Conéctate a nuestras redes
Fetch The Bolt Cutters Fetch The Bolt Cutters

Discos

Fiona Apple – “Fetch The Bolt Cutters”

Publicado

en

Cada cierto tiempo, el mundo del arte nos regala una obra que se distancia radicalmente del resto de la oferta existente; de esos aciertos tan excepcionales, que hacen difícil pensar que no vayan a formar parte del panteón de honor del imaginario colectivo. En el mundo de la música habitualmente se trata de álbumes desafiantes, que obligan al oyente a escuchar con mucha atención. En ningún caso hablamos de entregas que se puedan disfrutar como música de fondo; de hecho, ni siquiera están pensados para compartirse en grupos, sino que este es el tipo de discos que exigen tiempo y un buen par de audífonos para recién comenzar a entender el mundo que el artista firmante nos quiere compartir. Justo en momentos donde el día a día se ha hecho tremendamente difícil y perturbador para muchos de nosotros, “Fetch The Bolt Cutters” de Fiona Apple llega a regalarnos la oportunidad de asistir al debut de una de estas obras excepcionales.

Ocho años pasaron desde “The Idler Wheel…”, el cuarto disco de Fiona Apple. Un álbum arriesgado, acústico, lleno de emociones contrapuestas y arreglos provocadores, todo sumado a su interpretación única, que ha hecho de su calidad interpretativa una marca registrada. Desde entonces, prácticamente sólo silencio, inquietante de cierto modo, pero habitual para una artista que en 25 años de carrera recién llega a su quinto trabajo de estudio. Y es que pareciera que en el mundo de la neoyorquina todo se cocina a fuego lento, meticulosamente calculado, y cada aspecto tiene que madurar y encontrar ese punto perfecto para poder ver la luz. Sin ir más lejos, “I Want You To Love Me”, corte que abre este nuevo trabajo, hace siete años esperaba pacientemente su oportunidad para debutar como parte de un larga duración.

Por fortuna, desde el comienzo del álbum es evidente que Apple no ha perdido nada de su genialidad. La manera de golpear/acariciar el piano, la intensidad en la forma de articular cada frase, el permanente transitar entre suavidad y crudeza, y la inquietante simpleza de las percusiones de “I Want You To Love Me”, hacen de este corte el pasaje perfecto para volver a sintonizar con el mundo de la neoyorkina. De ahí en más, la placa se llena de momentos que rayan en la perfección. Por el lado de los cortes que explotan un ritmo frenético y adictivo, destacan “Shameika”, gigante a la hora de graficar una cotidiana historia de abuso y supervivencia, “Relay”, que combina ritmos de aire tribal con otros de identidad blues, y la incombustible “For Her”, llena de juegos vocales de espíritu góspel, que paulatinamente construyen un maravilloso festín sonoro, claramente pensado para a sacudirnos en lo rítmico y, al mismo tiempo, golpearnos en lo lírico, llamándonos a extirpar de una vez por todas el silencio cómplice que suele rodear a los casos de violencia sexual.

Por otro lado, en la esquina más pausada del larga duración, se siguen sumando los aciertos. “Fetch The Bolt Cutters” utiliza artículos domésticos para dar vida a la particular base de percusión de este increíble track acerca de romper cadenas. “Under The Table” apunta en la misma línea lírica que el corte que da nombre al álbum, anotándose además un increíble crescendo en el teclado y los vocales hacia el final. Por su parte, la fantástica trilogía de “Ladies”, “Heavy Balloon” y “Cosmonauts” se encarga de seguir sumando clase y nuevos ingredientes sonoros, utilizando para esto pasajes de identidad soul, funk e incluso abierto pop baladero. Hacia el cierre, “Drumset” mantiene las cosas entretenidas, mientras que “On I Go” nos vuelve a poner en modo lírico (“hay que seguir adelante a como dé lugar”), al mismo tiempo que nos provoca en lo musical con sonidos más cercanos al hip hop que a la linea rock jazz a la que Apple nos tiene más habituados.

Luego de 50 minutos de escucha es imposible abstraerse de la grandiosidad del trabajo que nos regaló Fiona Apple. “Fetch The Bolt Cutters” tiene todo lo que normalmente buscamos en un disco. No sólo es innovador y desafiante en lo musical –donde se aventura sin contemplaciones a utilizar recursos no tradicionales para dar vida a un universo sonoro ecléctico, pero al mismo tiempo seductor, dinámico y, sobre todo, entretenido–, sino que, además, sin tratarse de un álbum conceptual, en la vereda de lo lírico nos sumerge en un imaginario que sistemáticamente nos llama a levantar la voz y liberarnos de lo que sea que pueda poner en riesgo el completo desarrollo de nuestro potencial, y en esa línea se trata de un trabajo tremendamente compacto y coherente. Luego un cuarto de siglo de carrera musical y con un catálogo francamente excepcional bajo el brazo, Fiona Apple ha alcanzado un punto que muy pocos artistas consiguen abrazar, ese donde el grado de control, claridad y seguridad en su mensaje es tan contundente, que termina conquistando al mundo de manera transversal.


Artista: Fiona Apple

Disco: Fetch The Bolt Cutters

Duración: 51:54

Año: 2020

Sello: Epic


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Wilco – “Cruel Country”

Publicado

en

Cruel Country

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria porque el oficio de escritor se ejerce desde donde se esté. Así, la interrogante sobre el manoseado término y definición de patria se abre a múltiples interpretaciones. Es emocional, es abstracto. ¿Cuál es la patria que imagina un músico? ¿En qué país pilla actualmente a este sexteto con más de 20 años de carrera? Eso es más o menos lo que pretende Wilco en su 12° larga duración, “Cruel Country”, un disco doble en el que 21 tracks dan señales de un trabajo íntimo, personal, de cuidada producción y una fuerte carga emocional.

Y es que desde la premisa de revisitar sus raíces sonoras y hacer gala de su estampa de banda country alternativa, la banda reflexiona sobre su propia idea de patria, algo que va más allá del país en el que están parados y abordan el género desde una raíz identitaria, con referencias sonoras de sus principales influencias y, también, con un trabajo lírico que es uno de los mejores de Jeff Tweedy. “Cruel Country” se pasea entre argumentos personales (“I Am My Mother”) y más abstractos y abiertos (“Cruel Country”) para introducir el viaje de disco doble que proponen, y que se grabó en directo y a banda completa en The Loft, su cuartel-estudio de Chicago, formato que no utilizaban hace años y que los reencontró en un contexto más relajado, acercándolos como agrupación.

“Cruel Country” hace ver opaco al que era hasta ahora el último disco de la banda, “Ode To Joy” (2019), de corte similar en cuanto al uso de guitarras acústicas y una personalidad musical muy centrada en la figura de Tweedy como principal compositor, ejecutor y letrista. Hoy, la banda se sentó junto a una fogata y trabajaron más unidos que nunca en lo que avanza con cada escucha a ser uno de sus mejores trabajos del último tiempo. El disco está plagado de detalles que son su marca registrada, pero que aquí adquieren otro significado, como el uso de steel guitar, slides y acordes clásicos del country, como en “Hints” o “Ambulance”. Esos argumentos se sienten más sólidos y se complementan por primera vez desde sus últimos discos de manera fluida con las baterías, todo tipo de percusiones y cambios de ritmo de Glenn Kotche (“Tonight’s The Day”) y los arreglos de Pat Sansone. Wilco funciona como un equipo y como banda en el estudio, y así logran plasmar todo tipo de sentimientos, que pasan por la alegría, la reflexión y la oscuridad en tan solo las primeras cinco canciones del registro. Los puntos altos son varios, sin embargo, uno de los primeros quiebres está a cargo de la espesa “The Empty Condor”.

El trabajo de Tweedy en las letras siempre ha sido clave para la identidad de la banda, pero últimamente ha adquirido mayor relevancia, quizás por un cambio en la manera de ver el mundo de un hombre de 54 años, sobrio hace 26, con más de 20 discos entre todas sus bandas, 1 amigo y ex miembro muerto, y 2 libros editados. Una vida que empezó a mirar en perspectiva justamente desde la escritura. Hoy, el motor de su lírica es más personal, y sigue siendo importante y exclusiva en su espacio seguro llamado Wilco. Otro de los quiebres está a cargo de la canción más extensa del álbum, “Many Worlds”, de emotiva poesía y casi ocho minutos de desarrollo, dibujando un paisaje donde por primera vez un piano es protagonista, dando paso a una segunda parte instrumental full banda.

En otro rincón, las canciones más íntimas o personales están siempre acompañadas de una correcta ejecución acústica (“Darkness Is Cheap”), de simples acordes y un trabajo en producción envidiable para la extensa colección de guitarras que posee Tweedy, ya sean sus viejas de los años 30, las clásicas Gibson, de 12 cuerdas, nylon o de puentes de caucho, que dan un toque muteado a las cuerdas, como en “Sad Kind Of Way”. De allí en más, el álbum se centra en breves composiciones que van dejando pequeños trazos entre el desfile de arreglos a cargo del virtuoso Nels Cline, que se cuelan entre cada rincón de las canciones. Con la ausencia casi total de la guitarra eléctrica en la primera línea, el formato que da nombre al country se hace presente en cada track.

“Cruel Country” es un disco sólido, uno de los mejores que ha entregado la banda en este formato desde su primera aventura doble con “Being There” (1996), sin contar sus otras exploraciones sonoras desde “Sky Blue Sky” (2007), o el peculiar “Schmilco” (2016). Wilco se miró al espejo y se reencontró consigo mismo, y ya empieza a preparar y comprender lo que es dejar un legado.


Cruel CountryArtista: Wilco

Disco: Cruel Country

Duración: 77:04

Año: 2022

Sello: dBpm Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Cruel Country Cruel Country
DiscosHace 2 horas

Wilco – “Cruel Country”

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria...

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 1 día

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 1 semana

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 1 semana

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Publicidad
Publicidad

Más vistas