Conéctate a nuestras redes
Macro Macro

Discos

Jinjer – “Macro”

Publicado

en

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en particular y dar paso a la experimentación, siendo esta el puente hacia un espacio más amplio y versátil para el desarrollo artístico. En este punto es donde la explosión que provocó una agrupación como Jinjer no es extraña, pero tampoco predecible. Debido al talento compositivo de sus cuatro integrantes, utilizan elementos accesibles desbordantes en calidad junto a salvajes quiebres, dentro de estructuras progresivas, y en su carrera discográfica, peldaño a peldaño, cohesionan elementos con naturalidad y potencia.

Lo intenso del arranque de este nuevo larga duración es con “On The Top”, con una su marchosa construcción, brindando variaciones con voces limpias y arreglos a destiempo, elevando la calidad en cada instrumento. “Pit Of Consciousness” es una fresca muestra del paralelo entre el metal alternativo e influencias ligadas al metalcore y su lado más progresivo. Y es que, durante la escucha, se pueden apreciar las diversas capaz que arman la atmósfera que contiene “Macro”, una amalgama de sorpresivos cambios que son llevados con cuidado, y que orgánicamente ensamblan con éxito.

“Judgement (& Punishment)” es un claro ejemplo del vertiginoso sonido de Jinjer, donde su frontwoman, Tatiana Shmaylyuk, continúa rompiendo esquemas y derribando expectativas que limiten el sonido transversal de la banda. Su voz goza de patrones melodiosos, que pueden acercarse al sonido reggae, hasta brutales guturales que son atronadores en “Pausing Death”, seguida de una aplastante batería de Vlad Ulasevich, quien despliega matices de jazz, en una muestra integral de la percusión del conjunto.

“Home Back” cuenta con impecables líneas de bajo, las cuales sostienen el groove más técnico de los versos iniciales. Bestiales gritos agitan ciertos tramos y dan espacio a la voz limpia en una dualidad certera, que toma profundidad en el lado más pesado de Jinjer. Enlazando con el dinamismo de “The Prophecy”, ya hacia el final, el excelente trabajo de cuerdas de Roman Ibramkhalilov se encarga de no dar todo por sentado. Ágil, técnica y pesada, orientada a ser más accesible dentro del listado de canciones, sin decaer y alzándose como una atractiva propuesta.

Si bien, el conocido esquema que combina voces limpias junto a momentos más pausados, con potentes versos y robusta rítmica, es algo muy utilizado por Jinjer, se percibe tan sólo como una dimensión de su sonido, mas no el núcleo del mismo. En este enfoque, la ya conocida esencia musical de los ucranianos alimenta cada pasaje del álbum, lo que puede provocar una idea de continuación sin novedades en comparación a sus previos lanzamientos, sin embargo, en “Macro” existe un empoderamiento y dominación del proyecto en sí, presente en su extensión, solidificando lo creado y convirtiéndose en una opción mucho más grande dentro del metal moderno, potenciados por la innovación como parte fundamental en la genética de la agrupación.


MacroArtista: Jinjer

Disco: Macro

Duración: 41:09

Año: 2019

Sello: Napalm Records


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Michel Leiva Martínez

    03-Dic-2019 en 1:35 pm

    El disco de Jinjer y Slipknot, en el TOP 10 del 2019, lo encontre buenisimo.

Responder

Discos

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Publicado

en

Ordinary Man

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta visual, proponer un nuevo formato rítmico o fusionar estilos, siempre han sido giros que, por lo general, tienen buena acogida. Por el contrario, hay un selecto grupo de artistas que goza justo de la virtud opuesta, esos que uno no quiere que cambien y que, aunque no nos regalen novedad alguna, siempre vamos a recibir con los brazos abiertos. En esa exclusiva vereda está el Príncipe de las Tinieblas, un personaje único del imaginario rock, salido de la realidad más cruda de la Inglaterra post Segunda Guerra Mundial para fundar uno de los estilos musicales más trascendentales de los últimos cincuenta años. Luego de diez años de silencio discográfico y con más de setenta años de batallas en el cuerpo, Ozzy ha vuelto a darse maña para grabar un disco, y este hecho por sí solo ya es motivo suficiente para celebrar.

Para dar vida a este nuevo capítulo, el Madman puso en las perillas y guitarra a Andrew Watt (Lana Del Rey, Post Malone), dejando la base rítmica a cargo de Duff McKagan (Guns N’ Roses) y Chad Smith (Red Hot Chili Peppers). Sin embargo, como a esta altura todos parecen querer acompañar al viejo Ozzy, el disco goza además de numerosos invitados, entre los que destaca Slash, Tom Morello y, por supuesto, el mismísimo Sir Elton John. Este tipo de combinación muchas veces corre el riesgo de desplazar al artista anfitrión a un lugar secundario, dando como resultado discos sin ninguna identidad, y en esa línea hay que reconocer que, si bien en un principio la apuesta por Andrew Watt parecía arriesgada, finalmente probaría ser tremendamente efectiva, ya que uno de los méritos de los que goza “Ordinary Man” justamente es que suena a Ozzy todo el tiempo.

Los 45 minutos del disco combinan momentos de potente y contagioso rock con otros de tono más pausado, los que en esta oportunidad claramente dominan la oferta. En la primera vereda encontramos a “Straight To Hell”, track claramente pensado para sacudir los ánimos desde el inicio (los primeros vocales con Ozzy diciendo “alright now” son todo un llamado a la batalla), alternando un contagioso riff de guitarra cortesía de Slash, con arreglos de voces y teclados que resaltan el lado más oscuro del Madman. En esta misma línea se suma “It’s A Raid”, encargada de cerrar el disco en tono hard rock/punk de alta velocidad. Dependiendo del paladar, puede ser considerada la menos afortunada del álbum o derechamente un acierto a la hora de aportar nuevos sonidos, sin embargo, el corte funciona además como declaración de intenciones: Ozzy nos recuerda que, si quiere experimentar, lo hace y punto. Es más, se da el gusto de cerrar el álbum mandándonos a todos al carajo.

En el lado más pausado del álbum, “Ordinary Man” se alza como uno de los temas insignes de este larga duración. Con la inesperada ayuda de Elton John y combinando de manera perfecta guitarras, piano y arreglos orquestados, Ozzy da vida a una balada rock digna de lo mejor de su catálogo solista. En esta misma senda “All My Life” se anota otro momento destacado, particularmente por su contenido lírico, donde Osbourne abre parte de su imaginario más íntimo y lo comparte con nosotros. “Goodbye”, “Under The Graveyard” y “Scary Little Green Men” apuestan a la misma fórmula, todas contemplativas en un comienzo para luego explotar hacia el cierre, haciendo gala de contundentes percusiones y afilados solos de guitarra, que por momentos resucitan sin miramientos las claves del sonido Sabbath (particularmente notorio en “Under The Graveyard”). Finalmente, “Holy For Tonight” nos regala un tema donde Ozzy básicamente se despide de sus seguidores y reflexiona acerca de su mortalidad.

Diez años tuvieron que pasar para tener un nuevo trabajo de Ozzy. Él mismo dijo que no estaba en sus planes hacer un nuevo álbum, sin embargo, grabar “Take What You Want” con Post Malone le dio el golpe que necesitaba para volver al estudio. Y lo cierto es que, luego de escuchar “Ordinary Man”, queda la sensación de que fue lo mejor que Ozzy pudo haber hecho. El álbum tiene todas esas claves que han hecho de él la marca que es; las guitarras afiladas están ahí, las percusiones estremecedoras hacen su trabajo y el Madman se las arregla como siempre para sacudirnos y, al mismo tiempo, hacernos esbozar una sonrisa. Pero lo que hace especial a este álbum es que indudablemente se trata de un disco de despedida. Cada uno de sus rincones nos dice adiós, las letras, las colaboraciones inesperadas, las bromas entre líneas, todo busca dejar las cosas en orden antes de cumplir con el destino. ¿Lo logra? Sin duda lo hace. ¿Agrega alguna nueva variable al sonido de su catálogo? A esta altura ciertamente a nadie le importa.


Artista: Ozzy Osbourne

Disco: Ordinary Man

Duración: 49:21

Año: 2020

Sello: Epic


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 12 horas

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 5 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 6 días

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 1 semana

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Mind Hive Mind Hive
DiscosHace 4 semanas

Wire – “Mind Hive”

Se suele decir que una banda es “de culto” cuando se habla de una agrupación que, ya habiendo cesado sus...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: