Conéctate a nuestras redes

Discos

Florence + The Machine – How Big, How Blue, How Beautiful

Publicado

en

Florence + The Machine está pasando por una de sus mejores etapas en lo que lleva de carrera, y se nota, no sólo porque ha logrado posicionarse como cabeza de cartel en gran parte de los más importantes festivales, ni porque haya logrado posicionarse en la cima de todos los rankings de la mano de su último lanzamiento, o porque pueda darse el lujo de reemplazar a bandas del peso de Foo Fighters en un festival de la talla de Glastonbury, sino que el gran momento que atraviesa la banda liderada por la carismática Florence Welch se da también a nivel interno, entre quienes componen la agrupación: poco a poco van sintiéndose más cómodos en el camino que han decidido recorrer. Florence declara estar superando la ansiedad que le significaba presentarse ante grandes multitudes –hecho por el que, confiesa, llegó a abusar del alcohol en más de alguna ocasión- y la banda completa comienza a sentirse cada vez más afiatada y más cómoda trabajando en conjunto, y esto se siente fuerte y claro en “How Big, How Blue, How Beautiful”, en sus composiciones, en cada instrumento, en cada detalle agregado que entra a formar parte de una sinergia, donde todo apunta hacia un mismo horizonte en común.

FLORENCE AND THE MACHINE 01A propósito de la fractura de pie que sufrió la vocalista en la más reciente edición de Coachella, unas semanas antes del lanzamiento oficial del disco, a través de su cuenta de Instagram la artista afirmó que “este álbum se trató mucho acerca de hacer algo a partir de lo que estaba roto”. Y es justamente lo que Florence Welch y compañía nos hace sentir desde el primer track, “Ship To Wreck”, una potente bienvenida, donde la fuerza de la voz de Florence nos invita a alejar los pies del suelo y dejarnos llevar por lo que será el principio de este viaje. En ella, se refiere a algunas de las conductas autodestructivas en que solía incurrir, pero también nos muestra cómo puede transformar esto en energía para emprender el vuelo y con este impulso llegar al siguiente track.

“What Kind Of Man” ya había sido estrenada como sencillo a principios de año, y desde ese entonces nos hacía prever la atmósfera que reinaría en este disco: intenso, con claros mensajes que necesitaban ser gritados a los cuatro vientos de la mano de la prodigiosa voz de Florence, acompañados de melodías pop con actitud avasalladora, mismo sello que caracterizó a la banda desde su debut con “Lungs” (2009). A continuación, “How Big, How Blue, How Beautiful”, la canción que da nombre al disco, si bien no alcanza clímax tan altos como los dos primeros tracks, se constituye como una canción sólida, un poco más calma, pero en la misma tónica recia y potente.

Las revoluciones comienzan a bajar poco a poco hasta llegar a “Various Storms & Saints”, “Long & Lost” y “Caught”, tres baladas situadas estratégicamente como tracks intermedios en el disco, cargadas de reflexiones con el matiz introspectivo necesario para sustentar el golpe energético de las otras pistas. Todo adornado por un acompañamiento musical mucho más discreto, que sitúa la voz de Florence como si del instrumento principal se tratase, posición que la británica ha sabido llevar en este caso entonando las notas más dulces y guardando la potencia para momentos sabiamente seleccionados. Posteriormente, los ánimos comienzan a retomarse de la mano de “Third Eye”, un FLORENCE AND THE MACHINE 02llamado al amor propio, a sacar ánimos cuando estos escasean, un impulso a la fuerza interna que todos tenemos y que, por circunstancias de la vida, solemos apagar con nuestras propias dudas e inseguridades. El cierre del disco queda a cargo de la poderosa “Mother”, la cual mantiene una tensa calma durante sus estrofas, para alcanzar la catarsis durante el coro y hacia el final de la canción. Un cierre de proporciones, que retoma lo que se buscó fuera la tónica total de la entrega.

En general, “How Big, How Blue, How Beautiful” se trata de un disco mucho más enérgico respecto del anterior, “Ceremonials” (2011), uno donde se hablaba de escapar y de pugnas internas sin resolver. Ahora el giro argumental apunta hacia enfrentar los conflictos y continuar con la vida. Florence + The Machine ha decidido hacer frente a sus monstruos internos y nos ha entregado como resultado este disco, una fotografía del aprendizaje constante por el que atraviesa, y que agradecemos pueda captar de manera tan sincera y cargada de potencia.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Oh Sees – “Face Stabber”

Publicado

en

Face Stabber

Camaleónica es una palabra que queda corta al definir la carrera de Oh Sees, nombre con el que, tras siete bautizos, se hace llamar la banda californiana fundada en 1997. Lo anterior se debe a que la experimentación y el cambio han sido las consignas de la agrupación encabezada por John Dwyer, y con el presente LP, “Face Stabber”, los norteamericanos las hacen más propias que nunca. Siguiendo el camino trazado por sus antecesores “Orc” (2017) y “Smote Reverser” (2018), el disco se basa en un fuerte coqueteo entre el garage, el progresivo, el noise y el pysch-punk, convirtiéndose en toda una experiencia.

La apertura con “The Daily Heavy”, el cual se posa esplendoroso con el ruido dominante de un juguete de goma siendo presionado en forma repetitiva para marcar el paso, funciona como argumento a la hora de afirmar que no hay límites en la exploración de nuevos sonidos, aquello que los ha empoderado para ir más allá de lo que sus seguidores y ellos mismos hayan podido imaginar. Posteriormente, la canción se funde con una variada instrumentación que sigue un ritmo punk y guitarras que hacen solos a su antojo e incorpora, de forma intermitente, la voz de Dwyer para sazonarlo con oscuridad y dureza.

La sencillez del estilo que tiene como exponentes a Ty Segall y Black Lips, se hace evidente en los primeros segundos de “The Experimenter”, la cual –haciendo honor a su nombre– permite que la doble batería y las cuerdas desenfrenadas se mezclen con sonidos futurísticos, electrónicos y ambientales de ciudad y de puerto, dando rienda suelta a la creatividad de sus miembros. Luego, “Face Stabber” da el paso al estruendo y saturación propia del metal, encontrando cobijo en este corto pero intenso tema; en él, los platillos gritan fuerte y van de la mano de cargados wah-wahs, lo que sólo le añade rudeza y vigor.

Una novedad interesante que aporta este larga duración es la inclusión de extensas piezas musicales, con “Henchlock” llevándose el oro como pista más larga en los 22 años de carrera de Oh Sees. A pesar de que la inclusión de canciones que superaban los siete minutos se venía dando desde 2017, este track expira pasados los 21 minutos. Esto podría constituir una especie de homenaje a bandas como Pink Floyd, quienes se atrevieron a lanzar pomposas composiciones tanto en instrumentación como en tiempo, tales como “Echoes”, “Atom Heart Mother” y “Dogs”. Concebidas bajo el alero de una dinámica propia de una agrupación de jazz, “Scutum & Scorpius” y “Henchlock” contienen diversos guiños al progresivo de la década del setenta. El mellotrón, los sintetizadores, las cajas y el hipnotizante pero operático ritmo de la misma, intervenido por sabrosas guitarras eléctricas comandadas por diversos pedales, coronan a ambas piezas como dignos viajes en el tiempo a la escena rock que marcó pauta hace medio siglo.

Sin embargo, no todo es fantasía y afán por superarse a sí mismos en términos experimentales. Si bien, Dwyer es un compositor delirante y onírico, no por ello es menos crítico. En esta ocasión, el líder se posiciona de manera belicosa contra los políticos y sus mentiras en “Snickersnee”, donde no duda en bombardear a la clase gobernante. Esto lo hace acompañado por cajas que le ayudan a emprender y dirigir la marcha, a las que se suman penetrantes y agudos riffs e intervenciones de guitarras que se derriten alla 8-bit en el ocaso de la canción ayudada de sintetizadores.

No apto para auditores ansiosos, “Face Stabber” constituye una agotadora pero gratificante experiencia para quienes gozan de perderse en la inmensa nebulosa sonora. El disco es rudo, pero seductor; fantasioso, pero real. La exquisita ejecución y mezcla de estilos y subgéneros del rock hacen que el ambicioso vigesimosegundo lanzamiento de la ecléctica banda sea tanto envolvente como potente.


Artista: Oh Sees

Disco: Face Stabber

Duración: 79:51

Año: 2019

Sello: Castle Face


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Face Stabber Face Stabber
DiscosHace 17 horas

Oh Sees – “Face Stabber”

Camaleónica es una palabra que queda corta al definir la carrera de Oh Sees, nombre con el que, tras siete...

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 7 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 1 semana

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 2 semanas

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 3 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 4 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas