Conéctate a nuestras redes

Discos

Meshuggah – “The Violent Sleep Of Reason”

Publicado

en

Cuando se ha alcanzado cierto grado de madurez, es difícil arriesgar. El lograr reconocimiento es algo bastante complejo, por lo que generalmente cuando lo obtenemos hacemos todo lo posible por mantenerlo, sin aventurarlo a proyectos cuyos resultados pueden hacerlo perder por completo. En el mundo de la música moderna –como parte de la amalgama de la vida global– ocurre algo similar. Salvo algunos casos, por regla general, los artistas trazan una línea por donde transita su carrera con la menor cantidad de sobresaltos posibles, lo que les permite crear una sólida base de sustento y desde la cual erigen su legado. Así, por casi treinta años, Meshuggah se ha aferrado al pedestal de creación propia del cual hoy profitan demasiadas bandas bajo el rótulo de “djent” (que no es más que una copia con variaciones de lo que hacen los suecos). En tal entendido, la banda de Jens Kidman y compañía ha logrado consolidar un sonido único, consistente y característico, que fluye a través de una exquisita técnica y alambicados tempos, y “The Violent Sleep Of Reason” es una nueva muestra de aquello.

meshuggah-01En efecto, este álbum no evidencia una vuelta de tuerca a nada de lo que Meshuggah haya hecho previamente. Los riffs filosos están ahí, los contratiempos, los solos matemáticos, precisos y espinosos también. No es un nuevo “Nothing” (2002), álbum que significó una alteración a lo que venían haciendo. No, este disco es una consolidación de su carrera. Todos los elementos que han puesto a Meshuggah como una de las bandas más influyentes del último tiempo se encuentran presentes, pero con un plus: existen acertados guiños a sus trabajos más tempranos, pero hechos sin añoranza ni reciclados. Verbigracia, no es posible dejar de mencionar a “Our Rage Won’t Die”, quizás el mejor corte de este LP, el que recrea en cierta medida al final de los años 90, cuando “Chaosphere” (1998)  sacudió la escena rockera que se encontraba emponzoñada con bazofias MTV. Lo mismo ocurre con la apocalíptica “Violent Sleep Of Reason”, en donde las ocho cuerdas de Thordendal magnifican el caos programado por Tomas Haake en la batería y un Kidman que en todo el disco suena agresivo y denso, no percatando el oyente que ya va por sus cincuenta años.

Por lo anterior, “The Violent Sleep Of Reason” necesitaba de una producción mucho más fresca, y es aquí donde se nota la diferencia, por ejemplo, con Koloss (2012), con la máquina oyéndose demasiado perfecta. Este disco, por el contrario, es mucho más orgánico, porque los tonos bajos y el midtempo no campean a sus anchas, sino que a veces se detienen para liberar otras creaciones no tan ortodoxas, como “MonstroCity” o la caótica “Nostrum” (¡qué lujo el de Haake!). Empero, la receta que se arrastra desde el año 2002 igual encuentra buenos en ejemplares como “By The Ton” o  “Into Decay”.

meshuggah-02Este álbum seguramente no acarreará nuevos fans a Meshuggah, pero sí puede ser un hito para la banda en el sentido de que, ya con un recorrido frondoso a cuestas, ha encontrado en sus primeros trabajos una nueva fuerza creativa para dar vida a canciones más desprendidas de exactitud (hasta donde es posible señalar aquello, considerando la rigurosidad en la música de los suecos).”Born In Dissonance” es un prototipo de esta tesis, pues es dudoso que hubiese sido incluida en álbumes como “Catch Thirthythree” (2005), en donde el control del tiempo y el cauce del sonido se estructuran en una fórmula más exacta. Este aspecto, le da un toque diferente a este disco, y ciertamente lo aleja en términos cualitativos de sus últimas entregas.

En consecuencia, sería ridículo señalar que “The Violent Sleep Of Reason” no es un buen disco. Claro que lo es; su superioridad frente al estado actual del metal es incuestionable, pero, por otra parte, señala que Meshuggah no buscará agregar a su música otros elementos extraños a su método. El engranaje es uno y cualquier ajuste que se le haga no puede salir de la zona de confort. Aquello para sus fans es una buena noticia, pues tienen una garantía de calidad extendida, no obstante, el arte a veces precisa de riesgo y de traición a la ortodoxia, algo que para los suecos a estas alturas ya no es necesario. En consecuencia, este LP es de una manufactura excelente, pero no representa algo novedoso. Meshuggah apostó a mantener, no a ganar.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Publicado

en

Dream Weapon

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa sorpresa viniendo de una banda como Genghis Tron. Luego de más de una década de ausencia discográfica, “Dream Weapon” es un giro inesperado, que deja la sensación de reinvención por sobre la consigna de continuidad. Un trabajo donde el riesgo es alto, pero cuyo resultado es sólido y mira hacia adelante.

El factor tiempo fue uno de los primeros ingredientes que componen este nuevo álbum. Ya han pasado 13 años desde que “Board Up The House” posicionó a la banda dentro de un espacio donde convive la música extrema con los arreglos electrónicos, marcando una huella profunda, que incluso suena novedosa en la actualidad. No fue hasta principios de este año que los estadounidenses dieron las primeras luces de un tercer trabajo. Mediante los singles “Dream Weapon”, “Ritual Circle” y “Pyrocene”, Genghis Tron despertaba interés y dejaba en claro que este retorno se articularía desde una fórmula diferente. Estos adelantos son, precisamente, una ventana al concepto sonoro del disco, donde las guitarras ceden protagonismo a los sintetizadores, generando composiciones sumamente hipnóticas, en las que los guiños al ambient y el krautrock viajan con fluidez a lo largo del tracklist.

La apertura instrumental con “Exit Perfect Mind” es el inicio apropiado para generar esta idea de abstracción y luego situarse de forma brusca en “Pyrocene”, donde las voces oníricas del sencillo despiertan otro de los factores más evidentes de este regreso. Mookie Singerman ya no forma parte del proyecto, dejando atrás los alaridos y abriéndole camino a un trabajo vocal más refinado a cargo de Tony Wolski. Del mismo modo, Nick Yacyshyn marca una diferencia significativa en comparación a las producciones anteriores. Las canciones se alejan de las máquinas de ritmos, optando esta vez por un sonido orgánico donde resalta la calidad artística del baterista, reconocido también por su banda mater, Sumac.

Más allá de descansar en los cortes de adelanto, “Dream Weapon” goza de un cuidado equilibrio y cohesión, que incluye interludios tales como “Desert Strais” y extensas composiciones donde se aprecia un sólido desarrollo de esta nueva etapa. “Alone In The Heart Of The Light” destaca como uno de los momentos más altos del álbum, donde la progresión de sintetizadores y cambios de ritmo no tienen nada que envidiar a su pasado más caótico, sino que nutren la versatilidad de la banda. Mediante una fórmula bastante similar, “Great Mother” es el cierre de este viaje surreal, que no deja de ser apoteósico ni demoledor, pese a la atípica aura de templanza que lo rodea.

En definitiva, el contundente retorno de Genghis Tron con “Dream Weapon” está compuesto de una serie de elementos frescos e inusuales, considerando la trayectoria de la banda, siendo un claro ejemplo de aquellos casos donde el factor sorpresa resulta una virtud más que un desacierto. Un cambio interesante, que deja el camino abierto y donde sólo el futuro dirá si se trata de una nueva faceta o tan sólo es un aire de experimentación por paisajes nebulosos y espaciales.


Artista: Genghis Tron

Disco: Dream Weapon

Duración: 45:31

Año: 2021

Sello: Relapse


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 5 días

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 5 días

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 3 semanas

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 1 mes

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Show Me How You Disappear Show Me How You Disappear
DiscosHace 1 mes

IAN SWEET – “Show Me How You Disappear”

En “Shapeshifter” (2016), Jilian Medford se presentó como IAN SWEET con una interesante propuesta de pop sucio cargado a las...

CARNAGE CARNAGE
DiscosHace 1 mes

Nick Cave & Warren Ellis – “CARNAGE”

En un mundo sin pandemia, Nick Cave & The Bad Seeds estaría girando alrededor del globo para presentar el excelente...

Ghost Tapes #10 Ghost Tapes #10
DiscosHace 1 mes

God Is An Astronaut – “Ghost Tapes #10”

En la Guerra de Vietnam, EE.UU. utilizó una campaña de terror psicológico llamada Operación Alma Errante (Operation Wandering Soul), consistente...

The Shadow I Remember The Shadow I Remember
DiscosHace 1 mes

Cloud Nothings – “The Shadow I Remember”

“The Shadow I Remember”, séptimo disco de Cloud Nothings, nace casi de la misma manera que su anterior lanzamiento de...

Little Oblivions Little Oblivions
DiscosHace 2 meses

Julien Baker – “Little Oblivions”

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto...

Publicidad
Publicidad

Más vistas