Conéctate a nuestras redes

Discos

Meshuggah – “The Violent Sleep Of Reason”

Publicado

en

Cuando se ha alcanzado cierto grado de madurez, es difícil arriesgar. El lograr reconocimiento es algo bastante complejo, por lo que generalmente cuando lo obtenemos hacemos todo lo posible por mantenerlo, sin aventurarlo a proyectos cuyos resultados pueden hacerlo perder por completo. En el mundo de la música moderna –como parte de la amalgama de la vida global– ocurre algo similar. Salvo algunos casos, por regla general, los artistas trazan una línea por donde transita su carrera con la menor cantidad de sobresaltos posibles, lo que les permite crear una sólida base de sustento y desde la cual erigen su legado. Así, por casi treinta años, Meshuggah se ha aferrado al pedestal de creación propia del cual hoy profitan demasiadas bandas bajo el rótulo de “djent” (que no es más que una copia con variaciones de lo que hacen los suecos). En tal entendido, la banda de Jens Kidman y compañía ha logrado consolidar un sonido único, consistente y característico, que fluye a través de una exquisita técnica y alambicados tempos, y “The Violent Sleep Of Reason” es una nueva muestra de aquello.

meshuggah-01En efecto, este álbum no evidencia una vuelta de tuerca a nada de lo que Meshuggah haya hecho previamente. Los riffs filosos están ahí, los contratiempos, los solos matemáticos, precisos y espinosos también. No es un nuevo “Nothing” (2002), álbum que significó una alteración a lo que venían haciendo. No, este disco es una consolidación de su carrera. Todos los elementos que han puesto a Meshuggah como una de las bandas más influyentes del último tiempo se encuentran presentes, pero con un plus: existen acertados guiños a sus trabajos más tempranos, pero hechos sin añoranza ni reciclados. Verbigracia, no es posible dejar de mencionar a “Our Rage Won’t Die”, quizás el mejor corte de este LP, el que recrea en cierta medida al final de los años 90, cuando “Chaosphere” (1998)  sacudió la escena rockera que se encontraba emponzoñada con bazofias MTV. Lo mismo ocurre con la apocalíptica “Violent Sleep Of Reason”, en donde las ocho cuerdas de Thordendal magnifican el caos programado por Tomas Haake en la batería y un Kidman que en todo el disco suena agresivo y denso, no percatando el oyente que ya va por sus cincuenta años.

Por lo anterior, “The Violent Sleep Of Reason” necesitaba de una producción mucho más fresca, y es aquí donde se nota la diferencia, por ejemplo, con Koloss (2012), con la máquina oyéndose demasiado perfecta. Este disco, por el contrario, es mucho más orgánico, porque los tonos bajos y el midtempo no campean a sus anchas, sino que a veces se detienen para liberar otras creaciones no tan ortodoxas, como “MonstroCity” o la caótica “Nostrum” (¡qué lujo el de Haake!). Empero, la receta que se arrastra desde el año 2002 igual encuentra buenos en ejemplares como “By The Ton” o  “Into Decay”.

meshuggah-02Este álbum seguramente no acarreará nuevos fans a Meshuggah, pero sí puede ser un hito para la banda en el sentido de que, ya con un recorrido frondoso a cuestas, ha encontrado en sus primeros trabajos una nueva fuerza creativa para dar vida a canciones más desprendidas de exactitud (hasta donde es posible señalar aquello, considerando la rigurosidad en la música de los suecos).”Born In Dissonance” es un prototipo de esta tesis, pues es dudoso que hubiese sido incluida en álbumes como “Catch Thirthythree” (2005), en donde el control del tiempo y el cauce del sonido se estructuran en una fórmula más exacta. Este aspecto, le da un toque diferente a este disco, y ciertamente lo aleja en términos cualitativos de sus últimas entregas.

En consecuencia, sería ridículo señalar que “The Violent Sleep Of Reason” no es un buen disco. Claro que lo es; su superioridad frente al estado actual del metal es incuestionable, pero, por otra parte, señala que Meshuggah no buscará agregar a su música otros elementos extraños a su método. El engranaje es uno y cualquier ajuste que se le haga no puede salir de la zona de confort. Aquello para sus fans es una buena noticia, pues tienen una garantía de calidad extendida, no obstante, el arte a veces precisa de riesgo y de traición a la ortodoxia, algo que para los suecos a estas alturas ya no es necesario. En consecuencia, este LP es de una manufactura excelente, pero no representa algo novedoso. Meshuggah apostó a mantener, no a ganar.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Deftones – “Ohms”

Publicado

en

Ohms

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado nü metal, que vio nacer y morir a variados proyectos, quedó atrás y es nada más que un rótulo para una banda que rápidamente expandió sus horizontes. Así ha sido el recorrido de Deftones que, con nueve discos, se sacudió del estereotipo para desembocar en álbumes como “Ohms”.

Y es que su último trabajo va más allá de lo etéreo y las atmósferas. O, al menos, desde otra perspectiva. Pese a ser una banda que transita por intensas sensaciones, nunca había estado tan clara la línea entre aquellos elementos. Gracias al reencuentro con Terry Date, un viejo conocido en la producción (“Adrenaline”, “Around The Fur”, “White Pony”, “Deftones”), la banda plantea un interesante equilibrio: los arreglos conviven –y se escuchan– sin quitarse protagonismo. No sobran, no son caprichosos, no son antojadizos.

“Genesis” y “Ceremony” representan un poco aquella relación. La primera, como single, elevó las expectativas y cumplió. Por su parte, el segundo track, mucho más melódico y limpio, permite apreciar mejor los matices que estarán presentes a lo largo del álbum. Es difícil exigirles siempre un poco más a bandas como Deftones, ya que a estas alturas el conjunto no necesita demostrar más que calidad; su sonido se encuentra tan arraigado, que toda sorpresa es un detalle más de una meticulosa producción.

Resulta curioso que aquellos detalles esta vez no quedaron a cargo de las cuerdas y un par de efectos, sino que pasaron a ser administrados con mayor protagonismo por Frank Delgado en los sintetizadores y máquinas. Así, todo dialoga orgánicamente a la par de un inspirado Stephen Carpenter, que se atreve a jugar con los compases, como en “Urantia”, y se desata con estridencia en los ensordecedores pasajes de “Error” y la bella “Pompeji”, quizá la canción más completa del disco. Toda esa potencia y densidad puede responder a muchas variantes y posibilidades. ¿Cómo hacer contrapeso y acompañar a Carpenter? ¿Es más que una decisión estética que en cada disco sume más cuerdas a la guitarra principal?

La seguridad que entrega Sergio Vega en el bajo ha sido un aporte de frescura y actitud, como queda demostrado en “Radiant City”. Si bien, su participación en la banda ya cumple cuatro álbumes, hoy más que nunca se trata de su disco, y “Ohms” debería ser revisado bajo su prisma. Su presencia es aglutinante, está sumamente marcada y funciona en complicidad. Según entrevistas, Vega aportó activamente en la composición y con los riffs más potentes, asumiendo ese rol de compañía y contraparte. Su estilo no pasa inadvertido y ha potenciado varias virtudes del grupo. Por un lado, las guitarras más graves de Carpenter y, por otro, las baterías de un Cunningham menos atrevido, pero manteniéndose igual de intenso.

Con “Ohms”, más allá del cliché que puede significar volver a los orígenes, Deftones ha sabido administrar un concepto más que robusto, que no descansa tan sólo en un desfile de distorsiones para riffs profundos y veloces. Su complejidad radica en las posibilidades que exploran con el pasar del tiempo, dotando a sus canciones de una sensibilidad e intimidad que dialoga con una experiencia oscura y agresiva.


Artista: Deftones

Disco: Ohms

Duración: 46:17

Año: 2020

Sello: Reprise


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 1 día

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 2 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 5 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 6 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 7 días

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas