Conéctate a nuestras redes

Discos

Kendrick Lamar – “DAMN.”

Publicado

en

Semanas llenas de misterio rodearon al rapero Kendrick Lamar desde que lanzó la canción “The Heart Part 4”. Todo esto, debido a que en su letra advertía sobre la fecha 7 de abril como el momento de algo grande. Fue así como, una vez llegado el día y luego del estreno de “HUMBLE.”, el oriundo de Compton anunció los detalles de “DAMN.”, su cuarto disco de estudio, que llegaba para suceder al críticamente aclamado “To Pimp A Butterfly” (2015), el que se transformó de manera casi indiscutible en el mejor álbum de su carrera. Esta vez, con “DAMN.”, Lamar intenta ratificar ese sentimiento de justiciero social que enmarcó su placa anterior, con canciones de carácter quizás no tan político, pero igual de comprometidas con la comunidad afroamericana.

En este álbum encontramos la forma en que el rapero hace su manifiesto frente al mundo, ya sean sus seguidores o detractores. El inicio a modo de intro con “BLOOD.” expone de inmediato las críticas que Lamar recibió por parte de Fox News, en un sample que recuerda cómo la letra de su canción “Alright” fue duramente criticada por su contenido, mientras que “DNA.” expresa una verdadera declaración de principios respecto al orgullo que siente por su raza, con rimas violentas, abrasivas y directas, mescladas con un pegajoso sample de “gimme some ganjah”, la frase característica que el músico Rick James solía gritar antes de interpretar su clásica canción “Mary Jane”, argumentando el respeto de Kendrick por los principales iconos de la cultura afro. Una vez llegada “ELEMENT.” nos enfrentamos a una realidad muy diferente a su álbum anterior, donde la obra funcionó a modo de disco conceptual, con una temática interconectada y pareja; acá, muy por el contrario, existen canciones que funcionan individualmente más que en conjunto, un elemento que no necesariamente transforma a “DAMN.” en un disco falto de calidad. “Kung Fu Kenny” expresa todos los sentimientos más profundos de su ser en “FEEL.” -de los puntos más altos dentro del álbum- con muchos samples de pistas y bases hip hop, complementando muy bien las exigentes rimas que entrega la canción.

Existen un par de colaboraciones durante el álbum, tal como “LOYALTY.” en conjunto con Rihanna, que no está de más, pero francamente eclipsa un poco el ambiente por su carácter demasiado radial y plano en contraste con las furiosas composiciones del resto del álbum. Sorprendentemente, luego de eso nos encontramos con la tremenda “PRIDE.”, altamente superior a su predecesora, con una letra que, al igual que en gran parte de las composiciones, entrega los pensamientos más internos del rapero, desde la nostalgia y la introspección, preparando el terreno para “HUMBLE.”, la carta abierta de Lamar para toda la sociedad, en especial para sus pares raperos y para toda la industria en general, arremetiendo contra la política, los cánones estéticos de la actualidad, la religión, entre otras entidades de poder.

Una de las sorpresas cuando se anunció el álbum, fue la colaboración junto a U2 titulada “XXX.”, que terminó siendo una muy agradable canción inspirada en Estados Unidos, donde casi ni se siente la presencia de los irlandeses debido a la perfecta incorporación que lograron en el estilo del rapero. Ya acercándonos a la conclusión, “DUCKWORTH.” pone el punto final al álbum como una sentida y dedicada canción que cuenta la historia entre su padre y Top Dawg, su productor, quienes tuvieron algunos altercados en el pasado, cuando el primero era uno de los criminales dentro del área donde ambos vivían. Increíblemente, según el mismo Kendrick afirmó, esta historia es completamente real, y se entrega en una forma muy cinematográfica, didáctica y con tintes policiales, llevando las rimas hacia otro nivel de cuenta historias, incorporando además los samples de canciones tan dispares como “Atari” de Hiatus Kaiyote o “Be Ever Wonderful” de Ted Taylor, track que se lleva gran parte del protagonismo durante la canción.

Más allá de la mitología que afirmaba un segundo álbum inmediatamente después de este, “DAMN.” es una obra que no está a la altura de “To Pimp A Butterfly”, pero que sí está cargada de muy buenas canciones, con quizás las mejores rimas del rapero a la fecha. Este álbum es una muestra de madurez y experimentación, algo así como el día después de la cúspide que Lamar alcanzó con su tercer LP. Cuando ya lo has hecho todo, la única manera de demostrar tu vigencia y calidad no es con más obras maestras, sino más bien con discos como este, donde no importa hacer una épica canción de 15 minutos o una historia llena de interludios y paralelismos musicales. En “DAMN.” encontramos un manifiesto directo, un libro abierto con los pensamientos más recónditos de King Kendrick, donde cada canción es una página más en la perturbada y contestaría mente del rapero.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Orville Peck – “Bronco”

Publicado

en

Bronco

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y no precisamente por su sonido. Era su misteriosa imagen, la de vaquero incógnito, un llanero solitario tatuado y de flecos, lo que más llamó la atención, volcando ese interés hacia el contenido de su debut a través de Sub Pop. De voz grave y profunda, Orville Peck trazó nuevas líneas para el country y, lejos de la experimentación, hacia el lado más alternativo, se apropió de códigos propios del estilo y se insertó como uno más en el panorama.

Pareciera ser que la carrera de Orville Peck llevara años y una vasta trayectoria, pero su estantería no acumula más de dos lanzamientos. Tras una serie de singles y EP’s, el músico con base en Canadá regresa ahora en un sello grande: “Bronco”. El álbum, mucho más completo y maduro que su antecesor, muestra temáticas propias del country con un claro énfasis en la fragilidad y los sentimientos, además, es riquísima la textura de su voz de crooner y los arreglos de slide en guitarras, banjos y otros. Sin embargo, el primer track, “Daytona Sand”, dice lo contrario con su galopante inicio y arreglos, más propios de bandas de rock con trazos de country. Seguramente el espíritu alternativo de Peck se hizo realidad en lo que sería su primer lanzamiento a través de Columbia.

¿Qué más ofrece Peck a lo largo de “Bronco”? Posiblemente una mejor versión de su trabajo vocal, más rango y, sobre todo, más profundidad. El álbum, en ese sentido, es muy dinámico y completo y también más accesible y oreja, donde abundan canciones de marcada tendencia pop, como “Lafayette”, y también baladas como “The Curse Of The Blackened Eye” o “Iris Rose”, alcanzando todos los niveles que el género puede probar. “Bronco” es un disco extenso, de 15 canciones y una gran variedad de sonidos, y el denominador común es la experiencia de la voz de Peck que se cuela con pasión entre percusiones, arreglos de cuerda (“Let Me Drown”) y letras que reflejan la fragilidad de la soledad, beber y más.

No sirve ni viene al caso teorizar, buscar o desvelar la identidad de Orville Peck ni su pasado musical, su imagen y propuesta sólo gana manteniendo su figura incógnita y, además, apropiándose del imaginario sureño de los cowboys. Todo esto, que además tuvo un renacer de la mano de artistas como Lil Nas X y su hit “Old Town Road” junto a Billy Ray Cyrus, o la propia imagen de Diplo, quien llevó precisamente a Orville Peck a la ceremonia de los Grammy donde los vaqueros se robaron la película y los flashs, reafirma la idea de retomar y torcer los heteronormativos códigos de la imagen dura de los vaqueros, y Peck, en ese sentido, se convirtió en una figura más que atractiva gracias a su estilo. Si hasta hizo un dueto con Shania Twain.

Seguramente, para muchos “Bronco” sea el primer acercamiento hacia Orville Peck y es una decisión acertada: el álbum es más que accesible, complejo dentro de su rango y muy agradable. Más allá de su alter ego y el cuidado trabajo visual sobre su no-identidad, Peck asoma como más que una construcción, más que un simple personaje y podrá posicionarse como un artista de country fresco y ruidoso.


BroncoArtista: Orville Peck

Disco: Bronco

Duración: 53:40

Año: 2022

Sello: Columbia / Sub Pop


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bronco Bronco
DiscosHace 5 días

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 6 días

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 2 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 2 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 3 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 3 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 4 semanas

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 4 semanas

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Unlimited Love Unlimited Love
DiscosHace 1 mes

Red Hot Chili Peppers – “Unlimited Love”

Tratándose de una banda de masividad e impacto incuestionable, lo habitual es que cada nueva entrega de Red Hot Chili...

Never Let Me Go Never Let Me Go
DiscosHace 1 mes

Placebo – “Never Let Me Go”

Cuando en su último disco hasta hace unas semanas, “Loud Like Love” (2013), Placebo cantaba: “Tengo demasiados amigos / demasiada...

Publicidad
Publicidad

Más vistas