Conéctate a nuestras redes

Discos

Kendrick Lamar – “DAMN.”

Publicado

en

Semanas llenas de misterio rodearon al rapero Kendrick Lamar desde que lanzó la canción “The Heart Part 4”. Todo esto, debido a que en su letra advertía sobre la fecha 7 de abril como el momento de algo grande. Fue así como, una vez llegado el día y luego del estreno de “HUMBLE.”, el oriundo de Compton anunció los detalles de “DAMN.”, su cuarto disco de estudio, que llegaba para suceder al críticamente aclamado “To Pimp A Butterfly” (2015), el que se transformó de manera casi indiscutible en el mejor álbum de su carrera. Esta vez, con “DAMN.”, Lamar intenta ratificar ese sentimiento de justiciero social que enmarcó su placa anterior, con canciones de carácter quizás no tan político, pero igual de comprometidas con la comunidad afroamericana.

En este álbum encontramos la forma en que el rapero hace su manifiesto frente al mundo, ya sean sus seguidores o detractores. El inicio a modo de intro con “BLOOD.” expone de inmediato las críticas que Lamar recibió por parte de Fox News, en un sample que recuerda cómo la letra de su canción “Alright” fue duramente criticada por su contenido, mientras que “DNA.” expresa una verdadera declaración de principios respecto al orgullo que siente por su raza, con rimas violentas, abrasivas y directas, mescladas con un pegajoso sample de “gimme some ganjah”, la frase característica que el músico Rick James solía gritar antes de interpretar su clásica canción “Mary Jane”, argumentando el respeto de Kendrick por los principales iconos de la cultura afro. Una vez llegada “ELEMENT.” nos enfrentamos a una realidad muy diferente a su álbum anterior, donde la obra funcionó a modo de disco conceptual, con una temática interconectada y pareja; acá, muy por el contrario, existen canciones que funcionan individualmente más que en conjunto, un elemento que no necesariamente transforma a “DAMN.” en un disco falto de calidad. “Kung Fu Kenny” expresa todos los sentimientos más profundos de su ser en “FEEL.” -de los puntos más altos dentro del álbum- con muchos samples de pistas y bases hip hop, complementando muy bien las exigentes rimas que entrega la canción.

Existen un par de colaboraciones durante el álbum, tal como “LOYALTY.” en conjunto con Rihanna, que no está de más, pero francamente eclipsa un poco el ambiente por su carácter demasiado radial y plano en contraste con las furiosas composiciones del resto del álbum. Sorprendentemente, luego de eso nos encontramos con la tremenda “PRIDE.”, altamente superior a su predecesora, con una letra que, al igual que en gran parte de las composiciones, entrega los pensamientos más internos del rapero, desde la nostalgia y la introspección, preparando el terreno para “HUMBLE.”, la carta abierta de Lamar para toda la sociedad, en especial para sus pares raperos y para toda la industria en general, arremetiendo contra la política, los cánones estéticos de la actualidad, la religión, entre otras entidades de poder.

Una de las sorpresas cuando se anunció el álbum, fue la colaboración junto a U2 titulada “XXX.”, que terminó siendo una muy agradable canción inspirada en Estados Unidos, donde casi ni se siente la presencia de los irlandeses debido a la perfecta incorporación que lograron en el estilo del rapero. Ya acercándonos a la conclusión, “DUCKWORTH.” pone el punto final al álbum como una sentida y dedicada canción que cuenta la historia entre su padre y Top Dawg, su productor, quienes tuvieron algunos altercados en el pasado, cuando el primero era uno de los criminales dentro del área donde ambos vivían. Increíblemente, según el mismo Kendrick afirmó, esta historia es completamente real, y se entrega en una forma muy cinematográfica, didáctica y con tintes policiales, llevando las rimas hacia otro nivel de cuenta historias, incorporando además los samples de canciones tan dispares como “Atari” de Hiatus Kaiyote o “Be Ever Wonderful” de Ted Taylor, track que se lleva gran parte del protagonismo durante la canción.

Más allá de la mitología que afirmaba un segundo álbum inmediatamente después de este, “DAMN.” es una obra que no está a la altura de “To Pimp A Butterfly”, pero que sí está cargada de muy buenas canciones, con quizás las mejores rimas del rapero a la fecha. Este álbum es una muestra de madurez y experimentación, algo así como el día después de la cúspide que Lamar alcanzó con su tercer LP. Cuando ya lo has hecho todo, la única manera de demostrar tu vigencia y calidad no es con más obras maestras, sino más bien con discos como este, donde no importa hacer una épica canción de 15 minutos o una historia llena de interludios y paralelismos musicales. En “DAMN.” encontramos un manifiesto directo, un libro abierto con los pensamientos más recónditos de King Kendrick, donde cada canción es una página más en la perturbada y contestaría mente del rapero.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Mr. Bungle – “The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo”

Publicado

en

The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo

Hacer algo nuevo, resignarse a los hits, dar en el gusto. Existen muchas razones para desempolvar un proyecto desde el baúl de los recuerdos, pero probablemente ninguna sea tan rebuscada como la que Mike Patton, Trey Spruance y Trevor Dunn hicieron con Mr. Bungle, ya que la reunión que el conjunto anunciaba entusiasmó a su fanaticada, pero sólo hasta el punto en que supieron de qué se trataría. Contra cualquier pronóstico, el conjunto reclutó a Dave Lombardo y Scott Ian para interpretar íntegramente “The Raging Wrath Of The Easter Bunny”, su primer demo grabado en 1986 y cuyo único registro era una grabación extraída de un cassette en mala calidad, donde había que adivinar lo que está tocando cada instrumento. Eso sí, hay un detalle no menor: este demo está muy lejos del sonido por el que la agrupación se hizo conocida en sus años de actividad, ya que la única locura presente no estaba en la estructura de sus canciones, sino que más bien en su sonido, con un thrash metal ochentero, que sería algo así como Mr. Bungle antes de Mr. Bungle. Prometedor, pero peligroso.

Y es que los cuestionamientos frente a “otro Dead Cross” era lo que más se repetía con cada adelanto que la banda entregaba, pero el resultado final desde la intro con “Grizzly Adams” está muy lejos de ser un refrito. Casi como si aquel polvoriento y ruidoso demo no existiera, la banda interpreta magistralmente cada una de las canciones que regrabaron en esta ocasión. A modo general, la decisión de retomar este período es exactamente por un fin noble, el de querer darle el valor que merece a un material que nunca fue tratado como se debía y que, con la madurez y experiencia que entregan los años, ahora puede lograrse de una manera mucho más enfocada que la que intentaron esos jóvenes que, por allá en 1986, sólo querían interpretar su música lo más rápido y fuerte que les fuera posible. De igual forma, elementos más contemporáneos se sienten de inmediato en “Anarchy Up Your Anus”, que dan a entender de que esos espasmos de modernidad son inevitables al revisitar un material un tanto fuera de tiempo, en una época en la ya todo está inventado.

“Raping Your Mind”, por ejemplo, no suena a nada diferente, ni novedoso, pero esa es precisamente su gracia: una banda que no espera sorprender ni consentir los deseos de los que miran a Mr. Bungle como lo más complejo, musicalmente hablando. Patton y sus secuaces sólo quieren tocar, pasarlo bien, hacerle justicia a un material que no se quedaba atrás en buenas ideas, pero que la falta de recursos propia de unos principiantes lo dejó en el olvido. De ahí en adelante, la obra se adentra en una extensa e imparable catedra de thrash metal, donde la complicidad de Patton, Spruance y Dunn se mezclan de manera impecable con dos de los exponentes más importantes del género, como lo son sus invitados especiales.

El dinamismo presente en canciones como “Bungle Grind”, “Methematics”, o la inédita “Eracist” (que fue compuesta en esos años, pero nunca grabada), demuestran esos indicios del Mr. Bungle más aventurado, pero sin dejar de lado el homenaje a toda máquina para esos referentes del thrash como lo hacen con el cover de Stormtroopers Of Death (“Habla Español O Muere”), o la estrepitosa versión de “Loss For Words”, clásico indiscutido de Corrosion Of Conformity. Lo que pareciera un disco cualquiera de metal no se queda ahí y sigue mostrando momentos excepcionales, como la decidida “Spreading The Thighs Of Death” o el implacable final de “Sudden Death”, que en siete minutos y medio despacha cada uno de los elementos de este supergrupo con una soltura y agresividad de unos jóvenes principiantes, y la meticulosidad y desplante de un grupo de artistas que lleva décadas entregando su música.

Más disco nuevo que “regrabación”, “The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo” logra indescriptiblemente no caer en ningún cliché del género, ya que su chapa de pasado de moda dura solamente hasta que podemos adentrarnos en la intención del álbum. Sacando lo anterior, notamos cómo el trabajo está empapado por una honestidad de ofrecer una obra entretenida y que cumple perfectamente con todas las expectativas, donde nada es forzado y todo suena en su lugar y con una simpleza que llega a ser intimidante. No es un thrash plástico, no es un thrash maquillado, es verdadera vieja escuela traída a la actualidad en la mejor de sus formas, no como un intento por regresar a algo que se tuvo en otro tiempo, sino que como el ejercicio de desarrollar esa idea que siempre estuvo inquietamente pendiente, y que finalmente pudo concretarse como debió ser en su momento.


The Raging Wrath Of The Easter Bunny DemoArtista: Mr. Bungle

Disco: The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo

Duración: 56:27

Año: 2020

Sello: Ipecac


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo
DiscosHace 9 horas

Mr. Bungle – “The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo”

Hacer algo nuevo, resignarse a los hits, dar en el gusto. Existen muchas razones para desempolvar un proyecto desde el...

The Ascension The Ascension
DiscosHace 4 días

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 5 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 6 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 2 semanas

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 2 semanas

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 2 semanas

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 3 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 3 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 3 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Publicidad
Publicidad

Más vistas