Conéctate a nuestras redes
Fetch The Bolt Cutters Fetch The Bolt Cutters

Discos

Fiona Apple – “Fetch The Bolt Cutters”

Publicado

en

Cada cierto tiempo, el mundo del arte nos regala una obra que se distancia radicalmente del resto de la oferta existente; de esos aciertos tan excepcionales, que hacen difícil pensar que no vayan a formar parte del panteón de honor del imaginario colectivo. En el mundo de la música habitualmente se trata de álbumes desafiantes, que obligan al oyente a escuchar con mucha atención. En ningún caso hablamos de entregas que se puedan disfrutar como música de fondo; de hecho, ni siquiera están pensados para compartirse en grupos, sino que este es el tipo de discos que exigen tiempo y un buen par de audífonos para recién comenzar a entender el mundo que el artista firmante nos quiere compartir. Justo en momentos donde el día a día se ha hecho tremendamente difícil y perturbador para muchos de nosotros, “Fetch The Bolt Cutters” de Fiona Apple llega a regalarnos la oportunidad de asistir al debut de una de estas obras excepcionales.

Ocho años pasaron desde “The Idler Wheel…”, el cuarto disco de Fiona Apple. Un álbum arriesgado, acústico, lleno de emociones contrapuestas y arreglos provocadores, todo sumado a su interpretación única, que ha hecho de su calidad interpretativa una marca registrada. Desde entonces, prácticamente sólo silencio, inquietante de cierto modo, pero habitual para una artista que en 25 años de carrera recién llega a su quinto trabajo de estudio. Y es que pareciera que en el mundo de la neoyorquina todo se cocina a fuego lento, meticulosamente calculado, y cada aspecto tiene que madurar y encontrar ese punto perfecto para poder ver la luz. Sin ir más lejos, “I Want You To Love Me”, corte que abre este nuevo trabajo, hace siete años esperaba pacientemente su oportunidad para debutar como parte de un larga duración.

Por fortuna, desde el comienzo del álbum es evidente que Apple no ha perdido nada de su genialidad. La manera de golpear/acariciar el piano, la intensidad en la forma de articular cada frase, el permanente transitar entre suavidad y crudeza, y la inquietante simpleza de las percusiones de “I Want You To Love Me”, hacen de este corte el pasaje perfecto para volver a sintonizar con el mundo de la neoyorkina. De ahí en más, la placa se llena de momentos que rayan en la perfección. Por el lado de los cortes que explotan un ritmo frenético y adictivo, destacan “Shameika”, gigante a la hora de graficar una cotidiana historia de abuso y supervivencia, “Relay”, que combina ritmos de aire tribal con otros de identidad blues, y la incombustible “For Her”, llena de juegos vocales de espíritu góspel, que paulatinamente construyen un maravilloso festín sonoro, claramente pensado para a sacudirnos en lo rítmico y, al mismo tiempo, golpearnos en lo lírico, llamándonos a extirpar de una vez por todas el silencio cómplice que suele rodear a los casos de violencia sexual.

Por otro lado, en la esquina más pausada del larga duración, se siguen sumando los aciertos. “Fetch The Bolt Cutters” utiliza artículos domésticos para dar vida a la particular base de percusión de este increíble track acerca de romper cadenas. “Under The Table” apunta en la misma línea lírica que el corte que da nombre al álbum, anotándose además un increíble crescendo en el teclado y los vocales hacia el final. Por su parte, la fantástica trilogía de “Ladies”, “Heavy Balloon” y “Cosmonauts” se encarga de seguir sumando clase y nuevos ingredientes sonoros, utilizando para esto pasajes de identidad soul, funk e incluso abierto pop baladero. Hacia el cierre, “Drumset” mantiene las cosas entretenidas, mientras que “On I Go” nos vuelve a poner en modo lírico (“hay que seguir adelante a como dé lugar”), al mismo tiempo que nos provoca en lo musical con sonidos más cercanos al hip hop que a la linea rock jazz a la que Apple nos tiene más habituados.

Luego de 50 minutos de escucha es imposible abstraerse de la grandiosidad del trabajo que nos regaló Fiona Apple. “Fetch The Bolt Cutters” tiene todo lo que normalmente buscamos en un disco. No sólo es innovador y desafiante en lo musical –donde se aventura sin contemplaciones a utilizar recursos no tradicionales para dar vida a un universo sonoro ecléctico, pero al mismo tiempo seductor, dinámico y, sobre todo, entretenido–, sino que, además, sin tratarse de un álbum conceptual, en la vereda de lo lírico nos sumerge en un imaginario que sistemáticamente nos llama a levantar la voz y liberarnos de lo que sea que pueda poner en riesgo el completo desarrollo de nuestro potencial, y en esa línea se trata de un trabajo tremendamente compacto y coherente. Luego un cuarto de siglo de carrera musical y con un catálogo francamente excepcional bajo el brazo, Fiona Apple ha alcanzado un punto que muy pocos artistas consiguen abrazar, ese donde el grado de control, claridad y seguridad en su mensaje es tan contundente, que termina conquistando al mundo de manera transversal.


Artista: Fiona Apple

Disco: Fetch The Bolt Cutters

Duración: 51:54

Año: 2020

Sello: Epic


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Publicado

en

The Ascension

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y expansivo viaje de “The Age Of Adz” (2010), hasta el desgarrador “Carrie & Lowell” (2015), su discografía parece no tener brújula. Sin embargo, cada pieza es unida por el agudo sentido de percepción del cantante, que, con un trabajo de introspección y de mirada sustancial al estado del mundo, logra en “The Ascension” entregar un material crítico, angustioso e increíblemente necesario.

El disco comienza con un ultimátum. En su canción inicial, “Make Me An Offer I Cannot Refuse”, Sufjan le habla directamente a una de las presencias más regulares en su música: Dios, pero, de forma distinta que en su último material en solitario, su voz es ansiosa y demandante. El instrumental electrónico enfatiza el estado de crisis de la canción y los glitches electrizan la ambientación que estalla en un frenético outro. Lo anterior simboliza el ánimo presente en el disco, un símbolo de exclamación y un Stevens cansado de la falta de señales. “Muéstrame la gracia de un rey natural. Señor, necesito liberación”, exclama exhausto, comenzando con una catarsis.

Sufjan nunca ha temido sonar descorazonador en su música; de hecho, su LP de 2015 estaba lleno de devastadores golpes, sin embargo, el ambiente presente muestra una opacidad y un deprimente pesimismo, incluso cuando las melodías son curiosamente alegres. “Run Away With Me” es una oda –o crítica– al escapismo a través de la cultura pop. Una balada a su estilo, una inescapable referencia a Carly Rae Jepsen, mientras le implora a otro escaparse con él. Los versos están llenos de oscuras imágenes apocalípticas, pero el melódico coro conforta con su simpleza. “Video Game” es lo más cercano a una pieza pop en su catálogo, con una constante percusión acompañada de sintetizadores y sus vocales más rítmicas. Temáticamente, trata con la autovaloración lejos de los estándares actuales: “No quiero ser el centro del universo, no quiero ser parte de esa vergüenza”.

La experimentación electrónica del disco lo puede hacer parecer como un hermano de “The Age Of Adz”, y es que las sensaciones frenéticas están presentes en ambos. Pero la música en “The Ascension” es más pesada y agobiante; es un viaje por el camino más largo y complicado. Mientras que en el primero las orquestas añaden un aire fantástico, en el más reciente los arreglos industriales lo convierten en un incómodo experimento y un claustrofóbico compilado de sonidos que encuentra su purificación en cada corte. Esta ansiedad está plasmada en temas como “Lamentations”, donde su suave voz se abre paso entre un instrumental que funciona como la musicalización del futurismo, una crítica a un sistema sucumbiendo en el capitalismo. Misma energía se percibe en temas como “Ativan”, donde las esperanzas recaen solo en los antidepresivos que calman su ansiedad, o en “Gilgamesh”, basada en la épica homónima que, con sus arreglos en piano y constantes glitches, crean una desesperante sensación que agradece los momentos resplandecientes.

En su centro, el álbum lidia con la perdida de fe y hacia dónde mirar en momentos tan deprimentes. El primer sencillo, “America”, es un épico relato de 12 minutos sobre la caída de un imperio. El cantante ha utilizado representaciones estadounidenses como parte de su sello, como crítica y como oda, pero en este corte se distancia. Una canción de protesta contra la cultura estadounidense, haciendo paralelos con la traición de Judas a Jesucristo: “Te he amado como un sueño, he besado tus labios como un Judas en celo”, le canta al sueño americano. Percibe que su creador ha abandonado su país natal y le suplica: “No me hagas lo que le hiciste a América”. Pero el álbum encuentra su mayor punto en el tema titular, una representación musical del ascender, con la brillante voz del músico liderando la dulce melodía y emocionando con la catarsis que se percibe en sus tonalidades. Este es Sufjan en su máximo esplendor.

“The Ascension” es sin duda un difícil plato de digerir, un ansioso viaje de imágenes apocalípticas y sonidos claustrofóbicos, un desafío para quienes han seguido una volátil discografía. Sin embargo, entre tantos momentos de encierro y oscuridad, Sufjan Stevens sigue ofreciendo destellos de luz donde su pesimismo parece desaparecer por un segundo, y su melodiosa voz impulsa a seguir adelante.


Artista: Sufjan Stevens

Disco: The Ascension

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Asthmatic Kitty


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ascension The Ascension
DiscosHace 2 días

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 3 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 4 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 1 semana

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 1 semana

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 1 semana

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 2 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 2 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 3 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival
DiscosHace 3 semanas

June Of 44 – “Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival”

No son pocas las ocasiones en que proyectos musicales se ven consumidos por pretensiones creativas que terminan deteriorando las relaciones...

Publicidad
Publicidad

Más vistas