Conéctate a nuestras redes

Discos

Muse – The 2nd Law

Publicado

en

“Todos los procesos naturales y tecnológicos proceden de tal forma que la energía restante disminuye. En todos los intercambios de energía, si es que nada entra o sale de un sistema aislado, la entropía de ese sistema se incrementa. La energía continuamente fluye de estar concentrada hacia estar dispersa, esparcida, gastada e inútil. Nueva energía no puede ser creada y energía de alto nivel está siendo destruida. Una economía basada en crecimiento ilimitado es insostenible”.

Esta es una interpretación de la Segunda Ley de la Termodinámica, pero también es la letra de “The 2nd Law: Unsustainable”, primer bocado que llegó del sexto álbum del trío británico Muse. Y aunque todos se preocuparon de la evidente presencia de sonidos dubstep al más puro estilo Skrillex, en realidad lo que presentaron fue otro concepto grandilocuente, a la altura de la sinfonía “Exogenesis” de “The Resistance” (2009) o “Knights Of Cydonia” del exitoso “Black Holes And Revelations” de 2006.

El concepto, eso sí, ahora tiene más de realidad que de ficción, por muy de película sci-fi que suene. La preservación del planeta, centrándose en que, tal como indica la segunda ley de la termodinámica, el crecimiento ilimitado es insostenible dadas las propiedades de los recursos naturales y la energía.

Quizás por eso en lo musical Muse haya frenado sus ansias de crecer de forma épica en los hechos. Sí, el concepto es gigante, pero en lo musical debe ser el álbum más compacto de los británicos. Además, es el disco donde más se notan las influencias, más allá de la propia inventiva que habían pulido bien dentro del rock de estadios. “The 2nd Law” es un álbum irresoluto en la práctica por las constantes experimentaciones a lo largo de este, con una tendencia a mezclar sonidos más pesados con un pop mucho más exquisito en lo melódico. El problema, como se puede adivinar, es que estos mundos colapsan en vez de complementarse.

“Survival” apareció después de “Unsustainable” y demostró que el rock sinfónico y el concepto de ópera-rock no estaban muy lejos, aunque el aire R&B no abandonaba del todo la estratósfera cuando Muse mostró lo que realmente sería el primer single, la subvalorada “Madness”, que sí logra la mezcla de buena forma, sin esforzar demasiado la épica de Muse, sino que generando una buena canción de pop con un solo de guitarra de Matt Bellamy digno de Guitar Hero.

Pero con el disco en mano vemos que las referencias externas sobreabundan. En el inicio de la rockera “Supremacy” se mezcla “Horsepower” de Justice con “Kashmir” de Led Zeppelin. En el epic disco de “Panic Station” el bajo no puede dejar de recordar el “We Care A Lot” de Faith No More, mientras que el ritmo suena a “Another One Bites The Dust” de Queen. En “Explorers” se instala una mirada a sí mismos con estrofas similares en estructura a “Undisclosed Desires” y un coro tan solemne como “Invincible”. El tema con tantas referencias, es cuánto pertenece a la canción nueva y cuánto a la referencia. A veces saca de la lectura de la interpretación dado lo evidente del “homenaje” que se realice. Esto no quita que sean buenas canciones, pero su desarrollo saca de eje en una mala manera.

Quizás donde mejor suene el temido dubstep es en “Follow Me”, donde Muse se deja producir por Nero, conocido grupo que domina el estilo y eso se nota, porque junto con “Madness” y “Save Me” (escrita y cantada por Chris Wolstenholme) debe ser de lo más genuino del disco.

Pese a este evidente problema de rumbo en la identidad que deja desorientado a ratos, “The 2nd Law” vuelve a la dinámica de un disco entretenido, lleno de variaciones y con emociones para todos los gustos, y aunque la segunda ley de la termodinámica diga que la energía no se crea, sino que baja su nivel dando paso al desorden de la entropía, por lo menos en este registro se ve algo con claridad, que no es más que un trío de músicos de Devon que quieren entretenerse tocando sus canciones. Al menos algo que sea sustentable.

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. Javier Æøå

    02-Oct-2012 en 1:44 pm

    Como te comentaba en Facebook, mientras oía el disco, escuché Led Zeppelin, Savage Garden, Skrillex, Queen (mucho queen hahaha) y My Bloody Valentine; pero de una manera que no sonaba ni a plagio ni a tributo, sino que sólo se “percibe” la influencia.
    Pero ojo que el resultado de este disco no es meter a todos los artistas que mencioné antes, darle el “toque característico de Matt”, meterlo a la juguera, echarle dos cucharadas de azúcar y tenemos 2nd Law. El trabajo está mucho mejor logrado que eso. Quizá por eso a varios en la primera oída destacamos a lo más dos temas, y repudiamos otros tres. Porque es un disco sólido y “bien batido”, pero para los nostálgicos de la era Absolution-Origin Of Symmetry hay poco Muse al cual aferrarse y muchas “otras cositas” que oír acá. Y vamos! Siendo honestos, este no ha sido un disco TAN extraño que produjo Muse. Los que han oído los B-Sides, saben que hay cosas bien raras que podrían perfectamente tener espacio aquí, como Forced In o el Remix de Knights Of Cydonia.

    Personalmente, me gustaría que Muse volviera a los gritos locos de Micro Cuts o las guitarras agresivas de Stockholm Syndrome o Assassin, …pero este disco DEFINITIVAMENTE me gustó más que The Resistance, y agradezco eso.

    (gracias por la mención en Twitter <3 xD)

    • Paola

      02-Oct-2012 en 1:50 pm

      no puedo estas más de acuerdo.

      • Matías

        22-Dic-2012 en 10:05 am

        Este comentario es super acertivo, para mi ha sido genial conocerlos desde el 2002 y ver como han crecido. de las buenas bandas hoy en día… y como dato extra, esta gira trae los mejores setlist de su carrera

  2. jano

    05-Oct-2012 en 6:47 pm

    Este es el disco del año. Corta.

    • Dani B

      05-Dic-2012 en 11:23 am

      No. Es bueno, pero no el disco del año. Muse tiene mejores.

Responder

Discos

Elder – “Omens”

Publicado

en

Omens

Etimológicamente hablando, el concepto omen se asocia a la idea de presagio o visión. Es en torno a ese constructo que gira la propuesta estética de “Omens”, el quinto larga duración de Elder. Los oriundos de Boston siguen la senda de su anterior álbum, “Reflections Of A Floating World” (2017), trabajo que les otorgó mayor visibilidad en el circuito mundial del metal. Esta agrupación, que cultiva una particular forma de entender el stoner metal alejándose de una visión más cercana al doom como es de costumbre, vuelve a establecer una alianza con el rock progresivo, reforzando en esta entrega su vínculo con una psicodelia de tintes espaciales.

Este ideario místico y profético lo inaugura la sutil introducción de sintetizadores de “Omens”, la cual evoluciona hacia lisérgicos pasajes amenizados por variados solos de guitarra, los que, a su vez, conducen a intrincados senderos de cambios rítmicos. Mucho más stoner que su predecesora, “In Procession” nos arroja a una ceremoniosa travesía por los confines de un universo sonoro psicodélico, reexplorado por una banda que desde su génesis marcha hacia un metal más demoledor y visceral, aunque siempre con tintes vanguardistas.

Es acá donde más se evidencia el ímpetu experimental que Elder ya manifestó en el EP “The Gold & Silver Sessions” (2019), esencia que también influye a “Halcyon” y sus casi seis minutos introductorios, repletos de texturas y capas que se entrecruzan. Esta inmersión sonora se quiebra de golpe con pasajes potentes que, de vez en cuando, dialogan con melodiosas atmósferas, todo como acompañamiento de una letra existencialista que se pregunta por el devenir que nos augura la particular época que vivimos o, como ellos mismos han señalado, la encrucijada entre “evolución o extinción”.

Por su parte, “Embers” es mucho más cercana al sonido de su potente tercer álbum, “Lore” (2015), pero esta vez con un sentido más emotivo, manteniendo vivo este relato cautivo de la incertidumbre ante el devenir de la humanidad. De esta forma, versos llenos de ilusión (“Llevando a los sin voz en una esperanza”) se conjugan con demoledores riffs, constantes cambios rítmicos y versátiles solos instrumentales. En el cierre nos invade un tono tan enigmático como nostálgico, materializado en “One Light Retreating”, canción que vuelve a evocar la temática del cambio de época. Es aquí donde todo concluye, con una inmersión en atmósferas pinkfloydianas, en cuyos ecos es posible apreciar lo que nos intenta transmitir implícitamente este gran relato. Un ejercicio autoreflexivo sobre la propia evolución sónica de la banda.

En síntesis, cada uno de los cinco tracks que componen “Omens” brilla con luces propias, fundamentalmente por la diversidad de los paisajes internos de este viaje. Tanto mejor si se aprecian como un todo, pues, gracias al concepto unificador, nos encontramos con una idea acabada de lo que debiese ser el álbum: una construcción estética donde sus partes colaboran de manera más o menos equilibrada para desarrollar la idea del conjunto.

Siguiendo en esa dirección, sería interesante que la banda apostara por más y nos entregara una gran suite musical con una continuidad más explícita entre uno y otro de sus elementos. Independiente de esa posibilidad, “Omens” es quizás el trabajo más acabado dentro de la discografía de Elder, donde la incorporación de nuevas texturas rebosadas de detalles ha enriquecido la ya prolífica capacidad compositiva de los estadounidenses.


Artista: Elder

Disco: Omens

Duración: 55:03

Año: 2020

Sello: Armageddon Label


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Omens Omens
DiscosHace 2 días

Elder – “Omens”

Etimológicamente hablando, el concepto omen se asocia a la idea de presagio o visión. Es en torno a ese constructo...

Afterburner Afterburner
DiscosHace 3 días

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con...

What The Dead Men Say What The Dead Men Say
DiscosHace 4 días

Trivium – “What The Dead Men Say”

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace...

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 1 semana

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 1 semana

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 2 semanas

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 2 semanas

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 2 semanas

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 3 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 3 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: