Filipina Bitch – “Animales Del Espanto”

martes, 11 de julio de 2017 | 12:35 am | No hay comentarios
Filipina Bitch – “Animales Del Espanto”

Artista:

Filipina Bitch

Álbum:

Animales Del Espanto

Año:

2017

Sello:

Algorecords

La escena del underground en nuestro país es un terreno fértil, en donde experimentación y calidad sonora crecen ocultas en las sombras, en la mayoría de los casos, ajenas a las presiones de la industria. Provenientes de estos oscuros parajes, Felipe Ruz y Marcos Muñoz en guitarras, junto a Matías Cena en bajo –siendo estos tres quienes se reparten el trabajo de voces– y Jorge Quelempán en batería y coros, dan vida a Filipina Bitch. La agrupación, de la mano del legendario sello independiente Algorecords de los hermanos Alejandro y Álvaro Gómez de Perrosky, vuelan cabezas con su primer larga duración “Animales Del Espanto”, lanzamiento cargado a la estridencia y agonía.

El trance comienza con los fraseos de una guitarra tímida, que nos atrae hacia los recovecos y pasadizos oscuros de “Mugre”, en donde atmósferas distorsionadas que van y vienen configuran una sofisticada muestra de noise rock. Por su parte, “Ahora, Queriendo Avanzar” en un comienzo nos recuerda el sonido del rock alternativo de los noventa, para girar drásticamente a un stoner demoledor, demostrando la versatilidad del grupo santiaguino. En una línea similar, el canto enérgicamente desanimado de “Funerales Universales” nos muestra la fuerte influencia del grunge en los cuatro músicos nacionales. Destaca en este tema el intenso pasaje instrumental que deriva en fraseos verbales introspectivos, todo en un clima de compleja brutalidad, sellado con la sentencia “común es morir cada vez”.

El tema que da nombre al disco, “Animales Del Espanto”, es una oda a la desilusión y a las pesadillas que ella genera, con una guitarra de agónica calma que genera ambientes conmovedores, pero a la vez desoladores. Las revoluciones suben a tope mientras se tienta al destino en los versos de “Buey”, canción que explicita una influencia del garage rock en los ex Philipina Bitch. Siguiendo con la energética propuesta, el proto-punk de sonido crudo de “Subirás Hasta El Cielo” nos interpela de forma violenta y coqueta con un drástico “porque lo que sube tiene que caer”.

El momento de destreza instrumental llega con “Tundra Luna”. Acá es el bajo la columna vertebral que, en su propuesta minimalista, matiza en potencia e intensidad el trabajo de las guitarras y batería, haciendo guiños a un  post-rock positivamente saturado. Posteriormente, melodías tétricas y versos oníricos son alojados en nuestros oídos y mente gracias a “Seres De Otra Era”, abriendo el paso a redobles que van guiando un pulso que asciende hasta estallar en un armónico caos sónico. En una línea más punk, nos sumergimos en las aguas de “Asco”, cuyo coro indescifrable es un llamado a la rabia y a la protesta. En el epílogo, aún más potente que su antecesora, bordeando los límites del hardcore, “Egoísta” cierra en erráticos acoples un disco redondo de principio a fin.

“Un disco-libreta de apuntes y, como tal, contiene fragmentos de historias y textos libres con ideas sobre el pasar humano, la histeria, la naturaleza y el tiempo”. Así es como sus propios autores definen “Animales Del Espanto”, descripción acertada para aquel fluir de la conciencia que se materializa sonoramente en una comunión entre acordes estridentes y fraseos fragmentados. Es así el reflejado de la idea pura llevada a la praxis creativa. Por otro lado, queda claro que en el trabajo de los Filipina Bitch no hay nada claro; el más mínimo esfuerzo por tratar de entregarle una etiqueta al contenido del disco está destinado al fracaso, pues su gracia está justamente en comprender lo inclasificable de la propuesta de la banda, que con este material sin duda alguna se presenta dentro de lo más interesante de la escena nacional dentro de lo que va de año.

Por Emilio Toledo

Enlace corto:

Comentar

Responder