Conéctate a nuestras redes
Little Dark Age Little Dark Age

Discos

MGMT – “Little Dark Age”

Publicado

en

Existe una visión transversal de que MGMT es una banda que se autoboicoteó al ver cómo su álbum debut, “Oracular Spectacular” (2007), alcanzaba ventas millonarias y un reconocimiento inesperado. Pareciera que cada paso posterior hubiera sido parte de una acción para desmantelar ese estatus, incluso a costa de sus fans. Pero lo cierto es que “Kids” o “Time To Pretend” era más humoradas de un par de universitarios que otra cosa. El problema es que el dúo tenía un sentido pop irresistible, a su pesar.

Por ello, cuando MGMT salió de esa zona de confort en sus álbumes siguientes y debió salir a proponer algo propio, el ahogo no se hizo esperar. Desastrosos intentos de psicodelia, ironía y complejidades innecesarias se hacían parte de canciones que no apelaban a su escucha, sino al mero acto de su presentación y creación. No hay problemas con la creación artística que apele a ser reflejo de los artistas, más allá de lo que crea la audiencia, pero cuando existe tan evidente talento como lo hay en Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser, es el desperdicio el que genera resquemores. Aunque el acierto genera más alegrías por ello.

Quizás dando el paso que no pudieron dar en una década completa, MGMT intenta la honestidad y, al mismo tiempo, aprovechar la fluidez de sus elementos más cohesivos en “Little Dark Age”, su cuarto larga duración, un registro sólido, pero que se siente tardío y tímido. Acá hay un arranque hacia los territorios más sintéticos y sencillos, y no se hace extraño que entre un aroma más lo-fi se incluyan en los créditos a nombres como Ariel Pink o Connan Mockasin, entregando en algo tan simple como los coros o segundas o terceras voces esa sensación más indie que, mezclada con la psicodelia y la producción comprimida de Dave Fridmann, concluyen en un sonido característico para el disco y para este renacer de MGMT.

Canciones como la que le da el nombre al disco o “Me And Michael” son efectivas en esos aires ochenteros que parecen tan de moda, y en general el disco se mueve de forma efectiva en el campo de la canción popular común, con estrofas y coros claros, sin recovecos, e incluso separando lo mayormente instrumental (“Days That Got Away”) del resto del disco. Pero los aires de una simplificación extrema también dejan al descubierto los vicios de MGMT: que haya dos canciones sobre los problemas que trae la tecnología, una con toques irónicos innecesarios (“She Works Out Too Much”, que además abre el disco) y otra llena de reclamos como “TSLAMP”, es un exceso, en especial porque a estas alturas existen muchas obras que expresan estos pareceres de una manera más directa y sincera.

Cuando hay cariño y sinceridad en las canciones se nota, y ahí hay esfuerzos que prosperan como “Me And Michael” y “Hand It Over”, canciones que no huyen de los homenajes que hacen; la primera al sonido de los ochenta, y la segunda al pop más tradicional, ese de Albert Hammond o Neil Sedaka, donde la inocencia y la simpleza era integral en los hits. Es en estos sonidos donde la timidez que domina a “Little Dark Age” se siente más en casa, pero en el resto del registro ese sentimiento hace que todo luzca más errático de lo que merecen varias de las ideas plasmadas. Andrew y Ben por fin comprendieron que MGMT podía ser salvado de la irrelevancia, pero los vicios de la pasada década tienen aún ecos que no dejan que despegue la audacia del conjunto. Reprimidos entre los miedos de evitar errores garrafales, MGMT pierde espontaneidad y ridiculez, sin embargo, gana en canciones y seriedad en un álbum que por primera vez en años entrega más esperanza que decepción.


Artista: MGMT

Disco: Little Dark Age

Duración: 44:25

Año: 2018

Sello: Columbia


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Carlos Navarro

    14-Mar-2018 en 12:42 pm

    Yo no le encuentro nada de malo al disco. Lo encuentro mortal.

Responder

Discos

Black Country, New Road – “For The First Time”

Publicado

en

For The First Time

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en un loop, donde se alternan la ortodoxia y revolución como principios de guía estéticos. Cada cierto tiempo, aparecen álbumes que dan luces de una posible respuesta a dicha interrogante, y es en ese horizonte donde encontramos la propuesta orquestal y poética de Black Country, New Road, banda londinense compuesta por Isaac Wood (voz y guitarra), Tyler Hyde (bajo), Lewis Evans (saxofón), Georgia Ellery (violín), May Kershaw (teclados), Charlie Wayne (batería) y Luke Mark (guitarra). Resulta necesario enlistar y enfatizar en que son un septeto, pues, más que pasar desapercibidos, todos son piezas fundamentales en la construcción del laberinto sonoro que significa su primer larga duración, “For The First Time”.

El camino lo comenzamos a recorrer con “Instrumental”, donde una veloz rítmica de jazz y teclado frenético son la base para una orquesta que aumenta la tensión paulatinamente, hasta chocar de golpe con un brusco silencio, convirtiéndose en una pieza que, desde la apertura del LP, nos permite apreciar la variada influencia de la agrupación. Con “Athens, France” transitamos pasajes más afables, que nos llevan hacia momentos de un rock alternativo con tintes de intensidad noventera, y que son matizados por solemnes momentos orquestales que sirven de telón de fondo para la temerosa pero expresiva voz de Wood.

Un cambio un tanto drástico se experimenta con la caótica “Science Fair”, una turbulenta tormenta de bronces, guitarras estridentes y sintetizadores intimidantes, cuyos sucios quiebres jazz y perturbadoras estructuras sonoras nos regalan una experiencia de corte cinematográfico. Cabe destacar que en la letra se hace una referencia explícita a los emblemáticos Slint, alusión que se palpa vívida como influencia estética en “Sunglasses”. Con su comienzo de atmosférica guitarra fuzz, nos encontramos con una base post rock noventera, caracterizada por su incorporación progresiva de capas sonoras y que, tras una descompensación rítmica, cambia drásticamente a una propuesta más potente.

En el último tercio, inspirada en el trabajo de Arthur Russell, “Track X” retoma transitoriamente la calma perdida. Acá toman mayor protagonismo los tímidos, pero curiosos, arreglos de violín. También podemos apreciar la importancia de la propuesta lírica, que destaca por su capacidad de transmitir emociones como desazón, hastío o frenesí con letras sinceras sobre la cotidianeidad. Así llegamos al cierre de “For The First Time”, donde nos encontramos con la monumental “Opus”, una pieza de rítmica acelerada, con cierto color post punk, pero que se entrecruza con juegos de intensidad y explosiones sónicas, generando una apocalíptica atmósfera orquestal cargada de misterio, derivando en calma después de la tormenta.

Tras el recorrido, nos damos cuenta de que lo realizado por estos siete jóvenes ingleses cobra mérito al darnos atisbos de respuesta a la pregunta planteada líneas atrás. En una época en que se supone que ya todo está hecho, la creatividad de una propuesta musical no necesariamente se basa en la capacidad de inventar algo nuevo, sino que también por la inteligencia de utilizar lo ya disponible para generar algo atractivo. En su honestidad, que no tiene tapujos en confesarnos sus influencias, Black Country, New Road con “For The First Time” nos brinda un constructo sónico poseedor de un espíritu propio y abre un camino que nos permite ver que no todo es monotonía allá afuera.


Artista: Black Country, New Road

Disco: For The First Time

Duración: 40:44

Año: 2021

Sello: Ninja Tune


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

For The First Time For The First Time
DiscosHace 2 días

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 3 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 3 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 3 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: