Contáctanos

Discos

Linkin Park – Living Things

Publicado

en

Los años de gloria del sub género musical conocido como nü-metal, han quedado en el pasado. Sus más grandes exponentes, tales como Limp Bizkit o Korn, han sobrevivido durante esta década a base de los éxitos que cosecharon a principio del milenio, o  aventurándose en experimentos musicales, cuyo éxito mediático ha sido bastante irregular. Sin embargo, Linkin Park, sigue ocupando las cabeceras de cartel de los festivales más prestigiosos del mundo, y a pesar de que ya no cuentan con la misma recepción de hace unos años, han sabido manejar su carrera de manera muy inteligente, ya sea interpretando el tema central del blockbuster de turno, o dando un vuelco a su sonido e imagen como grupo, marginándose del estigma de “banda adolescente símbolo de MTV”, para aspirar a palabras mayores. Pretensión, puede ser la palabra que mejor define al Linkin Park de esta época, tratando de demostrar que son más que un montón de riffs pesados, scratches sintetizados y letras emocionales con sabor teenager, que a fin de cuentas, son el principal atractivo de los californianos.

Hoy, Linkin Park busca seguir la senda que cosecharon con “A Thousand Suns” (2010), jugando a ser una especie de Pink Floyd del siglo XXI, a base de composiciones que buscan la creación de espacios y atmósferas, y la idea de un álbum como concepto, más que un conjunto de canciones. A su vez, las guitarras quedaban en un segundo plano, para dejar a los sintetizadores como instrumentos principales, mientras que la repetida –pero efectiva- fórmula de temas como “In The End” o “Crawling”, era remplazada por la pomposidad épica de tracks como “The Catalyst” o el pop de “Waiting For The End”, demostrando la necesidad de no encasillarse en un estilo en particular, pero también, dejando patente su desorientación en cuanto al camino que debían recorrer para llegar a su ambiciosa meta. “A Thousand Suns” significó el cambio de dirección oficial y contundente por parte de la banda, el cual provocó opiniones disímiles en su fanaticada, entre los que apoyaban este nuevo viaje, y los que decidían pasar de este “experimento”, añorando que en un próximo lanzamiento regresaran a sus raíces. “Living Things” llega para reavivar la disyuntiva, como una confirmación de que Linkin Park avanza hacia nuevo norte, o enfrenta su inevitable camino hacia el olvido. Depende, obviamente, del lugar desde donde se mire.

“Living Things” comienza con “Lost In The Echo”, donde los sintetizadores de Joe Hahn conforman el 90% de la canción, eso sumado a los fraseos de Mike Shinoda y los coros de Chester Bennington, terminan por condensar el sonido de la placa. Brad Delson (guitarra), Dave Farrell (bajo) y Rob Bourdon (batería), funcionan como mero acompañamiento para las saturadas capas de efectos, reemplazando incluso a la batería por bases sintetizadas, tal como ocurre en “In My Remains” y en “Burn It Down”, primer single del disco, muy en la onda de temas como “What I’ve Done”, esta vez dotando de mayor relevancia a la electrónica, consiguiendo un tema bastante pegajoso.

Una suerte de híbrido entre el Linkin Park de antaño y su encarnación actual, se da lugar en  “Lies Greed Misery”, donde potentes bajos acompañan el fraseo de Shinoda, para terminar con los desgarradores gritos de Chester. “I’ll Be Gone” vuelve a las reminiscencias de los primeros discos, en la línea de temas como “Somewhere I Belong” o “Numb”, y que seguramente estará presente en los próximos setlists de la banda.

La nueva faceta de los americanos se deja caer con “Castle Of Glass”, encontrando un balance en cuanto a la línea del disco, y dar forma a un tema que logra ser solvente por sí mismo. No ocurre lo mismo con “Victimized”, la canción más pesada del LP, cuya corta duración la transforma en un fragmento de la segunda parte de “Living Things”, segmento en donde se vuelve a caer en los vicios de “A Thousand Suns”.

“Roads Untraveled” y “Skin To Bone” son monótonas y repetitivas, sostenidas sobre una base electrónica, donde las voces del dueto de cantantes se limitan a rellenar con estrofas y coros majaderos con aires existencialistas, que en este tono, no logran cuajar. El letargo continúa con “Until It Breaks”, que contiene un par de matices, pero no es capaz de levantar el vuelo. “Tinfoil” es la introducción para “Powerless”, última canción de la placa, cerrando un disco que se desinfla a lo largo de la escucha.

Linkin Park parece tener las cosas claras en cuanto a sus ambiciones, no así en cómo lograrlas. “Living Things” suena a repetición, y no sólo en lo musical, sino que también en los defectos de su propuesta. Un quiero y no puedo, que hasta el momento no ha presentado problemas, ya que la fascinación de los músicos con su material es absoluta, y sigue entregando dividendos favorables. Quizás acertaron en el camino, y ahora están haciendo la música que siempre han querido hacer. Quizás somos nosotros los que no hemos sabido comprender su nueva faceta. Lo cierto es que la tenacidad y frescura que expelían sus primeros trabajos, que aunque adolescentes e impulsivos, siguen pesando mucho más que este intento de sofisticación y madurez.

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

  1. Pablo

    28-Jun-2012 en 12:40 pm

    ufffffff mal!

  2. José

    29-Jun-2012 en 12:22 am

    Por mi parte lo encontre un gran disco, un renacimiento, una mezcla entre lo nuevo y lo viejo de Linkin Park como dijo Mike utilizaron todas las herramientas que han ido juntado en su carrera.

  3. Marco Moya

    29-Jun-2012 en 4:48 pm

    No lo he escuchado aun, ni tengo ganas… sinceramente creo que deberian hasta cambiar de nombre, ya que ni reminiscencias de Linkin Park original quedan desde a thousand suns…. mal mal mal

  4. Alex

    30-Jun-2012 en 5:06 pm

    En lo personal me atrevo a decir que me gusta más este material que el de ATS o MTM.
    Los anteriores eran un estilo lento, casi depresivo y aburrido, pero Living Things es más “dramático”, más dinámico, Ruidoso…
    No volverán a ser lo que eran antes, aceptemoslo, pero son de esas pocas bandas que no son repititivas como en su tiempo fueron Korn, Limp Bizkit, Deftones etc. que ya no logran componer nada decente.

    • R!

      06-Jul-2012 en 10:28 am

      Deftones no logra componer nada decente? Vaya a lavarse la boca mejor y escuche “Diamond Eyes” que no es 1 ni 2 ni 3.. 1000 veces mejor disco que éste.

    • Felipe

      10-Jul-2012 en 4:13 pm

      Jajajajajaj Deftones nada decente? Viejo porfavor, dese el tiempo de escuchar su ultimo disco. Asuma que linkin park no es lo que era.

    • Mutan Rashen

      12-Jul-2012 en 1:37 pm

      En serio? Es broma? DEFTONES logra hacer lo que ninguna otra banda puede hacer, que es sorprender y superar sus trabajos anteriores, hay una “madurez” en la composición, en las letras y en todo, Diamond Eyes y el homónimos son obras de arte.
      Cotonitos para ud. Alex.

      • Cristian

        30-Abr-2014 en 2:53 pm

        compadre el Diamond eyes es un Pedazo de Disco… creo que el Koi no Yokan no lo supero.. Deftones esta en una liga aparte.. lo unico que hecho de menos son los temas antiguos que hacia coro Chi Cheng 🙁 , Vega parece ke tiene miedo de gritar en Engine n°9 o My oh Summer.

  5. PXN

    30-Jun-2012 en 5:21 pm

    Ya lo escuche completo 10 veces y coincido que Me gusta este material más que los dos anteriores

    Lo mejor: Lost In The Echo representa el Linkin Park que se vendrá en los próximos años.
    Lo Peor:I´ll Be Gone, no se por qué me recuerda una canción de Britney Spears (la odio pero siempre esta en la radio)

  6. Pablo

    12-Jul-2012 en 11:14 am

    TIENE EL GUSTO EL EL POTO SEÑOR

Responder

Discos

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

Publicado

en

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto y así esclarecer las ideas para dar el siguiente paso. Bajo ese escenario, Lee Ranaldo optó por alejarse de todo lo que ya había hecho, intentando encontrar un sonido más acústico y dándole un pequeño giro a su proyecto Lee Ranaldo And The Dust. Así fue como el músico lanzó “Acoustic Dust” (2014), donde versionó de un modo más desnudo las canciones de “Last Night On Earth” (2013), único LP de este proyecto. Ese último período supuso un tiempo en España, donde el ex guitarrista de Sonic Youth comenzó a trabajar con el productor Raúl Fernández para trazar las líneas de su siguiente trabajo de estudio, “Electric Trim”, que refleja todo lo aprendido durante este viaje musical.

El sentido introspectivo y personal se siente de inmediato: canciones como “Moroccan Mountains”, “Uncle Skeleton” o “Let’s Start Again” demuestran la melancolía característica en la música del cano guitarrista, quien se apoyó en muchos de sus amigos y colaboradores recurrentes para concebir este trabajo de estudio. Una de esas colaboradoras es la cantante Sharon Van Etten, quien acompaña a Lee en la canción “Last Looks”, con una armonía natural que fluye muy bien, recordando mucho el intercambio que Lou Reed y Nico realizaban en The Velvet Underground. Esto último no es al azar, el propio Ranaldo ha establecido al autor de “Perfect Day” como una de sus inspiraciones más grandes a nivel musical y artístico.

Pese a muchos significados, el título del álbum se puede traducir como “ajuste eléctrico”, algo que refleja muy bien lo que realiza Lee mediante estas composiciones. “Circular (Right As Rain)”, “Electric Trim” y “Purloined” se entreven como un ajuste de la furiosa y estridente composición que el músico deja caer regularmente dentro de sus canciones. Ranaldo siempre fue la parte más “limpia” de Sonic Youth, más melódico y calmo que su compañero Thurston Moore, pero cuando se trataba de meter ruido, lo hacía sin mayores problemas, y lo siguió haciendo también en “Between The Times And The Tides” (2012), el que es, técnicamente, el trabajo que antecede a “Electric Trim” dentro de su carrera solista.

Con un cierre a la altura, “Thrown Over The Wall” se presenta como una canción tranquila y bien estructurada, que va progresando hasta un estado más psicodélico y místico, dando el paso perfecto a la más convencional “New Thing”, donde cada integrante luce perfectamente en lo suyo, con cierto toque de emotividad por su bajo ejecutado por el fallecido Tim Lüntzel, compañero de Ranaldo tanto en The Dust como en su faceta solista. Esta “nueva cosa” puede tener muchos significados, pero lo cierto es que lo referente a internet y los nuevos tiempos en que vivimos es el mensaje principal de una composición que se adorna hermosamente de la voz de Sharon Van Etten, el toque más delicado y dulce dentro de toda esta tempestad tecnológica.

El viaje para auto encontrarse de Ranaldo logra llegar a buen puerto finalmente, ya que se nota claro, seguro y muy conciso en el relato que desarrolla durante el álbum. La madurez musical es evidente y, a pesar de que su trayectoria ya acumula varias décadas, es bueno notar cómo todavía es capaz de hacer fluir su creatividad mediante sus composiciones. Quizás este sea el inicio de un período más melódico y elaborado del músico, dejando un poco atrás el ruido y distorsión de las guitarras afiladas que suele interpretar. No obstante, el resultado es consistente y muy bien estructurado, tanto así, que Ranaldo demostró poder salir de su zona de confort explorando nuevas vías y reglas para entregar su música.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 9 horas

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 6 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: