Conéctate a nuestras redes
Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell

Discos

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

Publicado

en

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como Lana Del Rey presentó “Video Games”, un minimalista track acompañado de un visual lleno de imágenes alusivas a la nostalgia del estilo de vida californiano. El sencillo tomó por sorpresa a la audiencia y a críticos por igual, quienes se rindieron ante la misteriosa cantante. Meses después, el escenario se volteó, la autenticidad de su persona fue cuestionada y su música fue reducida a un valor meramente estético. Esto no impidió el éxito de “Born To Die” (2012), asegurándole una fanaticada fiel que se maravillaba con su estrella sacada del pasado. Con cuatro discos bajo el brazo, Lana Del Rey se convirtió en una de las figuras más discutidas de la década, y hoy, con su último trabajo, presenta el material más liberador de una las artistas más singulares e incomprendidas de los últimos años.

El anuncio del quinto álbum de Lana Del Rey, “Norman Fucking Rockwell!”, fue fiel a los ismos que se han generado en torno a su persona. Con un título que sólo podía ser suyo, referenciando al icónico pintor, y con una campaña de lanzamiento que duró meses en concretarse, el álbum parecía llevar toda su esencia, pero desde sus primeros sencillos quedó claro: “Norman Fucking Rockwell!” sería distinto. El primer adelanto, “Mariners Apartment Complex”, es la progresión cinemática de quien se ha ido construyendo a través de su discografía. Dejando de lado los elementos trip hop de su debut y de “Lust For Life” (2017), los elementos oscuros de “Ultraviolence” (2014) o la glamorosa instrumentación de “Honeymoon” (2015), el nuevo sencillo deja de lado la idea de un personaje y la esencia de su persona es más palpable que nunca. “Soy tu hombre”, repite en el coro, entregando la seguridad que tanto buscaba en sus primeros lanzamientos.

Las primeras notas del tema titular nos adelantan la magnificencia a la que aspira. El paso de los violines al piano del productor Jack Antonoff nos ofrece una calma pocas veces percibida en la música de la cantante; donde antes había tristeza e inseguridad, ahora existe confort y serenidad, combinando melódicas vocales y el ingenio de su prosa: “Me cogiste tan bien, que casi dije ‘te amo’”, es quizás la frase más Lana Del Rey alguna vez escrita. Es en el segundo sencillo, “Venice Bitch”, donde se encuentra el despegue del álbum, donde en muchos sentidos tiene todos los elementos tradicionales de una de sus canciones, pero tal canción es algo distinto a cualquier cosa que haya realizado. Con una duración de más de nueve minutos, el sencillo combina distintos elementos del pop psicodélico y del soft rock, con un exquisito solo de guitarra. Los mismos elementos que antes fueron reducidos a estética están presentes, pero esta vez no hay duda: la composición y el contenido son protagonistas.

Los tracks emocionales abundan dentro del disco, pero siempre con un guiño esperanzador. “Fuck It, I Love You”, presenta una de las instrumentaciones más tradicionales de rock dentro del disco, pero con una lírica digna de una balada, con una Lana culpándose a sí misma y viendo una oportunidad en el amor, sonriendo a través de las lágrimas. Por su parte, “Love Song” es una de las odas más románticas en su discografía; muchas veces el retrato de sus relaciones ha sido criticado por la toxicidad retratada en estas, sin embargo, el corte presenta una relación más madura, donde el amor ayuda a ambos a construirse. Algo similar ocurre en “California”, donde Lana Del Rey ofrece la comodidad que antes buscaba con desesperación, ya sea un mensaje para su pareja o para su fanaticada, la calma voz de Grant ofrece un espacio seguro. “Hope Is A Dangerous Thing For A Woman Like Me To Have – But I Have It” presenta una de las composiciones más crudas de su carrera, con la producción más desnuda del disco, aunque termina asegurando esperanza dentro de lo caótico de su universo.

Para alguien que ha basado su carrera en torno a la idealización de la vida estadounidense, la decisión de abandonar aquella bandera parece un acto desafiante. Tras la elección de Donald Trump como presidente, Lana Del Rey abandonó el uso de banderas estadounidenses en sus visuales, su preocupación por el país al que tanto ha retratado comenzó a afectar la forma en que componía. “The Greatest” es uno de los momentos más magnos en su carrera, donde todos los elementos que la caracterizan logran combinar en una perfecta melodía. El sencillo es –como muchos de sus mejores momentos– un himno de una generación que percibe preocupantes cambios a su alrededor; un retrato de lo que significa seguir viviendo ante la adversidad de la vida.

Los tracks vacilan entre las perfectas melodías creadas a través de la complicidad de las guitarras y el piano, guiadas por las vocales más expresivas en la carrera de Lana Del Rey. “Norman Fucking Rockwell!” es un momento definitorio en la carrera de la cantante, no porque sus elementos hayan cambiado radicalmente, sino porque la misma esencia que ha presentado en sus materiales anteriores es ahora más clara que nunca. Aquellos elementos referidos como banales por sus primeros detractores son recuperados con firmeza en algunas de las composiciones más honestas del año, demostrando que Lana Del Rey va más allá de su valor estético, y este álbum la presenta más realizada que nunca, asegurándole un podio dentro de las compositoras más importantes de la década.


Artista: Lana Del Rey

Disco: Norman Fucking Rockwell!

Duración: 67:38

Año: 2019

Sello: Polydor / Interscope


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Meshuggah – “Immutable”

Publicado

en

Immutable

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y la banda sueca regresa con “Immutable”, una obra que se enfrenta al paso del tiempo y a un catálogo que ya los tenía con ocho trabajos de estudio en el cuerpo. Sin embargo, eso no parece ser un impedimento para desarrollarse creativa e interpretativamente con el mismo ímpetu de siempre, centrándose en hacer andar su visión creativa y llevar adelante una maquina que destruye todo a su paso. El concepto es simple y se desarrolla sutilmente desde el sonido, con las letras como un adorno a lo que Meshuggah realmente prioriza en su precisa forma de tocar. Como no era de extrañar, es la sección rítmica donde el peso de un disco como este más se hace sentir.

Mediante una idea central de inmutabilidad –aludiendo al título, por supuesto–, es que la banda toma el volante para avanzar a través de una carretera de sonidos y formas que a veces se siente sin rumbo. ¿Es eso algo malo? Para nada, Meshuggah tiene una calidad de interpretación y composición a la que saben sacarle partido desde los primeros acordes de “Broken Cog”, la canción que abre el disco y que dirige la senda de un ejercicio que pareciera un constante loop. Guitarras estridentes, precisión matemática y una batería que marca el ritmo de cada canción son los elementos principales en que el conjunto va sustentando el peso de su sonido, la tenacidad de sus letras y la naturaleza avasalladora y destructora de sus composiciones. Bajo ese contexto, golpes como “The Abysmal Eye” y “Light The Shortening Fuse” no hacen más que acrecentar esa destrucción de frentón que impregna el disco.

No cabe duda de que la sección instrumental es la que finalmente le da el enfoque a “Immutable”, ya que son las visiones creativas del guitarrista Mårten Hagström, el bajista Dick Lövgren y, sobre todo, el baterista Tomas Haake, las que se encargan de establecer los parámetros por los que desfila este noveno larga duración, que también cuenta con la participación en algunos solos de Fredrik Thordendal, guitarrista de Meshuggah que regresa luego de una pausa. Esto permite que todo el aspecto instrumental logre separarse y destacar de la parte vocal a cargo de Jens Kidman y, aunque exista una coherencia que permite hacer convivir ambas veredas, a su vez logra que cobren una fuerza propia que se une por el bien mayor de la obra. Es eso lo que también permite que los interludios instrumentales con “They Move Below”, “Black Cathedral” o el cierre del disco con “Past Tense”, funcionen tan impecablemente para dosificar la agresividad impoluta y constante del álbum.

Aunque la inmutabilidad como concepto no es necesariamente el tema central, el hecho de que el apartado lírico se vincule con el concepto permite que la banda se desarrolle con bases propias y una completa libertad creativa dentro de su visión, haciendo que esa naturaleza ajena de cambios se aplique a su sonido e interpretación, siempre pendientes de lo que ocurra a su alrededor. Desde ahí también cobra sentido la portada con el hombre en llamas, representando la violencia y la lenta destrucción de la sociedad en ciertos aspectos, mientras que el cuchillo empuñado en su mano habla de que aún se recurre a la violencia como una forma de comunicación, así como una herramienta completamente válida en un contexto ya empapado por la misma violencia. Con todo eso a cuestas, “I Am That Thirst”, “The Faultless” y “Ligature Marks” muestran perfectamente eso: la banda manteniendo su mismo sello y naturaleza de siempre, expandiéndose creativamente para mostrar más de lo mismo, por muy contradictorio que aquello suene.

Podríamos decir que hace mucho rato Meshuggah inventó la rueda, en cierta forma, pero regañarle que se quede en lo mismo es simplemente negarse a enfrentar su propuesta. La calidad de interpretación y las posibilidades que se pueden desprender desde una configuración como la que entrega la banda, son los elementos que deben priorizarse cuando se analice la calidad y valor que pueda tener una obra a estas alturas del partido. Llegar al noveno álbum no es una tarea menor, algo que muchas agrupaciones dentro del metal no logran resistir, pero la manera en que Meshuggah se enfoca en hacer lo suyo y crear su propio nicho es lo que les permite mantenerse estables ante el paso del tiempo. Fueron seis años desde su último trabajo y el hype no fue un impedimento para apreciar lo que logran. Aunque “Immutable” esté lejos de ser su mejor álbum, sí es una buena muestra de que esta banda sabe lo que hace, y no dejará de hacerlo por miedo o incertidumbre a que su obra no sea comprendida.


ImmutableArtista: Meshuggah

Disco: Immutable

Duración: 66:43

Año: 2022

Sello: Atomic Fire


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Immutable Immutable
DiscosHace 3 días

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 4 días

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 1 semana

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 2 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 2 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 3 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 3 semanas

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Mr. Morale & The Big Steppers Mr. Morale & The Big Steppers
DiscosHace 4 semanas

Kendrick Lamar – “Mr. Morale & The Big Steppers”

Cinco años de espera tuvieron que pasar lentamente para que Kendrick Lamar entregara la obra que, de alguna u otra...

Dragon New Warm Mountain I Believe In You Dragon New Warm Mountain I Believe In You
DiscosHace 1 mes

Big Thief – “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”

Con cuatro discos bajo el brazo y firmando un catálogo que en su estilo roza la perfección, es difícil no...

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 1 mes

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas