Conéctate a nuestras redes

Discos

Johnny Marr – The Messenger

Publicado

en

Lo más fácil en estos casos es pensar en comparaciones con el pasado. Mal que mal, Marr es la otra gran mitad de The Smiths y, a diferencia del divisivo Morrissey, a Johnny le tomó más de 25 años armar un disco debut como solista. Entonces se piensa en la obra de su banda más reconocida o en todos los proyectos donde Marr sobrellevó estos años. Pero “The Messenger”, el primer álbum que Johnny Marr firma con su nombre (los anteriores era con The Healers), no quiere ser comparado con nada. A cambio, ofrece un sonido atemporal, galopante y brillante, pero que, por tratar de rescatar el rock de guitarras melódicas, termina cercado en sus buenas intenciones, aislado de la innovación que ha caracterizado a Marr en cada uno de sus proyectos.

JOHNNY MARR 01Es cosa de escuchar The Cribs, Electronic o The The para notar que no sólo crea canciones buenas, sino que busca el paso más allá. Por eso es extraño escuchar un disco como este, que ofrece más efectividad que novedad. Quizás es la mayor vuelta a las raíces de un músico que nunca tuvo la necesidad de mostrar un origen siempre y cuando el siguiente paso estuviera pronto a ser realizado. De todas formas este trabajo es una joya en su acotado contexto. El sonido es una celebración del poder de la guitarra; un álbum de un guitarrista que ama el instrumento. Y las melodías y arpegios son brillantes, iluminando cada espacio de los 48 minutos que dura “The Messenger”, con el talento del trabajólico Marr siempre en marcha.

El inicio con “The Right Thing Right” muestra aquellos ritmos galopantes y melodías clásicas de cualquier canción de pop-rock británico que se precie de tal, mientras que “I Want The Heartbeat” recuerda a Arctic Monkeys o Kasabian, y “European Me” a los inicios de Miles Kane, pero todo con el especial sentido para las armonías de guitarra que tiene Marr.

JOHNNY MARR 02El gran problema del disco, es que algunos tracks hacen que el promedio decaiga como la U2-esca “Say Demesne” que, además, por su duración languidece la escucha del álbum, igual que “The Crack Up”, pero cerca del final “New Town Velocity” y sus guitarras al comienzo nos hacen creer que The Smiths sigue viviendo en Marr, pese a que el disco no vaya en esa dirección.

Porque lo que hace Johnny Marr es apelar al pasado, pero no copiando lo que antes hizo o lo que existió, sino que revisitando esos sonidos tal y como varios lo han hecho en la actualidad. De todas formas, el sonido puede parecerle rudimentario a varios por ser este, como se mencionó anteriormente, un disco esencialmente de sonido guitarrero, y que termina entrampando a “The Messenger”, un trabajo con grandes ideas en un par de reproducciones antes de cansar al oyente. Al final, como un todo no funciona, pero sí existen grandes canciones por separado para que este mensajero nos de la buena nueva de que seguirá dando que hablar con su nombre por un buen rato.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Hinds – “The Prettiest Curse”

Publicado

en

The Prettiest Curse

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de bandas como The Strokes se ha vuelto en una constante, pero en su último disco, “The Prettiest Curse”, el cuarteto español amplía sus sonidos y mira hacia una audiencia más amplia, con un material distintivo que celebra el trabajo y carisma de la agrupación. Con producción de Jenn Decilveo (Beth Ditto, Bat For Lashes), la banda deja de lado su clásico sonido garage pop por una paleta más expansiva y colorida. Esto se percibe rápidamente en la apertura “Good Bad Times”, un explosivo giro al power pop con relucientes guitarras y percusión, liderada por el juego vocal entre Carlotta Cosials y Ana Perrote.

Sus personalidades relucen en “Just Like Kids (Miau)”, una crítica a los sexismos y prejuicios que han enfrentado en la industria: “¿Puedo decirte algo sobre tu banda? Estoy seguro de que te encantaría escuchar mi consejo. El sarcástico corte es acompañado de un instrumental dulzón que enaltece la actitud pasivo-agresiva de la composición, en un giro que apela a una mayor audiencia, pero que se presenta como un paso natural más que una necesidad de satisfacer al mainstream. Otra agradable sorpresa son las primeras letras en español de la banda, presentando un arriesgado spanglish que puede resultar molesto para unos y disfrutable para otros. Este juego cultural se materializa musicalmente en la cautivante “Come Back And Love Me <3”, un romántico homenaje a sus raíces, girando hacia bossa nova en la disonancia más grande del “The Prettiest Curse”, pero que se gana un espacio gracias a la constancia en sus vocales. El uso de su lenguaje nativo es una herramienta más que bienvenida, haciendo que su sonido sea más distintivo.

Los elementos del garage no son olvidados por completo, y canciones como “Burn” son ejemplos fieles a su sonido original, donde las chicas se unen en un rugiente estribillo que culmina en un outro a cargo del guitarreo electrónico clásico. Sin embargo, sus estructuras son mucho más pulidas que antes y la técnica en estas logra destacar, como en “Take Me Back”, un tema clásico del repertorio de la agrupación, pero con una evolución que deja brillar cada elemento, con un solo que funciona como el golpe emocional del disco en una nostálgica y atrapante melodía.

Si bien este es un disco de cambios, el elemento principal sigue siendo las voces de de Cosials y Perrote. Mucho de “The Prettiest Curse” es liderado por la personalidad que sale de sus vocales, logrando cambiar el tono en que cada canción es percibida, desde la irónica “Just Like Kids”, la sensual “Come Back And Love Me”, o “Riding Solo”, que presenta un pegajoso coro creado para estadios, en uno de los sonidos más expansivos del álbum. Y es que gran parte del trabajo presenta himnos dignos de cantar en vivo, donde “Boy” es el matrimonio perfecto de los elementos pop y rock del disco, así como también del inglés y español, con un dulce estribillo sepultado en fuertes guitarras.

La batalla más grande que enfrenta el disco es precisamente la magnitud sonora que tiene como objetivo. Al optar por melodías más cercanas al pop, muchos de estos elementos son barridos por las fuertes guitarras propias del garage. Este choque melódico amenaza con opacar la mejor carta de la agrupación: el peculiar, pero inescapable estilo vocal que narra las composiciones. Por esto, la pieza final, “This Moment Forever”, es un apreciado momento donde el instrumental descansa para darle protagonismo a la potencia de sus voces, despidiéndose con el momento más intimo del disco, pero no menos cautivante.

La idea de que los giros hacia el pop reflejan una reducción del sonido original se ha convertido en una narrativa obsoleta, en especial en el caso de Hinds, quienes logran usar estos elementos para construir su propia identidad. Este cambio puede asustar a los fans más puritanos, pero el espíritu de sus primeros discos está presente en “The Prettiest Curse”, si es que no más amplificado. Las guitarras son más brillosas y los vocales presentan más confianza, sin embargo, el encanto original no ha disminuido ni un poco.


Artista: Hinds

Disco: The Prettiest Curse

Duración: 32:45

Año: 2020

Sello: Lucky Number / Mom + Pop Music


https://open.spotify.com/album/5EAxNmYYdSAswaDuqPTiYN

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 4 días

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 4 días

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 5 días

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 2 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Premonitions Premonitions
DiscosHace 3 semanas

Sojourner – “Premonitions”

Las barreras de la distancia ya parecen ser cosa del pasado. Si bien, siempre cuando oímos algún larga duración recién...

Set My Heart On Fire Immediately Set My Heart On Fire Immediately
DiscosHace 3 semanas

Perfume Genius – “Set My Heart On Fire Immediately”

“La mitad de mi vida se ha ido”, son las palabras con las que Mike Hadreas comienza su quinto álbum...

Notes On A Conditional Form Notes On A Conditional Form
DiscosHace 4 semanas

The 1975 – “Notes On A Conditional Form”

Pese a que Matty Healy indicó que los dos discos lanzados en la era “Music For Cars” de The 1975...

Publicidad
Publicidad

Más vistas