Conéctate a nuestras redes
Little Dark Age Little Dark Age

Discos

MGMT – “Little Dark Age”

Publicado

en

Existe una visión transversal de que MGMT es una banda que se autoboicoteó al ver cómo su álbum debut, “Oracular Spectacular” (2007), alcanzaba ventas millonarias y un reconocimiento inesperado. Pareciera que cada paso posterior hubiera sido parte de una acción para desmantelar ese estatus, incluso a costa de sus fans. Pero lo cierto es que “Kids” o “Time To Pretend” era más humoradas de un par de universitarios que otra cosa. El problema es que el dúo tenía un sentido pop irresistible, a su pesar.

Por ello, cuando MGMT salió de esa zona de confort en sus álbumes siguientes y debió salir a proponer algo propio, el ahogo no se hizo esperar. Desastrosos intentos de psicodelia, ironía y complejidades innecesarias se hacían parte de canciones que no apelaban a su escucha, sino al mero acto de su presentación y creación. No hay problemas con la creación artística que apele a ser reflejo de los artistas, más allá de lo que crea la audiencia, pero cuando existe tan evidente talento como lo hay en Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser, es el desperdicio el que genera resquemores. Aunque el acierto genera más alegrías por ello.

Quizás dando el paso que no pudieron dar en una década completa, MGMT intenta la honestidad y, al mismo tiempo, aprovechar la fluidez de sus elementos más cohesivos en “Little Dark Age”, su cuarto larga duración, un registro sólido, pero que se siente tardío y tímido. Acá hay un arranque hacia los territorios más sintéticos y sencillos, y no se hace extraño que entre un aroma más lo-fi se incluyan en los créditos a nombres como Ariel Pink o Connan Mockasin, entregando en algo tan simple como los coros o segundas o terceras voces esa sensación más indie que, mezclada con la psicodelia y la producción comprimida de Dave Fridmann, concluyen en un sonido característico para el disco y para este renacer de MGMT.

Canciones como la que le da el nombre al disco o “Me And Michael” son efectivas en esos aires ochenteros que parecen tan de moda, y en general el disco se mueve de forma efectiva en el campo de la canción popular común, con estrofas y coros claros, sin recovecos, e incluso separando lo mayormente instrumental (“Days That Got Away”) del resto del disco. Pero los aires de una simplificación extrema también dejan al descubierto los vicios de MGMT: que haya dos canciones sobre los problemas que trae la tecnología, una con toques irónicos innecesarios (“She Works Out Too Much”, que además abre el disco) y otra llena de reclamos como “TSLAMP”, es un exceso, en especial porque a estas alturas existen muchas obras que expresan estos pareceres de una manera más directa y sincera.

Cuando hay cariño y sinceridad en las canciones se nota, y ahí hay esfuerzos que prosperan como “Me And Michael” y “Hand It Over”, canciones que no huyen de los homenajes que hacen; la primera al sonido de los ochenta, y la segunda al pop más tradicional, ese de Albert Hammond o Neil Sedaka, donde la inocencia y la simpleza era integral en los hits. Es en estos sonidos donde la timidez que domina a “Little Dark Age” se siente más en casa, pero en el resto del registro ese sentimiento hace que todo luzca más errático de lo que merecen varias de las ideas plasmadas. Andrew y Ben por fin comprendieron que MGMT podía ser salvado de la irrelevancia, pero los vicios de la pasada década tienen aún ecos que no dejan que despegue la audacia del conjunto. Reprimidos entre los miedos de evitar errores garrafales, MGMT pierde espontaneidad y ridiculez, sin embargo, gana en canciones y seriedad en un álbum que por primera vez en años entrega más esperanza que decepción.


Artista: MGMT

Disco: Little Dark Age

Duración: 44:25

Año: 2018

Sello: Columbia


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Carlos Navarro

    14-Mar-2018 en 12:42 pm

    Yo no le encuentro nada de malo al disco. Lo encuentro mortal.

Responder

Discos

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Publicado

en

Hotspot

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a una carrera musical que apostaba por un estilo de pop electrónico sin equivocarse al dar en el blanco con su propuesta, una que hoy vemos probada y consolidada con un nuevo álbum de estudio –el decimocuarto en su lista–, bastante variado e impecablemente producido por Stuart Price, con quien iniciaron esta trilogía en 2013 con “Electric”, para seguir con “Super” (2016) y cerrar el ciclo con el disco que aquí nos convoca.

Si bien, a lo largo de las diez canciones que componen “Hotspot” no encontramos sorpresas de tipo innovador, sí es posible deleitarse con sonidos bien acabados y modernos, corroborando la calidad de un trabajo bien montado que despliega material para todos los gustos, pero sin perder la esencia de aquello que los ha caracterizado y definido desde el principio. El aspecto bailable de la música de Pet Shop Boys se hace presente desde el inicio con “Will-O-The-Wisp”, una canción que agita el corazón con su melodía pegajosa y que trae al presente de forma íntegra la insigne voz de Neil Tennant, sorprendiendo con lo bien cuidado que suena todo. Así, en casi cinco minutos de duración, ya tenemos una introducción encantadora que promete toda una experiencia sónica.

Sin embargo, la continuidad se fracciona momentáneamente con la aparición de la balada “You Are The One”, la que, al finalizar su medianamente desencajada o fantasmagórica aparición, deja ver nuevamente la presencia de esos elementos transversales y característicos de la banda, como la ligereza y elegancia con que complementan las melodías sintéticas, en canciones como “Happy People” o “Dreamland”, esta última con colaboración de Olly Alexnder (Years & Years), lanzada como sencillo en septiembre del año pasado.

El toque melancólico viene dado en tracks como “Hoping For A Miracle” y “Only The Dark”, distinguiéndose esta última por la suavidad de su cadencia y por alcanzar, a ratos, algunos momentos altamente similares a los ritmos de Daft Punk. El único detalle que desconcierta un poco es lo abrupto de su final, porque pareciera ser, además, una canción que podría seguir sonando eternamente. Lo mismo ocurre con “Burning The Heather”, pieza que transmite emociones considerables mediante su letra y sonoridad electrónicamente apesadumbrada.

En tanto, alejándose de aquellos temas que aseguran convertirse en futuros hits, nos encontramos con “Monkey Business” (también lanzado como sencillo, quizás erradamente), una composición que requiere de algunas varias escuchas para lograr ser querida y aceptada, y con “Wedding In Berlin”, que se convierte en un outro sin mucho contenido y bastante repetitivo, aunque, dicho sea de paso, no desentona con aquella simpleza excéntrica tan propia de las producciones del dúo británico.

Si pensamos “Hotspot” en términos de organización, bien podemos distinguir un lado A y un lado B. El primero tiene la energía de la música luminosa y colorida tan distintiva de Pet Shop Boys, y el segundo se hace presente hacia la mitad del camino, cuando nos encontramos con las baladas que agregan una sombra nostálgica a lo anterior, poniendo el foco en un efecto más íntimo y emotivo que, a su vez, también es parte de la tradición del dúo. El resultado es un conjunto de sonidos variados, que, aunque no constituyan una novedad en términos de originalidad, aportan a la vigencia y actualización de un par de músicos que han sorteado al menos tres décadas y un cambio de siglo en un oficio que les ha valido ser considerados, a estas alturas y con toda justificación, como una dupla musical de culto.


HotspotArtista: Pet Shop Boys

Disco: Hotspot

Duración: 42:03

Año: 2020

Sello: x2


https://open.spotify.com/album/3Ap37NIDZhcgORhznOgSmG

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 3 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: