Contáctanos

Discos

Joey Ramone – …Ya Know?

Publicado

en

Joey Ramone murió el 15 de abril de 2001 en su natal Nueva York y un año más tarde se lanzó su primer disco como solista, “Don´t Worry About Me” (2002), del cual se extrae la genial versión punk del clásico “What A Wonderful World” de Louis Amstrong, lo que sería su gran éxito fuera de Ramones. Diez años pasaron y su nombre vuelve a decir presente en el mundo discográfico con la publicación de “…Ya Know?”, su segundo larga duración póstumo, en el cual colaboran grandes estrellas como Joan Jett, además de Mickey Leigh (hermano de Joey), y que fue producido por la dupla Ed Stasium y Jean Beaviur.

La voz de Joey es una marca registrada, y nunca morirá, incluso sin estos lanzamientos, su voz y su banda madre, Ramones, dejaron un legado tan grande en la música rock y en nuestros oídos, que volver a escucharlo a lo largo de 15 canciones, es una experiencia que lejos de ser fantástica e innovadora musicalmente, es una invitación a revivir nuestros mejores momentos de juventud con un par de amigos y nuestros primeros instrumentos musicales, tratando de aprender a tocar con las más sencillas, pero geniales melodías que la banda de Nueva York nos entregó durante toda su carrera.

El disco comienza con “Rock’n Roll Is The Awnser”, una declaración de principios, tanto musicales como personales, quedando clara su influencia de los grupos de rock de los 50’s y 60’s heredada de su madre. El track “New York City” viene a demostrar, una vez más, la importancia que tuvo su natal ciudad a lo largo de su carrera, y podría ser la respuesta del más allá que Joey quiso entregar en agradecimiento a la calle que la ciudad nombró en su honor (Joey Ramone Place). “I Couldn’t Sleep” suena mucho a The Clash, y demuestra la mutua influencia que estas figuras insignes del punk tuvieron mientras existían.

Un par de pasajes acústicos y románticos como “Waiting For That Railroad” y “Life’s A Gas” nos muestran al Joey más íntimo, y reafirman su facilidad para componer baladas simples y directas, además de una nueva y gran versión de “Merry Christmas (I Don’t Wan’t To Fight Tonight)” que está dentro de lo más destacado del álbum.

Las semejanzas musicales y líricas con toda la carrera de Ramones son indiscutibles, y obvias, en este disco. Canciones como “Seven Days Of Gloom” y “Going Nowhere Fast” podrían ser parte de cualquier disco de la era ochentera de los neoyorquinos, y esto se entiende porque “…Ya Know?” recopila grabaciones de Joey desde 1977 hasta 2000, por lo que, en cierto modo, podemos ver la evolución de la banda en un solo registro discográfico.

“…Ya Know?” no será el mejor disco del año, tampoco tendrá singles que sonarán en las radios, ni será un éxito en ventas, lo que no es extraño, ningún disco de Ramones lo fue mientras vivían, pero sí es un trabajo que se agradece, es una voz insigne en la historia de rock’n roll y escuchar los 15 tracks que lo componen nos trasporta a un pasado glorioso, una forma de hacer música que cambió el futuro, ese futuro que es presente para nosotros y que disfrutamos gracias a héroes como Joey.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

Morrissey – “Low In High School”

Publicado

en

Low In High School

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual por culpa de sus dichos. Es posible que el tsunami de información que azota la sociedad en la que vivimos nos haya hecho olvidar aquellos días en que personajes como Morrissey no eran más que sujetos pintorescos y hasta queribles en el mundo del espectáculo; de hecho, su punzante visión siempre fue motivo de admiración para sus discípulos y caldo de cultivo para ganarse la animosidad de sus detractores. Pareciera ser que los inolvidables clásicos del inglés eran capaces de pasar por alto su a veces destemplada visión del mundo, y eso es precisamente lo que más se extraña en “Low In High School”: la capacidad para entregar hits enormes, aunque aporte un puñado de canciones que conservan el gancho sin convencer del todo como elemento unitario.

De todas maneras, hay que reconocer que la gracia de Moz para crear algunas melodías destacables sigue intacta, como se puede apreciar en el arranque a toda máquina de “My Love, I’d Do Anything For You”, impulsada por la batería marchante de Matthew Ira Walker y la muralla de guitarras a cargo de Jesse Tobias y Boz Boorer, o en la traviesa “I Wish You Lonely”, cuya base electrónica da chispazos de innovación en áreas que no son muy frecuentes para el ex The Smiths. La defensa de su catálogo más clásico recae en las interesantes “When You Open Your Legs” y “Jacky’s Only Happy When She’s Up On The Stage”, que cuenta la historia de una artista que se dedica completamente al teatro después de una ruptura amorosa. Otro aspecto innegable, es que Morrissey se defiende bien en temas más emocionales como “Home Is A Question Mark”, en la que aún puede mostrar sus dotes de crooner, o “Spent The Day In Bed”, en la que su voz de terciopelo cuenta las bondades de holgazanear mientras invita a dejar de ver las noticias, algo contradictorio si se toma en cuenta que una gran porción de las letras están influenciadas por los acontecimientos de la actualidad mundial, siempre bajo su singular óptica.

La apocalíptica “I Bury The Living” –una sátira oscura que cuenta cómo es la guerra desde el punto de vista de un soldado– se extiende por más de siete desafiantes minutos, en los que la excesiva tensión no cuaja, algo que tampoco logra hacer la lánguida “In Your Lap”, cuya preocupación por el abuso de autoridad combinada con referencias a la Primavera Árabe, se funden en un lamento que resulta tedioso.

El ataque a la lucha de Estados Unidos por el petróleo sirve como telón de fondo para “The Girl From Tel-Aviv Who Wouldn’t Kneel”, con un sonido que mezcla lo mediterráneo con tintes latinos, una jugada que ya habíamos visto fracasar en su olvidable disco anterior y que esta vez tampoco luce como una buena idea, mientras “Who Will Protect Us From The Police?” clama por Venezuela en una atmósfera donde los sintetizadores y los instrumentos de viento se cruzan violentamente, mixtura que despierta un poco más de interés, pero no como para destapar espumante. La crítica sigue en “All The Young People Must Fall In Love”, que habla de cómo las cosas se mantienen estáticas a pesar de la alternancia de los gobiernos, con un rasgueo de guitarra un poco más luminoso, un tono totalmente distinto al de “Israel”, en la que la lenta batería y el color lúgubre profundizan el dramatismo de su interpretación sobre el conflicto palestino-israelí, pero siempre con un tono excesivamente eurocentrista.

Morrissey nunca ha sido un artista neutral, y en su entrega número once tampoco pretende serlo. Dispuesto a opinar sobre todos los temas, tanto en la prensa como en sus discos, el músico de 58 años trata de mostrarse contestario en “Low In High School”, pero adolece de un sustento musical que lo acompañe, sobre todo en la segunda mitad de la placa, y una vez más se inmiscuye en caminos sónicos muy pedregosos que no logra hacer brillar su nuevo trabajo. Durante muchos años, las convicciones polémicas le dieron un valor agregado al hombre de sangre irlandesa y corazón inglés, pero hoy ese mensaje se ve dinamitado por lo débil de la entrega, especialmente en un momento en el que podemos usar las redes para llevar a la guillotina a cualquiera, y eso hace que su música sea mucho menos disfrutable. ¿Se puede separar la obra de la vida personal y de las opiniones de un artista, especialmente cuando este tiene una visión tan militante? Es una pregunta que podría responderse de manera más fácil si el resultado fuera óptimo, pero en este caso sólo le alcanza para superar a sus ya flojas placas anteriores. El bocón atacó de nuevo, pero su ofensiva sólo nos dejó un par de canciones destacables entre otras bastante olvidables.


Artista: Morrissey

Disco: Low In High School

Duración: 53:25

Año: 2017

Sello: BMG


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Low In High School Low In High School
DiscosHace 18 horas

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 día

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 3 días

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 6 días

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 semana

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 1 semana

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 1 semana

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Give More Love Give More Love
DiscosHace 2 semanas

Ringo Starr – “Give More Love”

Si hay algo en lo que siempre podemos confiar, es en el extraordinario poder de Ringo Starr para facturar discos...

Publicidad

Más vistas