Conéctate a nuestras redes

Discos

Mini Mansions – The Great Pretenders

Publicado

en

En 2010, Mini Mansions lanzó su homónimo debut que, con poca promoción, pasó sin pena ni gloria. Cargado al indie, aquel primer larga duración de la banda de Los Angeles no logró cautivar ni a la crítica ni al público. No es de extrañar, entonces, que los pocos comentarios surgidos se refirieran al grupo como “el proyecto paralelo” de Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, en conjunto con Zach Dawes y Tyler Parkford. Esta situación le planteó al trío el desafío de desarrollar un sonido propio, y en ese contexto de búsqueda identitaria surge “The Great Pretenders”. Con un sonido oscuro y cargado de matices y texturas, Mini Mansions lee el panorama actual a la perfección, dando un giro hacia la psicodelia en medio del innegable auge de este género.

MINI MANSIONS 01El disco comienza con la pegajosa “Freakout!”, con Shuman encargado de la voz principal y el bajo de Dawes protagonista durante toda la canción. Un inicio sumamente potente. “La muerte es una mujer y está a solo un baile de distancia” repite Parkford en “Death Is A Girl”, y ese baile bien podría ser con esta canción de fondo que, ágil y frenética, conseguiría animar fácilmente más de alguna fiesta. Fue probablemente su esencia bailable lo que la catapultó a ser elegida como primer sencillo del álbum. “Creeps”, la siguiente pista, también encajaría en una fiesta, pero su rol sería más bien el de un clásico y necesario lento. En esta, por primera vez las guitarras toman protagonismo, contando con la dosis justa de efectos para construir una atmósfera bien sesentera. Es el mayor coqueteo del disco con el rock convencional.

Si hubiera que elegir una canción que resuma mejor el sonido pop de Mini Mansions en esta placa, sin duda sería “Fantasy”. Aunque el coro suene un poco a Tame Impala (el falsete de Parkford de seguro influye), los versos resaltan por su oscuridad, generando un contraste que se encuentra patente a lo largo de todo el disco. A medida que pasan las canciones –si bien estas presentan una estructura tradicional verso-coro-, se nota cómo existe un especial cuidado en mantener interesantes las transiciones entre aquellos elementos. Continuando en la línea pop, la dupla de sencillos “Any Emotions” y “Vertigo” marca la aparición de dos invitados de lujo. En la primera, el histórico miembro fundador de The Beach Boys, Brian Wilson, apoya con sus armonías a Shuman en un emocional relato acerca de sus problemas con el Síndrome de Asperger. La segunda, en tanto, es sin duda uno de los puntos más alto del disco: la intervención de la siempre elegante voz del frontman de Arctic Monkeys, Alex Turner, en el segundo verso, contrasta perfectamente con la delgada voz de Parkford. Además, la letra y los delicados arreglos rebosan sensualidad con intervenciones sobrias y adecuadas de los teclados.

MINI MANSIONS 02Otro punto alto del disco es la dinámica “Honey, I’m Home”. Versos ligeros y estribillos casi instrumentales que tienden al noise terminan en, más que un final, la transición hacia “Mirror Mountain”. Es aquí donde el disco alcanza su clímax, en una canción que podría haber salido perfectamente del “Era Vulgaris” (2007) de QOTSA. Teclados enérgicos y sampleos distorsionados llaman a la locura y concretan la mencionada tendencia al noise, en tanto batería y bajo mantienen la cohesión de la pieza. Después de aquella inyección de energía, la sentimental balada “Heart Of Stone” calma las revoluciones y deja a Shuman abrir nuevamente su corazón, mientras los sintetizadores construyen un entramado de texturas en el fondo. Aquellos diversos colores que los teclados van imprimiendo a cada canción, enriquecen el sonido general del disco, siendo uno de los principales aciertos de la producción. Ya entrando en tierra derecha, la alegre “Double Visions” termina con un rallentando que le da tintes de final, y deja a la atmosférica y experimental “The End, Again” como un mero epílogo.

De esta manera, a pesar de emplear distintas fórmulas en la creación de cada una de las canciones del disco, es posible reconocer un sonido común que unifica la propuesta musical de Mini Mansions: un pop psicodélico fresco y versátil. “The Great Pretenders” representa un fructífero ejercicio en el camino de la banda para forjar su identidad y, más importante aún, resulta un gran disco que, con muchos puntos altos y casi ningún desacierto, llega a engrosar la lista de buenos álbumes que el apogeo de la neo-psicodelia nos ha entregado.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas