Conéctate a nuestras redes
Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar

Discos

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Publicado

en

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The Last Shadows Puppets y Tyler Parkford, tecladista en vivo de Arctic Monkeys, acaba de publicar su tercer álbum de estudio, “Guy Walks Into A Bar…”, el cual tuvo como antesala el EP “Works Every Time” en 2018, cuyo tema del mismo nombre fue incluido en este lanzamiento 2019. Divertido y bailable, entra seguro este compacto de once pistas, que traduce la insistencia del trío por permanecer juntos en medio de sus tiempos destinados a sus proyectos musicales principales.

La apertura de “Should Be Dancing” arrastra como una maquinaria, imponiendo fuerza en la voz de Shuman, que, con su nitidez magnética, pone a bailar al más estilo Queens Of The Stone Age, en medio de dispositivos que trucan frecuencia e intensidad, creando sonidos pop electrónicos y desatando en toda su expresión declaraciones de seducción y fuego amoroso. “Bad Things (That Make You Feel Good)” introduce a todo volumen con sus arreglos sintéticos, evocando en sus primeros acordes a Devo en “Girl U Want” para luego dar lugar a la acelerada batería del invitado Jon Theodore (QOTSA, The Mars Volta), mientras Shuman sigue encendiéndose y venciéndose ante el amor que arde y lo traspasa.

Diez años unen el ímpetu melódico de Mini Mansions, quienes tienen en su primer álbum homónimo de 2010 más que un disco memorable, un antecedente de este encuentro de tres amigos que quieren probar desenfadadamente en rutas musicales sin tanto foco sobre sus cabezas. Es así como aquel primer disco, que rememora insistentemente en sus voces al cuarteto más famoso de Liverpool, hacía suponer que quizás algo mejor tendría que pasar, pensando en quiénes estaban tras este proyecto. Cinco años después nace “The Great Pretenders”, con el que afortunadamente abandonan en gran medida esa fascinación retro para empezar a definirse a través de su mixtura pop psicodélica y un rock más lleno de frescura, destinando cuidado y dedicación para conjugar estilos, e integrar las personalidades de estos socios musicales.

Pero es con “Guy Walks Into A Bar…” donde todo se armoniza para dar el golpe de pop que cae como aire fresco junto a las emociones expuestas de sus letras. Su vocalista ha confesado el apego con este álbum, donde plasmó los días como vinieron en torno a la relación con su novia, pasando desde la intensidad de los primeros encuentros frenéticos, hasta el potente término del romance. Las letras de amor y separación, en un marco de melodías equilibradas, pero llenas de influencias, narran intimidades y sentimientos profundos, como en “Hey Lover”, que tiene de invitada a Alison Mosshart (The Kills) para hacer con su voz y fiera presencia la jugada de dos amantes en una conversación densa, tóxica y fatal, y que tientan a moverse ondulante en medio de una discusión hipnótica al borde del ensimismamiento.

“Works Every Time” junto a “Time Machine” son perfectos estímulos para caminar sobre las calles de la ciudad repasando una historia propia de expectativas, dolor y preguntas sin respuestas, mientras que en el sencillo “GummyBear” las voces sedosas se deslizan sobre un bajo protagónico, volviendo así al desamor y despecho psicodélico que ha caracterizado a este proyecto en 2019. De alguna manera, pese a todo este derroche de historia de amor real, con sus promesas y decepciones, este álbum sigue siendo un baile, a veces cadencioso y a ratos electrónico, donde cada tema es un zig-zag de diferencia y similitud, entremezclando oportunamente algo de rock moderno, synthpop y psicodelia.

“Guy Walks Into A Bar…” está construido sobre relatos honestos de un corazón abierto que se siente atrapado por los sentimientos más orgánicos de una relación sentimental, con cada bemol que esta contiene. Esta misma naturalidad en las líricas podría hacer cuestionar la cantidad de trabajo que hay en las composiciones de este disco en comparación con su predecesor “The Great Pretenders”, sin embargo, la comodidad de Shuman escribiendo acerca de lo que le pasa, con la férrea inspiración de querer seguir haciéndolo, basta para creer que esto aún puede mejorar.


Artista: Mini MansionsGuy Walks Into A Bar

Disco: Guy Walks Into A Bar…

Duración: 44:54

Año: 2019

Sello: Fiction


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Publicado

en

Any Human Friend

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse, quererse, transparentar lo que se es frente al espejo. La auto aceptación implica abrazar lo propio con autenticidad y ser honesto consigo mismo y con los demás, invitando a decir lo que se piensa sin tapujos y a no dejarse llevar por códigos sociales restrictivos ni preocuparse por el qué dirán. Esto es exactamente lo que hace Marika Hackman, cantante y multiinstrumentista británica, en su tercer larga duración “Any Human Friend”, una entrega marcada tanto por el cambio de sonido, como por el toque gráfico y sincero en la lírica respecto a su intimidad y mundo interior.

El inicio está marcado por “Wanderlust”, un tema acústico que engaña a quien lo oye por vez primera, pues lleva a pensar que Hackman vuelve a sus raíces con una línea más unplugged. Es menester recordar que la hija de Sub Pop Records emprendió vuelo bajo el alero de sonidos de cuerda inundados de melancolía, tanto en su debut “We Slept At Last” (2015) como en su primer EP, “That Iron Taste” (2013), por ello, el opening de esta saturada pieza puede entenderse como un regreso a dicha corriente sonora. Pero no. Es solamente una exquisita trampa, pues el sintetizador comienza a agarrar fuerza para dar paso a “The One”, el popero, memorable y bailable segundo sencillo de este compilado. Consolidándose como un punto fuerte de este álbum, su ritmo encabezado por guitarras y su lírica relacionada al creciente e insoportable ego de una estrella de rock arruinada por sus populares pero desdichadas composiciones, hacen de este un tema digno de cantar a todo pulmón (y a coro).

A lo largo del disco, la artista juega con canciones que se contraponen, pero que se funden de forma perfecta. Una fórmula que se hace evidente en los más de 41 minutos es pasar de creaciones más pausadas, reposadas y sentimentales, a otras colmadas de energía, agilidad, vigor y honestidad. Cambios radicales, pero intrigantes y encantadores, son pilar fundamental y principal razón de que el tercer LP de Hackman sea tan cautivante. Es cosa de entregarse sin problemas a la explícita y seductora “All Night”, transitar posteriormente por una ágil y seca melodía en “Blow”, para luego ceder al frenesí y desborde del crudo primer single “I’m Not Where You Are”, y finalmente perderse en la apacible “Send My Love”.

A medida que el LP avanza, se aprecia lo favorable que fue para la británica seguir por la senda que comenzó a trazar con “Boyfriend” hace un par de años, donde se propuso no limitarse ni censurarse en la composición. En una industria dominada por el hombre, con letras de amor, lujuria o desenfreno emanadas y creadas desde un lugar y punto de vista masculino, Marika rompe barreras y abulta el archivo de líricas LGBTQ añadiendo el punto de vista de una mujer queer en el plano emocional y sexual. Sin dejar espacio para la imaginación, la cantante explicita y hace una oda al autoplacer femenino en “Hand Solo”, detallando maniobras, efectos y pensamientos que danzan en torno al mismo y, a su vez, sacándole la lengua a todos ellos que creen que es un tabú del cual no debería hablarse.

La sinceridad nunca se había escuchado tan fuerte y tan despojada de vergüenzas, y en su tercer álbum, Marika Hackman da cátedra de una reveladora metamorfosis. Empoderada de un sonido fuerte, pero frágil a la vez, la artista se desenvuelve más segura que nunca, a pesar de que lo mezcla con la épica tarea de desnudarse física y emocionalmente ante el universo. Más humana que nunca, la artista prueba que el exponer aspectos que el mundo heteronormativo y patriarcal considera a menudo como debilidades, tales como el no querer una relación normal, el autosatisfacerse sexualmente o el reconocer y hablar de la fragilidad mental, solamente la hacen más fuerte, pues tiene el arma más potente de todas: el autoconocimiento.


Artista: Marika Hackman

Disco: Any Human Friend

Duración: 41:01

Año: 2019

Sello: Sub Pop Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 5 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 5 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 2 semanas

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 3 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 4 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 4 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas