Conéctate a nuestras redes
Petals For Armor Petals For Armor

Discos

Hayley Williams – “Petals For Armor”

Publicado

en

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y no pensando en el fondo del asunto, pero lo cierto es que muchos podrán coincidir en que cualquier pensamiento proveniente de ella no será de los más positivos. Bajo esa premisa recae todo el peso narrativo y estructural de “Petals For Armor”, el esperado debut como solista de Hayley Williams, quien, luego de varios años al frente de Paramore, toma la decisión de aventurarse por cuenta propia, entregando uno de los discos más personales, intensos y hermosos del año. Cualquiera que afirme que el pop es vacío, no puede estar más equivocado, y si se necesitan despejar dudas, este disco durante 55 minutos y fracción aclara cualquier interrogante sobre eso, logrando un relato separado sutilmente en tres etapas diferentes, donde podemos conocer un lado completamente diferente de la artista.

Influencias hay muchas, y ellas son reflejo de una vida completa consumiendo y admirando a diversos referentes musicales. Desde las comparaciones obvias a Radiohead o la carrera solista de Thom Yorke en tracks como “Simmer” y “Leave It Alone”, hasta un pop más contemporáneo presente en verdaderos puntos altos del disco, como “Cinnamon” y “Creepin’”. Lo realizado por Williams se centra básicamente en cómo dejar llevar las ideas nacidas desde un profundo deseo interno de florecer, y soltar toda la carga correspondiente a un proceso tan duro y complejo como la depresión. Más allá de quedarse en un solo sentimiento a lo largo del álbum, Hayley va pasando por distintos estados de ánimo, algo propio de la cotidianeidad de convivir con una enfermedad así, logrando una construcción metafórica del proceso sanatorio por el cual pasó hasta lograr tener su armadura frente a los peligros del mundo, casi como entrando en un dialogo con su ser interior en el que todos nosotros somos espectadores.

Y es que desde los conceptos más introspectivos pasamos a verdaderos himnos de superación, como “Dead Horse”, que, pese a lo compleja y a ratos dura de su letra, muestra un sentimiento de querer escapar y soltar todos los pensamientos que, por mucho que la atormentaran, finalmente son los que la llevaron a realizar “Petals For Armor”. Quizás la canción más Paramore en un disco que no tiene nada de su banda es “Over Yet”, donde mayormente predominan las estructuras características del trío, pero en un formato mucho más DIY, algo que se siente en todo el disco con las estructuras melódicas que emplea, donde el uso de sintetizadores, baterías programadas y uno que otro efecto de loops le da una característica mucho más personal, entendiendo que se trate de un disco solista. A pesar de haber un trabajo colectivo –establecido con algunos de sus colaboradores más cercanos–, el álbum no pierde la calidez e intimidad de un trabajo absolutamente personal, tanto en su concepto como en la narrativa que plantea.

Probablemente, la mejor forma de que exista un análisis tan exhaustivo de esta obra tiene mucho que ver con el hecho de que se hayan publicado tantos adelantos en la previa, conociéndose dos tercios del disco previo a su lanzamiento y, aunque se podría coincidir en que la tercera parte es un poco más débil que sus antecesoras, finalmente el disco sabe cómo utilizar a su propio beneficio canciones como “Roses/Lotus/Violet/Iris”, donde Williams se acompaña de Phoebe Bridgers, Lucy Dacus y Julien Baker, más conocidas como Boygenius, u otros momentos más dedicados al baile, como “Pure Love” o “Sugar On The Rim”, probablemente el MVP de todas las composiciones presentes en “Petals For Armor”, con beats que muestran la versión compositiva más jugada y madura de Hayley mediante arreglos futuristas y una estructura que aleja cualquier idea preconcebida de una artista conocida principalmente por el quisquillosamente llamado pop punk. Y si de revertir expectativas se trata, el final con “Watch Me While I Bloom” y “Crystal Clear” muestran de que la artista está lista para una nueva etapa, completando así el proceso de florecer que se desarrolla en su primera obra solista.

Desde algo tan horrible como la depresión, Hayley Williams consigue transformar en arte todos los malos pensamientos de un período tan oscuro y pesimista como ese. “La mejor forma de protegerme a mí misma es siendo vulnerable”, declara al explicar el título del álbum, y vaya que se comprende bien esta idea cuando todas las piezas encajan en un rompecabezas donde quedan expuestos las virtudes, defectos, temores y esperanzas de una manera delicada y con un carácter muy potente en términos líricos y musicales.

Cada una de las canciones adquieren la fuerza y belleza de un pétalo que protege y define la personalidad de quien poco a poco se ha convertido en el icono de toda una generación, y en donde sin duda recién comienza un viaje para reforzar su legado más allá de cabellos coloridos y canciones con tinte adolescente. Con “Petals For Armor” nace una nueva Hayley Williams, abrazando y evaluando todas las experiencias de su vida para plasmarlas en canciones, y permitiendo que esos malos momentos perduren para siempre en una nueva forma, quizás aún frágil, pero con mucho más temple.


Artista: Hayley Williams

Disco: Petals For Armor

Duración: 55:45

Año: 2020

Sello: Atlantic


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

Publicado

en

Zeal & Ardor

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no fue hasta 2017 que se consagró como un grupo propiamente tal. El proyecto comenzó a partir de un ejercicio creativo en el que Gagneux pedía a usuarios de un foro online dos géneros musicales para combinarlos en una composición que realizaría en sólo media hora. Le sugirieron mezclar black metal con “música de negros” y, en el álbum homónimo lanzado este año (el tercero de la banda), esa fusión sigue igual de vigente. Además, aquella identidad dual es sazonada con pequeños vistazos a otros estilos, generando combinaciones inesperadas y resultados sonoros frescos.

En “Zeal & Ardor” la banda es también coherente con su pasado en los aspectos líricos, ya que las letras del álbum continúan con lo propuesto en “Devil Is Fine” (2016) y “Stranger Fruit” (2018), relatando una historia alterna en la que los esclavos estadounidenses no se hubieran convertido al cristianismo, sino que habrían volteado hacia el satanismo. Esto permite contextualizar de mejor manera títulos como “Death To The Holy” o “Church Burns”, y es precisamente esta orientación anti-religiosa, junto con la técnica vocal (de gritos agudos), lo que permite a Gagneux enlazarse con la historia del black metal, aun cuando su proyecto no es demasiado dogmático en relación con la música, ya que recoge gestos característicos del djent (“Death To The Holy”) e incluso del nu metal (“I Caught You”). El otro pilar del disco, la música de raíz africana, se manifiesta a través del canto soul, los coros de influencia gospel y el énfasis en los ritmos sincopados.

En términos globales, el álbum refleja una notable mejora en su producción comparado con los discos anteriores, con un timbre moderno, tanto de guitarras como baterías, y profundidad en los arreglos de voces y sintetizadores, alcanzando un sonido que llena el espectro, es decir, sonando pesado, pero con una buena dosis de agudos. En relación con su estructura, la primera canción, “Zeal & Ardor”, funciona como una sinopsis, exponiendo el contraste entre las distintas voces que usará Gagneux, y la postrera “A-H-I-L (All Hope Is Lost)” cumple el rol de outro al ser una pista instrumental de timbres electrónicos, que no tiene mayor relación con el resto del disco. Pese a ello, durante sus 43 minutos de duración, el álbum transita por varios niveles de energía sin establecer ningún patrón particular, lo que permite oír las canciones de manera desordenada sin perderse de mucho.

Por lo anterior, sin un concepto o un título que unifique el contenido del disco, la cohesión recae en la característica sonoridad derivada del cruce del metal y el soul.  Desde un punto de vista compositivo, el desafío de congeniar dos géneros tan distintos es resuelto a través de dos caminos: la yuxtaposición (o contraste directo entre los dos géneros) y la síntesis. Como ejemplos de la primera, encontramos a “Feed The Machine” y “Hold Your Head Low”, donde se recurre a un violento contraste entre los dos mundos sonoros sin que estos se integren con posterioridad. En el caso de la síntesis, “Erase” y “Run” son algunas de las piezas más logradas, ya que consiguen superponer los elementos característicos de cada género de manera efectiva. Por otro lado, hay otras canciones que no se quedan en la dualidad ya mencionada, entre las que destaca “J.M.B. (Jazz Metal Blues)”, que incorpora acordes extendidos característicos del jazz, pero cuyo ritmo y energía la asemejan más al math-rock, o “Emersion” donde se revelan influencias del post-rock.

Pese a ser considerada una banda avant-garde, la propuesta de Zeal & Ardor en este álbum es bastante accesible, e incluso llega a transitar por sonoridades casi publicitarias, gracias a la mezcla de melodías sin letra y ritmos basados en bombo y aplausos. De todos modos, la banda logra situarse dentro del linaje del black metal, encontrando un interesante punto de equilibrio entre novedad y familiaridad. No obstante, cuando prefieren la yuxtaposición de “momentos soul” y “momentos metal” por sobre la síntesis de ambos géneros, las canciones bordean el pastiche, generando a veces un efecto cómico por lo brutal del contraste, que parece ser indeseado, debido a la seriedad con que se comprometen en materia lírica. De todas formas, la impresión global que deja el álbum es positiva y demuestra coherencia con las placas anteriores de la banda.


Zeal & ArdorArtista: Zeal & Ardor

Disco: Zeal & Ardor

Duración: 43:57

Año: 2022

Sello: MVKA


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 2 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 3 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 1 semana

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 1 semana

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 2 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 2 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 3 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas