Conéctate a nuestras redes
To Pimp A Butterfly To Pimp A Butterfly

Discos

Kendrick Lamar – “To Pimp A Butterfly”

Publicado

en

Casi veinte años han pasado desde que, en septiembre de 1996, fuera asesinado Tupac Shakur, el denominado por muchos como el más grande rapero en la historia de la cultura hip hop. La muerte del músico se producía en medio de la rivalidad que ubicaba al género entre los paralelos norteamericanos: la Costa Este y la Costa Oeste. Bajo este clima, los métodos de explotación se volteaban hacia el gangsta rap, un subgénero que irrumpía ferozmente en términos sociales y comerciales, saturándose a sí mismo a mediados de los ‘00. Un lustro desierto en su actividad plena para que, a partir de la década en curso, el rap se revitalizara como un estilo único a través de la diversificación de su sonido; propuestas de artistas tan distintos como Kanye West, Death Grips, Tyler, The Creator, o Kendrick Lamar, convergen para demostrar lo anterior.

KENDRICK LAMAR 03El nacido en Compton, California, quien ha citado a Tupac Shakur como una influencia que trasciende lo puramente musical, ha construido una carrera que a día de hoy lo mantiene como el rapero más sobresaliente de su generación. Y cómo no, si “To Pimp A Butterfly”, su tercer álbum de estudio, es de una brillantez que confirma todo lo bueno que se ha dicho sobre su trabajo. El disco en cuestión está interpretado conceptualmente, donde la historia de un músico que es “prostituido” por la industria va tomando forma en cada uno de los tracks; aquí, el título de la placa refiere a un proxeneta (pimp) que busca degenerar el talento representado en una mariposa (butterfly). Simultáneamente, Lamar va recitando a lo largo del conjunto de canciones un poema que está preparado en dos objetivos: primero, ser la síntesis del relato expuesto cuando se revelan todas las líneas del texto, y segundo, reflejar sus propias experiencias en este ambiente con las de Tupac, a quien finalmente está dirigido el escrito.

“Recuerdo que eras conflictivo / Haciendo mal uso de tu influencia / A veces hago lo mismo / Abusar de mi poder, lleno de resentimiento”. Estas son las frases de apertura en una reflexión que comienza a declamarse en el último tramo de “King Kunta”, para luego desarrollarse en el contexto específico de los cinco temas donde reaparece. Pasando por el primer single del disco, que alude al protagonista de la novela “Roots” (1976), Kunta Kinte, un icono para la comunidad negra, el trazado del poema se va estableciendo en cortes como “These Walls”, punto donde el artista describe una compleja relación con una mujer –la contraparte femenina está a cargo de la angustiada y después decidida Anna Wise-, enganchando ítems como la sexualidad, el comportamiento humano, o los enemigos que hiciera en el círculo por habérsele concedido el trono de “King Kunta” del entretenimiento. Cuando “These Walls” llega a su conclusión, el manipulado músico se encuentra al borde del suicidio: “…Abusar de mi KENDRICK LAMAR 01poder, lleno de resentimiento / Resentimiento que se transformó en una profunda depresión / Encontrándome en la habitación de un hotel gritando”. Mientras la estrepitosa introducción de “u” se empareja con el verso anterior, el mismo track va profundizando en el concepto de su antecesor, quedando registrado por la vocalización de Lamar el odio en su primera parte, y la desilusión en el segundo bloque (“u” está partida por la voz de una empleada de hotel hispanoparlante).

El descenso total del personaje creado en el disco no se alcanza a consumar en la medida que este, eventualmente, regresa al barrio donde creció –Compton, Brooklyn, o el que fuere- para buscar refugio; “No quería ser autodestructivo / Los demonios de Lucy (Lucifer) me rondaban / Así que partí en busca de respuestas / Hasta que llegué a casa”. Esta parte de la elegía abre para “Momma”, la total inflexión de la placa. Desde aquí, el artista antes corrompido por los flashes y las cámaras, se ve madurado y autocrítico para declararse comprometido con lo que ahora expresa. Profundos cuestionamientos que implican a Dios (“How Much A Dollar Cost”), asuntos raciales que se contraponen entre una perspectiva primeramente violenta y, después, más festiva (“The Blacker The Berry” y “i”), o el derrumbe de la ilusión que puede proyectar un falso ídolo (“Mortal Man”), hacen la parte para configurar la visión definitiva de un músico que se ha reinventado.

Con respecto a la última canción, puesta en el enorme epílogo del álbum, Lamar increpa a los fans que lo elevan a la categoría de líder para la población negra, arguyendo que él también puede equivocarse fácilmente. Esto es algo que tiene directa relación con lo planteado al principio del disco con “Wesley’s Theory” y el sarcástico sample que afirma que “todo negro es una estrella”. En dicho tema, se alude a la historia de Wesley Snipes, un actor negro que fue “prostituido” por los medios y la industria, para luego ser condenado a tres años de cárcel después de ser acusado por fraude al fisco. Amarrando aquel discurso, “Mortal Man” se descifra con una canción del legendario Fela Kuti puesta en el fondo (en rigor, el sample se extrae de la versión que el saxofonista Houston Person hace de “I No Get Eye For Back”, original del rupturista artista nigeriano creador del afrobeat), para llegar a KENDRICK LAMAR 02completar el total del poema recitado en el ancho de este trabajo, sirviendo también como la entrada de un montaje que pone a conversar a Kendrick con Tupac (la parte del fallecido compositor se saca de una entrevista que aquel diera para una radio sueca en 1994) sobre sus vidas, el racismo, el clasismo, sus motivaciones, el panorama de la resistencia negra, sus impresiones del negocio discográfico y, ciertamente, sobre “To Pimp A Butterfly”.

Kendrick Lamar, siendo “el más grande hipócrita de 2015” (“The Blacker The Berry”), nos entrega una pieza de arte descomunal, al nivel de esas composiciones que pueden cambiar para siempre el rumbo de un género. Ahí, donde las letras parecen ocupar un espacio estelar en el álbum, los sonidos se advierten como la estructura fundamental en el mismo; “To Pimp A Butterfly” es rap y jazz; es funk y soul; es psicodelia y palabra hablada que cuenta entre sus colaboradores a bestias de la música como George Clinton. Es, en definitiva, el nuevo y consciente King Kunta del hip hop.


To Pimp A ButterflyArtista: Kendrick Lamar

Disco: To Pimp A Butterfly

Duración: 78:51

Año: 2015

Sello: Top Dawg / Aftermath / Interscope


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Publicado

en

The Ghost Inside

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un evento que escape totalmente de nuestro control ocurra, por lo tanto, nuestra capacidad para sobreponerse puede verse constantemente a prueba. ¿Cómo continuar después de caer? La confianza en una fuerza interior, independiente de las creencias, puede ser una luz de esperanza y/o guía durante los episodios más obscuros que enfrentamos, y los integrantes de la banda The Ghost Inside son prueba viviente de la convicción en esa fortaleza.

Tras un accidente durante 2015, que afectó críticamente a la mayoría de la tripulación del bus donde la banda viajaba en el marco promocional del disco “Dear Youth” (2014), se anula abruptamente toda planificación debido al desafortunado percance. Con un futuro incierto, tanto en lo profesional como en lo personal, y después de cinco vertiginosos años de rehabilitación y con breves acercamientos a un retorno a las pistas, los oriundos de California lanzan un nuevo álbum cargado con el poder de la resiliencia.

TGI, desde las cenizas, traídos de vuelta a la vida“, es el verso certero que el vocalista Jonathan Vigil exclama en el brutal breakdown de la canción que abre el disco, “1333”. Es breve, pero desborda la carga emocional que potencia el larga duración en su totalidad, lleno de vigor y plena autoridad, debido a que el mensaje de este álbum llamado “The Ghost Inside” no es ajeno. No se trata de acomodar un discurso para conectar con la audiencia intencionalmente, pues las letras de este disco sangran y manifiestan el impacto en sus vidas, posterior a su experiencia cercana a la muerte. La composición de esta placa se orienta, sin titubeos, hacia el hardcore y metalcore más machacante, con ciertos arreglos melódicos funcionando muy bien para la construcción de secciones explosivas en “The Outcast”, “Make Or Break” y en el cuestionamiento presente de “Unseen”, con resultados realmente apabullantes.

El baterista Andrew Tkaczyk también participó activamente en el proceso creativo de “The Ghost Inside”, y su devastadora experiencia tras perder una pierna por motivo del accidente se plasma en “Phoenix Rise”, sacando lo mejor gracias a un aprendizaje consciente por haber lidiado con la amargura de la frustración y sensación de estancamiento, mostrando también la etapa de asimilación en la frenética “Begin Again”. Como cierre llega “Aftermath”, la cual fue, contra todo pronóstico, el single promocional para este resurgimiento de la agrupación, enfrentando el miedo a tener que abandonar una parte importante de cada uno, pero saliendo victoriosos, expresando esto en un gran cierre para esta etapa que se erige en superación y alienta el positivismo, mirando hacia adelante.

Sin duda, los miembros de The Ghost Inside no volverán a ser los mismos. Podemos llamarlo destino o suerte, pero lo doloroso de una experiencia que marcará siempre sus vidas se convirtió en una oportunidad para tomar las riendas nuevamente, en una versión mejorada con una visión afilada, transformando un largo proceso en valentía para hacer de este quinto trabajo discográfico un triunfo sobre la tragedia.


Artista: The Ghost Inside

Disco: The Ghost Inside

Duración: 39:11

Año: 2020

Sello: Epitaph Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 2 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 3 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 4 días

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 1 semana

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 1 semana

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas