Conéctate a nuestras redes

Discos

Juan Pablo Abalo – Como Un Animal

Publicado

en

Nos hemos malacostumbrado a pensar en la música chilena en códigos estrictos y sencillos, donde importan más los sonidos que la estructura de las canciones, donde un párrafo con letras interesantes importa más que los trazos melódicos de una composición. En síntesis, queda la espectacularidad de un detalle por sobre el armado de algo tan complejo como es una obra musical. Por ello, el trabajo de Juan Pablo Abalo no sólo es refrescante, sino que necesario para problematizar a la música popular chilena.

JUAN PABLO ABALO 02Formado como un compositor docto y teniendo en la batería a su instrumento formativo, Abalo ha mostrado diferentes tipos de materiales, desde una opereta (“El Participante”, 2010) hasta la exploración en un género propio como son las canciones de corte más religioso (“Canciones De Misa”, 2012), y su nexo con el lado más popular de la composición también va en colaboraciones, como por ejemplo el haber estado encargado de la orquestación y los arreglos del lanzamiento de “Fuera De Campo”, de Dënver, el año pasado. Pero ningún movimiento anterior de Abalo había tenido tanta ambición como su tercer disco, “Como Un Animal”, donde los pies forzados no son tan claros, más allá del subtítulo “Nueve Baladas de Amor y Misterio”, y donde el artista consigue explorar y explotar géneros tan disímiles como el rhythm & blues o la balada más tradicional. En nueve tracks, y poco más de media hora, lo decimos desde ya, Juan Pablo Abalo se anota uno de los mejores discos chilenos salidos en los últimos años.

En materia de calidad, Abalo traspasa su experticia docta para armar canciones aparentemente simples e ir jugando con sus complejidades y capas de manera experta, segura y con la claridad suficiente como para evitar ripios o repeticiones. Todo lo que se escucha en “Como Un Animal” es novedoso, fresco, pero por sobre todas las cosas, elegante. Aunque el disco explora de forma carnal, sexy y directa el amor y las aristas que convergen en este, no existe nada burdo, ni excesos, ni parafernalias efectistas. En vez de ello, el tratamiento de las canciones exhibe hasta una cadencia elegante, pero no por ello menos interesante.

JUAN PABLO ABALO 01Es claro desde el inicio del disco que, a diferencia de ejercicios anteriores, esta vez es la voz de Abalo la que se escucha, no sólo con su canto correcto pero con pocas variantes brillantes, sino también en la propuesta, llena de seguridades y comodidad. La voz de Abalo no es bonita, no es sexy, no es lo que necesita la música, y aún así se convierte en exactamente lo que evita que “Como Un Animal” sea un disco sensual y amoroso, y adquiera un carácter de misterio y oscuridad evidente.

Es imposible no hacer la relación entre este disco y “Woman” de Rhye (2013), pero a diferencia de estos últimos, que hacían de la belleza el ropaje para la sensualidad, en “Como Un Animal” no hay necesidad de que la música sea “bonita”. En vez de eso, los horizontes son más amplios, más atractivos, menos obvios, lo que es aún más notorio al revisar el nexo entre letra y música. En vez de abatirse, el hablante en la excelente “No Te Vayas” invita, atrae, no se tira al suelo para lograr atención, sino que la gana. En “Un Lindo Jardín” Abalo no hace crítica cliché, sino que arma recursivamente un examen a otro y a la “inercia” de las convenciones sociales y los pliegues emocionales que irrumpen.

Pero más allá de eso, es lo animal lo que perdura. Cada historia, cada línea del disco en sus breves pero concisos 32 minutos, presenta la supremacía de lo irracional por sobre el argumento, destacando siempre una naturaleza salvaje, donde poco y nada tiene que hacer la razón. Allí es donde Guadalupe JUAN PABLO ABALO 03Becker tiene un rol clave en el track que inicia el disco y le da nombre también. Son sus susurros lo que de inmediato indica que el álbum es un ejercicio más del análisis de la pareja y sus complejidades –principalmente, los errores y lo malo- que una revisión de un individuo particular.

El ejercicio que hace Abalo es relevante porque, desde un álbum musicalmente impecable, donde él armó cada arreglo, y la producción quedó a cargo de Milton Mahan y Pablo Muñoz (el dúo De Janeiros), logra una reflexión coherente, llena de matices, en el ejercicio del amor más bruto, pero también del más rico. Finalmente, este ser humano en la era digital, con todos sus avances históricos, sigue siendo preso del instinto más básico, e incluso queda propenso a los errores más graves, como se explicita en la inquietante “A Cinco Cuadras”.

Más allá de la perfección en lo musical, en la producción, la mezcla, la masterización y lo técnico, es lo humano lo que perdura en “Como Un Animal”. En un mundo donde el detalle y el reino del single o del éxito rápido y viral son la regla, el ejercicio de Abalo de pensar un disco, en un concepto, llevarlo a cabo con riesgos, sin prejuicios, con calidad y con humanidad brutal, es sin duda lo más refrescante e interesante salido en Chile en un año donde los buenos discos han sido regla, pero donde pocos se han aventurado a mostrar de forma tan directa la existencia de una reflexión por lo humano y la voz propia.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas