Contáctanos

Discos

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Nonagon Infinity”

Publicado

en

Si hay algo que se ha convertido en sello de los australianos King Gizzard & The Lizard Wizard, es que nunca se sabe qué esperar a continuación. Prolíficos como pocos –ocho larga duración en apenas seis años de carrera–, han logrado que ningún disco se asemeje a otro de su propio catálogo, principalmente gracias a la ecléctica combinación de los más variados estilos e influencias que logran estallar en convivencia con la psicodelia, uno de los pocos elementos que se ha mantenido constante dentro de su sonido, siempre fresco y novedoso.

KING GIZZARD & THE WIZARD LIZARD 01En esta oportunidad nos sorprenden con “Nonagon Infinity”, un disco que destaca por su originalidad, resultado de una amalgama de vastas influencias que conviven en un armónico caos de nunca acabar. Esto último tomado al pie de la letra, ya que el disco fue concebido como un loop infinito, donde la transición de una canción a otra es casi ficticia y el final del último tema nos lleva de vuelta al principio. Tanto el título como la portada del disco aluden también a este concepto, recurriendo para ello a la geometría: “Nonagon” es el inglés para eneágono, polígono de nueve lados que, al igual que las nueve pistas que componen el disco y que al igual que cualquier polígono, se puede transitar infinitamente por sus aristas ya que este no tiene principio ni fin. Un eneágono infinito.

De todas formas, en algún punto hay que fijar el inicio y para ello la pista escogida fue “Robot Stop”, honesta desde el primer segundo con la vibra que será transversal a lo largo de todo el trabajo. Enérgica y explosiva, consigue mantenerse constante sin caer en ningún momento en la monotonía. Para ello se vale incluso de alusiones a la música de tradición hindú, influencia que ya se ha hecho presente en otros trabajos de la banda, tales como “Oddments” (2014) o “Float Along – Fill Your Lungs (2013)”, por nombrar algunos, este último inclusive integra cítaras para sumar en experimentación y autenticidad. Por su parte, “Gamma Knife” da cuenta del prolijo tecnicismo alcanzado por las guitarras de estructuras progresivas, cuya fuente de inspiración podría encontrarse fácilmente en cortes como “Discipline” (1981), el revolucionario lanzamiento de King Crimson que, de alguna u otra forma, también incitó al caos desde sus provocadoras composiciones.

KING GIZZARD & THE WIZARD LIZARD 02Entre tanta pirotecnia, la pausa llega a mitad de camino de la mano de “Mr. Beat”, una oda a la psicodelia más clásica de los 60, con un aire cercano a la música de The Beatles. Llama la atención la repetitividad de su estructura, aludiendo nuevamente a la idea de circularidad o de loop que trasciende dentro del disco. Ya acercándonos a los últimos cortes destaca “Wah Wah”, llamativa porque las guitarras parecieran hablar articulando los sonidos que titulan la canción, idea que finalmente se confirma con la entrada de las voces, quienes se unen a los instrumentos en esta suerte de mantra cargado de dinamismo. “Road Train” pareciera ser otra nombrada en honor a la similitud de su sonido con otro referente real; así es como la guitarra principal, que se mantiene constante y rugiente, asemeja la marcha de un tren a toda máquina, marcha interrumpida con el cambio final que nos devuelve a la sonoridad de “Robot Stop”, la primera pista del disco.

El perfecto equilibrio entre el caos y una ejecución instrumental acuciosa y correcta, logran que cada nueva idea funcione como perfecto engranaje dentro de la pieza mayor, a pesar de la vorágine de cosas que acontecen en cada capa que compone el vibrante y complejo sonido de “Nonagon Infinity”. Lo cierto es que es difícil encontrar las palabras que le hagan justicia a la amplia paleta de sonidos de la que se vale para dar origen a tal variedad de atmósferas y momentos, tan diversos entre sí, pero a la vez tan coherentes con una idea central: la de vivir en explosión, probar todo lo que la variedad ofrece, disfrutar con intensidad, repetir la ecuación.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Garfio Barba Roja

    24-Ago-2016 en 12:33 pm

    discazo, realmente sugestivo, sobre todo después de unos bongazos, es impresionante como atrapa con su dinamismo, psicodelia. De Hecho en un momento tuve que detener el audio por que era demasiado el espiral en el que estaba cayendo…. Recomendado para aquellos que buscan un viaje psicoauditivo!

Responder

Discos

Paradise Lost – “Medusa”

Publicado

en

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género. Paradise Lost lanzaba “The Plague Within”, placa que no tardó en traducirse como una de las mejor logradas a lo largo de su extensa carrera discográfica, generando altas expectativas para lo que sería un próximo trabajo. Repetir la hazaña, o en lo posible entregar una obra mejor lograda, es el contexto en que los muchachos de Halifax lanzan su decimoquinto larga duración titulado “Medusa”, que, si bien no logra causar el impacto inmediato de su predecesor, sí da cuenta del presente fructuoso que gozan los ingleses.

Valiéndose de este clásico personaje de la mitología griega, Paradise Lost hipnotiza con pequeñas sutilezas que aparecen a lo largo del álbum, donde el cuidado por lo sobrio es un acento frecuente. Así lo evidencia su apertura a través del timbre sombrío en el teclado de Gregor Mackintosh en “Fearless Sky”, que, aunque se trate de un arreglo breve, logra introducir en esta atmósfera tétrica propia del doom y que, por vasta experiencia, estos monstruos del metal ya dominan con tranquilidad. El quiebre de ritmo hacia un riff de corte sabático funciona como un gancho atractivo, que concluye con el primer track ofreciendo un inicio prometedor.

“Gods Of Ancient” se inclina hacia un sonido más denso, entrando de lleno a una faceta más tosca de la banda. Las dos canciones siguientes se rigen bajo lineamientos similares: mientras “Fom The Gallows” saca buen provecho de la voz gutural de Nick Holmes, “The Longest Winter” se inclina nuevamente hacia los acompañamientos de teclado, aportándole un matiz fúnebre a la canción, sin perder la fuerza que transmite la interpretación. Esta última logra destacarse como uno de los puntos más altos de la primera porción del álbum.

La segunda mitad comienza con “Medusa”, donde el sonido espeso y poderoso del bajista Steve Edmondson da la consistencia para que la canción viaje a través del relato melancólico de Holmes, quien aprovecha su capacidad de jugar con voces limpias y guturales, intercalándolas de acorde a las distintas intensidades del track. “No Passage For The Dead” retoma la vibra que rescata el sonido de Black Sabbath, mientras que “Blood And Chaos” aumenta ligeramente las revoluciones. El tiro de gracia lo da “Until The Grave”, canción al cierre que logra aunar la sutileza letárgica que ha acompañado ciertos pasajes, con la densidad de la banda y el dinamismo de su vocalista, resultando un cierre redondo para darle fin a la placa.

A pesar de que ambos discos van por intenciones distintas, resulta inevitable hacer la comparación entre “Medusa” con su trabajo anterior. Mientras “The Plague Within” resultó ser un impacto inmediato, su sucesor está un peldaño más abajo en cuanto al gancho de las canciones. “Medusa” es un trabajo donde prima el alto cuidado por los detalles, siendo el aporte de Mackintosh en las teclas el condimento más atractivo. Sin embargo, el ritmo del álbum pareciese estancarse y perder dinamismo en su porción media. Aunque el presente trabajo no baja del buen nivel que presentan las producciones de Paradise Lost, sí es cierto que es un tanto opacado por la superioridad del anterior. Considerados los puntos en contra, “Medusa” es un álbum menos accesible, que requiere más escuchas quizás, pero logra hacerle frente al desafío y demostrar el buen pasar de Paradise Lost en cuanto composición se trata.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 6 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 7 días

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

DiscosHace 3 semanas

Cevladé – “Pinceles y Puñales”

El rapero es un músico, un escritor, un intérprete. Pero el rapero, antes que todo, es un ser humano, y...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: