Conéctate a nuestras redes

Discos

John Fogerty – Wrote A Song For Everyone

Publicado

en

John Fogerty, el sempiterno ex líder de los legendarios Creedence Clearwater Revival, vuelve con nuevo material tras cuatro años de silencio desde el lanzamiento de “The Blue Ridge Rangers Rides Again” (2009). “Wrote A Song For Everyone” constituye el noveno álbum de estudio en solitario del músico californiano y se fundamenta en versiones de temas ya editados por el cantante, incluyendo varios de los clásicos que, junto a su antigua banda, lo catapultaron al salón de la fama del rock & roll en 1993. Para la grabación de esta placa, Fogerty invitó a una verdadera colección de connotados artistas, entre los que destacan Foo Fighters, Keith Urban, Tom Morello, My Morning Jacket, Bob Seger y Kid Rock. El disco fue mezclado por Bob Clearmountain en Los Angeles, exceptuando el tema “Proud Mary” que fue trabajado en New Orleans, y presenta dos canciones inéditas: “Mystic Highway” y “Train Of Fools”. Este álbum sale al mercado bajo la etiqueta Vanguard Record, coincidiendo su lanzamiento con la celebración de los 68 años de un incombustible John Fogerty, uno de los músicos más respetados en la historia del rock.

JOHN FOGERTY 01El primer tema en mostrar sus credenciales es “Fortunate Son”, que de inmediato cautiva por la esencia más rockera que inyecta Foo Fighters, con la característica voz de Dave Grohl y toda la potencia de la batería de Taylor Hawkins. El sonido del banjo da la bienvenida a “Almost Saturday Night”, una canción que exuda estilo country por cada uno de sus poros, potenciando su estilo el carismático Keith Urban, quien se complementa a la perfección con Fogerty. Llega el turno de “Lodi”, corte que tiene la especial colaboración de los hijos del músico, Shane y Taylor, y cuya propuesta se diluye en su afán por hacerle el peso al tema original. “Mystic Highway” es una de las dos piezas inéditas y también el primer single que se desprende de la placa, con una melodía a medio tiempo, llena de ese optimismo y vitalidad tan propio del sonido folk. Promediando la mitad de la canción, destaca un excelente solo de guitarra de Fogerty, además de pegajosas y dinámicas secuencias que terminan por configurar una buena canción.

El ambiente se llena de sensibilidad de la mano del corte que le da nombre al álbum, “Wrote A Song For Everyone”, el que cuenta con la delicada voz de Miranda Lambert y el apoyo en las cuerdas de Tom Morello. En “Bad Moon Rising” nuevamente el country vuelve a ser protagonista, con la exquisita instrumentación que proporciona la agrupación Zac Brown Band, destacando particularmente la ejecución del violín y la armónica. My Morning Jacket hace su aparición en la interpretación de “Long As I Can See The Light”, con una melodía mucho más contenida que el corte original y sin mucha capacidad de innovación. Kid Rock asume el difícil desafío de versionar el clásico “Born On The Bayou”, con una base rítmica bastante apegada al molde, pero donde se percibe una disociación en las voces que hacen que el arreglo no encaje correctamente. “Train Of Fools”, el segundo corte original de la placa, baja las revoluciones fundamentándose en una propuesta mucho más pausada, con una melodía un tanto plana y carente de texturas.

La desconocida y novel banda Dawes son los invitados en “Someday Never Comes”, ofreciendo una interpretación desechable, donde no se corren muchos riesgos y se termina cayendo en un pozo de conformismo y pasividad. El legendario Bob Seger pone toda su experiencia y talento a disposición de Fogerty para estructurar una excelente versión de “Who’ll Stop The Rain”, con una voz áspera y profunda, que transmite nostalgia y sentimiento en cada una de sus líneas. Otro de los buenos exponentes de la música country, Brad Paisley, aporta con lo suyo en “Hot Rod Heart”, con una melodía dinámica y enérgica, que tiene sus momentos más destacados en sus bien logradas secuencias de guitarra, que llegan en certeras ráfagas de intensidad. En “Have You Ever Seen the Rain” la voz grave de Alan Jackson se fusiona a la perfección con John Fogerty, con pasajes fuertemente marcados por el sonido del violín y la inconfundible estructura de batería. La curiosa versión de “Proud Mary” es la encargada de cerrar el álbum, con la sólida participación de Jennifer Hudson y el apoyo de Rebirth Brass Band, sumado al delicado sonido del piano de Allen Toussaint.

Versionar una canción es una tarea bastante compleja, independiente que se cuente con el patrocinio del creador de la misma, y si a eso le sumamos que el tema elegido es un clásico que lleva más de cuatro décadas arraigado en el inconsciente colectivo, el grado dificultad se incrementa considerablemente, es por todo esto que resulta tan difícil no ser condescendiente con “Wrote A Song For Everyone”. En esta placa destaca la participación de Foo Fighters y Bob Seger, que logran inyectar un estilo propio a cada una de sus versiones, mientras que el resto de los cortes se diluye en propuestas más cercanas a un karaoke, que a un real interés por apropiarse de la canción. Este nuevo trabajo de John Fogerty en ningún caso se transformará en una pieza imprescindible de la discografía del artista, sino más bien en un capricho para los fanáticos más incondicionales.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 5 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 5 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas