Conéctate a nuestras redes

Discos

Faith No More – Sol Invictus

Publicado

en

Faith No More parece nunca envejecer. Terminaron bordeando los veinte años de inactividad creativa y, aun en la reminiscencia, la brecha entre cualquiera de sus discos lanzados previamente, y el que nos convoca, es prácticamente invisible. La magia en todo esto posiblemente radique en la dirección vanguardista por la que siempre han optado estos norteamericanos, y es impresionante el punto de inflexión que cada una de sus etapas creativas ha experimentado, incluso en un mismo período, como pudimos apreciar y disfrutar en su “Album Of The Year” (1997), con patrones tan disímiles entre sí como los presentes en “Collision” y “She Loves Me Not”. Y es que es importante tener este concepto latente en mente. Son dieciocho años; un receso que cumplió su mayoría de edad, y que se desarrolló en base a un criterio que destacó por lo vertiginoso y cadencioso en la misma medida.

FAITH NO MORE 01Cuando se realizó “The Second Coming Tour”, el ánimo de muchos sólo se enfocó en estar presente en esta reunión, que los más resignados asumían como una ocasión para sellar con broche de oro la gran trayectoria de Faith No More, pero ¿quién hubiese pensado que realmente estaban conspirando una nueva placa? Según lo que Billy Gould comentó en una entrevista hecha para el portal web de Marvel, este disco ya llevaría más de dos años en proceso de incubación. El hermetismo fue parte fundamental para que esto se llevara a cabo. Sin especulaciones en torno a su trabajo, la presión fue inexistente. Cuando ya se sentían listos, decidieron trasladarse desde la sala de ensayos hasta el estudio para realizar las mezclas, y esto no es menos relevante, ya que contaron con la ayuda del mismo productor que estuvo presente en sus cuatro primeros registros, hablamos de Matt Wallace. Además de esto, “Sol Invictus” fue producido por Billy Gould en Reclamation Records y distribuida por Ipecac Records (fundada por Patton). Más independientes imposible.

“Sol Invictus” se titula este nuevo registro, y también es el nombre de la canción que nos da la bienvenida a este tan ansiado trabajo. En dos minutos y medio, se nos entrega una clase magistral, un perfecto epítome de su impronta. Estremecedora, tétrica y muy apacible, son los adjetivos que mejor describen esta pieza. Velocidad y energía es lo que encontramos en el single promocional “Superhero”, que cuenta con el pulso desenfrenado que tan hipnóticamente manejan Billy Gould y Mike Bordin (bajista y baterista, respectivamente), sin subestimar la rítmica “Sunny Side Up”, que se transforma en un área de descanso antes de que “Separation Anxiety” irrumpa nerviosamente. Esta última es una pieza inquietante, donde las cuerdas de Billy Gould configuran una atmósfera intimidante, muy parecida a la que provoca “Path Of Glory”.

FAITH NO MORE 02La guitarra de Jon Hudson articula “Cone Of Shame”, otorgándole un carácter híbrido tipo spaghetti western/gangster. “Rise Of The Fall” se desarrolla por una línea muy similar a la pista anterior, y es donde también se advierte, a la mitad de su reproducción, el estilo demencial característico de Mr Bungle. Con una configuración más distendida, ligera y con mucho groove, se presenta “Black Friday”, a la que le sigue el primer adelanto de este “Sol Invictus”, “Motherfucker”, poseedor de una estructura sónica envolvente y reiterativa, marcada por el teclado de Roddy Bottum y por una especie de martilleo bélico a manos de ‘Puffy’ Bordin. “Matador” evidencia la versatilidad vocal de Mike Patton, adicionado a los magnéticos slaps ejecutados por Billy Gould, y un leve sesgo industrial aplicado por Bottum. Con una guitarra acústica y la voz de Patton ya no tan desenfrenada, aparece la eufónica “From The Dead”, cerrando esta séptima –y esperemos no última- entrega de esta prodigiosa banda llamada Faith No More.

Con una reputación cargada de genialidad, no es de extrañar que, hasta el seguidor más fiel a este conjunto, termine contrastando sus expectativas con la experiencia que se ha ido acumulando con tanto proyecto paralelo que ha lanzado el hiperactivo Mike Patton. Con esto, el prejuicio más inmediato sería el calificar a este como un disco elaborado únicamente con las influencias pattonianas. No obstante, es necesario declarar que aquella concepción queda sólo como una percepción apresurada, puesto que cada miembro cumple un rol vital a la hora de componer, y esto se evidencia por completo en “Sol Invictus”. Un disco uniforme y bien matizado, que está lejos de ser un intento de revivir éxitos pasados, o de aprovechar el éxito de otros. Aquí estamos ante una placa que se nota está en sincronía con los registros que le anteceden. Evolucionar sin perder la identidad, eso es madurar con estilo, y Faith No More lo sabe.

Publicidad
13 Comentarios

13 Comments

  1. Cesar Catalan

    12-May-2015 en 11:37 am

    Mejor dicho imposible

  2. Javier Murúa Sepulveda

    12-May-2015 en 11:54 am

    “Evolucionar sin perder la identidad, eso es madurar con estilo, y Faith No More lo sabe”….no puedo esta mas de acuerdo con esta frase..de alguna manera me identifica…un tremendo disco…old school never die!!!

  3. Fantomas

    12-May-2015 en 1:13 pm

    Maravilloso disco, evolucionan y sin perder ese ápice de experimentación y libertad creativa que tenían. Para los que buscaban algo fácil y digerible…de verdad habían escuchado a Faith no more?? cada disco que salía (salvo quizás Album of the year, el menos inspirado para mi gusto ) no era recibido con los brazos abiertos, y fue después de su separación que la obra de FNM se hizo respetada. Por lo tanto me habría parecido extraño que ahora con un nuevo disco todos hubiesen quedado contentos…que una banda no te de fácilmente lo q querías es genial y eso hace tan único a Faith no more.

  4. Fito no More

    12-May-2015 en 7:55 pm

    Elocuencia!!! buena nota…. espectacular escuchar algo nuevo de faith no more después de tantos años y ver como bien dices esa evolución sin transar la esencia… Simplemente los mejores!!

  5. Francisco Gonzalez

    13-May-2015 en 12:04 am

    A ver, hay que dejar en claro un par de cosas. El disco nuevo se alejó bastante de lo que venían haciendo a finales de los 90, principalmente hard rock, aparte de incursionar en otros estilos. “Evolucionar sin perder la identidad”, como si hubieran perdido al vocalista antes y lo hubieran reemplazado por Thalia, por decir algo. O sea, la identidad siempre lo han tenido, la diferencia es que en este disco quisieron apuntar a cualquier parte, a eso no se le llama “evolucionar”, a eso se le llama “hacer lo que se les pare la raja” con un toque claro esta “mas oreja” para llegar a una fanaticada de nueva generación, sobretodo de “feminas”, que se introdujeron al maravilloso mundo de la discografia de FNM gracias a exitos como evidence, easy…ehm…evidence…I stared a joke…easy…ahp, evidence en español. (Gracias Radio Carolina por reventarnos esa canción todos los putos dias en los 90). En otras palabras, para la gente que le tenia muchas espectativas, el disco les va a parecer flojo o incluso poco estimulante o atractivo. Esto tiene muchas causas y esto es gracias a los multiples proyectos que Patton ha desarrollado post-fnm, del cual a la larga, termina pesandole el hecho de no saber diferenciar si esos temas son o no de FNM o de Tomahawk u cualquier otro proyecto. Esto les pasa a todas las bandas que tienen integrantes “multi-tarea” y que las hacen todas en otros proyectos. Otra de las causas de las malas o contrariadas impresiones que hayan podido tener del disco: 18 años de inactividad creativa con la banda. Volver a conquistar a toda una generación de pendejos, que actualmente son toda una tropa de osos con barba canosa y panza hinchada, aparte de encantar a una nueva generacion de fanaticas (si, fanaticas), es una tarea totalmente complicada, sobretodo llevarlo en un disco. Pero estos chicos son vivarachos y lo lograron darles en el gusto igual a ambas partes: “Para que no se enojen nuestros viejos fans con nosotros, reeditaremos the real thing y angel dust en miles de formatos para que los puedan reproducir hasta en una cajita musical, para que lo junten con sus ya, miles de otras ediciones y remasterizaciones de estos 2 mismos albumnes”, total, la nueva camada les va a comprar todo lo que saquen de aqui en adelante. Dicho y hecho (Cosa de leer los comentarios del disco aqui en este articulo xD). Otras de las causas que no suenen como antaño: Suena menos a Faith No More, pero suena mas como a la banda de “Patton y los sin fé”. Sad, but true. Pero esas cosas se equilibran con el tiempo, pero claro, eso lleva tiempo. Sublime el disco de primera impresion, suena a mucho de los proyectos de Patton, eclipsando de pasada al resto de la banda. Es como volver a empezar, pero la diferencia es que ya tienen carrera hecha, y claro, como dije casi al comienzo, ellos pueden hacer lo que se les pare la raja, pese a quien le pese.

    • Rolando V

      13-May-2015 en 12:47 am

      Con menos contradicciones, y con menos supuestas intenciones de los autores del disco (que al parecer son tus amigos, por lo que narras), casi me creo tu resumida aclaración. Casi, pero no. Pura verborrea sin sentido que finalmente no tiene ningún par de cosas que aclarar (espectacularmente tarada la alegoría de Thalia y con varios pasajes llenos de misoginia tu aburrido comentario).

    • anthony305

      13-May-2015 en 1:30 am

      tl;dr

    • Jaime Riquelme Morales

      13-May-2015 en 10:47 am

      Si se va a comentar así, mejor mantener silencio. A menos que se esté borracho claro.

  6. Mr. FanTomahawk

    13-May-2015 en 11:37 am

    Soy de los fans de FNM de siempre: los primeros discos que me compre fueron We Care A Lot y KFAD; he ido a todos los conciertos después de la reunión (La Gala, Bicentenario, etc.); y fui de los pocos que se vacilaron Absolute Zero en Maquinaria. Todo esto me lleva a sentirme con la “autoridad” para criticar este disco y decir que Sol Invictus NO ES UN BUEN DISCO DE FNM. Es verdad que Patton y cia. hicieron lo que qusieron en este disco, lo que se valora, pero eso no quiere decir que el resultado haya sido bueno. Tal vez tienen razón quienes dicen que este disco se ha visto “contaminado” por los otros trabajos de Patton, pero eso no quita que el disco no muestre sorpresas. Destacan Superhero y Separation Anxiety, mención honrosa para Cone of Shame y Matador, el resto son olvidables o sólo rescatables como canciones pegajosas (como Motherfucker). Ojalá las calcetineras de Patton opinen sobre el disco por lo que es, no por lo que representa.

    • quien mas

      23-May-2015 en 7:53 pm

      “me lleva a sentirme con la autoridad para criticar este disco” , el pasao a caca es increible compadre xd

    • felipe

      28-May-2015 en 12:12 am

      uh no cacho cual es e el tema “absolute zero” perrin?

  7. Javier Murúa Sepulveda

    13-May-2015 en 12:02 pm

    Cada uno puede pensar lo que quiera, pero una cosa es clara, FNM es FNM ..se acabo la wea..evolucion con estilo ese es el concepto y al que no le guste…no lo escuche no lo compre y corta

  8. Stephanie Ambrosetti

    13-May-2015 en 8:12 pm

    Podriamos decir que estan como el vino, entre más pasan los años mejor 🙂

Responder

Discos

Lagwagon – “Railer”

Publicado

en

Railer

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de tensa incertidumbre que va desde el “genial por un disco nuevo” al “ojalá no decepcionen”. Es que a estas alturas resulta casi inevitable esperar los discos de esta camada con una cuota no menor de inquietud, ya que la cantidad de bandas que han vuelto con trabajos abiertamente desechables es cada día más grande. Ya sea por falta de fuerza, completa pérdida de identidad musical (intentando abrazar un sonido más “moderno”) o por insistir hasta el hastío en cantar acerca de temas que no hacen el más mínimo sentido para un tipo de cincuenta años, el número de desaciertos en estos retornos ha terminado siendo pan de cada día. Por suerte, y para alivio de todos los que disfrutamos del punk rock, Lagwagon una vez más nos deleita con un LP que no tiene nada que envidiarle al resto de su contundente catálogo.

Basta escuchar el primer minuto para ver que el quinteto no ha perdido el toque en lo más mínimo. Preciso y afilado trabajo en las guitarras, batería acelerada y vocales sentidos, hacen de “Stealing Light” el corte preciso para abrir esta nueva aventura. “Surviving California” agrega peso a la apuesta, rememorando el estilo de “Duh” (1992) o “Trashed” (1994), mientras que “Jini” va más allá del sonido de la agrupación y se encarga de resucitar buena parte de las claves estilísticas que hicieron del punk rock el movimiento imparable que fue en los noventa. Sencillo, fácil de seguir y directo, un pequeño homenaje a un sonido que todavía tiene algunas cosas que decir. “Parable” se anota la primera pausa en el larga duración e inmediatamente después, como quién no quiere arriesgarse a perder ni un gramo de intensidad, “Dangerous Animal” se cuelga de la esquina más hardcore del conjunto para llevar la energía nuevamente al tope.

Cerrando la primera mitad, “Bubble” se anota uno de los mejores momentos del disco, no tanto por méritos musicales, sino más bien por la manera en que el corte se las arregla para resumir en tres minutos el concepto que define al larga duración. En lo sonoro, sin tratarse de una canción apabullante, “Bubble” cumple con creces en un estilo similar a “Jini” (coreable y efectivo), sin embargo, es en lo lírico donde el track se hace imprescindible, jugando a disecar y a reírse del concepto de la “burbuja” en que son encasilladas las bandas (en este caso la burbuja del skate punk), definiendo quiénes son y lo que se espera que hagan. La canción habla de ellos y de cómo, después de casi treinta años de carrera, siguen estando acá, incluso cuando para muchos se trate de una caricatura, punto al que de alguna forma hace alusión la portada del disco.

La segunda mitad del álbum sigue sin aflojar. “The Suffering” inicia calmada con intro de piano para luego explotar alcanzando proporciones épicas. “Dark Matter” y “Fan Fiction” mantienen el ánimo arriba, con la primera de ellas cargada de contundente fast punk, mientras que la segunda trabaja una línea similar a “Dangerous Animal”. La pausa en esta cara la pone “Pray For Them”, y para cerrar –en lo que se refiere a temas originales– “Auf Wiederhesen” firma dos minutos treinta del más increíble y melódico skate punk, donde además destaca nuevamente el asombroso trabajo en las guitarras de Rest y Flippin. Y si de punk rock se trata, no podía estar ausente el infaltable cover. En esta ocasión los californianos (que algo saben de estos menesteres) optaron por hacer de “Faithfully”, original de Journey, uno de los nuevos estandartes del género. Cada quién verá qué versión le parece más atractiva, sin embargo, hay que reconocer que la banda logra hacer suyo el corte y esa es justamente una de las cosas que hace la diferencia entre quienes saben hacer una versión y quienes no.

Casi treinta años de carrera, noveno álbum y una integridad musical que ya se quisieran muchas de las bandas del estilo. Lagwagon la tiene muy clara, y en “Railer” lo vuelve a hacer bien, sin pretensiones, de manera sencilla y efectiva. Esto se trata de punk rock honesto, sin jugar a la nostalgia, sino que celebrando cada uno de los atributos musicales que la banda ha sabido explotar desde siempre, no perdiendo el tiempo tratando de atrapar corrientes de moda. Sin embargo, al final del día, lo que realmente hace de este trabajo un capítulo imperdible en la discografía del quinteto, es lo increíble que trabaja Lagwagon como conjunto. Es muy difícil destacar un aporte por sobre el resto, ya que todos hacen su trabajo de forma impecable. No se trata de los sentidos vocales de Cape, el punzante trabajo de Flippin o Rest en las guitarras, o la contundencia de Raposo o Raun en la base rítmica, es claramente el todo. En esta ecuación no hay incertezas, Lagwagon sigue siendo una apuesta segura.


Artista: Lagwagon

Disco: Railer

Duración: 35:50

Año: 2019

Sello: Fat Wreck Chords


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 6 horas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 6 horas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 6 horas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 6 horas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: