Conéctate a nuestras redes

Discos

Katatonia – “The Fall Of Hearts”

Publicado

en

Lo primero que resulta necesario destacar sobre “The Fall Of Hearts”, más reciente larga duración de Katatonia, tiene que ver con el enfoque con que se enfrenta el oyente a estos 67 minutos de música híbrida y su respectiva reacción, siendo irrelevante si se es un seguidor acérrimo y ortodoxo fiel al material que los suecos editaron a comienzos de la década de los 90 o si, por el contrario, se es alguien que en algún momento de su vida simplemente se encontró con estas composiciones provenientes de la mente de sus miembros principales, Jonas Renkse y Anders Nyström, porque este, el décimo registro de su carrera, es una muestra de lucidez y coherencia musical, donde la esencia de los últimos tiempos está intacta y, por consiguiente, justifica el sonido que posee el álbum, que a todas luces fue ejecutado con las ideas claras, con precisión y  utilizando la serenidad y sabiduría que ha adquirido Katatonia en sus veinticinco años de existencia.

KATATONIA 01La transición hacia la forma en que se materializa la inspiración de los suecos por estos días resulta coherente y era algo que hace rato se asomaba en el horizonte. Prueba de ello es “Takeover”, una obertura que con los primeros acordes genera un aura hipnótica, avanzando a paso lento y seduciendo para revelar el lado más amable que Katatonia haya mostrado alguna vez, para luego desenvolverse en una pieza progresiva que, si bien siempre ostenta su perfil más armónico, aún tiene elementos del metal que los puso en el mapa y que forma parte de ellos, de una u otra manera. “Serein” tiene ese sabor que dejaron aquellos días de lluvia y desolación que se plasmaron en “Last Fair Deal Gone Down” (2001) o “Tonight’s Decision” (1999), época en la que, al igual que ahora, hubo arreglos que se inspiran en artistas de otras aristas como The Cure u otros exponentes de características semejantes. El primer corte promocional es la siguiente, “Old Heart Falls”, y retoma en gran medida la vibra de lo que hicieron en ocasiones previas, como en “Night Is The New Day” (2009) y “The Great Cold Distance” (2006), donde los apoyos electrónicos oscilan al lado de una base rítmica progresiva, que a su vez se mueve entre el rock y el metal, fusión que hoy se ha convertido en el sello del grupo.

Hasta este punto, es probable que la experiencia de escuchar “The Fall Of Hearts” sea un trance en el que la música, de una u otra forma, toque más de alguna fibra y sea capaz de conmover y empatizar con los sentimientos y los demonios de la audiencia. Con esto en mente, tal vez el grupo puso de forma deliberada la siguiente pieza, “Decima”, concebida en su totalidad con los actuales aires que han refrescado la propuesta de la banda en estos últimos diez años, y que fácilmente podría ser la cúspide de todas las canciones que han compuesto bajo ese halo de asfixia y tribulación, para el deleite de los apesadumbrados, aunque al final de este opus existe otra composición a la que es factible atribuirle ese título. “Sanction” es uno de los pocos lugares donde aún quedan restos de metal, pero más importante es que la forma en que se despliega desde su sección media hacia el futuro es la recompensa a una espera extendida por cuatro años y las expectativas que esto generó, siendo la mejor respuesta a la interrogante que suponía una nueva entrega de Katatonia: una línea vocal memorable, más el resto de los instrumentos enfocados en la creación de una canción con tintes épicos.

KATATONIA 02Justo en el centro del camino está “Residual” y “Serac”, exponentes superlativos del sonido y la evolución que ha experimentado la agrupación, donde hoy cuentan con espacio suficiente para incluir componentes densos y pesados. Sin embargo, lo que predomina hoy en la música de los suecos es el sentido de la armonía y la conexión que existe entre eso y las emociones propias del instante en que se encuentran los creadores de la obra en sus respectivas vidas. “Last Song Before The Fade” es la reivindicación del estilo que practicaron durante los comienzos de siglo y sus respectivos discos, pero con el buen gusto y la sofisticación que han plasmado de manera excepcional en la configuración del espectro sonoro actual. El mismo sendero es recorrido por “Shifts”, aunque más calma y triste, se deshace como humo en el aire y pareciera sobrevivir –al menos en espíritu– en algunos pasajes de la siguiente, “The Night Subscriber”, que más adelante tiene zonas que rememoran las mejores sensaciones que dejaron los antes mencionados “The Great Cold Distance” o “Night Is The New Day”, donde del metal y el resto de innumerables elementos de toda índole dieron forma a la versión más aclamada hasta ese entonces de Katatonia. El bloque de clausura en “The Fall Of Hearts” es el más sólido y estremecedor de toda la discografía de los europeos: por un lado, “Pale Flag” es capaz de quitar el aliento y sumergir al oyente en aguas turbias, ennegrecidas por las aflicciones y el sabor amargo de las desgracias, y por otro lado, “Passer” es un manifiesto de esperanza que surge justo al final de esta travesía, en la que la música de Katatonia despierta los demonios internos y expone el lado más íntimo de una fusión de rock y metal, cuya sangre es diferente a la del resto de sus contemporáneos. La participación de Renkse en este tema, más sus letras y su vocalización, son probablemente la culminación de su proceso creativo personal que se vio interrumpido cuando sufrió lesiones en su voz, amenazando con apartarlo de su arte, la que hoy ve cómo el sacrificio y la tenacidad propiciaron que estemos frente a un cantante que es capaz de conjugar sus emociones, y las de sus compañeros, en un lenguaje que juega con las melodías y que transmite con precisión la intención de sus palabras.

Un poco más de una hora toma procesar por completo “The Fall Of Hearts”, que, tras ser escuchado en incontables ocasiones por este redactor, permite ser catalogado como el trabajo más maduro y trascendente en la historia de Katatonia. El material está por sobre cualquier etiqueta y resulta inclasificable, porque limitarlo a alguna corriente sería un acto mezquino y obtuso; muy por el contrario, es una obra destinada a maravillar a audiencias diversas porque es tan variada como coherente, demostrando que la música extrema y sus alrededores son un nicho donde la vanguardia y la innovación tienen un suelo fértil para crecer.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Publicado

en

The Ascension

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y expansivo viaje de “The Age Of Adz” (2010), hasta el desgarrador “Carrie & Lowell” (2015), su discografía parece no tener brújula. Sin embargo, cada pieza es unida por el agudo sentido de percepción del cantante, que, con un trabajo de introspección y de mirada sustancial al estado del mundo, logra en “The Ascension” entregar un material crítico, angustioso e increíblemente necesario.

El disco comienza con un ultimátum. En su canción inicial, “Make Me An Offer I Cannot Refuse”, Sufjan le habla directamente a una de las presencias más regulares en su música: Dios, pero, de forma distinta que en su último material en solitario, su voz es ansiosa y demandante. El instrumental electrónico enfatiza el estado de crisis de la canción y los glitches electrizan la ambientación que estalla en un frenético outro. Lo anterior simboliza el ánimo presente en el disco, un símbolo de exclamación y un Stevens cansado de la falta de señales. “Muéstrame la gracia de un rey natural. Señor, necesito liberación”, exclama exhausto, comenzando con una catarsis.

Sufjan nunca ha temido sonar descorazonador en su música; de hecho, su LP de 2015 estaba lleno de devastadores golpes, sin embargo, el ambiente presente muestra una opacidad y un deprimente pesimismo, incluso cuando las melodías son curiosamente alegres. “Run Away With Me” es una oda –o crítica– al escapismo a través de la cultura pop. Una balada a su estilo, una inescapable referencia a Carly Rae Jepsen, mientras le implora a otro escaparse con él. Los versos están llenos de oscuras imágenes apocalípticas, pero el melódico coro conforta con su simpleza. “Video Game” es lo más cercano a una pieza pop en su catálogo, con una constante percusión acompañada de sintetizadores y sus vocales más rítmicas. Temáticamente, trata con la autovaloración lejos de los estándares actuales: “No quiero ser el centro del universo, no quiero ser parte de esa vergüenza”.

La experimentación electrónica del disco lo puede hacer parecer como un hermano de “The Age Of Adz”, y es que las sensaciones frenéticas están presentes en ambos. Pero la música en “The Ascension” es más pesada y agobiante; es un viaje por el camino más largo y complicado. Mientras que en el primero las orquestas añaden un aire fantástico, en el más reciente los arreglos industriales lo convierten en un incómodo experimento y un claustrofóbico compilado de sonidos que encuentra su purificación en cada corte. Esta ansiedad está plasmada en temas como “Lamentations”, donde su suave voz se abre paso entre un instrumental que funciona como la musicalización del futurismo, una crítica a un sistema sucumbiendo en el capitalismo. Misma energía se percibe en temas como “Ativan”, donde las esperanzas recaen solo en los antidepresivos que calman su ansiedad, o en “Gilgamesh”, basada en la épica homónima que, con sus arreglos en piano y constantes glitches, crean una desesperante sensación que agradece los momentos resplandecientes.

En su centro, el álbum lidia con la perdida de fe y hacia dónde mirar en momentos tan deprimentes. El primer sencillo, “America”, es un épico relato de 12 minutos sobre la caída de un imperio. El cantante ha utilizado representaciones estadounidenses como parte de su sello, como crítica y como oda, pero en este corte se distancia. Una canción de protesta contra la cultura estadounidense, haciendo paralelos con la traición de Judas a Jesucristo: “Te he amado como un sueño, he besado tus labios como un Judas en celo”, le canta al sueño americano. Percibe que su creador ha abandonado su país natal y le suplica: “No me hagas lo que le hiciste a América”. Pero el álbum encuentra su mayor punto en el tema titular, una representación musical del ascender, con la brillante voz del músico liderando la dulce melodía y emocionando con la catarsis que se percibe en sus tonalidades. Este es Sufjan en su máximo esplendor.

“The Ascension” es sin duda un difícil plato de digerir, un ansioso viaje de imágenes apocalípticas y sonidos claustrofóbicos, un desafío para quienes han seguido una volátil discografía. Sin embargo, entre tantos momentos de encierro y oscuridad, Sufjan Stevens sigue ofreciendo destellos de luz donde su pesimismo parece desaparecer por un segundo, y su melodiosa voz impulsa a seguir adelante.


Artista: Sufjan Stevens

Disco: The Ascension

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Asthmatic Kitty


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ascension The Ascension
DiscosHace 2 días

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 3 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 4 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 1 semana

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 1 semana

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 2 semanas

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 2 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 2 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 3 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival
DiscosHace 3 semanas

June Of 44 – “Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival”

No son pocas las ocasiones en que proyectos musicales se ven consumidos por pretensiones creativas que terminan deteriorando las relaciones...

Publicidad
Publicidad

Más vistas