Conéctate a nuestras redes

Discos

Incubus – “8”

Publicado

en

Una de las escenas musicales más complejas, efervescentes y variadas de los años 90 se desarrolló en el corazón de California. Bares de dudosa reputación, calles invadidas de asiduos consumidores de sonidos de diversa índole, managers ansiosos de cazar incipientes talentos juveniles y una diversificada industria de la publicidad, se mezclaron y complementaron para dar vida a un momento histórico único e irrepetible. En parte, esa imagen sólo se proyecta en la mente y en las reminiscencias de un pasado evocador, no obstante, si algo ha logrado permanecer traspasando las inclemencias temporales, eso es Incubus. Forjadores de un sonido característico, pero también atravesando peliagudos momentos como agrupación, la banda ha sabido manejar correctamente las ansias personales y las expectativas de un público fiel, dando como resultado un adecuado manejo de los objetivos propios y de las esperanzas ajenas.

La sencilla y minimalista portada contrasta grandemente con el contenido y producto final del disco, en el sentido que se escucha una producción alta en densidades sonoras y agresivo en la ejecución instrumental. El poco creativo título de la placa refiere al número de producciones de estudio que ha elaborado Incubus, sin embargo, no debemos dejarnos engañar ni llevar únicamente por lo visual. En su concepción nos encontraremos con 11 composiciones diferentes entre sí, pero atravesadas por la inconfundible voz de Brandon Boyd y producido por el reconocido Dave Sardy y en algunas canciones intervenido por Skrillex. Un mensaje claro se oye de entrada en una correcta “No Fun”, track pesado y duro, donde la inmensa presencia de los cortes de guitarra de Mike Einziger dan la bienvenido al disco. Con gran impronta aparece también “Nimble Bastard”, que, dicho sea de paso, fue el primer single del disco, lanzado el 16 de febrero y generando gran expectación en el fiel público de la banda. Canción poderosa y apabullante en su conjunto, detenta el lugar de devolver a Incubus a las glorias de su discografía.

“State Of Art” es exploración de comienzo a fin con reminiscencia a un pop-rock característico de los noventa, adornada por el gran esfuerzo lírico y vocal de Boyd. Aparece en el horizonte una animosa y satírica canción titulada “Glitterbomb”, que nos proporciona un pincelazo de los buenos momentos de “If Not Now, When? (2011). Escuchamos en ella un crescendo sonoro que entremezcla experiencia, astucia y exploración. Con “Undefeated” y “Loneliest” se pone freno señalando una pausa en medio del agitado camino que propone Incubus en el disco. Ambas composiciones pareciesen ser dos tomas distintas del mismo corte, pues son invariablemente sensibles en su lírica y ralentizadas en su sonido. Ciertamente, los californianos pensaban en aquellas tardes cercanas a la costa donde se espera el atardecer.

“Familiar Faces” es evidentemente un trabajo autobiográfico de la banda, la que invita a pensar en ese cambio vital e inevitable que significa crecer y transitar hacia otras formas de vida. Es una canción animosa pero sensible, donde se oyen pequeñas incrustaciones de las sugerencias de Skrillex. Un virtuoso solo de batería nos regala José Pasillas, acompañado de un rockeado deslizamiento de guitarra y bajo para conformar una canción oscura y misteriosa titulada “Love In A Time Of Surveillance”. Es este evidentemente el momento en que no se para de mover la cabeza en respuesta a una de las joyas de “8” y quizás ansiando poder encontrarla en alguna presentación en vivo de Incubus; cinco minutos donde destella la vitalidad, la energía y experiencia. “Make No Sound In The Digital Forest” es una composición instrumental encargada de cerrar y de despedir los sueños forjados por el disco, con la mano de Skrillex que se vuelve a sentir en un delirante y psicodélico final. Al terminar el camino hallamos a “Throw Out The Map” para devolver a la vida con una canción agresiva, gritada desde las entrañas de Boyd y excelentemente ejecutada.

Por qué no declararlo y corroborarlo: el disco “8” de Incubus demolió y superó las altas expectativas situadas en torno a este trabajo que llevó dos años completar. El amplísimo abanico de texturas sonoras que la banda inyectó nos hace pensar en uno de los mejores álbumes de la discografía de los californianos. Para sostener algo así hay que mirar con respeto viejas glorias como “Morning View” (2001) y “If Not Now, When?” (2011), sin embargo, hay que jugársela por sentenciar también que el disco no sólo está bien ejecutado y calibrado, sino que devolverá a la banda, sin lugar a dudas, al sitial de una selecta y ecléctica agrupación capaz de crear nuevos espacios para los sonidos. A fin de cuentas, de eso se trata la música.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Publicado

en

A Dawn To Fear

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo impredecible está la belleza de la vida. Hay que dejarse sorprender por esta con todo lo que conlleve, tal como este viaje dirigido por Cult Of Luna, una agrupación que no se casa con la accesibilidad dentro de la propuesta en su extenso nuevo episodio, donde sólo las expectativas y comparaciones pueden obstaculizar el verse inmerso en “A Dawn To Fear”.

Encumbrados en lo alto por la valoración de su excelente colaboración con la cantante estadounidense Julie Christmas, llamada “Mariner” (2016), retornan con un sentido registro que abre con “The Silent Man”, canción que posee una abrasiva carga de sludge y se mantiene galopante en su extensión. Nada puede ser asegurado y lo predecible es relegado por las sutiles capas que ejecutan para ensamblar una pieza épica y versátil. Lo grandilocuente de las secciones no opacan la voz de Kristian Karlsson, exaltando su salvaje registro como parte del clima de “Lay Your Head To Rest”, la cual sufre novedosas variaciones sin abandonar su propio sello dentro de la constante sonoridad que sorprende, y puede decantar a las hipnóticas melodías de “Nightwalkers”, una retumbante composición poseedora de bellos matices que juegan con la intensidad a su antojo.

Para redondear sus ideas, el tiempo deja de ser un punto a considerar, ya que para los oriundos de Suecia esto sólo sería una limitación para desplegar su obra. “Lights On The Hill” posee su propio universo dentro del entramado; su extensión se encuentra libre de agobio, donde los valles son cálidos y lo prominente potencia cada pasaje en un cuidado equilibrio que, sin barreras, conecta con la melancólica “We Feel The End”, ejecutada con voces limpias y delicados arreglos, que contienen el desarrollo de este particular y exquisito trabajo, expandiendo aún más la atmósfera mostrada por Cult Of Luna.

La claridad que percibida se relaciona con la ausencia de la posible e inevitable comparativa, en un intento bajo presión por superarse a sí mismos, evitando una competencia que pondría un objetivo que puede nublar la creación de algo fresco dentro de su carrera. La fluidez que envuelve este nuevo larga duración lleva a cada sección a un nivel de independencia de previas entregas y, a su vez, se siente como un todo, cohesionado, complejo, interesante y áspero cuando se requiere.

“The Fall” es la elegida para cerrar una travesía cautivadora, y este plano desborda potencia y urgencia, con quiebres repentinos que sólo son bálsamos para lo atronadora que se torna la canción. Contando con un excelente trabajo en percusión y el bajo de Andreas Johansson, que no se ve oculto por los robustos riffs que progresan a una sutil disonancia que juega con advertir el final, en un álgido espacio donde no dan oportunidad para vaticinar, y tan sólo queda meditar sobre lo atestiguado en la introspectiva muestra a la que en “A Dawn To Fear” hemos sido invitados.


A Dawn To FearArtista: Cult Of Luna

Disco: A Dawn To Fear

Duración: 79:06

Año: 2019

Sello: Metal Blade Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 1 semana

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 1 semana

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 1 semana

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 1 semana

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 4 semanas

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 4 semanas

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas