Contáctanos

Discos

Hanni El Khatib – Head In The Dirt

Publicado

en

Las comparaciones a veces resultan injustas, y por muy bien intencionadas que sean, terminan poniendo a ciertos artistas en posiciones no siempre cómodas, y en el caso de Hanni El Khatib no se hicieron esperar. Su impronta, estilo y propuesta, hizo que muchos lo colocaran en un espacio difuso y ambiguo, delimitado por The White Stripes por un lado, y con Devendra Banhart por el otro. Un continuo que básicamente no ayuda a definir aquello que caracteriza a este artista de descendencia palestina.

HANNI EL KHATIB 01Como sea que haya que definir a Hanni El Khatib, la verdad es que es necesario que su música se encargue de aquello. Y para este segundo álbum, se apoyó en el trabajo de Dan Auerbach (The Black Keys), quien no sólo es el productor de esta obra, sino que también las hace de coautor en 10 de las 11 canciones que componen este disco. Dicha adición a la planilla de Khatib no es para nada despreciable, tomando en consideración que fue el mismo frontman de The Black Keys quien le solicitó trabajar en este disco. Ya el año pasado, Auerbach demostró con el excelente “Hypnotic Night” de Jeff The Brotherhood (donde las hizo de productor) que una banda puede encontrar nuevas definiciones, sin importar cuánto tiempo lleven en el negocio. Y en este caso, los esfuerzos han culminado en un disco que vendría a ser algo así como el primo hermano de “El Camino” (2011) de The Black Keys, donde el garage, el blues y el punk se amalgaman de manera precisa.

“Head In The Dirt” da inicio al disco, con un El Khatib desafiante, que se mueve entre una simple pero efectiva línea de bajo, donde las guitarras se retrotraen para dar paso a coros armónicos que se yuxtaponen a una letra oscura e inquieta. El tempo es pausado y cuidadoso, creando una tremenda oposición con la frenética “Family”, que golpea con un garage-rock que, en menos de dos minutos y medio, dosifica suficiente adrenalina como para dejar satisfecho al oyente por lo que queda de disco. Esta apuesta se hace palpable con la frenada en seco que significa “Skinny Little Girl” y “Penny”, las cuales forman una dupla algo dispareja en cuanto a su calidad, donde la calidez y ternura de la segunda termina opacando a la monotonía de la primera.

HANNI EL KHATIB 02“Nobody Move” quema las naves con un riff adictivo y un ritmo oscilante, donde Auerbach y El Khatib demuestran que la velocidad y la dureza son también patrimonios suyos. “Pay No Mind” mantiene esa misma impronta, pero con una mentalidad mucho mas juvenil (y quizás inmadura), que puede parecer extraña saliendo de este artista, pero que en definitiva logra cautivar gracias a un pegajoso coro y a un break que pareciera ser sacado del manual de Jack White.

Definir a este disco y a su autor simplemente como “rocanrolero garage” no terminaría haciéndole justicia a ninguno de los dos, y la verdad es que es difícil encontrar artistas reconocidos que transiten por la misma vereda que El Khatib. Posee a ratos la locura de The Mooney Suzuki, la crudeza de The Hellacopters, la oscuridad de The White Stripes, o el minimalismo de The Black Keys. Un amasijo que no hace más que reforzar la idea de que El Khatib es un artista complejo, pero a la vez, simple en cuanto a su entendimiento y ejecución. La solución quizás sea el darle una oportunidad a “Head In The Dirt”, ya que a fin de cuentas será nada más ni nada menos que un buen disco de rock & roll, que no posee pretensiones demasiado osadas. Otras consideraciones no harían más que complicar su disfrute.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Publicado

en

A Deeper Understanding

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son más poderosos que cualquier factor externo, y Adam Granduciel sabe bien eso. El músico, compositor y productor entiende cuán demandante es su afán de perfección y desarrollo de una propuesta que tenga excelencia, pero no sucumbe ante estos antecedentes que, en manos de otros, podrían derivar en un caos.

Aunque la música de Granduciel, a través de The War On Drugs, se compara mucho con la de Bruce Springsteen y otros referentes del rock americano, hay algo que lo separa del resto. Pese a que el cuarto disco de la banda se llama “A Deeper Understanding”, lo que menos se intenta vender hacia el público es a un narrador que sabe más y lo canta, como harían Bruce, Tom Petty o Neil Young. Adam se contenta con líricas menos ambiciosas, porque su lucha y su necesidad como artista no va en lo que se expresa, sino que en el cómo se hace.

El lugar natural de Granduciel es en el estudio, donde puede controlar los detalles y su música puede ser experimentada hasta el punto de estar lista para ser escuchada sin interferencias. Claro, conocidas son las ocasiones donde ha sufrido ataques de pánico y ansiedad, algo que no le es ajeno. Ese “entendimiento profundo” al que referencia el hablante lírico en “Pain” (y que nombra al disco) no es un estado de comprensión del mundo, sino que un aprendizaje de él mismo, y eso es lo que se nota en el álbum. Adam no le canta al mundo, sino que a sí mismo para mejorar y continuar, con menos temores, con menos trabas.

La obsesión del hombre que controla a The War On Drugs, luego de que Kurt Vile –el otro fundador del proyecto– se dedicara tiempo completo a su faceta solista, no es un afán estético, sino que algo mucho más personal. Muchas reseñas de “Lost In The Dream” (2014) indicaban que la música de la banda era perfecta para estar de viaje, pero, más que un viaje, lo que grafica Granduciel es una búsqueda de algo más concreto: un lugar. Sea en la extensa y muy bien construida “Thinking Of A Place” o en la reflexiva “Clean Living”, lo que explora el cantautor es la posibilidad de estar bien y cuánto debe recorrer para notar que siempre habrá un lugar para ello.

El vehículo termina siendo la música y, pieza a pieza, poniendo capas de sonido en armonía y con buen tino, esos engranajes van más allá de las influencias que nos esforzamos en encontrar. Pese a esa familiaridad, en vez de que haya la espectacularidad de otros referentes, en The War On Drugs –y en especial en “A Deeper Understanding”– hay un halo de sensible introspección que permite que convivan tracks tranquilos como “In Flames”, otros más animados como “Holding On”, e incluso algunos que podrían hacer que un estadio entero levante sus brazos, como la impecable “Strangest Thing”.

En este caso, el entendimiento es propio, interno e íntimo, desde un lugar muy específico, justamente el movimiento que necesitaba hacer Adam Granduciel, y la perfección en una fórmula que suena brillante en su cuarto registro, uno con testimonios más rotundos de cómo la atención a los detalles en la música debe tener algo de sentimiento para llegar más lejos, porque la música no es fin, sino que vehículo, trayecto y también espacio.


Artista: The War On Drugs

Disco: A Deeper Understanding

Duración: 66:13

Año: 2017

Sello: Atlantic


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 56 mins.

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas