Conéctate a nuestras redes

Discos

Meshuggah – “The Violent Sleep Of Reason”

Publicado

en

Cuando se ha alcanzado cierto grado de madurez, es difícil arriesgar. El lograr reconocimiento es algo bastante complejo, por lo que generalmente cuando lo obtenemos hacemos todo lo posible por mantenerlo, sin aventurarlo a proyectos cuyos resultados pueden hacerlo perder por completo. En el mundo de la música moderna –como parte de la amalgama de la vida global– ocurre algo similar. Salvo algunos casos, por regla general, los artistas trazan una línea por donde transita su carrera con la menor cantidad de sobresaltos posibles, lo que les permite crear una sólida base de sustento y desde la cual erigen su legado. Así, por casi treinta años, Meshuggah se ha aferrado al pedestal de creación propia del cual hoy profitan demasiadas bandas bajo el rótulo de “djent” (que no es más que una copia con variaciones de lo que hacen los suecos). En tal entendido, la banda de Jens Kidman y compañía ha logrado consolidar un sonido único, consistente y característico, que fluye a través de una exquisita técnica y alambicados tempos, y “The Violent Sleep Of Reason” es una nueva muestra de aquello.

meshuggah-01En efecto, este álbum no evidencia una vuelta de tuerca a nada de lo que Meshuggah haya hecho previamente. Los riffs filosos están ahí, los contratiempos, los solos matemáticos, precisos y espinosos también. No es un nuevo “Nothing” (2002), álbum que significó una alteración a lo que venían haciendo. No, este disco es una consolidación de su carrera. Todos los elementos que han puesto a Meshuggah como una de las bandas más influyentes del último tiempo se encuentran presentes, pero con un plus: existen acertados guiños a sus trabajos más tempranos, pero hechos sin añoranza ni reciclados. Verbigracia, no es posible dejar de mencionar a “Our Rage Won’t Die”, quizás el mejor corte de este LP, el que recrea en cierta medida al final de los años 90, cuando “Chaosphere” (1998)  sacudió la escena rockera que se encontraba emponzoñada con bazofias MTV. Lo mismo ocurre con la apocalíptica “Violent Sleep Of Reason”, en donde las ocho cuerdas de Thordendal magnifican el caos programado por Tomas Haake en la batería y un Kidman que en todo el disco suena agresivo y denso, no percatando el oyente que ya va por sus cincuenta años.

Por lo anterior, “The Violent Sleep Of Reason” necesitaba de una producción mucho más fresca, y es aquí donde se nota la diferencia, por ejemplo, con Koloss (2012), con la máquina oyéndose demasiado perfecta. Este disco, por el contrario, es mucho más orgánico, porque los tonos bajos y el midtempo no campean a sus anchas, sino que a veces se detienen para liberar otras creaciones no tan ortodoxas, como “MonstroCity” o la caótica “Nostrum” (¡qué lujo el de Haake!). Empero, la receta que se arrastra desde el año 2002 igual encuentra buenos en ejemplares como “By The Ton” o  “Into Decay”.

meshuggah-02Este álbum seguramente no acarreará nuevos fans a Meshuggah, pero sí puede ser un hito para la banda en el sentido de que, ya con un recorrido frondoso a cuestas, ha encontrado en sus primeros trabajos una nueva fuerza creativa para dar vida a canciones más desprendidas de exactitud (hasta donde es posible señalar aquello, considerando la rigurosidad en la música de los suecos).”Born In Dissonance” es un prototipo de esta tesis, pues es dudoso que hubiese sido incluida en álbumes como “Catch Thirthythree” (2005), en donde el control del tiempo y el cauce del sonido se estructuran en una fórmula más exacta. Este aspecto, le da un toque diferente a este disco, y ciertamente lo aleja en términos cualitativos de sus últimas entregas.

En consecuencia, sería ridículo señalar que “The Violent Sleep Of Reason” no es un buen disco. Claro que lo es; su superioridad frente al estado actual del metal es incuestionable, pero, por otra parte, señala que Meshuggah no buscará agregar a su música otros elementos extraños a su método. El engranaje es uno y cualquier ajuste que se le haga no puede salir de la zona de confort. Aquello para sus fans es una buena noticia, pues tienen una garantía de calidad extendida, no obstante, el arte a veces precisa de riesgo y de traición a la ortodoxia, algo que para los suecos a estas alturas ya no es necesario. En consecuencia, este LP es de una manufactura excelente, pero no representa algo novedoso. Meshuggah apostó a mantener, no a ganar.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Publicado

en

Back Your Head Off, Dog

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta nueva generación de rock de guitarras. Dentro de esta coyuntura, Hop Along se alza como una de las agrupaciones estandartes del recambio. Lo que nace como el proyecto solista de la líder, vocalista y guitarrista, Frances Quinlan, ha evolucionado a una de las bandas mejor valoradas del circuito indie estadounidense, recibiendo miles de elogios con cada uno de sus álbumes, y este, su tercero, no es la excepción. Con un sonido un tanto más maduro que sus predecesores, “Bark Your Head Off, Dog” da señales de un trabajo más cooperativo dentro de la agrupación, así como una cercanía más palpable con el rock universitario que paulatinamente popularizó R.E.M. durante los 80.

Canciones tan sencillas, que llegan a encantar. Esa es la estrategia que el cuarteto pone en juego en los nueve tracks que dan vida a este nuevo lanzamiento. Simpleza de la cual habla –valga la redundancia– “How Simple”, una jovial pieza de indie rock que introduce beats bailables, los que llenan de alegría pese a lo emotivo de la letra. En “Somewhere A Judge” encontramos evidencia de la madurez sónica que ha alcanzado la banda. Con lúdicos arreglos de guitarra por parte de Joe Reinhart y la dulce lírica sobre el inevitable regreso a lugares y personas, estamos frente a uno de los momentos interesantes del LP. Volviendo a la raíz folk que vio nacer el proyecto de Frances como solista en un ya lejano 2004, la sureña –en términos del país del norte– serenata adolescente “How You Got Your Limp” nos inunda de ternura.

Fórmula similar repite “No Abel”: aunque también parece una aventura en solitario, progresivamente encuentra una comunión perfecta con el resto de los músicos, quienes se acomodan perfectamente a la emocionalidad que la vocalista pretende entregar, por lo mismo, hay que tener mucha atención con el final. Por su parte, “The Fox In Motion” nos ofrece un interesante juego de guitarras, y nos recuerda el gran trabajo realizado en “Painted Shut” (2015), su aclamado anterior lanzamiento. Con hermosos colores vocales, “One That Suits Me” presenta un balance entre las vetas indie de rock y folk que explota la agrupación. Junto a esto, se agradece el guiño noise al cierre (se recomienda buscar el cover que junto a Cap’n Jazz realizan de “100%” de los eternos Sonic Youth).

De una sencilla pero pegajosa base compuesta por la batería de Mark Quinlan y el bajo de Tyler Long, además de danzantes fraseos de guitarra y un sobrio y potente coro, “What The Writer Meant”, casi en el cierre, es otro de los peaks creativos de “Bark Your Head Off, Dog”. La genialidad continúa con “Look Of Love”, la cual –no menos rockera que su antecesora– regresa a la sonoridad más juvenil y romántica de la banda; es de sus poco más de seis minutos de duración y extenso poema que se desprende el nombre del álbum. Para terminar con este melancólico paseo, “Prior Things” ofrece una mezcla entre indie folk y un sonido más country, en donde el acompañamiento de violines es protagonista por largo rato, gracias a su gran trabajo armónico.

Con su tercer larga duración, los de Philadelphia confirman la llamada a ser cabecillas de la nueva camada de protagonistas femeninas que mantienen al rock con vida en estos turbulentos años, donde la masculinidad ha ensuciado lo que siempre se ha entendido como un movimiento de liberación. Simples, poperos, joviales y siempre románticos, la amalgama, pese a no ser genuina, es avasalladoramente hermosa. Si a eso se le suma el siempre bien recibido folk, no hay oído agringado que se resista. Mejor aún es que en Hop Along, pese al éxito, no parece haber tentativas de querer entrar al mainstream. Y aunque suenen un poco suaves en su propuesta, en esa negativa a abandonar el nido es donde reside la esencia rockera de Frances y los suyos. Porque de eso se trataba el indie, ¿no es así?


Artista: Hop Along

Disco: Bark Your Head Off, Dog

Duración: 40:09

Año: 2018

Sello: Saddle Creek


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 1 mes

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas