Conéctate a nuestras redes
Strange Peace Strange Peace

Discos

METZ – “Strange Peace”

Publicado

en

Cuando revisamos los anales del rock, cada cierto tiempo podemos divisar pequeños focos provenientes desde el país más septentrional de nuestro continente. En esta década, METZ es uno de los nombres fundamentales del rock made in Canadá, siendo “Strange Peace” clave en este camino hacia dejar una marca en la historia. Tras tan sólo dos años de silencio luego del bien recibido “II” https://www.humonegro.com/discos/metz-ii/ (2015), el trío conformado por Alex Edkins (guitarra y voz), Hayden Menzies (bateria) y Chris Slorach (bajo) da un paso adelante a favor de su estridente propuesta sonora, gracias a su tercer material de larga duración.

La explosión de “Mess Of Wires” abre de forma enérgica esta entrega, bajo un potente ritmo y demoledores acordes, rindiendo tributo a aquel movimiento que se gestaba a fines de los ochenta en la costa oeste de EE.UU., del cual METZ se ha declarado seguidor en numerosas ocasiones. La siguiente dupla de temas, “Drained Lake” y “Cellophane” –este último, el primer adelanto del disco– nos entregan esa fórmula más que probada por la banda: guitarras agónicas y veloces que desembocan en fraseos caóticos y demoledores. Por su parte, “Caterpillar” es uno de los ejemplos de la evolución sonora de los canadienses, pues, si bien conserva la lógica ruidosa, esta se encamina por senderos más experimentales en comparación a lo acostumbrado.

Avanzando en el material, “Lost In The Blank City” es uno de los grandes momentos de “Strange Peace”, siendo expresión de esta etapa de maduración estética de la banda al mezclar atmósferas más densas con pasajes calmos. Con “Mr. Plague” vuelven al sonido noise clásico, ese cargado a los acoples y saturación de los amplificadores. Por lo mismo, es de esperar que quien esté detrás de las consolas de mezcla sea el legendario Steve Albini, mente maestra tras innumerables discos fundamentales del rock alternativo y el underground desde fines de los 80 hasta la fecha. La influencia del productor trasciende hasta “Sink”, una pieza minimalista caracterizada por el sonido de armónicos en el bajo que se cuadra a la nueva línea más experimental de METZ.

La intensidad y distorsión vuelven con “Common Trash”, otro de los adelantos del LP. El séptimo track presenta un balance entre versos y coros, como un verdadero ejercicio de alto nerviosismo. En “Escalator Teeth” las percusiones suenan fuertes, siendo claro ejemplo del porqué la banda es uno de los grandes nombres del noise contemporáneo, mientras que “Dig A Hole” deja entrever esa influencia hardcore que poseen, por la velocidad con que realizan su interpretación. Por su parte, “Raw Material”, con un riff matemático, llega al cierre posicionándose como quizás el mejor tema del disco por su amplia variedad de escenarios, en donde el desenfreno se ve interrumpido por pasajes más profundos, que derivan en un verdadero cataclismo sónico.

Como diría un prócer nacional, guitarras afiladas. No hay mejor calificativo para la propuesta estética de METZ. “Strange Peace” es, sin mayor objeción, el mejor disco de la banda en sus casi diez años de carrera, o por lo menos el más osado. Hay acá una consolidación del sonido noise trabajado en los dos discos anteriores, que va de la mano con la incorporación de nuevos elementos más experimentales al momento de componer. Así, los canadienses llenan de vitalidad a un género que, hace tres décadas fue clave en la configuración del sonido grunge que posicionó en el mainstream a una serie de bandas, en ese entonces, alternativas. Pese a que hoy el contexto es diferente, Edkins y compañía mantienen vivo aquel ruidoso tradicionalismo a punta de distorsión y caos, para el deleite de las nuevas generaciones de oídos distorsionados. Si logran el estatus de las leyendas de antaño, eso sólo el tiempo lo dirá.


Artista: METZStrange Peace

Disco: Strange Peace

Duración: 36:06

Año: 2017

Sello: Sub Pop Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Publicado

en

The Ascension

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y expansivo viaje de “The Age Of Adz” (2010), hasta el desgarrador “Carrie & Lowell” (2015), su discografía parece no tener brújula. Sin embargo, cada pieza es unida por el agudo sentido de percepción del cantante, que, con un trabajo de introspección y de mirada sustancial al estado del mundo, logra en “The Ascension” entregar un material crítico, angustioso e increíblemente necesario.

El disco comienza con un ultimátum. En su canción inicial, “Make Me An Offer I Cannot Refuse”, Sufjan le habla directamente a una de las presencias más regulares en su música: Dios, pero, de forma distinta que en su último material en solitario, su voz es ansiosa y demandante. El instrumental electrónico enfatiza el estado de crisis de la canción y los glitches electrizan la ambientación que estalla en un frenético outro. Lo anterior simboliza el ánimo presente en el disco, un símbolo de exclamación y un Stevens cansado de la falta de señales. “Muéstrame la gracia de un rey natural. Señor, necesito liberación”, exclama exhausto, comenzando con una catarsis.

Sufjan nunca ha temido sonar descorazonador en su música; de hecho, su LP de 2015 estaba lleno de devastadores golpes, sin embargo, el ambiente presente muestra una opacidad y un deprimente pesimismo, incluso cuando las melodías son curiosamente alegres. “Run Away With Me” es una oda –o crítica– al escapismo a través de la cultura pop. Una balada a su estilo, una inescapable referencia a Carly Rae Jepsen, mientras le implora a otro escaparse con él. Los versos están llenos de oscuras imágenes apocalípticas, pero el melódico coro conforta con su simpleza. “Video Game” es lo más cercano a una pieza pop en su catálogo, con una constante percusión acompañada de sintetizadores y sus vocales más rítmicas. Temáticamente, trata con la autovaloración lejos de los estándares actuales: “No quiero ser el centro del universo, no quiero ser parte de esa vergüenza”.

La experimentación electrónica del disco lo puede hacer parecer como un hermano de “The Age Of Adz”, y es que las sensaciones frenéticas están presentes en ambos. Pero la música en “The Ascension” es más pesada y agobiante; es un viaje por el camino más largo y complicado. Mientras que en el primero las orquestas añaden un aire fantástico, en el más reciente los arreglos industriales lo convierten en un incómodo experimento y un claustrofóbico compilado de sonidos que encuentra su purificación en cada corte. Esta ansiedad está plasmada en temas como “Lamentations”, donde su suave voz se abre paso entre un instrumental que funciona como la musicalización del futurismo, una crítica a un sistema sucumbiendo en el capitalismo. Misma energía se percibe en temas como “Ativan”, donde las esperanzas recaen solo en los antidepresivos que calman su ansiedad, o en “Gilgamesh”, basada en la épica homónima que, con sus arreglos en piano y constantes glitches, crean una desesperante sensación que agradece los momentos resplandecientes.

En su centro, el álbum lidia con la perdida de fe y hacia dónde mirar en momentos tan deprimentes. El primer sencillo, “America”, es un épico relato de 12 minutos sobre la caída de un imperio. El cantante ha utilizado representaciones estadounidenses como parte de su sello, como crítica y como oda, pero en este corte se distancia. Una canción de protesta contra la cultura estadounidense, haciendo paralelos con la traición de Judas a Jesucristo: “Te he amado como un sueño, he besado tus labios como un Judas en celo”, le canta al sueño americano. Percibe que su creador ha abandonado su país natal y le suplica: “No me hagas lo que le hiciste a América”. Pero el álbum encuentra su mayor punto en el tema titular, una representación musical del ascender, con la brillante voz del músico liderando la dulce melodía y emocionando con la catarsis que se percibe en sus tonalidades. Este es Sufjan en su máximo esplendor.

“The Ascension” es sin duda un difícil plato de digerir, un ansioso viaje de imágenes apocalípticas y sonidos claustrofóbicos, un desafío para quienes han seguido una volátil discografía. Sin embargo, entre tantos momentos de encierro y oscuridad, Sufjan Stevens sigue ofreciendo destellos de luz donde su pesimismo parece desaparecer por un segundo, y su melodiosa voz impulsa a seguir adelante.


Artista: Sufjan Stevens

Disco: The Ascension

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Asthmatic Kitty


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ascension The Ascension
DiscosHace 3 días

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 4 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 5 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 1 semana

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 2 semanas

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 2 semanas

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 2 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 3 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 3 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival
DiscosHace 3 semanas

June Of 44 – “Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival”

No son pocas las ocasiones en que proyectos musicales se ven consumidos por pretensiones creativas que terminan deteriorando las relaciones...

Publicidad
Publicidad

Más vistas