Conéctate a nuestras redes
Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread

Discos

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

Publicado

en

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de la música, sobre todo frente a lo considerado convencional o controversial. Este último punto es llevado al extremo por Ingested, una banda de Reino Unido formada en 2006 y autores de “Surpassing The Boundaries Of Human Suffering” (2009), uno de los discos más violentos que existen en contenido lírico y musical. Desde aquel primer larga duración la carrera de esta agrupación ha sufrido cambios, que sólo han significado mejoras en la calidad de sonido y letras con otras motivaciones, siendo “Where Only Gods May Tread” donde la agresividad toma otros enfoques, pero reforzando sin titubeos lo destructivo de su propuesta.

Los autoproclamados “reyes del slam” (en referencia al slamming brutal death metal, el núcleo sonoro de donde el actual cuarteto toma fuertes influencias) hacen de “Where Only Gods May Tread” un inclemente ejemplo de cómo sonar impecable, ejecutando estructuras vertiginosas con densos quiebres en honor al seudónimo que llevan con orgullo. Cual locomotora, “Follow The Deceiver”, “No Half Measures” e “Impending Dominance” estampan de inmediato el sello que los de Manchester forjan desde “The Architect Of Extinction” (2015). Algunos arreglos melódicos sirven para alternar con los bestiales breakdowns, que tienen al baterista Lyn Jeffs como columna vertebral de lo masivo que suena cada azote a los platillos y un doble pedal realmente abrumador, soportando el salvaje ataque de cuerdas de Sam Yates y Sean Hynes.

Históricamente, la formación actual sigue contando con miembros originales desde el primer trabajo de Ingested, y uno de sus puntos más fuertes es definitivamente la voz de Jason Evans. El monstruoso registro del frontman ha tomado distancia de los inicios de su banda, perfeccionando una técnica de gutural bestial, que alterna con gritos más agudos. Estos se complementan eficazmente con la participación de Vincent Bennett de The Acacia Strain en “The Burden Of Our Failures”, y toma un rumbo mucho más confrontacional en la desquiciada “Dead Seraphic Forms”, un track donde se continúan explotando los leves matices de groove que conciben desde el anterior “The Level Above Human” (2018), el cual representó un importante momento de variación en el sonido de Ingested.

En progresión con lo anterior, Kirk Windstein, miembro fundador de la banda Crowbar, tiene una participación en las voces durante la solemne “Another Breath”, una revisión de lo neurótico de la existencia y el descontento constante del ego, en una estructura más pausada, que muestra sorpresivamente otra cara de Ingested. Y en una táctica de inversión de intensidad, la marea cambia debido a la irrupción de Matt Honeycutt de Kublai Khan, quién añade sus influencias arraigadas al metalcore más letal en “Black Pill”, orientando así el tramo final del álbum, que se ve coronado en “Leap Of The Faithless”, una atemorizante declaración del poderío que Ingested impone con una aniquilación sonora, no exenta de epicidad, por más machacante que resulte la ejecución.

Llamarse a sí mismos “reyes del slam” puede ser un movimiento presuntuoso, más aun considerando la amplia variedad de bandas que desarrollan su sonido dentro del brutal death metal. Para Ingested, ese seudónimo es su bandera de lucha y, disco a disco, siguen demostrando el dominio de las técnicas idóneas para llevar ese sonido extremo a nuevos niveles, sin temor a experimentar, con una brutalidad y pericia ejemplares para crear discos como “Where Only Gods May Tread”. Una entrega que no les hará ganar el cielo, pero que los alza como referentes de ferocidad.


Artista: Ingested

Disco: Where Only Gods May Tread

Duración: 49:22

Año: 2020

Sello: Unique Leader Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Publicado

en

Entering Heaven Alive

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos trabajos solistas en un mismo año, los que, pese a claras diferencias en lo sonoro, presentan una línea que los une como dos obras hermanas, o bien, como un solo gran disco, dependiendo desde el punto de vista que se le escuche. “Entering Heaven Alive” es el nombre de la segunda placa que presenta el hombre a cargo de múltiples proyectos, como The White Stripes, The Raconteurs o The Dead Weather, entregando una versión suya mucho más calmada y reflexiva que la alocada sonoridad que reina en su trabajo anterior, dándole un especial protagonismo a la guitarra acústica sobre una base rítmica que bailotea entre el teclado y la batería, elementos esenciales cada vez que el autor de “Seven Nation Army” ha querido estructurar canciones más robustas, musicalmente hablando.

Las diferencias no se hacen esperar apenas inicia la primera canción del disco, donde se evidencia una orientación mucho más calma en comparación a la ruidosa experimentación de su álbum hermano. “A Tip From You To Me” es el track responsable de ejecutar esa primera impresión, con un White que se escucha mucho más cercano a The White Stripes que en sus últimas aventuras solistas. A pesar de que la amplia instrumentación siempre ha sido ley en el trabajo del guitarrista, es en el tipo de canciones como esta –o las siguientes “All Along The Way” y “Help Me Along”– donde se aprecia mejor la capacidad que tiene de verter elementos acústicos al son de un teclado y batería para generar canciones cálidas, cercanas y con una introspección necesaria entre los furiosos guitarrazos que predominan en su música.

Esos elementos en esta aventura quedan fuera, de ahí su naturaleza de disco hermano con “Fear Of The Dawn” y un lado mucho más salvaje del guitarrista, optando por momentos mucho más convencionales en lo que conlleva al uso del instrumento de seis cuerdas, siempre con una intimidad directa desde el alma y voz de White, quien logra dar finalmente con ese ansiado disco de corte acústico que había entregado en cierta forma con el recopilatorio “Acoustic Recordings 1998–2016” (2016), donde echó mano a algunas composiciones de The White Stripes y The Raconteurs, junto con parte de su catálogo solista. Es así como una canción del tipo “Love Is Selfish” perfectamente puede ser parte de “Icky Thump” (2007) o incluso “Elephant” (2003), para acompañarse posteriormente de experimentos como “I’ve Got You Surrounded (With My Love)” y la primera presencia de guitarras eléctricas, o “Queen Of The Bees” y su juguetona base concentrada en distintos modelos de teclados y sintetizadores.

Hacia la segunda mitad de “Entering Heaven Alive”, White ejecuta claramente una postura más cómoda y jugando a la segura, donde se pueden escuchar algunas de las canciones más impregnadas de su fórmula en todo su catálogo, tales como “A Tree On Fire From Within”, “If I Die Tomorrow” o “Please God, Don’t Tell Anyone”, paseándose por un sinfín de estructuras melódicas sacadas de prácticamente cada etapa de The White Stripes en lo que respecta a su sonido. Si hay algo que más caracteriza a este disco como la segunda parte de una obra más grande, es lo presentado hacia el final, donde, luego de “A Madman From Manhattan”, Jack decide cerrar con “Taking Me Back (Gently)”, versión en clave country de la canción que abre el álbum “Fear Of The Dawn” y que le entrega un cierre completo a todas las variantes de experimentación y uso de fórmulas ya probadas que utilizó el artista durante estos dos larga duración. ¿Por qué esto último? Porque el artista cierra inteligentemente con el mismo sonido de la guitarra que abre “Taking Me Back”, haciendo que estas 11 canciones formen un bucle junto con las 12 del LP anterior.

Es difícil hacer un análisis de un disco que tenga su antecesor con tan poco tiempo de diferencia, pero se entiende cuando la propuesta que White ofrece no es algo tan diferente, sino más bien un complemento. El único “pero” que está quedando todavía pendiente en la música del hombre detrás de Third Man Records es de ver cómo sonaría con un productor externo, que sepa explotar sus cualidades o lo guíe en la exploración de terrenos diferentes, más allá de seguir transitando los mismos caminos, pero con distintos métodos de transporte. Tanto este disco como el anterior fueron fruto de un prolifero período creativo durante la pandemia, donde se nota que Jack mantuvo sus esfuerzos en desarrollar y afinar su propuesta, ejecutando fórmulas un poco más accesibles y sacando del nicho a su carrera solista para situarla en un terreno más parecido a lo que hacía con su proyecto principal. Dejando todo esto sobre la mesa, donde más se nota la evolución de White como artista es en el sentido de comprender y estar consciente de sus capacidades y el sello que imprime en sus composiciones, permitiendo que la ejecución de estos factores consiga un claro beneficio más que un intento de autoplagio.


Entering Heaven AliveArtista: Jack White

Disco: Entering Heaven Alive

Duración: 40:06

Año: 2022

Sello: Third Man Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 6 días

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 7 días

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 2 semanas

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 2 semanas

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 3 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 3 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 4 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 4 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 1 mes

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 1 mes

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Publicidad
Publicidad

Más vistas