Conéctate a nuestras redes

Discos

Kendrick Lamar – “DAMN.”

Publicado

en

Semanas llenas de misterio rodearon al rapero Kendrick Lamar desde que lanzó la canción “The Heart Part 4”. Todo esto, debido a que en su letra advertía sobre la fecha 7 de abril como el momento de algo grande. Fue así como, una vez llegado el día y luego del estreno de “HUMBLE.”, el oriundo de Compton anunció los detalles de “DAMN.”, su cuarto disco de estudio, que llegaba para suceder al críticamente aclamado “To Pimp A Butterfly” (2015), el que se transformó de manera casi indiscutible en el mejor álbum de su carrera. Esta vez, con “DAMN.”, Lamar intenta ratificar ese sentimiento de justiciero social que enmarcó su placa anterior, con canciones de carácter quizás no tan político, pero igual de comprometidas con la comunidad afroamericana.

En este álbum encontramos la forma en que el rapero hace su manifiesto frente al mundo, ya sean sus seguidores o detractores. El inicio a modo de intro con “BLOOD.” expone de inmediato las críticas que Lamar recibió por parte de Fox News, en un sample que recuerda cómo la letra de su canción “Alright” fue duramente criticada por su contenido, mientras que “DNA.” expresa una verdadera declaración de principios respecto al orgullo que siente por su raza, con rimas violentas, abrasivas y directas, mescladas con un pegajoso sample de “gimme some ganjah”, la frase característica que el músico Rick James solía gritar antes de interpretar su clásica canción “Mary Jane”, argumentando el respeto de Kendrick por los principales iconos de la cultura afro. Una vez llegada “ELEMENT.” nos enfrentamos a una realidad muy diferente a su álbum anterior, donde la obra funcionó a modo de disco conceptual, con una temática interconectada y pareja; acá, muy por el contrario, existen canciones que funcionan individualmente más que en conjunto, un elemento que no necesariamente transforma a “DAMN.” en un disco falto de calidad. “Kung Fu Kenny” expresa todos los sentimientos más profundos de su ser en “FEEL.” -de los puntos más altos dentro del álbum- con muchos samples de pistas y bases hip hop, complementando muy bien las exigentes rimas que entrega la canción.

Existen un par de colaboraciones durante el álbum, tal como “LOYALTY.” en conjunto con Rihanna, que no está de más, pero francamente eclipsa un poco el ambiente por su carácter demasiado radial y plano en contraste con las furiosas composiciones del resto del álbum. Sorprendentemente, luego de eso nos encontramos con la tremenda “PRIDE.”, altamente superior a su predecesora, con una letra que, al igual que en gran parte de las composiciones, entrega los pensamientos más internos del rapero, desde la nostalgia y la introspección, preparando el terreno para “HUMBLE.”, la carta abierta de Lamar para toda la sociedad, en especial para sus pares raperos y para toda la industria en general, arremetiendo contra la política, los cánones estéticos de la actualidad, la religión, entre otras entidades de poder.

Una de las sorpresas cuando se anunció el álbum, fue la colaboración junto a U2 titulada “XXX.”, que terminó siendo una muy agradable canción inspirada en Estados Unidos, donde casi ni se siente la presencia de los irlandeses debido a la perfecta incorporación que lograron en el estilo del rapero. Ya acercándonos a la conclusión, “DUCKWORTH.” pone el punto final al álbum como una sentida y dedicada canción que cuenta la historia entre su padre y Top Dawg, su productor, quienes tuvieron algunos altercados en el pasado, cuando el primero era uno de los criminales dentro del área donde ambos vivían. Increíblemente, según el mismo Kendrick afirmó, esta historia es completamente real, y se entrega en una forma muy cinematográfica, didáctica y con tintes policiales, llevando las rimas hacia otro nivel de cuenta historias, incorporando además los samples de canciones tan dispares como “Atari” de Hiatus Kaiyote o “Be Ever Wonderful” de Ted Taylor, track que se lleva gran parte del protagonismo durante la canción.

Más allá de la mitología que afirmaba un segundo álbum inmediatamente después de este, “DAMN.” es una obra que no está a la altura de “To Pimp A Butterfly”, pero que sí está cargada de muy buenas canciones, con quizás las mejores rimas del rapero a la fecha. Este álbum es una muestra de madurez y experimentación, algo así como el día después de la cúspide que Lamar alcanzó con su tercer LP. Cuando ya lo has hecho todo, la única manera de demostrar tu vigencia y calidad no es con más obras maestras, sino más bien con discos como este, donde no importa hacer una épica canción de 15 minutos o una historia llena de interludios y paralelismos musicales. En “DAMN.” encontramos un manifiesto directo, un libro abierto con los pensamientos más recónditos de King Kendrick, donde cada canción es una página más en la perturbada y contestaría mente del rapero.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Ulthar – “Providence”

Publicado

en

Providence

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a los artistas a pulir sus habilidades para no limitarse a crear una mera entrega de blast beats, riff filosos y guturales por doquier, sin sustancia alguna. Mezclar dos de los subgéneros más extremos dentro del metal no es tarea sencilla, debido a su complejidad en ejecución y el manejo de características particulares que posee cada uno. Los músicos que integran la banda Ulthar tienen una vasta experiencia en sonidos extremos, y después del monstruoso “Cosmovore” (2018), el trío de California libera “Providence”, larga duración que los lleva a otro nivel de bestialidad.

Canalizar la atención a los detalles de “Providence” es una prueba. Desde el arranque, “Churn” es puro salvajismo heredado del death metal de antaño, y por más primitivo que resulte, la claridad de la instrumentación es abrumadora. Las variaciones que ejecuta Justin Ennis en la batería son un asalto sonoro sin misericordia para el breve inicio, que conduce a la intrigante atmósfera del siguiente track. Guitarras acústicas empiezan a armar la turbulencia de “Undying Spear”, con una esencia indudable del black metal más tradicional, el que Ulthar aborda con destreza. En lugar de mostrarse sólo como una banda de un género con ciertos arreglos de otra variante, la escucha de “Providence” va mutando con naturalidad entre la oscuridad y densidad, sobrecogedoras en toda su extensión.

El apartado vocal es compartido entre el bajista Steve Peacock y el guitarrista Shelby Lermo, este último también detrás de samplers que son inquietantes al adentrarse en “Through Downward Dynasties” y “Cudgel”, canciones vertiginosas con una muralla vocal portentosa. Aspereza, desesperación y viscerales guturales, engrandecen la estructura más técnica de estos tracks, que no escatiman en brutalidad. Bajando un poco la intensidad, “Furnace Hibernation” es una cruda progresión donde Ennis castiga a la batería con una arrolladora interpretación, dando espacios a disonantes acordes y un trémolo espeluznante.

Al revisar los créditos de Ulthar, se puede dilucidar que el sonido extremo concebido dentro del underground es lo que nutre a la banda. Esta propuesta, inspirada estéticamente en Howard Phillips Lovecraft, consigue en “Humanoid Knot” un notable cierre, alejándose totalmente de lo ceremonioso y optando por una canción sin riendas, sin reglas y con lacerantes quiebres en las cuerdas de Lermo. La voracidad vocal del último tramo es inclemente, al igual que la rítmica que no cesa su hosquedad.

Para superarse a sí mismos, limitarse a crear un trabajo mucho más pesado que el anterior podía ser una alternativa, pero Ulthar no sólo consigue esto. “Providence” desborda calidad y ferocidad, pero, sobre todo, irrumpe con alguna suposición sonora asociada a géneros musicales más letales. Con su nuevo opus, Ulthar desencadena una experiencia extrema garantizada, pero a medida que cada track llega, será difícil vaticinar el impacto de la embestida.


Artista: Ulthar

Disco: Providence

Duración: 36:33

Año: 2020

Sello: 20 Buck Spin


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Providence Providence
DiscosHace 5 días

Ulthar – “Providence”

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a...

Mordechai Mordechai
DiscosHace 6 días

Khruangbin – “Mordechai”

En un presente tan automatizado como el actual, Khruangbin ha logrado con éxito captar la atención de la audiencia con...

Hum Hum
DiscosHace 1 semana

Alain Johannes – “Hum”

La carrera de Alain Johannes habla por sí sola. Como “hombre en las sombras” ha sido el responsable de un...

Savage Peace Savage Peace
DiscosHace 2 semanas

Partisan – “Savage Peace”

Actualmente, una frase como “paz salvaje” resulta tan paradójica como acertada. La brusquedad de los cambios en los ritmos de...

Women In Music Pt. III Women In Music Pt. III
DiscosHace 2 semanas

HAIM – “Women In Music Pt. III”

Desde el lanzamiento de “Summer Girl” el año pasado, era claro que el tercer álbum de HAIM, “Women In Music...

Hell Will Come For Us All Hell Will Come For Us All
DiscosHace 2 semanas

Aversions Crown – “Hell Will Come For Us All”

Australia no sólo es el país originario de bandas importantes de rock como AC/DC, y otras que nacieron durante la...

Amends Amends
DiscosHace 3 semanas

Grey Daze – “Amends”

Para quienes crecieron con los himnos de Linkin Park sonando fuerte en la radio y en la televisión, la muerte...

Consummation Consummation
DiscosHace 3 semanas

Katie Von Schleicher – “Consummation”

Las limitaciones jamás han sido un impedimento para Katie Von Schleicher, por el contrario, se convirtieron en su sello. Para...

Lamb Of God Lamb Of God
DiscosHace 3 semanas

Lamb Of God – “Lamb Of God”

Con un poco más de dos décadas de historia, incluyendo sus inicios bajo el nombre Burn The Priest, la carrera...

Punisher Punisher
DiscosHace 4 semanas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Publicidad
Publicidad

Más vistas