Conéctate a nuestras redes

Discos

Foals – What Went Down

Publicado

en

Foals está de vuelta. Así lo han hecho saber fuerte y claro desde que hace unos meses empezaron a liberar los primeros adelantos de lo que sería esta, su más reciente entrega, dejando en claro desde un principio cuál es la tónica esta vez: con un sonido levemente más alejado del math rock que caracterizó sus trabajos anteriores, se aventuran con sonidos mucho más fuertes y ruidosos, pero a la vez potenciando su sello particular basados en sus hipnóticas guitarras, la matemática que aún conservan en sus percusiones, la expresiva voz de Yannis Philippakis o, más probablemente, en la sinergia de estos elementos cuando suenan en conjunto. Aquello que los define es algo que Foals tiene claramente identificado y, tras tres discos lanzados a lo largo de seis años, la evolución de cada elemento es evidente entre cada trabajo, y es en “What Went Down” donde viene a encontrar un punto álgido en su madurez.

FOALS 01En este disco nos encontramos con música llena de movimiento, tanto por sus ritmos casi bailables, como por el conjunto completo de sonidos, que es en sí mismo como un recorrido por las profundidades que varía en su velocidad. Es así que este viaje empieza potente, rápido, y para ello las canciones escogidas son “What Went Down” y  “Mountain At My Gates”. La primera, explosiva, funcionando casi a modo de fuegos artificiales para abrir este tan esperado trabajo. En la segunda, los arreglos de guitarra recuerdan mucho al encanto que marcó “Total Life Forever” (2010), con esos sonidos tan melódicos pero a la vez llenos de actitud. En tanto, “Birch Tree” se sitúa como una composición de dos partes, con una transición casi imperceptible, que funciona de la misma forma dentro del disco.

Lo que parte por un ritmo que podría ser hasta bailable, finaliza con sonidos más distorsionados y algo más profundos para introducir sutilmente a “Give It All”, una de las pocas canciones lentas de esta entrega, la cual nos conduce a través de un desplazamiento submarino por las intensidades que Foals ha aprendido a manejar tan bien, con melodías que transportan y que, a su vez, se fusionan con esa influencia pop con la que ya experimentaron en “Holy Fire” (2013). Es esta misma influencia la que quizá les facilitó alcanzar la masividad que lograron tras dicho lanzamiento, agregado que no molesta, en tanto lo han sabido integrar de forma sabia a su propio sonido, quedando más que claro en la consistente “Albatross”.

Y para que no nos quede lugar a dudas sobre el rol fundamental de cada integrante de la banda, “Snake Oil” se presenta como un tema creado especialmente para sacar a relucir el talento y la actitud del bajista, Walter Gervers, quien en esta pista se hace cargo del liderazgo instrumental con una línea melódica impecable. “London Thunder”, por su parte, ya se sitúa entre las favoritas de los seguidores de la banda, y con justa razón, ya que es una de las canciones más íntimas del disco, cargada hacia la melancolía y la introspección. Sin dejar nada al azar, “A Knife In The Ocean” es la canción escogida para cerrar el disco, aunque pareciera haber sido directamente compuesta con dicha intención. Un FOALS 02tema que sintetiza la intensidad que va tomando la placa conforme se acerca a su final, con un principio cargado de tensión, decantando en los continuos quiebres que presenta desde que se acerca el primer coro. Tras esto, dicha tensión se va liberando progresivamente de forma cada vez más visceral, con instrumentos más distorsionados y con la voz de Philippakis funcionando como el acompañante idóneo para esta catarsis final.

Es así como los ingleses han dejado pasmados a su público, alcanzando una madurez que se expresa fuerte y claro, tanto en la implementación y ejecución de las composiciones, como también en la composición misma, donde Foals establece un diálogo con distintos estilos, pero siempre imponiendo su sello particular. Su trayectoria, aunque breve, no ha sido en vano, siendo posible apreciar la identidad de cada disco, y es en este trabajo donde nos muestran los resultados de una madurez continua, recopilando lo aprendido en cada una de sus anteriores entregas para lograr un sonido cada vez más consolidado. Esperamos tener Foals para rato, porque, a juzgar por “What Went Down”, esto recién empieza.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Nico

    23-Sep-2015 en 10:18 pm

    Es la zorraaaaaaaa

Responder

Discos

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

Publicado

en

We Are Not Your Kind

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia relacionada a sus miembros y su variopinta discografía. Retomando el encabezar grandes festivales sobre el globo (incluido el que lleva su nombre), Slipknot elevó el nivel de ansia frente a un inminente nuevo lanzamiento, contemplando efectivas estrategias, como el misterio detrás de las nuevas máscaras a modo de ritual de inicio de cada nuevo ciclo, o declaraciones que avivan el esperar algo cercano a lo efectuado a cabalidad y brutalmente en “Iowa” (2001). Todo esto como los primeros pasos hacia un nuevo capítulo en la historia de Slipknot, una agrupación que despegó con un ensordecedor ruido e impactante propuesta audiovisual y escénica gracias a su primer larga duración, el homónimo de 1999.

Aún con tremendas entregas de estudio, era imposible vaticinar lo que podía deparar lo venidero y, cercano al vigésimo aniversario de su primer álbum, la agrupación nos brinda “We Are Not Your Kind”, un trayecto que invita a deshacerse de comparativas y aceptar que cada época tiene definido un enfoque, por más experimental y ambicioso que éste sea.

Una breve intro titulada “Insert Coin” conecta –atravesando la densidad del track– con “Unsainted”, segundo single que llegó a ser incluido en el listado de canciones, y que es una ganchera maquinaria rebosante de momentos precisos para conectar y verse inmerso en ella por su efectivo armado. En contraste, “Birth Of The Cruel” toma la batuta, donde una galopante percusión acompaña la voz limpia de Corey Taylor, empleada en la creación de un clima oscuro y transformándose en un recurso técnico que brinda una vibra especial y magnética. Los momentos de agresión sonora se encuentran en un impecable nivel en este disco, con el feroz vozarrón de Taylor, quien tiene un desempeño vocal notable, demostrado en las variaciones que ejecuta. “Nero Forte” es inmutable, conteniendo un paralelo entre gutural y falsete, junto a un entramado rítmico que nos remonta a antaño, como en la potente “Red Flag” o la machacante “Orphan”, una combustión absoluta.

Este sexto disco desafía al oyente, no hay un patrón fijo que pueda satisfacer la nostalgia o alguna señal de estancamiento creativo y/o condescendiente, cayendo en un riesgoso y fructífero plano, donde “A Liar’s Funeral” o “Spiders” se pueden tomar con lejanía por lo peculiar en sus respectivas formas. Y, no obstante, los últimos pasajes superan los seis minutos de duración, donde se percibe la libertad en la composición y participación no menor de Sid Wilson y Craig Jones, quienes, con capas sintetizadas y teclados sombríos, guían pasajes diversos en “My Pain”, una extensa muestra de introspección y aspereza inquietante en toda su extensión. Estos elementos se incorporan a interludios utilizados para mantener la expectación alejada totalmente de lo convencional, como en “Solway Firth”, canción que finaliza la reciente propuesta de los nueve, moviéndose dentro de lo ambiental en leves dosis y lo caótica que se puede tornar la experiencia, apoyado por el potente groove de las cuerdas de Jim Root, Mick Thomson y Alessandro Venturella, enriquecido por los arreglos presentes que engrandecen la, a estas alturas, inesperada pieza.

Concebir un disco como un trabajo integral requiere de una claridad importante en el concepto como hilo conductor de la atmósfera global que lo envuelve y, además, claridad en la estructura que sostiene cada canción para no caer en una inconsistencia durante la escucha. Para Slipknot, desde hace bastante tiempo la reformulación es carta obligada, y también producir un álbum cohesionado. Si bien, los atisbos de emplear recursos ya conocidos se encuentran en ciertos tramos –lo que comenzó con “Vol. 3: (The Subliminal Verses)” de 2004)–, se expande en sorpresivos giros en la intensidad por los elementos que colaboran a crear una atmósfera que brinde identidad propia a este nuevo opus. No cabe duda de que gran parte de la esencia de los creadores de “People = Shit” es bordear el límite de la provocación y, teniendo una gran cantidad de seguidores, una jugada maestra es la de brindarnos un grupo único y más complejo de canciones dentro de su discografía, tal vez único en su clase.


Artista: SlipknotWe Are Not Your Kind

Disco: We Are Not Your Kind

Duración: 63:29

Año: 2019

Sello: Roadrunner


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: