Conéctate a nuestras redes
Catharsis Catharsis

Discos

Machine Head – “Catharsis”

Publicado

en

En este espacio siempre se ha destacado a aquellos artistas que salen de su zona de confort para explorar parajes nuevos. Se han escrito líneas de reconocimiento cuando grupos experimentan con sonidos que quizás le son ajenos y salen airosos. Y es que aquella inquietud mantiene viva la llama de la música. La eterna repetición tiende a asfixiar la creatividad, no obstante, se está lejos de creer que toda búsqueda sin más produce buenos resultados toda vez que esta debe ir necesariamente con el sello personal del artista, algo que comúnmente se conoce como “estética”, que es la forma en la que este canaliza los elementos que va encontrando en su experimentación. Bandas como Opeth, Mastodon o los mismos Metallica son excelentes ejemplos en el metal de reinvención musical sin perder la mirada propia. Ahora bien, lamentablemente, “Catharsis”, el último disco de Machine Head, siendo también una apuesta de Robb Flynn, no es posible ponerlo en esa misma categoría, pues falla en muchos sentidos.

De partida, existe un elemento que subyace todo el álbum: la figura del frontman que se entromete en cada minuto sin respetar la estética que antes se reseñaba. Pareciera ser que no hubo ninguna clase de discriminación de qué suena bien o mal al momento de componer y grabar, y eso es grave, toda vez que –sin temor a equívocos– existen canciones que nunca debieron ser consideradas para el LP y otras que, si bien tienen potencial, caen por la falta de contención del líder de la banda.

Entre las primeras está “Bastards”. El folk anti-Trump de Flynn sonaba bien cuando fue lanzada en YouTube un día después de la elección estadounidense, entendiéndose como rabia espontánea del artista. No obstante, la versión del disco está terriblemente producida, pues su estilo se asemeja más a Tenacious D que a un intento genuino por provocar un himno contra el conservadurismo. Qué decir del impulso rap metal tipo Emmure o Attila en “Triple Beam”, la que, si bien entretiene, en términos estilísticos es pobre y de ninguna manera se condice con el catálogo de la banda. Existen otras canciones cuya falla radica en las letras y la tonalidad de Flynn. “California Bleeding” no deja de ser interesante, pero el ímpetu de Robb en la melodía punk pop y letra, sin ningún tipo de cedazo, la hace ser casi risible. Y es que sólo el poder absoluto del cantante explica que ninguno de los otros tres integrantes se haya opuesto a frases sin contexto como “me hicieron sexo oral bajo el cartel de Fresno” o “estoy comiendo vagina en un basurero” (en el insulso homenaje a Lemmy en “Razorblade Smile”).

En otro plano, la carencia de depuración hace que algunos temas rocen el plagio, aun cuando musicalmente son buenos. El riff principal de “Beyond The Pale” es idéntico al de “Love?” de Strapping Young Lad, el de “Volatile” similar al de “Cleansation” de Chimaira, el coro de “Grind You Down” al de “No Life” de Slipknot. Y así, lo que pudieron haber sido canciones decentes se ven estropeadas. Por otro lado, existe un ingente número de temas insípidos que nada aportan al historial formidable de la banda, como la genérica y ya señalada “Grind You Down”, la aburrida “Psychotic” o la etérea “Eulogy”, confirmando así la falta de dirección del álbum.

En cualquier caso, y más allá de las malas decisiones, el talento de la banda se mantiene intacto. Los solos de Phil Demmel, los beats de Dave McClain, la impresionante segunda voz de Jared MacEachern (quien brilla en la accesible “Screaming At The Sun”) y, por qué no, la fuerza incombustible de Flynn, recrean espacios sonoros que valen la pena escuchar, como  en la intensidad de “Heavy Lies The Crown”, en donde además el dramatismo teatral se canaliza de manera apropiada; en la innovación acústica de la excelente “Behind A Mask”; en la buena factura de “Hope Begets Hope” o en el aura progresiva más melódica del tema “Catharsis”. En otras palabras, la capacidad no se ha ido, sólo que se aplicó en forma errónea.

Robb Flynn había anticipado que “Catharsis” sería el disco más melódico de Machine Head y eso mantenía la expectación sobre qué harían cuatro grandes músicos en un plano distinto en el que se desenvuelven. Lo que no advirtió fue que su excelsa personalidad inundaría cada rincón del disco, transformándolo a veces en una bacanal sonora sin guion ni relato. En ese sentido, uno eventualmente puede disfrutar “Catharsis”, pero a la larga cansa, y por eso será una de las decepciones del año.


Artista: Machine Head

Disco: Catharsis

Año: 2018

Duración: 74:26

Sello: Nuclear Blast


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Publicado

en

The Mars Volta

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado todo lo permitido dentro de las posibilidades. Ese dilema es algo que, tarde o temprano, termina aquejando a las mentes maestras del progresivo, y si Steven Wilson ha sido capaz de cambiar su orientación sonora en su material solista al diferenciarse de Porcupine Tree, Omar Rodríguez-López y Cedric Bixler-Zavala han hecho lo mismo para no mancillar la etiqueta de rock progresivo de The Mars Volta al adentrarse en otros sonidos con proyectos como At The Dive-In, De Facto, Antemasque, Kimono Kult, Bosnian Rainbows y un sinfín de agrupaciones. Ahora, ambos músicos deciden renovar el sonido de un nombre tan querido como este, al romper cualquier parámetro preestablecido de su fórmula y hacer algo que se diferencie considerablemente de lo ofrecido hasta ahora.

Unos cuantos adelantos bastaron para alegrar a los fans respecto al regreso de The Mars Volta, pero no así para generar muchas expectativas ante su eventual nuevo disco de estudio. La última placa del conjunto hace ya una década, “Noctourniquet”, cumplió correctamente con los estándares esperables para un disco de la dupla Rodríguez-López y Bixler-Zavala, pero se alejó de ser una de las obras más recordadas de un proyecto cuyo catálogo ha entregado joyas sonoras y creativas. Incluso en un terreno tan extenso como el progresivo, la banda ya había abarcado bastante entre las múltiples opciones posibles, por lo que este regreso discográfico da en el clavo al adentrarse en algo que, hasta ahora, no habían explorado del todo: su propia versión del pop, como asegura la banda a la hora de etiquetar las radiales y estructuralmente accesibles melodías que ofrece este trabajo homónimo.

Es curioso que, siendo su séptimo álbum, recién sea el primero titulado sencillamente con el nombre de la agrupación, pero esa decisión se justifica al desentramar lo que refleja el disco, exponiendo un ejercicio de cómo The Mars Volta es una entidad que deconstruye, analiza y reestructura los cánones de diferentes géneros para ofrecer una versión de ellos con un giro de tuerca propio, ya sea en la intensa “Graveyard Love” o las reminiscencias latinas que ofrecen tracks como “Blacklight Shine” o “Que Dios Te Maldiga Mi Corazón”, cantada en español e inglés con una sutileza propia de la voz de Cedric, capaz de invocar una fuerza interpretativa que deambula entre distintos conceptos y metáforas, muchas veces de una explicación más compleja que la necesaria, como todo brillante trabajo abstracto. Aunque las letras sean mucho menos crípticas que de costumbre, el misterio de las oraciones recitadas casi como mantras repercute perfectamente en la impecable sección instrumental del disco.

De igual forma, esa propia versión del pop que menciona el dúo es algo que no termina de cuajar en algo derechamente mainstream, y esto se debe principalmente a la influencia de artistas como David Bowie o Peter Gabriel que han citado para este trabajo, centrándose en la capacidad que ambos tienen de crear un área gris en donde se mantengan en una posición al filo de la orientación más popular, pero con los elementos viejos de su etapa progresiva siempre ahí. “Shore Story” es, por ejemplo, una composición que perfectamente puede sonar en una radioemisora junto a artistas de música más alternativa, como Beach House, The xx o el icónico proyecto Bosnian Rainbows del propio Omar, mientras que “Cerulea” podría ser el track de descanso dentro de toda la intensidad contenida en un álbum de At The Drive-In. Y si bien no es una inspiración directa, el rock alternativo moderno se puede escuchar en canciones como “Flash Burns From Flashbacks” o “No Case Gain”, donde la elegancia de The Mars Volta evita que caigan en cualquier tipo de cliché o parodia. Finalmente, ejemplos como “Palm Full Of Crux”, “Equus 3” o el cierre con “Collapsible Shoulders” y “The Requisition”, evidencian algo concreto: la banda es capaz de refrescarse sin tomar prestado de manera excesiva.

Como todo buen disco de progresivo, la séptima placa de The Mars Volta es un trabajo de cocción lenta y una digestión incluso más pausada, debido a que los más reacios a salirse de la fórmula de guitarras, batería y cambios de ritmo a toda velocidad les costará enganchar con un trabajo que no transita entre la calma y la tempestad, sino que entre la intensidad y la elegancia de la interpretación, dando como resultado un sonido más aterrizado y robusto, sin exponer muchas fracturas en el camino. La fuerza creativa del dúo está más desatada que nunca y, aunque esos elementos comunes que se encuentran en todos sus proyectos siguen inevitablemente ahí, sí se desmarca por una serie de factores como un disco de The Mars Volta, donde la mejor forma en que la banda comprueba su identidad es en demostrar su inigualable manera de interpretar.


The Mars VoltaArtista: The Mars Volta

Disco: The Mars Volta

Duración: 44:45

Año: 2022

Sello: Clouds Hill


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 5 días

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 3 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 4 semanas

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 1 mes

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 2 meses

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 2 meses

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas