Conéctate a nuestras redes

Discos

Iron Maiden – The Book Of Souls

Publicado

en

Cuesta creer que una banda con casi cuatro décadas de historia siga sorprendiendo, incluso si debe mantenerse dentro de los parámetros de un estilo que ellos mismos ayudaron a construir hace un buen tiempo, y que cualquier intento de cambio en su fórmula sería traicionar la esencia, a sus fanáticos y a su propia identidad. Iron Maiden comparte la misma virtud y condena que bandas como Slayer, Motörhead, AC/DC, entre otras: construyeron un sonido tan bueno y único, que ahora son prisioneros de este. Pero contra todo pronóstico, los ingleses han sabido dar un aire fresco a sus propios códigos y clichés, despachándose el trabajo más extenso de su carrera, divido en dos partes y bautizado como “The Book Of Souls”, el que, sin asco ni miedo alguno, podemos declarar como lo mejor que ha lanzado “la doncella” desde “Dance Of Death” (2003). Y si queremos ir aún más lejos, es lo más memorable desde el maravilloso “Seventh Son Of A Seventh Son” (1988).

IRON MAIDEN 01El decimosexto larga duración de la agrupación vio retrasado su lanzamiento por el tratamiento contra el cáncer de lengua que padecía Bruce Dickinson, el que, últimamente hemos sabido, fue provocado por causas no tan decorosas, pero que finalmente desapareció por completo de su cuerpo y le permitió volver al grupo a prepararse para la gira mundial que volverá a traerlos a nuestro país el próximo año. Además de esta noticia que tuvo a millones de fanáticos alrededor del mundo preocupados por el estado de salud del vocalista, poco o nada sabíamos del lanzamiento del sucesor de “The Final Frontier” (2010). Tan solo un teaser con un par de segundos de lo que sería “Speed Of Light”, su posterior videoclip y un par de comunicados de prensa con información sobre el disco, donde destacó la presencia de Bruce Dickinson y Adrian Smith como compositores de gran parte de las canciones presentes en la placa, lo que ya hacía una gran diferencia con respecto a su antecesor, donde Steve Harris fue autor de casi todo. Con poca información y mucha ansiedad, “The Book Of Souls” finalmente fue lanzado y el resultado superó cualquier expectativa.

“If Eternity Should Fail” marca el glorioso inició del álbum. Escrita completamente por Dickinson, vuelve a la tradición de abrir los fuegos con una pieza extensa y grandilocuente. Con la vibra de clásicos como “Caught Somewhere In Time” y la oscuridad de joyas como “Sign Of The Cross”, los ingleses dejan en claro que esto se viene con todo. Inmediatamente la energía sube y un riff, que recuerda mucho a los años de “No Prayer For The Dying” (1990), da inicio al sencillo y tema más “amigable” del larga duración. “Speed Of Light” es una canción que, para este redactor, en un principio, parecía ser otro más de los tantos singles creados exclusivamente para vender el disco y luego ser olvidados, tales como “Wildest Dreams”, “Different World”, o la inefable “From Here To Eternity”, pero luego de unas cuentas repasadas, su poderoso coro y una entretenida armonía de guitarras, terminan por hacer de “Speed Of Light” uno de los hits más gancheros de los ingleses desde “The Wickerman”.

IRON MAIDEN 02Si en este comentario existen tantas referencias a canciones y discos del pasado, es porque con este LP Iron Maiden realiza una revisión de todo lo que ha logrado en sus cuatro décadas de historia. “The Great Unknown” recuerda demasiado a los “años oscuros” de la banda, matizada por el feeling con el que Adrian Smith suele sellar sus composiciones, aportando a la épica de la que siempre ha hecho gala Steve Harris, quien es el responsable de una de las joyas de “The Book Of Souls”. “The Red And The Black” es Steve Harris en su máxima expresión: épico, monumental y memorable. Con ese sonido que viene cultivando desde “The X Factor” (1995), el bajista se las arregla para crear una pieza poderosa e inspiradora, llena de cambios de ritmos y pasajes ideados para ser coreados en el estadio. Pura maestría del “patrón” y de lo mejor del álbum. Smith y Harris vuelven a hacer dupla con “When The River Runs Deep”, que distiende un poco las cosas y puede que no destaque demasiado, pero tiene un buen coro y el potencial para convertirse en una gran inclusión en el set del próximo tour. Para cerrar la primera parte del disco, “The Book Of Souls” –la canción- hace justicia al título, pero aun así, entre tanto corte que supera los diez minutos de extensión, no brilla tanto como el resto. A pesar de contener ideas interesantes, no sobresale entre otras composiciones similares en la historia del grupo, como “Dance Of Death”. Esperemos que en vivo, si es que llega a ser incluida en el nuevo tour, se sobreponga a estos cuestionamientos y brille como el himno que debiese ser.

La segunda parte del disco abre con sabor a  nostalgia. Primero, con “Death Or Glory”, otro temazo sacado de la manga de Smith y Dickinson, que recuerda a sus mejores colaboraciones en “Powerslave” (1984). Luego “Shadows Of The Valley” parte con un arpegio casi calcado al de “Wasted Years”, para desembocar en una cabalgata cortesía de las cuatro cuerdas de Harris y un buen coro, en una canción interesante, pero bastante convencional para los estándares de los británicos. “Tears Of A Clown” llamó la atención en un principio por tratarse de una canción inspirada por la depresión y posterior suicidio del actor estadounidense Robin Williams, pero más allá de la anécdota, nos encontramos con uno de los cortes más interesantes del disco, a pesar de ser el de menor duración: unos riffs bastante rockeros y directos, logran matizar un trabajo que se decanta por las composiciones más extensas y complejas. Bajo ese mismo esquema, y con sabor a balada, “The Man Of Sorrows” posee un gran flow, donde la triada de guitarras se transforma en protagonista, mostrando los solos más inspirados de todo el álbum. El grandioso final llega con la denominada “obra maestra de Bruce Dickinson”, “Empire Of The Clouds”, la canción más extensa en la carrera de Iron Maiden, en una verdadera epopeya de 18 IRON MAIDEN 03minutos, donde encontramos pianos, bronces y orquestaciones varias, además de todos los elementos que han hecho de los ingleses la leyenda en vida que son hasta el día de hoy. Si alguien necesitaba una prueba irrefutable del lugar que ocupa Iron Maiden en la historia del heavy metal de todas las épocas, incluso la contemporánea, aquí la tiene. “Empire Of The Clouds” es el peldaño final de un disco que no conoce puntos bajos y que crece con cada nueva escucha.

En resumen, “The Book Of Souls” es la obra cúspide del Iron Maiden post retorno de Dickinson y Smith al grupo, e incluso de un poco antes. Todo lo que hemos escuchado desde “The X Factor” hasta “The Final Frontier”, sumado a los discazos que labraron su leyenda en los ochenta, dan a luz un trabajo lleno de matices, donde los lugares comunes suenan con una frescura y vitalidad que no escuchábamos hace mucho tiempo, además de encontrar nuevos caminos que jamás se habían explorado. Con una primera mitad en donde predominan los himnos épicos, y una segunda en donde prima el rock más directo, rematando con la odisea de “Empire Of The Clouds”, Iron Maiden no se reinventa, pero renueva sus códigos y refresca a un sonido del que creíamos haber escuchado todo. Sin lugar a dudas, uno de los lanzamientos más importantes y sorpresivos de este año. La espera por el estreno de un nuevo disco podrá ser tan larga como la anterior, pero será mucho más dulce, porque de “The Book Of Souls” hay para rato.

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. max

    08-Sep-2015 en 2:59 pm

    El disco en si no es considerado como novedoso, en lo absoluto. Iron Maiden al parecer se niega a morir, pero al escuchar el disco quedo con la sensación que al varios temas que facilmente puedan considerarse con descartes del The Final Frontier, a ratos suenas cosas medias extrañas, como riff recalentados, no se, eso de las tres guitarras en ocasiones satura un poco. Pero es este el Iron que está sonando hoy en día y la banda evoluciono de todas maneras, quizas a un sonido no tal limpio como aquel de los 80, bueno eso fue gracias al gran productor Martin Birch que le dio el toque tan característico a la Doncella.
    Ahora si la banda sigue en esta senda con discos planos, sin grandes canciones creo que les pasará la cuenta. No se trata de sacar discos por discos, pero Iron es una tremenda banda que merece cerrar su historia por lo menos con un gran disco que reúna lo mejor de dos mundos, el primero el Iron de Birch en la producción y el segundo a cargo de Harris que es el responsable en parte que la banda suene así.
    No se si la banda recoja la opinión de los fans en el mundo pero no sería mala idea.
    The Book of Souls es como un larggggo disco desde el Brave new Word, hasta el The Final Frontier, tiene de todo los sonidos que hicieron el retorno de Dickison a la banda, lo que si se extraña el alma de la doncella, aquella que dejaron en el Séptimo hijo.
    Larga vida a la banda
    Up The Iron

  2. Marcos Donoso

    13-Sep-2015 en 10:37 pm

    mi banda favorita es Maiden. Pero no me gusto nada el disco. Riff calcados de otros temas de otros discos de la misma banda. Nada nuevo.

  3. Julio

    07-Nov-2015 en 8:45 pm

    Para mi es el mejor disco de Iron Maiden. Sí, parece que es muy largo, bueno, eso es objetivo, si tenemos en cuanta la duración media de un album, pero a mi se me ha hecho corto. Lo he escuchado muchas veces, más de 40 y no me deja de gustar. Me gusta mucho esta banda aunque también otras, pero ahora me gusta mucho más porque este album lo tiene todo. Me alegro que lo hayan sacado ahora que ya tengo muchos años porque no pensaba que disfrutaría tanto de un disco de música nuevo y menos que iba a relegar a mi queridísimo Seventh Son… a un segundo lugar. Gracias MÚSICOS.

Responder

Discos

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Publicado

en

Any Human Friend

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse, quererse, transparentar lo que se es frente al espejo. La auto aceptación implica abrazar lo propio con autenticidad y ser honesto consigo mismo y con los demás, invitando a decir lo que se piensa sin tapujos y a no dejarse llevar por códigos sociales restrictivos ni preocuparse por el qué dirán. Esto es exactamente lo que hace Marika Hackman, cantante y multiinstrumentista británica, en su tercer larga duración “Any Human Friend”, una entrega marcada tanto por el cambio de sonido, como por el toque gráfico y sincero en la lírica respecto a su intimidad y mundo interior.

El inicio está marcado por “Wanderlust”, un tema acústico que engaña a quien lo oye por vez primera, pues lleva a pensar que Hackman vuelve a sus raíces con una línea más unplugged. Es menester recordar que la hija de Sub Pop Records emprendió vuelo bajo el alero de sonidos de cuerda inundados de melancolía, tanto en su debut “We Slept At Last” (2015) como en su primer EP, “That Iron Taste” (2013), por ello, el opening de esta saturada pieza puede entenderse como un regreso a dicha corriente sonora. Pero no. Es solamente una exquisita trampa, pues el sintetizador comienza a agarrar fuerza para dar paso a “The One”, el popero, memorable y bailable segundo sencillo de este compilado. Consolidándose como un punto fuerte de este álbum, su ritmo encabezado por guitarras y su lírica relacionada al creciente e insoportable ego de una estrella de rock arruinada por sus populares pero desdichadas composiciones, hacen de este un tema digno de cantar a todo pulmón (y a coro).

A lo largo del disco, la artista juega con canciones que se contraponen, pero que se funden de forma perfecta. Una fórmula que se hace evidente en los más de 41 minutos es pasar de creaciones más pausadas, reposadas y sentimentales, a otras colmadas de energía, agilidad, vigor y honestidad. Cambios radicales, pero intrigantes y encantadores, son pilar fundamental y principal razón de que el tercer LP de Hackman sea tan cautivante. Es cosa de entregarse sin problemas a la explícita y seductora “All Night”, transitar posteriormente por una ágil y seca melodía en “Blow”, para luego ceder al frenesí y desborde del crudo primer single “I’m Not Where You Are”, y finalmente perderse en la apacible “Send My Love”.

A medida que el LP avanza, se aprecia lo favorable que fue para la británica seguir por la senda que comenzó a trazar con “Boyfriend” hace un par de años, donde se propuso no limitarse ni censurarse en la composición. En una industria dominada por el hombre, con letras de amor, lujuria o desenfreno emanadas y creadas desde un lugar y punto de vista masculino, Marika rompe barreras y abulta el archivo de líricas LGBTQ añadiendo el punto de vista de una mujer queer en el plano emocional y sexual. Sin dejar espacio para la imaginación, la cantante explicita y hace una oda al autoplacer femenino en “Hand Solo”, detallando maniobras, efectos y pensamientos que danzan en torno al mismo y, a su vez, sacándole la lengua a todos ellos que creen que es un tabú del cual no debería hablarse.

La sinceridad nunca se había escuchado tan fuerte y tan despojada de vergüenzas, y en su tercer álbum, Marika Hackman da cátedra de una reveladora metamorfosis. Empoderada de un sonido fuerte, pero frágil a la vez, la artista se desenvuelve más segura que nunca, a pesar de que lo mezcla con la épica tarea de desnudarse física y emocionalmente ante el universo. Más humana que nunca, la artista prueba que el exponer aspectos que el mundo heteronormativo y patriarcal considera a menudo como debilidades, tales como el no querer una relación normal, el autosatisfacerse sexualmente o el reconocer y hablar de la fragilidad mental, solamente la hacen más fuerte, pues tiene el arma más potente de todas: el autoconocimiento.


Artista: Marika Hackman

Disco: Any Human Friend

Duración: 41:01

Año: 2019

Sello: Sub Pop Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 4 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 4 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 4 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: