Conéctate a nuestras redes

Discos

Killer Be Killed – Killer Be Killed

Publicado

en

Killer Be Killed es la más reciente unión entre reconocidos músicos de diferentes grupos que han construido la historia del heavy metal. Greg Puciato, Max Calavera, Troy Sanders y David Elitch son quienes dan vida a esta nueva superband que busca sonar completamente diferente a los proyectos anteriores de cada uno, entregando una mezcla de canciones pesadas, veloces y melódicas. A lo largo del disco se nota claramente el paso entre un metal  más hardcore, a uno un poco más thrash y punk. Así, Killer Be Killed se transforma en la unión entre el pasado y el presente del metal.

KILLER BE KILLED 01Ninguna canción del disco se compara con la encargada de inaugurarlo, “Wings Of Feather And Wax” nos regala un equilibrio perfecto entre momentos brutales y otros más rítmicos. La batería de Elitch nos prepara el instante más potente de la canción: un solo de guitarra que dispara automáticamente el coro que la cierra. Esta es una canción con el sello de Max Cavalera, su influencia está presente en cada nota, pero si hablamos de participaciones individuales, Troy Sanders se luce en “Twelve Labors” acompañando la acción de una batería simplemente brillante.

Esa misma batería marca el inicio de “Face Down”, una canción con tantos cambios de ritmo como interpretes, haciendo incluso más atractiva la propuesta, porque los distintos tonos y estilos vocales logran convivir en armonía. En “Melting Of My Marrow” se repite la fórmula que funcionó tan bien en el track anterior, y Killer Be Killed juega una vez más con la habilidad y capacidad de sus tres voces.

“Snakes Of Jehova” es una de las canciones más pesadas y potentes de todo el disco. Apenas empiezan a sonar las primeras notas, la superband muestra toda su artillería y nos damos cuenta de que el estilo de Cavalera impregna la canción, desequilibrando la cohesión que se percibía en los temas anteriores. “Curb Crusher” empieza con una percusión inspirada al estilo de Soulfly, así este groove y thrash no nos abandona hasta el fin del disco, mientras que “Save The Robots” nos lleva a un territorio un poco más progresivo, e incluso psicodélico con aires futuristas, siempre acompañada de riffs  de un bajo bastante cercano a lo épico. Esta es otra canción en la que se nota la fusión de los géneros, de los que cada integrante proviene.

KILLER BE KILLED 02“Fire To Your Flag” representa en gran forma el core, mientas que “I.E.D” intenta unir el trash con el hardcore de una manera pesada, transformándola en una de las canciones más potentes del disco. Y es con esa misma potencia que los riffs  de “Dust Into Darkness” le quitan intensidad a la garganta de Max Cavalera, para acentuar el resto de los instrumentos e interpretar un thrash old school. “Twelve Labors” es una canción más oscura en comparación con las anteriores, pero el medio perfecto para mostrarnos otra variante de Killer Be Killed. Y llegamos al final del disco con “Forbidden Fire”, que nos regala una lección de manejo del bajo con una interpretación simplemente impecable.

Pinceladas de Soulfly, Mastodon y The Dillinger Escape Plan aparecen a ratos en todas las canciones de este debut, permitiendo a cada integrante dejar su huella aportando una cuota de diversidad para el sonido final. Tal como dijo Puciato, no habría ninguna ventaja en seguir haciendo lo mismo que cada uno hace ya en su grupo, y es que la gracia es aprovechar el talento de cada uno y sacar el máximo potencial, objetivo que logran alcanzar. Para quienes esperan escuchar un disco que suene como los trabajos anteriores, tendrán que seguir esperando, porque estos headbangers lograron crear un sonido nuevo que todos los seguidores del metal agradecerán.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Discos

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Publicado

en

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que pasa, no sólo eleva el estatus de su creador a un lugar único entre sus pares, sino que además tiene la particularidad de hacer que, quienes estamos al otro lado, también nos veamos obligados a exigir un poco más a nuestras propias cualidades como oyentes. Hace tan sólo un año teníamos al otrora chico insigne del britpop interpretando su mejor rol de anfitrión para dar vida a uno de los mejores trabajos de Gorillaz, un álbum ecléctico, extravagante, pero al mismo tiempo tremendamente directo y efectivo, una bomba lista para arrasar con las masas, y este año, casi como si fuera el paso más natural, Albarn golpea nuestras puertas con un proyecto radicalmente opuesto, íntimo y reflexivo, que no sólo lo aleja del resto del mundo, sino que además busca conectarlo con algo más trascendental.

Esto de “escapar” de todo y de todos no es nuevo para Albarn; de hecho, el romance con Islandia, lugar donde se gesta el espíritu de este trabajo, comenzó para él en pleno apogeo del britpop, cuando después de “The Great Escape” necesitó un poco de aire para escapar del sinsentido de fines de los noventa. En esa oportunidad la aventura terminó regalándonos cortes como “Beettlebum” y “Song 2”, claramente un giro para el catálogo de Blur en su momento, cosa que definitivamente se repite en esta nueva travesía islandesa. Ahora, no sonar a Albarn hoy por hoy es un poco más difícil que hace 20 años, considerando lo pleomórfico del catálogo del inglés, aún así, el larga duración se las arregla para regalar pasajes difíciles de emparentar con las distintas encarnaciones de su autor, lo que al final termina siendo una de sus mayores virtudes.

Basta escuchar un minuto de este nuevo álbum para darnos cuenta de que el giro es gigantesco. La canción que da nombre al disco, “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”, es de una profundidad inquietante. Con una precisa dosis de eco y vocales femeninos, Albarn nos conecta de entrada con algo más grande que nosotros, reflexionando pausada y nostálgicamente sobre lo doloroso e infranqueable que puede ser perder a un ser significativo. Es difícil saber si se refiere a alguien en particular o si es una reflexión abierta, sin embargo, lo que sí es definitivo es la contundencia de este corte, que utilizando sonidos de mar y viento se da el trabajo de trasladarnos paulatinamente hacia un espacio sonoro que busca resaltar las virtudes de la naturaleza –uno de los motivos que se repite a lo largo de este viaje– para luego abrir paso a “The Cormorant”, otro de los momentos de sublime y atmosférica introspección que dan vida a esta placa.

Por fortuna, Damon es un tipo que sabe de equilibrios y, si bien el inicio del álbum puede ser un tanto duro, “Royal Morning Blue” y “Combustion” se encargan de poner la cuota de luz necesaria para seguir el viaje. La primera de ellas, de naturaleza cautivadora, se sostiene en base a un diálogo perfecto de piano y saxo, invitando a cantar y dejarse llevar por el imaginario invernal que da vida a buena parte del registro (de alguna forma en sintonía con el reciente “Solar Power” de Lorde), mientras que “Combustion” se encarga de sacudirlo todo, siendo en este tipo de cortes donde Albarn se destapa por completo. Sin necesidad de echar mano a letras, e incluso sin siquiera seguir las reglas de su propio juego, el compositor se despacha un corte ineludiblemente catártico en lo sonoro, con una cacofonía destemplada de saxo, órgano, chelos, armonio y percusiones que, luego de explotar, gentilmente nos retorna a la senda melódica que veníamos recorriendo al inicio del álbum. Pura lucidez creativa.

En lo sucesivo, la placa sigue alternando luces y sombras sin perder nunca el equilibrio. Con una delicada identidad vals, “Darkness To Light” se anota el pasaje de mayor calidez y dulzura, mientras que “The Tower Of Montevideo” usa las claves del lounge para revivir una experiencia paranormal que Albarn tuvo en una visita al palacio Salvo en Uruguay. Hacia el final, “Polaris” y “Particles” cierran “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows” con propiedad, pero no porque agreguen algo particularmente distinto, sino que más bien porque se dedican a reafirmar los conceptos que el disco ha venido trabajando a lo largo de todo su tracklist. De esta forma, “Polaris” vuelve en lo sonoro a las claves de “Royal Morning Blue”, mientras que “Particles”, con arreglos de cuerda muy al estilo de Brian Eno, se acerca definitivamente a la canción que abre la placa, cerrando así un loop melódico y narrativo excepcional.

Los 40 minutos del disco no son un recorrido sencillo. Tras una escucha casual es fácil extraviarse y pensar que Albarn repite la apuesta de “Everyday Robots” (2014), y lo cierto es que, tras algunas reproducciones, se hace evidente que la identidad narrativa y musical que explora el cantautor en esta oportunidad vienen de una vereda totalmente distinta a la que dio vida a su primer trabajo solista. De alguna manera, Damon Albarn pareciera haber logrado dar con la fórmula precisa para enfrentar con éxito sus procesos de búsqueda personal (musical y extra musical) y, al mismo tiempo, dar vida a un catálogo multifacético y provocador. “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows” es un disco reflexivo, elegante y tremendamente provocador en su aparente sencillez. ¿Qué es lo que viene en adelante? Sin duda es una pregunta difícil de responder tratándose del inglés, aunque lo que sí sabemos es que de alguna forma va a ser algo desafiante.


The Nearer The Fountain, More Pure The Stream FlowsArtista: Damon Albarn

Disco: The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows

Duración: 40 minutes

Año: 2021

Sello: Transgressive


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 7 horas

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 1 día

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 6 días

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

The Myth Of The Happily Ever After The Myth Of The Happily Ever After
DiscosHace 3 semanas

Biffy Clyro – “The Myth Of The Happily Ever After”

Pocas bandas hoy en día pueden hacer gala de su actitud, potencia e identidad sobre cualquier escenario, y una de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas