Conéctate a nuestras redes

Discos

Kasabian – 48:13

Publicado

en

Después del arrollador éxito obtenido por Kasabian gracias a su primer álbum homónimo de estudio de 2004, emprendieron hace años un largo camino de definición sonora que se ha desplazado por enrevesados y, en ocasiones, poco claros senderos. Esto último explica que, de ahí en adelante, todo lo que de los ingleses se espera cuando han anunciado la elaboración de un nuevo material de estudio, movilice las expectativas del público hacia el pantanoso terreno de las incertidumbres y las improbabilidades. Sabemos que aquello que caracteriza a Kasabian está a medio camino entre unos pegadizos y rotundos riff de guitarras, acompañados de un colorido juego de sintetizadores, que hace las veces de un rockdeslavado pero profundamente oscuro. Y esa es probablemente la marca registrada de la banda liderada por Sergio Pizzorno.

KASABIAN 01“48:13” se titula el quinto trabajo de la banda, con un disco en el que crea un colorido cuadro musical que suena esencialmente electrónico, a ratos inusualmente experimental y, sin duda, profundamente psicodélico para una banda acostumbrada a ecuaciones sonoras más bien sencillas. El disco transita en sus precisos 48:13 minutos de duración (lo que le otorga su título) entre sonidos eléctricos y bailables, en medio de temáticas que nos hablan de la fragilidad de las relaciones humanas en el mundo contemporáneo en “Bumblebeee” y “Explodes”; la alienación del hombre por los medios de comunicación de masas en la historia de “Stevie”, canción que se inicia con unas cuerdas que rememoran a “Eleanor Rigby” de The Beatles y que lentamente se va inflamando hasta explotar en un coro que nos recuerda que cada día es una nueva batalla; y la condición inhumana de una sociedad sedienta de poder en “Eez-eh”. Es esta una incitante propuesta que se inclina por la exploración, pero que al carecer de austeridad, sufre de delirios de megalomanía sonora en reiterados pasajes. No obstante a ello, Kasabian nos muestra que no tiene problemas en esclarecer e integrar sus influencias en un disco que devela hasta dónde están dispuestos a llegar.

“(Mortis)” es un interludio instrumental de corta duración, que se emparenta y que da paso a una profusamente bailable “Doomsday”, tema definitivo de este álbum. Esta canción, y en cierta medida la que sigue, “Treat”, develan y sintetizan lo que el disco es: una incitante simbiosis entre electrónica, psicodelia y guitarras a máximo volumen a punto de estallar. Trazos de influencias del rock experimental de los sesenta se oyen en “Glass” para rápidamente recuperar el patrón común del disco en torno a los sonidos electrónicos fuertemente cargados a los efectos psicodélicos en “Explodes”.

KASABIAN 02El disco hace una pausa en un brevísimo interludio titulado “(Levitation)”, para reaparecer ahora con guitarras, baterías y distorsionadores en una no poco reconocible “Clouds”. Sin embargo, esta segunda fase del disco poco y nada tiene que ver con lo que escuchamos antes al romper el patrón energizado de la primera parte. Nos desplazamos hacia las influencias hiphoperas de la banda con “Eez-eh”, pasamos luego nuevamente al sonido eléctrico en “Bow”, para desaparecer en una apagada balada que contiene un tenue romance entre una lenta guitarra, una calmada batería y unos esperanzadores coros que despiden al disco con “S.P.S”.

Terminó la incertidumbre. Para bien o para mal, los no pocos 48 minutos y 13 segundos del disco son suficientes para exponer la faceta más electrónica de Kasabian mostrada hasta la fecha. Enmarcados en la estética de un sonido indie fuertemente electrizado, la banda sigue buscando su centro. Es este un disco atendible, sin embargo, está muy lejos de ser imprescindible pensando en trabajos previos de la banda. Pero si algo está claro, es que al menos la identidad de Kasabian no le teme al cambio, ni menos a la aventura.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 1 día

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 5 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas