Contáctanos

Discos

Mother Falcon – You Knew

Publicado

en

¿Qué pasa cuando juntas a varios músicos prolijos y comienzan a tocar baroque pop? Lo que muchos van a decir es “obtienes a Arcade Fire”. Y sí, esa es una respuesta correcta. Una banda que con instrumentos electrónicos, cuerdas análogas, acordeón y mucha elegancia, componen su música en ese estilo. Como su nombre bien puede sugerir (pop barroco), es un estilo lleno de matices, instrumentos sonando al fondo, de cosas que cuesta percibir hasta una tercera o cuarta oída. Pero no todo es Arcade Fire. Este 2013, aparece un nuevo disco proveniente de Austin, Texas: “You Knew” de la banda Mother Falcon. Más de veinte personas están involucradas en esta agrupación. Violín, cello, saxofón, guitarra, trompeta y más, crean un tracklist de once canciones y poco más de cuarenta minutos, en que los cambios de ritmo y vaivén de emociones son la tónica. Y como resultado, “You Knew”, un disco que suena fresco, divertido y, por supuesto, barroco. Si Vivaldi estuviera vivo, le encantaría este trabajo.

MOTHER FALCON 01El primer encuentro es una tímida guitarra acompañada de violín y voz, que de a poco nos van elevando. Al primer coro, otros sonidos llegan y parece que todo reventará. Falsa alarma. Un giro en el compás, un pequeño puente con clarinete y la segunda estrofa comienza. El cerebro no tiene mucho tiempo para reaccionar cuando la canción da otro vuelco, y ya estamos metidos en el enérgico tema que se reinventa a sí mismo durante toda su ejecución. A veces parece que estamos en una Venecia del Siglo XVIII, con música de cámara sonando con elegancia y dulces voces femeninas abrazadas en instrumentos de viento. Los dedos que tocan los instrumentos a duras penas acarician las cuerdas. Entonces, los cariños se hacen golpes y todo se convierte en energía; las percusiones y bronces hacen sinergia y el ambiente es un solo sonido que suena superlativo. Si se es de esas personas que gusta percibir cada instrumento que está sonando, tendrá serias dificultades acá. Ningún sonido es protagónico, todos se suben al carril del otro, se empujan, bailan juntos y luego cambian de pareja.

Los músicos de Mother Falcon probarán que no sólo la energía y la alegría son lo suyo. “Sleep”, en sus cálidos y siempre variantes sonidos, es una linda balada pop. “I don’t know what I could do” susurra al oído en un instante de silencio, y el piano abre la parte instrumental donde luego violín y batería entran en comunión. Cuando la percusión aparece de sorpresa hacia el final de la canción, ya estamos bailando. Algunos pensarán en Arcade Fire y Broken Social Scene con “Sleep”, y la comparación es muy acertada. Las tres bandas crean sus ambientes en capas de varios instrumentos, tanto electrónicos como análogos, y parece que nadie lleva la batuta, es la canción la que los controla a todos. Alguien toma un minuto para respirar y otro instrumento aparece creando una atmósfera nueva. ¿Monotonía? Es el mejor antónimo de “You Knew”.

MOTHER FALCON 02La melancolía es otro elemento con el que juegan. Los mismos instrumentos que nos abrigan el alma en varios pasajes del disco, nos provocan un viaje introspectivo poco después. “My Majesty” y “Blue And Gold” suenan muy distinto al resto de los temas, pero no se escuchan fuera de lugar. Las voces que alegraban e invitaban a bailar, ahora están tristes, lacónicas y más distantes. Interesante resulta que la existencia de estos temas (y el lugar dentro del disco que ocupan) tengan una función oculta: permiten al cerebro descansar. Tanta energía barroca puede agotar si ya han pasado dieciocho minutos de Mother Falcon. Allí aparecen temas tranquilos, lentos y en los que no hay sorpresivos cambios de ritmo, todo para hacer de la experiencia lo más grata posible.

Ya avanzado el disco, parece que han mostrado todos los trucos y sonidos que son capaces de crear. Y ahí estarán ellos para decir lo contrario. “When It Was Good” inicia con nada menos que guitarra eléctrica, batería y bajo. Ímpetu que no tiene nada que envidiarle a los rockeros, Mother Falcon ataca con todo. Si existe y se puede tocar, entonces se puede usar en el álbum.

Mother Falcon está formado por más de veinte músicos y eso ya da una idea de la cantidad de cosas que pueden pasar en sus canciones. Pero son simpáticos. No cansan, no marean ni dan ganas de bajar el volumen. Invitan a una experiencia memorable en cuarenta y cuatro minutos. Invitación que nos envían golpeándose la cara en el video de su primer single.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Publicado

en

A Deeper Understanding

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son más poderosos que cualquier factor externo, y Adam Granduciel sabe bien eso. El músico, compositor y productor entiende cuán demandante es su afán de perfección y desarrollo de una propuesta que tenga excelencia, pero no sucumbe ante estos antecedentes que, en manos de otros, podrían derivar en un caos.

Aunque la música de Granduciel, a través de The War On Drugs, se compara mucho con la de Bruce Springsteen y otros referentes del rock americano, hay algo que lo separa del resto. Pese a que el cuarto disco de la banda se llama “A Deeper Understanding”, lo que menos se intenta vender hacia el público es a un narrador que sabe más y lo canta, como harían Bruce, Tom Petty o Neil Young. Adam se contenta con líricas menos ambiciosas, porque su lucha y su necesidad como artista no va en lo que se expresa, sino que en el cómo se hace.

El lugar natural de Granduciel es en el estudio, donde puede controlar los detalles y su música puede ser experimentada hasta el punto de estar lista para ser escuchada sin interferencias. Claro, conocidas son las ocasiones donde ha sufrido ataques de pánico y ansiedad, algo que no le es ajeno. Ese “entendimiento profundo” al que referencia el hablante lírico en “Pain” (y que nombra al disco) no es un estado de comprensión del mundo, sino que un aprendizaje de él mismo, y eso es lo que se nota en el álbum. Adam no le canta al mundo, sino que a sí mismo para mejorar y continuar, con menos temores, con menos trabas.

La obsesión del hombre que controla a The War On Drugs, luego de que Kurt Vile –el otro fundador del proyecto– se dedicara tiempo completo a su faceta solista, no es un afán estético, sino que algo mucho más personal. Muchas reseñas de “Lost In The Dream” (2014) indicaban que la música de la banda era perfecta para estar de viaje, pero, más que un viaje, lo que grafica Granduciel es una búsqueda de algo más concreto: un lugar. Sea en la extensa y muy bien construida “Thinking Of A Place” o en la reflexiva “Clean Living”, lo que explora el cantautor es la posibilidad de estar bien y cuánto debe recorrer para notar que siempre habrá un lugar para ello.

El vehículo termina siendo la música y, pieza a pieza, poniendo capas de sonido en armonía y con buen tino, esos engranajes van más allá de las influencias que nos esforzamos en encontrar. Pese a esa familiaridad, en vez de que haya la espectacularidad de otros referentes, en The War On Drugs –y en especial en “A Deeper Understanding”– hay un halo de sensible introspección que permite que convivan tracks tranquilos como “In Flames”, otros más animados como “Holding On”, e incluso algunos que podrían hacer que un estadio entero levante sus brazos, como la impecable “Strangest Thing”.

En este caso, el entendimiento es propio, interno e íntimo, desde un lugar muy específico, justamente el movimiento que necesitaba hacer Adam Granduciel, y la perfección en una fórmula que suena brillante en su cuarto registro, uno con testimonios más rotundos de cómo la atención a los detalles en la música debe tener algo de sentimiento para llegar más lejos, porque la música no es fin, sino que vehículo, trayecto y también espacio.


Artista: The War On Drugs

Disco: A Deeper Understanding

Duración: 66:13

Año: 2017

Sello: Atlantic


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 54 mins.

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas