Conéctate a nuestras redes

Discos

Hadouken! – Every Weekend

Publicado

en

Hadouken! no suena mucho en nuestro país, y a pesar de haberse hecho un pequeño espacio en los mix de fiestas electrónicas juveniles –celebraciones donde todavía se puede vivir el lado más rave y desordenado del techno, a diferencia de las empaquetadas y poseras mega-fiestas a las que estamos acostumbrados-, Hadouken! todavía se mantiene como un nombre bastante alejado de la popularidad de agrupaciones como Crystal Castles o artistas como Skrillex.

La banda británica, que toma su nombre del movimiento especial del popular videojuego de luchas, Street Fighter, aterrizó de manera oficial allá por el año 2007 con el lanzamiento en formato digital del EP “Not Here To Please You”, para lanzar un año después el fundacional “Music For An Accelerated Culture” (2008), uno de los grandes exponentes del renacimiento del rave, el denominado nu rave, del que también se colgaron bandas como Klaxons o CSS. Hadouken! proponía una fórmula simple, pero muy efectiva, a base de rapeos que describían situaciones adolescentes y ritmos frenéticos que mezclaban el desenfado del punk con el rave noventero.

La agrupación no proponía nada nuevo, pero se escuchaba fresco y divertido, acaparando un fiel séquito de seguidores que motivaron al grupo a realizar un nuevo disco, “For The Masses” (2010), consagrando su estilo con sencillos como “M.A.D.” y “Mic Check”, mostrando ya señales de “evolución” con marcadas influencias de The Prodigy, y por sobre todo, de Pendulum, quienes se han trasformado en una suerte de padrinos de los ingleses, llevándolos de gira consigo por gran parte de Europa y convirtiéndose en importantes referentes para este nuevo LP que lleva por nombre “Every Weekend”, el disco más comercial de Hadouken! hasta la fecha.

HADOUKEN 01El arribo de músicos como Skrillex y Deadmau5 al panorama musical, pese a quien le pese, ha dado un vuelco a la electrónica contemporánea mainstream, y el dubstep ha logrado establecerse como el estilo en boga en estos días. Hadouken! no ha querido quedarse fuera del fenómeno. Tampoco es que estemos frente a EL disco dubstep de los londinenses, sino que se toman los elementos más representativos del estilo para mezclarlos con las influencias de Pendulum y el dance “a lo David Guetta”, siendo éste último el punto más criticable de un disco que peca de monotonía en varios de sus pasajes, empeñado en dar el despegue final para llegar a audiencias mundiales, solapando la esencia que hizo de Hadouken! la banda punk/electrónica de rebeldes sin causa, ideada para pasar un buen rato bailando y saltando.

El inició es más que prometedor, siguiendo la senda de “For The Masses”, la introducción de “The Vortex” suena a épica fiestera, dejando caer las primeras señales de que lo que vamos a escuchar es un disco que puede ser reproducido de principio a fin en cualquier disco y poner a bailar a todo el mundo. Las voces de apoyo y los sintetizadores dance-pop, otorgan ese sentimiento de carnaval electrónico, complementado por los fraseos de James Smith, que terminan de definir a este Hadouken! 2013, bastante más oreja, pero deseoso de continuar construyendo su legado.

“Levitate” viene impregnada de Pendulum. Desde su imponente introducción, hasta el intenso quiebre del estribillo, cuya intensidad la saca del ámbito netamente bailable, para dar forma a un muy buen tema electrónico que nació de la melodía principal de un bonus track que servía de outro para “For The Masses”, el instrumental “Retaliate”. Por su parte, “Bliss Out” toma como base el dubstep, en un tema bastante más bajo perfil, aunque necesario para dar un respiro y cantar su pegajoso coro.

HADOUKEN 02La idea de madurar es una tarea que los ingleses han querido tomarse muy en serio en este larga duración y una canción como “As One”, que repite la estructura y sentimiento de “Levitate”, es una composición que podría conquistar a cualquier aficionado a eventos como Mysteryland o Creamfields, efectiva y grandilocuente, haciendo añorar los años en que temas como “Liquid Lives” o “That Boy That Girl”, bastaban para identificar –y disfrutar- de Hadouken! Aun así, no es para nada un mal tema, ya que el quinteto ha aprendido a moverse por estos senderos y dar material más que solvente. La agresividad hace acto de presencia con la poderosa “Parasite”, canción que ya pudimos escuchar durante el año pasado, como muchas de las canciones de este disco. Drum ‘n bass a la vena, una vez más mostrando la herencia Pendulum, en uno de los mejores momentos de la placa. “Bad Signal” es LA canción dubstep “marca registrada Hadouken!”, la misma que causó revuelo entre sus fanáticos cuando se estrenó como sencillo a principios de 2012, al poner en duda la continuidad del sonido que los llevó a la fama, para rendirse ante la moda del momento. Afortunadamente, el cambio sólo fue parcial y “Bad Signal” es una respuesta a la contingencia bajo la chapa de los británicos, que tomó prestadas las voces de “You Keep Me Hangin’ On” del grupo The Supremes, para reciclarlos bajo las bases de dubstep. Llegados a este punto, lo que más se puede achacar a este retorno discográfico es la ausencia casi absoluta de la guitarra de Daniel “Pilau” Rice y el bajo de Christopher Purcell, quienes han decidido unirse a Alice Spooner en los sintetizadores, transformando a la banda en una agrupación completamente electrónica. Si hasta la batería de Nick Rice podría ser fácilmente reproducida por un computador, pero en una decisión bastante criteriosa, su sonido acústico sigue presente para dotar de naturalidad al combo europeo.

“Stop Time” nos devuelve a la discoteca, mientras que “Spill Your Guts” es la mezcla perfecta entre este Hadouken! “versión Skrillex” y los teenagers contestatarios. Bajo estos mismos términos llega “The Comedown”, canción en la que, por fin, la guitarra de Rice toma un poco de protagonismo. Luego toca el turno de “Daylight”, original del grupo Drummsound & Bassline Smith, en una colaboración que realizaron en conjunto con Hadouken!, y que fue agregado a este álbum marcando el segundo pasaje más frenético del registro, que es rematado por “Vessel”, última manifestación drum ‘n bass, antes de regresar al baile absoluto con los dos sencillos que fueron lanzados durante 2011, “Mecha Love” y “Oxygene”, que funcionan muy bien como unidad, pero en conjunto con el resto del álbum no logran sobresalir ante la similitud que comparten con gran parte de las canciones de “Every Weekend”.

Hadouken! dio el gran salto a nivel comercial, y lo más probable es que su tercera placa los lleve a la fama mundial, hasta alcanzar un podio al que han tratado de escalar con no pocos esfuerzos durante su meteórica carrera. Su incorporación a la parrilla principal de certámenes como Reading Festival, dan fe de los frutos que han podido cosechar. Para los que seguimos a la banda desde hace unos años, el cambió que ha sufrido se veía venir desde “For The Masses”, y no choca, pero lo cierto es que el resultado pudo haber sido mucho más contundente, más diverso. Faltó esa personalidad y carisma que caracterizó a sus dos primeras producciones. Eso se ha perdido en este disco, transformando a Hadouken! en una banda mucho más amigable, más genérica, más comercial. Tampoco es que hayan vendido sus almas ni nada por el estilo, sus intenciones radiales estaban más que claras desde un principio, pero aunque “Every Weekend” se transforma es una entretenida escucha y en un muy buen disco de música electrónica, la esencia desvergonzada de un grupo de chicos adictos a las fiestas alocadas al ritmo del “punchi, punchi”, se echa demasiado de menos.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ignacio

    27-Mar-2013 en 12:12 am

    HDKN! en Humonegro :o!

Responder

Discos

The Avalanches – “We Will Always Love You”

Publicado

en

We Will Always Love You

Aunque la irresponsabilidad de quienes creen que la pandemia no ha terminado haga creer lo contrario, 2020 fue el año de los puentes cortados, de las relaciones a distancia, de la pérdida de habilidades comunicativas y/o emocionales que viene desde la conciencia extrema de lo dañino que es un contacto humano sin cuidado. Es una derrota muy profunda para la espontaneidad y sensaciones accesorias, como la euforia o la fluidez, y mucho tiene que ver la erradicación de las pistas de baile o los puntos de encuentro. Pero la música se encargó de, al menos, entregar cuotas sonoras que no dejen en el olvido que la humanidad se conecta desde lo consciente, y también desde lo inconsciente.

The Avalanches, casi en el cierre del año más duro para las sociedades contemporáneas en décadas, no sólo nos hace recordar las emociones de la compañía, sino que exalta el amor por esta mera posibilidad. En el tercer disco del ahora dúo australiano, “We Will Always Love You”, hay una exaltación de la vida y del acto de tener memoria desde, justamente, la creación de recuerdos. En la onda del pegoteo del samples, que los hizo mundialmente reconocidos con el precioso “Since I Left You” (2000), este trabajo fluye con maestría por los oscuros y psicodélicos pasillos que llevan de un ambiente al otro. Pero una novedad es que, para dotar de otra profundidad a sus canciones, muchísimos elementos que antes hubieran sido sampleados, ahora son interpretados específicamente para el disco, y así se da un listado ecléctico y brillante de colaboraciones, desde Rivers Cuomo hasta Pink Siifu, pasando por Perry Farrell, Blood Orange, MGMT, Johnny Marr, Karen O, Neneh Cherry o Leon Bridges.

En un año de muerte y vacío por doquier, no es extraño que el concepto que aterriza “We Will Always Love You” sea la muerte y el vacío que se puede sentir en el espacio exterior, pero en este caso con la esperanza contenida y eterna de un deseo cuya grabación lo hizo esperanza eterna. Ann Druyan, directora creativa del Voyager Golden Record, es quien aparece en la portada (imagen pasada por un espectrógrafo para volverla sonido, y luego volver a convertirla en una foto), e inspiró a la banda cuando supieron que los latidos grabados para esos vinilos dorados del Voyager fueron de ella, el día después de que Carl Sagan le propusiera matrimonio. Es ese anhelo de capturar un momento el que impulsa la luz que nunca deja de brillar en este disco.

No es el álbum más sencillo de escuchar, con la variedad que lo lleva desde lo abrasivo en “Until Daylight Comes” con Tricky, y luego, de inmediato, a la fiesta más carnal en “Wherever You Go”, donde hasta se mezcla “Magalenha” de Carlinhos Brown como si las fiestas de hace 20 años se materializaran en este espacio exterior. También existen secciones de transición y tracks que ayudan más a la narrativa del disco que a la canción en sí, como “Gold Sky” o “Born To Lose”, antes del gran final con “Music Is The Light”. Sin embargo, si hay algo que no tiene “We Will Always Love You” es la sensación de que hay rellenos innecesarios. Incluso los momentos débiles se ponen como parte de un disfrute colectivo, casi generando patrimonio desde el presente para su rescate en un futuro desconocido.

“Weightless” y el inquietante código binario que contiene ADN humano y de especies terrestres es la representación final de ese anhelo de trascendencia que tiene el disco o, mejor dicho, las emociones que busca resaltar. Si Ann Druyan buscaba rescatar los sonidos del planeta, The Avalanches quiere exaltar la vida y sus emociones en forma de canción, por si alguna vez se nos olvida en medio de tanta barbarie, tanto bárbaro, y tanta inhumanidad. En medio de momentos difíciles, el rescate de lo bello que es ser humano parece un esfuerzo de otra era, y calza muy bien que el resultado sea un disco que parece, en cada escucha, como el manifiesto de lo que puede ser un nuevo mundo.


Artista: The Avalanches

Disco: We Will Always Love You

Duración: 71:29

Año: 2020

Sello: Modular


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

We Will Always Love You We Will Always Love You
DiscosHace 3 días

The Avalanches – “We Will Always Love You”

Aunque la irresponsabilidad de quienes creen que la pandemia no ha terminado haga creer lo contrario, 2020 fue el año...

EVEN IN EXILE EVEN IN EXILE
DiscosHace 2 meses

James Dean Bradfield – “EVEN IN EXILE”

A veces pareciera que la figura de Víctor Jara irrumpe mucho más potentemente en el extranjero que en nuestro país,...

POWER UP POWER UP
DiscosHace 2 meses

AC/DC – “POWER UP”

El 19 de febrero de 1980 falleció Bon Scott, segundo vocalista de la banda de hard rock AC/DC. En la...

CYR CYR
DiscosHace 2 meses

The Smashing Pumpkins – “CYR”

Retomando un formato doble, que no le veíamos desde el reconocido “Mellon Collie And The Infinite Sadness” (1995), The Smashing...

Letter To You Letter To You
DiscosHace 2 meses

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 2 meses

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 2 meses

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 2 meses

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 2 meses

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 2 meses

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: