Conéctate a nuestras redes

Discos

Mumford & Sons – Wilder Mind

Publicado

en

Dentro del campo musical actual, los revival no son ciertamente una novedad. Hay, por cierto, algo más que nos hace hablar de una banda en particular y no de todas al mismo tiempo. Bajo esta perspectiva, el caso del renacimiento del folk-rock inglés de evidentes raíces sesenteras de Mumford & Sons, podría pasar desapercibido hasta que advertimos la voluntad creativa y la cualidad interpretativa de la banda londinense. Mumford & Sons, atravesados por una larga y evidente influencia de la música inglesa de antaño, es sin ninguna duda la cabeza de la escena folk de su país natal. Pero eso no es todo.

Si “Babel” (2012) fue el trabajo con el que la banda consiguió un amplio reconocimiento por su pulido y, a ratos, complejo sonido, sumado a la cualidad intelectual de sus letras, la placa que ahora MUMFORD AND SONS 01presentan podría calificar como el punto de arranque para el cambio y la transformación al abandonar el típico sonido folk, y reemplazarlo por la electricidad de las guitarras y los flirteos con una estética musical muy próxima al pop rock, e incluso al indie rock. “Wilder Mind” es un disco enchufado y eléctrico, no fácil de digerir para los puristas del sonido ya clásico de la banda.

Los primeros acordes del disco, con “Tompkins Square Garden”, poseen una naturaleza entrañablemente indie. La base rítmica la pone una intensa batería, complementada con una guitarra suavemente distorsionada. A medio camino hallamos la inconfundible voz de Marcus, quizás la única señal de que estamos en presencia de una banda con voluntad folk. El primer avance de “Wilder Mind”, “Believe”, es una composición compleja y rica en armonías, y con distintas intensidades. Esta se muestra en sus inicios lenta, pero gradualmente va energizándose y explotando de la mano de guitarras que crecen y de sintetizadores que sirven de fondo a un estribillo pegajoso. Hablar de “The Wolf” es señalar la distorsión eléctrica como epicentro de este tema. El interesante sonido de garage, que suena sucio y ruidoso, en nada hace recordar el tranquilo pasado de Mumford & Sons. Esta canción es un vertiginoso ascenso hacia los límites musicales de la banda: un sonido rápido y furioso. El desgano, la resignación y el fastidio suenan con “Just Smoke”, corte con un oscuro mensaje y una estética musical que en cierta medida hacen recordar los mejores momentos de “Sigh No More” (2009). La atmósfera que el tema crea, enfatiza en el estribillo lento y acompasado.

Unos modernos –y no por eso menos interesantes- toques de blues dan vida a “Monster”, una canción aletargada, que bien combinan con delicados rasgueos y punteos de guitarra. Los coros y la esperanzada voz de Marcus se mezclan en una síntesis sonora delicada, rememorando la identidad de la banda. Algo de timidez y retraimiento se deja entrever con “Snake Eyes”, el momento más íntimo del disco. La mixtura de los primeros versos y la aquietada melodía inicial, se contraponen con el impresionante crescendo final lleno de energía, que desemboca en un verdadero clímax instrumental. Avanzamos con “Broad-Shouldered Beast”, una composición oscura que juega por la experimentación de sonidos, teniendo siempre de fondo unos suaves toques de piano. Canción que sube y baja, se acelera y calma, un verdadero oasis en medio de la placa. “Cold Arms” retrae el camino andado y MUMFORD AND SONS 02vuelve a lo tradicional y acústico; su simpleza recuerda que no siempre la parafernalia instrumental es signo de victoria. Por su parte, “Ditmas” y “Only Love” son canciones poco emparentadas que se vuelven algo predecibles, no obstante, son sintomáticas de la evidente bifurcación sonora de la banda: entre la electricidad y lo acústico. El epílogo de esta aventura nos lo entrega “Hot Gates”, un tema de más de cuatro minutos que seduce por su clara hibridez sonora.

Ciertamente, la calidad instrumental de la banda no se juega en el disco, pues eso está desde antaño asegurado. Sin embargo, “Wilder Mind” es una arriesgada maniobra de Mumford & Sons, llevándolos a un territorio inexplorado y nuevo con, a ratos, destacables resultados. Siendo un trabajo no fácil de digerir para los más puristas, y con algunos muy bajos momentos, es un disco que intenta conectar a la banda con los límites del indie y el pop rock actual. El sonido del cuarteto londinense ciertamente evoluciona, y propone un nuevo camino que vale la pena revisar y atender.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Publicado

en

Afterburner

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con un sonido donde la diversidad tiene un nicho en crecimiento por su atractivo en lo poco convencional y, a su vez, la accesibilidad que una banda puede generar a través de una discografía compleja de hacer encajar en un molde, la cual también comprende cambios de alineación que, paradójicamente, consiguen aportar con una evolución y revitalización de la particular carrera musical de Dance Gavin Dance, agrupación de Sacramento que lleva quince años fusionando el post-hardcore con el math rock, tomando ritmos de jazz y del screamo de los 90, creando un sonido experimental y ganchero.

Desde 2012, Tilian Pearson ha cumplido con las labores de vocalista. Poseedor de un registro muy versátil y melódico, se adaptó muy bien al trabajo de Jon Mess, quien desempeña los gritos que suman a la diversificación del trabajo de los estadounidenses, y en “Afterburner” la progresión se expande con ritmos entre el funk y el rap sin ser una incorporación abrupta, debido a la misma naturaleza de la agrupación. Y es que, como miembros originales, el guitarrista Will Swan, junto a Jon Mess y el baterista Matthew Mingus, han construído un inconfundible sello, que por momentos puede parecer una parodia de sí mismos por su contenido, pero, desbordante de talento, su propuesta es virtuosa, atravesando patrones complejos con una calidad en sonido notable por la producción que los acompaña desde su debut larga duración “Downtown Battle Mountain” (2007).

La dupla que abre el álbum logra reafirmar que se trata de la banda en un momento muy bueno de su trayectoria; “Prisoner” y “Lyrics Lie” son claros ejemplos del trabajo compositivo que tomó un nuevo brillo desde el bien recibido “Instant Gratification” (2015). Cuerdas progresivas, pero que mutan a delicados arreglos y variaciones, acompañando las voces entre gritos que potencian los compases fuera de tiempo en percusión y coros limpios en contagiosa interpretación. Con la llegada de “Calentamiento Global” viene el atrevimiento de exploración y, en una canción en su mayoría en castellano, el ritmo de la escucha cambia de vibra totalmente a una bailable atmósfera que se extiende también a “One In A Million”, no exenta de quiebres, manteniendo la impredecibilidad como parte del sello de la agrupación.

“Strawberry’s Wake” es una continuación de una saga de canciones iniciada en “Happiness” (2009), y justo en mitad del disco se evidencia con esta canción que aún quedan herramientas para emplear en la mezcla. Secciones de rock más radial junto con explosivos giros en un despliegue más progresivo en su instrumentación es lo que sigue con naturalidad durante “Born To Fail” y “Night Sway”, aplicando sus influencias del math-core y rock alternativo. Y, hacia el final, “Say Hi” va coronando de forma implacable la dualidad asequible de Dance Gavin Dance y la intensidad clave en una de las mejores canciones de “Afterburner”.

¿Cómo sostener una prolongada carrera sin riesgos, cambios o una identidad clara? Basado en el noveno trabajo discográfico y analizando sus previas entregas, Dance Gavin Dance satisface las tres alternativas, pero cayendo en un cierre poco cohesionado, donde “Nothing Shameful” e “Into The Sunset” son más tenues, e incluso con las colaboraciones del vocalista de la banda Eidola, Andrew Wells y Bilmuri (nombre artístico del ex vocalista de la banda Attack Attack!), respectivamente, las canciones aterrizan un momento álgido y lo llevan por un espectro más alternativo.

Sin tener un hilo conductor y armando un buen listado de canciones, tiene una validez apoyada en la capacidad de los intérpretes de “Afterburner”, siendo un disco de buena factura y entretenida escucha. Con un recorrido no menor, donde han obtenido una buena base de oyentes, Dance Gavin Dance tiene la agudeza suficiente para ir aún más allá.


Artista: Dance Gavin Dance

Disco: Afterburner

Duración: 48:05

Año: 2020

Sello: Rise Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Afterburner Afterburner
DiscosHace 7 horas

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con...

What The Dead Men Say What The Dead Men Say
DiscosHace 1 día

Trivium – “What The Dead Men Say”

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace...

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 6 días

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 1 semana

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 1 semana

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 2 semanas

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 2 semanas

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 2 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 3 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 3 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Publicidad
Publicidad

Más vistas