Conéctate a nuestras redes
Right Thoughts Right Thoughts

Discos

Franz Ferdinand – “Right Thoughts, Right Words, Right Action”

Publicado

en

Es fácil entusiasmarse cuando vuelven los viejos amigos. En general, las ausencias de gente querida crean expectativas amplias al momento de su regreso, e incluso los recuerdos se distorsionan a veces. Pero también es mejor cuando vuelven y son mucho más parecidos de lo que creías a la forma en la que los recordabas. Eso pasa con Franz Ferdinand, esa banda escocesa que, primero, era la llamada a revolucionar el rock con su revisionismo propositivo, con menos de homenaje y mucho más de sentir que esa era la música del futuro, y luego, ese grupo que le hacía más honor que ningún otro al concepto de “rock bailable”.

En parte, Alex Kapranos, Paul Thompson, Nick McCarthy y Bob Hardy ganaron. El rock hecho más para disfrutarlo en una pista de baile que en cuartos oscuros y solitarios, se tomó al mundo, pero mientras ese fenómeno ocurrió, los propios Franz Ferdinand se iban de ese carril con el errático y arriesgado “Tonight: Franz Ferdinand” de 2009. Por eso, el retorno de estos amigos era más que esperado: era necesario. En un mundo dominado por los banjos insoportables y la electrónica más monótona, Franz Ferdinand tenía que intentar salvar al mundo, y apropiadamente su cuarto disco se titula “Right Thoughts, Right Words, Right Action”, o sea, pensar, decir y hacer de forma correcta, como todo héroe de historietas sueña con ser. Pero Franz Ferdinand no se mete en ninguna pelea, y ni siquiera aplica su factoría de singles a trabajar, sino que se encarga de hacer el disco que debían hacer, que opera como la resurrección de una banda que estuvo a punto de separarse y donde los amigos cada vez tenían relaciones más forzadas.

FRANZ FERDINAND 02Más que la vocación de un sencillo, como el omnipresente “Take Me Out” o la recordada “Do You Want To”, lo que hay es el rescate de un sonido propio, un revisionismo a los elementos que hicieron de Franz Ferdinand el fenómeno que fueron, pero sin la urgencia de buscar “la” canción, sino que con la necesidad de supervivencia de usar un álbum para revivir. Así, no es extraño que el corte que abre el disco y cuyo coro incluye el nombre del mismo, haya tenido un video hecho por el director de “Take Me Out”, y que además usa una estética que recuerda a la gráfica alemana, igual que la de ese video. Pero “Right Action” no es “Take Me Out”, su estructura es demasiado sencilla, quizás siendo la canción más directa hecha por la banda, más sencilla de digerir, pero al mismo tiempo con bastantes menos puntos de atractivo que otros singles de los escoceses. El otro sencillo, “Love Illumination”, tiene una dinámica y un momentum que operan haciendo de esta una de las mejores composiciones del combo británico, pero cuya fluidez no genera un mayor magnetismo con la audiencia, quizás por su estética –al igual que la mayoría del disco- antigua y oscura. Incluso el video de “Love Illumination” brilla por su irónico y sombrío tono, como una película de terror de mofa.

Otras canciones también brillan, como la riesgosa “The Universe Expanded” o el brit reggae de “Brief Encounters”, pero nunca en la forma que necesita Franz Ferdinand. Estos tracks sí denotan que la primera opinión ante “Right Thoughts, Right Words, Right Action”, que indicaría que acá estamos ante una mera vuelta a las raíces, es falsa, y que las apuestas con cierto nivel de riesgo están. Un punto fuerte del disco, pese a su aparente carencia de profundidad, son las letras de Kapranos, cuya interpretación también hace creer que él es el depositario de la tradición más granada del britpop, y esto gana notoriedad con el trabajo en las segundas voces y coros que está bastante bien, y no por nada el órgano en “Treason! Animals” recuerda a los sonidos de “Freaks”, disco de Pulp de inicios de los 90’s. Pero es complicado que Franz Ferdinand consiga un éxito grande con este disco, ni tampoco estará en los listados de “Lo Mejor del Año” a finales de 2013, pero sí puede devolverle el cariño y el respeto de sus parroquianos, y también sumar nuevos devotos al santuario que crean en la pista de baile. Incluso Todd Terje se alió con ellos y lanzó dos remixes, uno para “Evil Eye” y otro para “Stand On The Horizon”, y además metió sus narices en la producción del álbum, al igual que algunos miembros de Hot Chip.

FRANZ FERDINAND 01Todo eso se nota. La producción del disco es el verdadero avance de la banda, no sus canciones o las melodías, que son elementos constantes en la vida de la banda. Pero ni siquiera este maquillaje le da un carácter más allá de la corrección a este álbum. Y ese es el problema: la corrección se sobrepone a la espontaneidad que una propuesta como la de Kapranos y los suyos necesita como compañera. No se trata de que improvisen todo, pero este segundo aire requiere no sólo de riesgos, sino también de esa fluidez que tiene “Love Illumination” o la excelente construcción de “Fresh Strawberries”, donde las figuras de guitarra tienen una preponderancia magnífica. Pero esto contrasta con la ya mencionada simpleza simplona (la redundancia es necesaria) de “Right Action”, o la Fallen-esca “Bullet!”, que también cae en esa categoría y que, pese a su potencial de single y al gusto que generará de seguro en los fans, caerán para el resto en la intrascendencia. Eso sí, pese a la irregularidad del álbum, funciona bien como un todo, y su tono recuerda más a los buenos tiempos que a los problemas del presente o del pasado más cercano con la ambición de “Tonight…” y los 35 minutos de duración de “Right Thoughts, Right Words, Right Action” también ayudan a la digestión de este material, pero sí es verdad que requiere de cierto esfuerzo para escucharlo.

Hace alrededor de una década, Franz Ferdinand era la banda de moda, la punta de lanza del rock británico y también los portadores de la batuta del sonido del futuro. Hoy son una banda más, el rock británico con medios como NME le ha dado espacio a Arctic Monkeys, Mumford & Sons o Palma Violets, pero siguen teniendo el sonido del futuro, y aunque Franz Ferdinand no salvará al mundo, por lo menos tiene ese triunfo, y en su correcto renacer podemos regocijarnos con el hecho de que este grupo volvió a ser un conjunto de amigos tocando música, y desde ahí pueden reconstruir su historia. La esperanza sigue viva mientras piensen, digan y hagan las cosas correctas.


Right ThoughtsArtista: Franz Ferdinand

Disco: Right Thoughts, Right Words, Right Action

Duración: 35:04

Año: 2013

Sello: Domino


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Publicado

en

The Mars Volta

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado todo lo permitido dentro de las posibilidades. Ese dilema es algo que, tarde o temprano, termina aquejando a las mentes maestras del progresivo, y si Steven Wilson ha sido capaz de cambiar su orientación sonora en su material solista al diferenciarse de Porcupine Tree, Omar Rodríguez-López y Cedric Bixler-Zavala han hecho lo mismo para no mancillar la etiqueta de rock progresivo de The Mars Volta al adentrarse en otros sonidos con proyectos como At The Dive-In, De Facto, Antemasque, Kimono Kult, Bosnian Rainbows y un sinfín de agrupaciones. Ahora, ambos músicos deciden renovar el sonido de un nombre tan querido como este, al romper cualquier parámetro preestablecido de su fórmula y hacer algo que se diferencie considerablemente de lo ofrecido hasta ahora.

Unos cuantos adelantos bastaron para alegrar a los fans respecto al regreso de The Mars Volta, pero no así para generar muchas expectativas ante su eventual nuevo disco de estudio. La última placa del conjunto hace ya una década, “Noctourniquet”, cumplió correctamente con los estándares esperables para un disco de la dupla Rodríguez-López y Bixler-Zavala, pero se alejó de ser una de las obras más recordadas de un proyecto cuyo catálogo ha entregado joyas sonoras y creativas. Incluso en un terreno tan extenso como el progresivo, la banda ya había abarcado bastante entre las múltiples opciones posibles, por lo que este regreso discográfico da en el clavo al adentrarse en algo que, hasta ahora, no habían explorado del todo: su propia versión del pop, como asegura la banda a la hora de etiquetar las radiales y estructuralmente accesibles melodías que ofrece este trabajo homónimo.

Es curioso que, siendo su séptimo álbum, recién sea el primero titulado sencillamente con el nombre de la agrupación, pero esa decisión se justifica al desentramar lo que refleja el disco, exponiendo un ejercicio de cómo The Mars Volta es una entidad que deconstruye, analiza y reestructura los cánones de diferentes géneros para ofrecer una versión de ellos con un giro de tuerca propio, ya sea en la intensa “Graveyard Love” o las reminiscencias latinas que ofrecen tracks como “Blacklight Shine” o “Que Dios Te Maldiga Mi Corazón”, cantada en español e inglés con una sutileza propia de la voz de Cedric, capaz de invocar una fuerza interpretativa que deambula entre distintos conceptos y metáforas, muchas veces de una explicación más compleja que la necesaria, como todo brillante trabajo abstracto. Aunque las letras sean mucho menos crípticas que de costumbre, el misterio de las oraciones recitadas casi como mantras repercute perfectamente en la impecable sección instrumental del disco.

De igual forma, esa propia versión del pop que menciona el dúo es algo que no termina de cuajar en algo derechamente mainstream, y esto se debe principalmente a la influencia de artistas como David Bowie o Peter Gabriel que han citado para este trabajo, centrándose en la capacidad que ambos tienen de crear un área gris en donde se mantengan en una posición al filo de la orientación más popular, pero con los elementos viejos de su etapa progresiva siempre ahí. “Shore Story” es, por ejemplo, una composición que perfectamente puede sonar en una radioemisora junto a artistas de música más alternativa, como Beach House, The xx o el icónico proyecto Bosnian Rainbows del propio Omar, mientras que “Cerulea” podría ser el track de descanso dentro de toda la intensidad contenida en un álbum de At The Drive-In. Y si bien no es una inspiración directa, el rock alternativo moderno se puede escuchar en canciones como “Flash Burns From Flashbacks” o “No Case Gain”, donde la elegancia de The Mars Volta evita que caigan en cualquier tipo de cliché o parodia. Finalmente, ejemplos como “Palm Full Of Crux”, “Equus 3” o el cierre con “Collapsible Shoulders” y “The Requisition”, evidencian algo concreto: la banda es capaz de refrescarse sin tomar prestado de manera excesiva.

Como todo buen disco de progresivo, la séptima placa de The Mars Volta es un trabajo de cocción lenta y una digestión incluso más pausada, debido a que los más reacios a salirse de la fórmula de guitarras, batería y cambios de ritmo a toda velocidad les costará enganchar con un trabajo que no transita entre la calma y la tempestad, sino que entre la intensidad y la elegancia de la interpretación, dando como resultado un sonido más aterrizado y robusto, sin exponer muchas fracturas en el camino. La fuerza creativa del dúo está más desatada que nunca y, aunque esos elementos comunes que se encuentran en todos sus proyectos siguen inevitablemente ahí, sí se desmarca por una serie de factores como un disco de The Mars Volta, donde la mejor forma en que la banda comprueba su identidad es en demostrar su inigualable manera de interpretar.


The Mars VoltaArtista: The Mars Volta

Disco: The Mars Volta

Duración: 44:45

Año: 2022

Sello: Clouds Hill


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 5 días

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 3 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 4 semanas

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 1 mes

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 2 meses

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 2 meses

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas