Conéctate a nuestras redes
Petals For Armor Petals For Armor

Discos

Hayley Williams – “Petals For Armor”

Publicado

en

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y no pensando en el fondo del asunto, pero lo cierto es que muchos podrán coincidir en que cualquier pensamiento proveniente de ella no será de los más positivos. Bajo esa premisa recae todo el peso narrativo y estructural de “Petals For Armor”, el esperado debut como solista de Hayley Williams, quien, luego de varios años al frente de Paramore, toma la decisión de aventurarse por cuenta propia, entregando uno de los discos más personales, intensos y hermosos del año. Cualquiera que afirme que el pop es vacío, no puede estar más equivocado, y si se necesitan despejar dudas, este disco durante 55 minutos y fracción aclara cualquier interrogante sobre eso, logrando un relato separado sutilmente en tres etapas diferentes, donde podemos conocer un lado completamente diferente de la artista.

Influencias hay muchas, y ellas son reflejo de una vida completa consumiendo y admirando a diversos referentes musicales. Desde las comparaciones obvias a Radiohead o la carrera solista de Thom Yorke en tracks como “Simmer” y “Leave It Alone”, hasta un pop más contemporáneo presente en verdaderos puntos altos del disco, como “Cinnamon” y “Creepin’”. Lo realizado por Williams se centra básicamente en cómo dejar llevar las ideas nacidas desde un profundo deseo interno de florecer, y soltar toda la carga correspondiente a un proceso tan duro y complejo como la depresión. Más allá de quedarse en un solo sentimiento a lo largo del álbum, Hayley va pasando por distintos estados de ánimo, algo propio de la cotidianeidad de convivir con una enfermedad así, logrando una construcción metafórica del proceso sanatorio por el cual pasó hasta lograr tener su armadura frente a los peligros del mundo, casi como entrando en un dialogo con su ser interior en el que todos nosotros somos espectadores.

Y es que desde los conceptos más introspectivos pasamos a verdaderos himnos de superación, como “Dead Horse”, que, pese a lo compleja y a ratos dura de su letra, muestra un sentimiento de querer escapar y soltar todos los pensamientos que, por mucho que la atormentaran, finalmente son los que la llevaron a realizar “Petals For Armor”. Quizás la canción más Paramore en un disco que no tiene nada de su banda es “Over Yet”, donde mayormente predominan las estructuras características del trío, pero en un formato mucho más DIY, algo que se siente en todo el disco con las estructuras melódicas que emplea, donde el uso de sintetizadores, baterías programadas y uno que otro efecto de loops le da una característica mucho más personal, entendiendo que se trate de un disco solista. A pesar de haber un trabajo colectivo –establecido con algunos de sus colaboradores más cercanos–, el álbum no pierde la calidez e intimidad de un trabajo absolutamente personal, tanto en su concepto como en la narrativa que plantea.

Probablemente, la mejor forma de que exista un análisis tan exhaustivo de esta obra tiene mucho que ver con el hecho de que se hayan publicado tantos adelantos en la previa, conociéndose dos tercios del disco previo a su lanzamiento y, aunque se podría coincidir en que la tercera parte es un poco más débil que sus antecesoras, finalmente el disco sabe cómo utilizar a su propio beneficio canciones como “Roses/Lotus/Violet/Iris”, donde Williams se acompaña de Phoebe Bridgers, Lucy Dacus y Julien Baker, más conocidas como Boygenius, u otros momentos más dedicados al baile, como “Pure Love” o “Sugar On The Rim”, probablemente el MVP de todas las composiciones presentes en “Petals For Armor”, con beats que muestran la versión compositiva más jugada y madura de Hayley mediante arreglos futuristas y una estructura que aleja cualquier idea preconcebida de una artista conocida principalmente por el quisquillosamente llamado pop punk. Y si de revertir expectativas se trata, el final con “Watch Me While I Bloom” y “Crystal Clear” muestran de que la artista está lista para una nueva etapa, completando así el proceso de florecer que se desarrolla en su primera obra solista.

Desde algo tan horrible como la depresión, Hayley Williams consigue transformar en arte todos los malos pensamientos de un período tan oscuro y pesimista como ese. “La mejor forma de protegerme a mí misma es siendo vulnerable”, declara al explicar el título del álbum, y vaya que se comprende bien esta idea cuando todas las piezas encajan en un rompecabezas donde quedan expuestos las virtudes, defectos, temores y esperanzas de una manera delicada y con un carácter muy potente en términos líricos y musicales.

Cada una de las canciones adquieren la fuerza y belleza de un pétalo que protege y define la personalidad de quien poco a poco se ha convertido en el icono de toda una generación, y en donde sin duda recién comienza un viaje para reforzar su legado más allá de cabellos coloridos y canciones con tinte adolescente. Con “Petals For Armor” nace una nueva Hayley Williams, abrazando y evaluando todas las experiencias de su vida para plasmarlas en canciones, y permitiendo que esos malos momentos perduren para siempre en una nueva forma, quizás aún frágil, pero con mucho más temple.


Artista: Hayley Williams

Disco: Petals For Armor

Duración: 55:45

Año: 2020

Sello: Atlantic


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 6 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas