaciones...

Publicidad
Publicidad

Más vistas