Conéctate a nuestras redes

Discos

Meshuggah – “The Violent Sleep Of Reason”

Publicado

en

Cuando se ha alcanzado cierto grado de madurez, es difícil arriesgar. El lograr reconocimiento es algo bastante complejo, por lo que generalmente cuando lo obtenemos hacemos todo lo posible por mantenerlo, sin aventurarlo a proyectos cuyos resultados pueden hacerlo perder por completo. En el mundo de la música moderna –como parte de la amalgama de la vida global– ocurre algo similar. Salvo algunos casos, por regla general, los artistas trazan una línea por donde transita su carrera con la menor cantidad de sobresaltos posibles, lo que les permite crear una sólida base de sustento y desde la cual erigen su legado. Así, por casi treinta años, Meshuggah se ha aferrado al pedestal de creación propia del cual hoy profitan demasiadas bandas bajo el rótulo de “djent” (que no es más que una copia con variaciones de lo que hacen los suecos). En tal entendido, la banda de Jens Kidman y compañía ha logrado consolidar un sonido único, consistente y característico, que fluye a través de una exquisita técnica y alambicados tempos, y “The Violent Sleep Of Reason” es una nueva muestra de aquello.

meshuggah-01En efecto, este álbum no evidencia una vuelta de tuerca a nada de lo que Meshuggah haya hecho previamente. Los riffs filosos están ahí, los contratiempos, los solos matemáticos, precisos y espinosos también. No es un nuevo “Nothing” (2002), álbum que significó una alteración a lo que venían haciendo. No, este disco es una consolidación de su carrera. Todos los elementos que han puesto a Meshuggah como una de las bandas más influyentes del último tiempo se encuentran presentes, pero con un plus: existen acertados guiños a sus trabajos más tempranos, pero hechos sin añoranza ni reciclados. Verbigracia, no es posible dejar de mencionar a “Our Rage Won’t Die”, quizás el mejor corte de este LP, el que recrea en cierta medida al final de los años 90, cuando “Chaosphere” (1998)  sacudió la escena rockera que se encontraba emponzoñada con bazofias MTV. Lo mismo ocurre con la apocalíptica “Violent Sleep Of Reason”, en donde las ocho cuerdas de Thordendal magnifican el caos programado por Tomas Haake en la batería y un Kidman que en todo el disco suena agresivo y denso, no percatando el oyente que ya va por sus cincuenta años.

Por lo anterior, “The Violent Sleep Of Reason” necesitaba de una producción mucho más fresca, y es aquí donde se nota la diferencia, por ejemplo, con Koloss (2012), con la máquina oyéndose demasiado perfecta. Este disco, por el contrario, es mucho más orgánico, porque los tonos bajos y el midtempo no campean a sus anchas, sino que a veces se detienen para liberar otras creaciones no tan ortodoxas, como “MonstroCity” o la caótica “Nostrum” (¡qué lujo el de Haake!). Empero, la receta que se arrastra desde el año 2002 igual encuentra buenos en ejemplares como “By The Ton” o  “Into Decay”.

meshuggah-02Este álbum seguramente no acarreará nuevos fans a Meshuggah, pero sí puede ser un hito para la banda en el sentido de que, ya con un recorrido frondoso a cuestas, ha encontrado en sus primeros trabajos una nueva fuerza creativa para dar vida a canciones más desprendidas de exactitud (hasta donde es posible señalar aquello, considerando la rigurosidad en la música de los suecos).”Born In Dissonance” es un prototipo de esta tesis, pues es dudoso que hubiese sido incluida en álbumes como “Catch Thirthythree” (2005), en donde el control del tiempo y el cauce del sonido se estructuran en una fórmula más exacta. Este aspecto, le da un toque diferente a este disco, y ciertamente lo aleja en términos cualitativos de sus últimas entregas.

En consecuencia, sería ridículo señalar que “The Violent Sleep Of Reason” no es un buen disco. Claro que lo es; su superioridad frente al estado actual del metal es incuestionable, pero, por otra parte, señala que Meshuggah no buscará agregar a su música otros elementos extraños a su método. El engranaje es uno y cualquier ajuste que se le haga no puede salir de la zona de confort. Aquello para sus fans es una buena noticia, pues tienen una garantía de calidad extendida, no obstante, el arte a veces precisa de riesgo y de traición a la ortodoxia, algo que para los suecos a estas alturas ya no es necesario. En consecuencia, este LP es de una manufactura excelente, pero no representa algo novedoso. Meshuggah apostó a mantener, no a ganar.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Cult Of Luna – “The Long Road North”

Publicado

en

The Long Road North

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas, tiempo que han dedicado para depurar un concepto cuyas principales directrices son la densidad y lo atmosférico. Con un buen puñado de discos a su haber, la banda ha sido capaz de evitar los clichés de un estilo altamente replicable y sofisticar su sonido hacia nuevos niveles en materias de producción, además de pulir sus habilidades para crear composiciones inmersivas y grandilocuentes.

Precisamente, la construcción de piezas extensas forma parte de la fórmula desde los primeros trabajos del conjunto. Y en “The Long Road North”, como primer ejemplo, “Cold Burn” es un inicio apabullante: con casi diez minutos de duración, la canción articula un crescendo en capas de sonido y tensión dramática, dando como resultado una obra monstruosa, donde el contenido lírico y la técnica vocal aportan en la creación de un imaginario gélido y colosal.

Continuando por el terreno que más les acomoda a los suecos, “An Offering To The Wild” es otro de los hitos monumentales. El crecimiento paulatino en cada sección, las melodías reiterativas y el peso instrumental como motor principal, hacen de esta canción uno de los momentos donde mejor se aprecian las cualidades atmosféricas de Cult Of Luna. Junto con darle nombre al disco, “The Long Road North” se posiciona desde una óptica más agresiva y disonante, recordando en cierta forma la fuerte dosis de intensidad en sus primeros trabajos. Siendo la última de las obras vastas de este álbum, “Blood Upon Stone” logra sacar provecho de la estructura habitual de la banda, donde su desarrollo medio adquiere un carácter contemplativo, y en cuyo cierre se aprecian con mayor notoriedad los arreglos de sintetizador.

Con el propósito de otorgar aire al ritmo de escucha, el álbum también se sostiene de pasajes con menor grado de duración y estridencia, operando como puntos de unión entre aquellos tracks de mayor espesor. El sonido espacial de “Full Moon” es la antesala instrumental para la composición que nombra a este trabajo, mientras que “Beyond I” se mueve por espacios etéreos, aprovechando la expresividad interpretativa de Mariam Wallentin. “Into The Night” también aporta con voces limpias, cuyos matices con referencias góticas la constituyen como un intervalo anecdótico, alejándose de la norma que prima en el disco. “Beyond II” es un cierre suave, donde los arreglos ambientales otorgan un carisma fantasmagórico y sellan un momento de calma durante los últimos minutos de un intenso transcurso.

Sin alejarse de la dirección que han mostrado anteriormente, “The Long Road North” es una pieza que reafirma la capacidad de Cult Of Luna para crear obras cautivadoras y consistentes, pese a lo extenuante que pueda resultar para algunas audiencias, principalmente debido a su duración. Ya sea por su evidente evolución musical o por la pulcritud en su producción, los suecos mantienen vigente su habilidad para expandir los límites de una propuesta que pareciera ser inabarcable, construyendo escenarios llenos de epicidad a lo largo de un recorrido lento y extenso de sonoridades boreales.


The Long Road NorthArtista: Cult Of Luna

Disco: The Long Road North

Duración: 69:01

Año: 2022

Sello: Metal Blade


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 6 horas

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 6 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 1 semana

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas