Conéctate a nuestras redes

Discos

Foo Fighters – Sonic Highways

Publicado

en

El octavo disco de Foo Fighters fue grabado en ocho estudios, en ocho ciudades, en ocho semanas, para una serie de HBO que muestra ese proceso, en ocho capítulos, con ocho invitados, uno en cada canción, retratando la identidad sonora de Estados Unidos, generando las “carreteras sónicas” a las que referencia el título de la placa. Pero “Sonic Highways” tiene tantos pies forzados, tantas condiciones que cumplir, que la tarea emprendida por Dave Grohl y los suyos parecía titánica. También esta sería una empresa tremenda para Butch Vig, quien volvía a la producción de un disco de los Foo tras el gran “Wasting Light” (2011), que tuvo una calidad innegable, y fue de los mejores álbumes de ese año. Y lo cierto es que ni siquiera Vig es capaz de conseguir que esta empresa llegue a buen término, porque ante cada genialidad que puede aparecer, le sucede un gran “pero” que no permite que el acto de disfrutar de este disco sea pleno.

FOO FIGHTERS 01Tal vez el mejor momento de este disco sea “In The Clear”, canción que fue grabada en New Orleans con The Preservation Hall Jazz Band, donde la calidez de los vientos permite que el aire épico que rodea a la canción, muy en la onda del arena-rock de U2 o Arcade Fire, sea logrado por completo. Pero ni siquiera este track se escapa del gran problema que existe con el álbum en su totalidad: la falta de nexos emocionales posibles entre el hablante en las canciones y los oyentes. No hay forma de involucrarse con las historias ni los sentimientos que se plasman en las composiciones de Foo Fighters. El ejercicio de Dave Grohl de escribir basándose en las transcripciones de las entrevistas hechas para la serie de HBO se queda en eso, en un ejercicio, pero el esfuerzo grande que se pone Grohl a sí mismo no hace más que generar presión en líricas que no logran que el auditor se involucre. No se ve posible que alguien dedique o se autodedique “Something From Nothing” o “Congregation”, así como sí ocurría con “My Hero” o “Walk”, sólo por nombrar temas que sí tenían al componente emocional como algo relevante.

Los problemas no se detienen ahí. El sonido es excesivo. Las fanfarrias de “What Did I Do? / God As My Witness”, grabada en Austin, y con Gary Clark Jr., son sosas, innecesarias, y eso le pasa a muchos elementos del disco, que para tener un sonido potente se olvidan que parte importante de lo deslumbrante que puede tener un registro es el control de las partes, y el manejo narrativo de lo sonoro. O sea, si tienes todo lo que tienes a disposición, sonando al mismo tiempo, y crees que por eso suenas mejor y más fuerte, te equivocas, porque será una de dos cosas: o un caos difícil de leer, o un sonido intrascendente. Esto pasa especialmente con la tercera y cuarta capa de las guitarras, que suenan a veces muy plásticas, y otras muy de relleno. Y es una pena pensando en colaboradores como el propio Clark o el gran Rick Nielsen de Cheap Trick. De todas formas, también hay malas FOO FIGHTERS 02colaboraciones como la cansina “Subterranean”, donde ni siquiera se respira el espíritu de Seattle, y donde Ben Gibbard (The Postal Service, Death Cab For Cutie) no logra generar nada conmovedor, pese a que estructuralmente sea esta la canción donde podría haber existido un matiz relevante. Imposible no pensar en que hay tantas ideas buenas, y que la mezcla de estas no pudo ser bien llevado a cabo, y en lo acongojante que resulta esto.

Es interesante y también descorazonador ver la evolución de Foo Fighters, desde un primer disco donde Dave Grohl dejó su carne, sangre y alma en un disco propio, haciendo todo solo, y que le sirvió como escape de sus emociones, con un gran resultado, hacia esta odisea moderna que lleva de forma obsesiva y excesiva a la ahora banda a un experimento fallido, que con tantos pies forzados intenta llegar a un resultado unitario que no es más que un pegoteo de partes haciendo de melodías interesantes, canciones poco relevantes. Y eso para una banda como Foo Fighters es grave.

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Pingback: Show completo de Foo Fighters en BBC Radio 1’s Big Weekend » HumoNegro.com

Responder

Discos

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Publicado

en

An Evening With Silk Sonic

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”, una canción que tributa lo mejor del R&B y el soul con una fina producción y un coqueto y erótico concepto, con ambos haciendo gala de sus voces y personalidades. Y es que esta propuesta, más que un experimento y de ejecución apegada al libreto, resultó traer consigo una onda fresquísima al panorama actual.

“An Evening With Silk Sonic” es el debut del dúo, donde mezclan sus más variadas influencias e inquietudes en torno al soul, el funk y el R&B, y si ya en el papel la idea era buena, tras conocer los tres primeros adelantos la emoción era aún mayor. El carisma de ambos se robó las cámaras y planteaba un concepto totalmente nuevo para cada uno. Así, decidieron reclutar a nombres como Bootsy Collins y Thundercat, entre otros, para construir un disco rico en detalles y matices. Escuchar “An Evening With Silk Sonic” es ir identificando una serie de influencias y guiños a aquella época de Motown Records, donde las referencias a James Brown, Marvin Gaye y George Clinton abundan en los nueve tracks.

“Fly As Me” es el primer acercamiento tras lo que ya se conocía, y la sorpresa es mayor. Una canción traviesa con .Paak en la voz, con velocidad y poco groove. Todo eso se difumina con “After Last Night” (junto a los ya mencionados Collins y Thundercat), que bajan la luz y vuelven a la atmósfera coqueta y erótica, onda que han sabido explotar y provocar muy bien. Más allá de la anécdota, el principal enganche del grupo ha sido esa complicidad, lo que también se ve reflejado en una de las canciones más completas, “Smokin Out The Window”, que además resultó ser el último adelanto. Todos los tracks de “An Evening With Silk Sonic” son capaces de atrapar al oyente en distintos niveles. En el caso de esta canción en particular, su letra, sus arreglos y el video musical son una invitación a quedarnos hipnotizados con el carisma y la voz de ambos.

“Put On A Smile” deja en evidencia la calidad vocal de Bruno Mars (a quien le sienta muy bien este estilo), dejando a Collins en coros y a .Paak en batería. Este despliegue es interesantísimo, ya que enfrenta a ambos en lo que podría ser su respectiva zona de confort. “777” (con un “Yes lawd!” incluido) es la respuesta de .Paak en este segmento. Lo curioso es que “An Evening With Silk Sonic” podría parecerse demasiado a todos sus singles, pero la sorpresa es justamente diferente cuando aparecen muchas otras referencias y recursos a lo largo del álbum.

Más allá del tributo, mediante avanza el álbum corresponde analizar cuál es la intención de un proyecto de estas dimensiones. Dos superestrellas con una legítima inquietud deciden tributar de manera excepcional a sus principales referentes y traer consigo, como si fuera una cápsula del tiempo, todo un sonido y una estética al servicio de generaciones más jóvenes. El ejercicio es correcto y la ejecución aún más, sin embargo, estos talentosos músicos ponen a prueba sus identidades cuando dejan el tributo de lado. “An Evening With Silk Sonic” es un ejercicio fresco, pero que explota recursos conocidos, lo que podría hacer que la experiencia sea predecible, pero la calidad y la manera en que ambos lo resolvieron con originalidad y carácter (incluso ironizando a ratos) es clave. Silk Sonic, como una especie de spin-off musical de ambos (y con una gran gama de invitados) funciona muy bien.


An Evening With Silk SonicArtista: Silk Sonic

Disco: An Evening with Silk Sonic

Duración: 31:17

Año: 2021

Sello: Atlantic / Aftermath Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 21 horas

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 días

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 3 días

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 1 semana

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas