Conéctate a nuestras redes
Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez

Discos

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Publicado

en

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas un poco más allá de lo convencional. Inicialmente centrado en la idea de la banda de personajes animados, el “colectivo” se ha ido transformado en una suerte de ente colaborativo inquieto y desafiante, donde el hilo conductor que amalgama cada uno de los ingredientes que dan vida a la oferta por momentos puede ser equívoco y difícil de atrapar. En esta oportunidad, el conjunto se cuelga de la jerga televisiva para dar vida a su séptimo larga duración y nos golpea con un concepto donde ya no hay singles ni discos, sino que episodios y temporadas, en un giro que pareciera ser trivial (o cosmético, si se quiere), pero que al final del día termina siendo fundamental para entender la suerte de compilado que tenemos con nosotros.

Sin ir más lejos, la idea original del conjunto nunca fue lanzar un álbum, “Song Machine” estuvo pensado como un programa (en el estilo de los capítulos de “Later… With Jools Holland”), donde un anfitrión (Gorillaz) recibe a un artista invitado y, además de entrevistarlo, se aventura a crear algo en conjunto. El espíritu del proyecto, de hecho, quedaba muy bien definido por Russel Hobbs, baterista de la banda, quien luego del anuncio del primer episodio declaraba: “‘Song Machine’ es una forma completamente nueva de hacer lo que hacemos. Gorillaz está rompiendo el molde, básicamente porque el molde es muy viejo. De hecho, ni siquiera sabemos quién va a ser el próximo invitado al estudio. ‘Song Machine’ se alimenta y moviliza con el caos y lo desconocido”.

Entendido de esa forma, el álbum que tenemos al frente es prácticamente perfecto, básicamente porque no persigue ser más que una suerte de resumen, y en esa dinámica se gradúa con honores porque que el nivel que alcanza cada uno de sus episodios es excepcionalmente brillante. Desde los primeros segundos, marcados por el inconfundible sello vocal de Robert Smith, “Song Machine, Season One: Strange Timez” nos introduce en un universo paralelo, donde, por alguna razón misteriosa, cada uno de los invitados a la fiesta termina brillando con una intensidad que a varios de ellos no le habíamos visto en años. Sin ir más lejos, y a pesar de tener carreras activas y exitosas, el frontman de The Cure y Beck se anotan una dupla gigantesca para abrir el álbum, golpeándonos con dos cortes de base disco funk y un groove abiertamente adictivo.

En términos de tempo, el respiro viene de la mano de cortes como “The Lost Chord” que, por atmósfera, rememora lo más nuevo de Arctic Monkeys, mientras que “Pac-Man” y “Friday 13th” nos trasladan musicalmente a estaciones pasadas del catálogo del grupo liderado por 2-D, con la primera de ellas reviviendo las claves de los primeros discos del conjunto, mientras que la segunda echa mano al efectivo R&B de Octavian, resucitando la esencia etérea del insuperable “Plastic Beach” (2010). Y es en esta línea más pausada donde, con la balada “The Pink Phantom”, aparece uno de los pocos momentos “conflictivos” del registro. En teoría, intentar fusionar la exuberante identidad de Elton John con el hip-hop (inundado de autotune) de 6LACK pareciera ser un error, sin embargo, lo cierto es que en este universo no sólo termina por funcionar, sino que además agrega una capa de complejidad adicional al larga duración.

Menos conflictiva resulta ser la participación de Fatoumata Diawara, quien nos regala uno de los puntos más altos del registro con el hipnótico R&B orquestado de “Désolé”. Lo mismo pasa en el área de los “duetos”, donde el álbum termina anotándose dos joyas que, si bien ya conocíamos hace un tiempo, no dejan de ser espectaculares. La primera de ellas es “Aries”, encargada de abrir el “lado B” de la edición estándar, con un Peter Hook robándose el track por completo, con una increíblemente cándida línea de bajo que grita New Order por cada rincón, pero que, a su vez, logra fluir con identidad propia gracias al trabajo de Georgia en la base rítmica. Y por último “Momentary Bliss”, encargada de cerrar del disco y trasladarnos de vuelta al Gorillaz más lúdico (ese que por fortuna parece nunca acabarse) para cerrar la fiesta, en clave ska punk, lo más arriba posible.

Si uno tuviera que resumir lo que tenemos al frente, quizás lo primero sería decir que “Song Machine, Season One: Strange Timez” es algo así como un retorno a la forma del conjunto. En esta oportunidad Gorillaz justamente triunfa donde sus discos previos habían fracasado, sobre todo al momento de lograr cohesionar las distintas personalidades que desfilan por el larga duración, haciendo de estas más que simples cameos para la galería, sino que creando espacios de creación, donde cada artista se fusiona con el siguiente de una manera precisa y calculada. Es en este terreno donde Albarn (asumiendo un rol fundamentalmente detrás de las cámaras) termina anotándose su mayor éxito, transformándose él mismo en el eje conductor de la propuesta. A dos décadas de su creación, Gorillaz sigue siendo un proyecto tremendamente ecléctico, a veces errático, pero, sobre todo, aún lleno de vida y provocador.


Artista: Gorillaz

Disco: Song Machine, Season One: Strange Timez

Duración: 42:53

Año: 2020

Sello: Gorillaz Productions / Parlophone / Warner


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Avalanches – “We Will Always Love You”

Publicado

en

We Will Always Love You

Aunque la irresponsabilidad de quienes creen que la pandemia no ha terminado haga creer lo contrario, 2020 fue el año de los puentes cortados, de las relaciones a distancia, de la pérdida de habilidades comunicativas y/o emocionales que viene desde la conciencia extrema de lo dañino que es un contacto humano sin cuidado. Es una derrota muy profunda para la espontaneidad y sensaciones accesorias, como la euforia o la fluidez, y mucho tiene que ver la erradicación de las pistas de baile o los puntos de encuentro. Pero la música se encargó de, al menos, entregar cuotas sonoras que no dejen en el olvido que la humanidad se conecta desde lo consciente, y también desde lo inconsciente.

The Avalanches, casi en el cierre del año más duro para las sociedades contemporáneas en décadas, no sólo nos hace recordar las emociones de la compañía, sino que exalta el amor por esta mera posibilidad. En el tercer disco del ahora dúo australiano, “We Will Always Love You”, hay una exaltación de la vida y del acto de tener memoria desde, justamente, la creación de recuerdos. En la onda del pegoteo del samples, que los hizo mundialmente reconocidos con el precioso “Since I Left You” (2000), este trabajo fluye con maestría por los oscuros y psicodélicos pasillos que llevan de un ambiente al otro. Pero una novedad es que, para dotar de otra profundidad a sus canciones, muchísimos elementos que antes hubieran sido sampleados, ahora son interpretados específicamente para el disco, y así se da un listado ecléctico y brillante de colaboraciones, desde Rivers Cuomo hasta Pink Siifu, pasando por Perry Farrell, Blood Orange, MGMT, Johnny Marr, Karen O, Neneh Cherry o Leon Bridges.

En un año de muerte y vacío por doquier, no es extraño que el concepto que aterriza “We Will Always Love You” sea la muerte y el vacío que se puede sentir en el espacio exterior, pero en este caso con la esperanza contenida y eterna de un deseo cuya grabación lo hizo esperanza eterna. Ann Druyan, directora creativa del Voyager Golden Record, es quien aparece en la portada (imagen pasada por un espectrógrafo para volverla sonido, y luego volver a convertirla en una foto), e inspiró a la banda cuando supieron que los latidos grabados para esos vinilos dorados del Voyager fueron de ella, el día después de que Carl Sagan le propusiera matrimonio. Es ese anhelo de capturar un momento el que impulsa la luz que nunca deja de brillar en este disco.

No es el álbum más sencillo de escuchar, con la variedad que lo lleva desde lo abrasivo en “Until Daylight Comes” con Tricky, y luego, de inmediato, a la fiesta más carnal en “Wherever You Go”, donde hasta se mezcla “Magalenha” de Carlinhos Brown como si las fiestas de hace 20 años se materializaran en este espacio exterior. También existen secciones de transición y tracks que ayudan más a la narrativa del disco que a la canción en sí, como “Gold Sky” o “Born To Lose”, antes del gran final con “Music Is The Light”. Sin embargo, si hay algo que no tiene “We Will Always Love You” es la sensación de que hay rellenos innecesarios. Incluso los momentos débiles se ponen como parte de un disfrute colectivo, casi generando patrimonio desde el presente para su rescate en un futuro desconocido.

“Weightless” y el inquietante código binario que contiene ADN humano y de especies terrestres es la representación final de ese anhelo de trascendencia que tiene el disco o, mejor dicho, las emociones que busca resaltar. Si Ann Druyan buscaba rescatar los sonidos del planeta, The Avalanches quiere exaltar la vida y sus emociones en forma de canción, por si alguna vez se nos olvida en medio de tanta barbarie, tanto bárbaro, y tanta inhumanidad. En medio de momentos difíciles, el rescate de lo bello que es ser humano parece un esfuerzo de otra era, y calza muy bien que el resultado sea un disco que parece, en cada escucha, como el manifiesto de lo que puede ser un nuevo mundo.


Artista: The Avalanches

Disco: We Will Always Love You

Duración: 71:29

Año: 2020

Sello: Modular


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

We Will Always Love You We Will Always Love You
DiscosHace 2 días

The Avalanches – “We Will Always Love You”

Aunque la irresponsabilidad de quienes creen que la pandemia no ha terminado haga creer lo contrario, 2020 fue el año...

EVEN IN EXILE EVEN IN EXILE
DiscosHace 2 meses

James Dean Bradfield – “EVEN IN EXILE”

A veces pareciera que la figura de Víctor Jara irrumpe mucho más potentemente en el extranjero que en nuestro país,...

POWER UP POWER UP
DiscosHace 2 meses

AC/DC – “POWER UP”

El 19 de febrero de 1980 falleció Bon Scott, segundo vocalista de la banda de hard rock AC/DC. En la...

CYR CYR
DiscosHace 2 meses

The Smashing Pumpkins – “CYR”

Retomando un formato doble, que no le veíamos desde el reconocido “Mellon Collie And The Infinite Sadness” (1995), The Smashing...

Letter To You Letter To You
DiscosHace 2 meses

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 2 meses

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 2 meses

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 2 meses

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 2 meses

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 2 meses

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Publicidad
Publicidad

Más vistas