Conéctate a nuestras redes

Discos

Faith No More – Sol Invictus

Publicado

en

Faith No More parece nunca envejecer. Terminaron bordeando los veinte años de inactividad creativa y, aun en la reminiscencia, la brecha entre cualquiera de sus discos lanzados previamente, y el que nos convoca, es prácticamente invisible. La magia en todo esto posiblemente radique en la dirección vanguardista por la que siempre han optado estos norteamericanos, y es impresionante el punto de inflexión que cada una de sus etapas creativas ha experimentado, incluso en un mismo período, como pudimos apreciar y disfrutar en su “Album Of The Year” (1997), con patrones tan disímiles entre sí como los presentes en “Collision” y “She Loves Me Not”. Y es que es importante tener este concepto latente en mente. Son dieciocho años; un receso que cumplió su mayoría de edad, y que se desarrolló en base a un criterio que destacó por lo vertiginoso y cadencioso en la misma medida.

FAITH NO MORE 01Cuando se realizó “The Second Coming Tour”, el ánimo de muchos sólo se enfocó en estar presente en esta reunión, que los más resignados asumían como una ocasión para sellar con broche de oro la gran trayectoria de Faith No More, pero ¿quién hubiese pensado que realmente estaban conspirando una nueva placa? Según lo que Billy Gould comentó en una entrevista hecha para el portal web de Marvel, este disco ya llevaría más de dos años en proceso de incubación. El hermetismo fue parte fundamental para que esto se llevara a cabo. Sin especulaciones en torno a su trabajo, la presión fue inexistente. Cuando ya se sentían listos, decidieron trasladarse desde la sala de ensayos hasta el estudio para realizar las mezclas, y esto no es menos relevante, ya que contaron con la ayuda del mismo productor que estuvo presente en sus cuatro primeros registros, hablamos de Matt Wallace. Además de esto, “Sol Invictus” fue producido por Billy Gould en Reclamation Records y distribuida por Ipecac Records (fundada por Patton). Más independientes imposible.

“Sol Invictus” se titula este nuevo registro, y también es el nombre de la canción que nos da la bienvenida a este tan ansiado trabajo. En dos minutos y medio, se nos entrega una clase magistral, un perfecto epítome de su impronta. Estremecedora, tétrica y muy apacible, son los adjetivos que mejor describen esta pieza. Velocidad y energía es lo que encontramos en el single promocional “Superhero”, que cuenta con el pulso desenfrenado que tan hipnóticamente manejan Billy Gould y Mike Bordin (bajista y baterista, respectivamente), sin subestimar la rítmica “Sunny Side Up”, que se transforma en un área de descanso antes de que “Separation Anxiety” irrumpa nerviosamente. Esta última es una pieza inquietante, donde las cuerdas de Billy Gould configuran una atmósfera intimidante, muy parecida a la que provoca “Path Of Glory”.

FAITH NO MORE 02La guitarra de Jon Hudson articula “Cone Of Shame”, otorgándole un carácter híbrido tipo spaghetti western/gangster. “Rise Of The Fall” se desarrolla por una línea muy similar a la pista anterior, y es donde también se advierte, a la mitad de su reproducción, el estilo demencial característico de Mr Bungle. Con una configuración más distendida, ligera y con mucho groove, se presenta “Black Friday”, a la que le sigue el primer adelanto de este “Sol Invictus”, “Motherfucker”, poseedor de una estructura sónica envolvente y reiterativa, marcada por el teclado de Roddy Bottum y por una especie de martilleo bélico a manos de ‘Puffy’ Bordin. “Matador” evidencia la versatilidad vocal de Mike Patton, adicionado a los magnéticos slaps ejecutados por Billy Gould, y un leve sesgo industrial aplicado por Bottum. Con una guitarra acústica y la voz de Patton ya no tan desenfrenada, aparece la eufónica “From The Dead”, cerrando esta séptima –y esperemos no última- entrega de esta prodigiosa banda llamada Faith No More.

Con una reputación cargada de genialidad, no es de extrañar que, hasta el seguidor más fiel a este conjunto, termine contrastando sus expectativas con la experiencia que se ha ido acumulando con tanto proyecto paralelo que ha lanzado el hiperactivo Mike Patton. Con esto, el prejuicio más inmediato sería el calificar a este como un disco elaborado únicamente con las influencias pattonianas. No obstante, es necesario declarar que aquella concepción queda sólo como una percepción apresurada, puesto que cada miembro cumple un rol vital a la hora de componer, y esto se evidencia por completo en “Sol Invictus”. Un disco uniforme y bien matizado, que está lejos de ser un intento de revivir éxitos pasados, o de aprovechar el éxito de otros. Aquí estamos ante una placa que se nota está en sincronía con los registros que le anteceden. Evolucionar sin perder la identidad, eso es madurar con estilo, y Faith No More lo sabe.

Publicidad
13 Comentarios

13 Comments

  1. Cesar Catalan

    12-May-2015 en 11:37 am

    Mejor dicho imposible

  2. Javier Murúa Sepulveda

    12-May-2015 en 11:54 am

    “Evolucionar sin perder la identidad, eso es madurar con estilo, y Faith No More lo sabe”….no puedo esta mas de acuerdo con esta frase..de alguna manera me identifica…un tremendo disco…old school never die!!!

  3. Fantomas

    12-May-2015 en 1:13 pm

    Maravilloso disco, evolucionan y sin perder ese ápice de experimentación y libertad creativa que tenían. Para los que buscaban algo fácil y digerible…de verdad habían escuchado a Faith no more?? cada disco que salía (salvo quizás Album of the year, el menos inspirado para mi gusto ) no era recibido con los brazos abiertos, y fue después de su separación que la obra de FNM se hizo respetada. Por lo tanto me habría parecido extraño que ahora con un nuevo disco todos hubiesen quedado contentos…que una banda no te de fácilmente lo q querías es genial y eso hace tan único a Faith no more.

  4. Fito no More

    12-May-2015 en 7:55 pm

    Elocuencia!!! buena nota…. espectacular escuchar algo nuevo de faith no more después de tantos años y ver como bien dices esa evolución sin transar la esencia… Simplemente los mejores!!

  5. Francisco Gonzalez

    13-May-2015 en 12:04 am

    A ver, hay que dejar en claro un par de cosas. El disco nuevo se alejó bastante de lo que venían haciendo a finales de los 90, principalmente hard rock, aparte de incursionar en otros estilos. “Evolucionar sin perder la identidad”, como si hubieran perdido al vocalista antes y lo hubieran reemplazado por Thalia, por decir algo. O sea, la identidad siempre lo han tenido, la diferencia es que en este disco quisieron apuntar a cualquier parte, a eso no se le llama “evolucionar”, a eso se le llama “hacer lo que se les pare la raja” con un toque claro esta “mas oreja” para llegar a una fanaticada de nueva generación, sobretodo de “feminas”, que se introdujeron al maravilloso mundo de la discografia de FNM gracias a exitos como evidence, easy…ehm…evidence…I stared a joke…easy…ahp, evidence en español. (Gracias Radio Carolina por reventarnos esa canción todos los putos dias en los 90). En otras palabras, para la gente que le tenia muchas espectativas, el disco les va a parecer flojo o incluso poco estimulante o atractivo. Esto tiene muchas causas y esto es gracias a los multiples proyectos que Patton ha desarrollado post-fnm, del cual a la larga, termina pesandole el hecho de no saber diferenciar si esos temas son o no de FNM o de Tomahawk u cualquier otro proyecto. Esto les pasa a todas las bandas que tienen integrantes “multi-tarea” y que las hacen todas en otros proyectos. Otra de las causas de las malas o contrariadas impresiones que hayan podido tener del disco: 18 años de inactividad creativa con la banda. Volver a conquistar a toda una generación de pendejos, que actualmente son toda una tropa de osos con barba canosa y panza hinchada, aparte de encantar a una nueva generacion de fanaticas (si, fanaticas), es una tarea totalmente complicada, sobretodo llevarlo en un disco. Pero estos chicos son vivarachos y lo lograron darles en el gusto igual a ambas partes: “Para que no se enojen nuestros viejos fans con nosotros, reeditaremos the real thing y angel dust en miles de formatos para que los puedan reproducir hasta en una cajita musical, para que lo junten con sus ya, miles de otras ediciones y remasterizaciones de estos 2 mismos albumnes”, total, la nueva camada les va a comprar todo lo que saquen de aqui en adelante. Dicho y hecho (Cosa de leer los comentarios del disco aqui en este articulo xD). Otras de las causas que no suenen como antaño: Suena menos a Faith No More, pero suena mas como a la banda de “Patton y los sin fé”. Sad, but true. Pero esas cosas se equilibran con el tiempo, pero claro, eso lleva tiempo. Sublime el disco de primera impresion, suena a mucho de los proyectos de Patton, eclipsando de pasada al resto de la banda. Es como volver a empezar, pero la diferencia es que ya tienen carrera hecha, y claro, como dije casi al comienzo, ellos pueden hacer lo que se les pare la raja, pese a quien le pese.

    • Rolando V

      13-May-2015 en 12:47 am

      Con menos contradicciones, y con menos supuestas intenciones de los autores del disco (que al parecer son tus amigos, por lo que narras), casi me creo tu resumida aclaración. Casi, pero no. Pura verborrea sin sentido que finalmente no tiene ningún par de cosas que aclarar (espectacularmente tarada la alegoría de Thalia y con varios pasajes llenos de misoginia tu aburrido comentario).

    • anthony305

      13-May-2015 en 1:30 am

      tl;dr

    • Jaime Riquelme Morales

      13-May-2015 en 10:47 am

      Si se va a comentar así, mejor mantener silencio. A menos que se esté borracho claro.

  6. Mr. FanTomahawk

    13-May-2015 en 11:37 am

    Soy de los fans de FNM de siempre: los primeros discos que me compre fueron We Care A Lot y KFAD; he ido a todos los conciertos después de la reunión (La Gala, Bicentenario, etc.); y fui de los pocos que se vacilaron Absolute Zero en Maquinaria. Todo esto me lleva a sentirme con la “autoridad” para criticar este disco y decir que Sol Invictus NO ES UN BUEN DISCO DE FNM. Es verdad que Patton y cia. hicieron lo que qusieron en este disco, lo que se valora, pero eso no quiere decir que el resultado haya sido bueno. Tal vez tienen razón quienes dicen que este disco se ha visto “contaminado” por los otros trabajos de Patton, pero eso no quita que el disco no muestre sorpresas. Destacan Superhero y Separation Anxiety, mención honrosa para Cone of Shame y Matador, el resto son olvidables o sólo rescatables como canciones pegajosas (como Motherfucker). Ojalá las calcetineras de Patton opinen sobre el disco por lo que es, no por lo que representa.

    • quien mas

      23-May-2015 en 7:53 pm

      “me lleva a sentirme con la autoridad para criticar este disco” , el pasao a caca es increible compadre xd

    • felipe

      28-May-2015 en 12:12 am

      uh no cacho cual es e el tema “absolute zero” perrin?

  7. Javier Murúa Sepulveda

    13-May-2015 en 12:02 pm

    Cada uno puede pensar lo que quiera, pero una cosa es clara, FNM es FNM ..se acabo la wea..evolucion con estilo ese es el concepto y al que no le guste…no lo escuche no lo compre y corta

  8. Stephanie Ambrosetti

    13-May-2015 en 8:12 pm

    Podriamos decir que estan como el vino, entre más pasan los años mejor 🙂

Responder

Discos

Oh Sees – “Face Stabber”

Publicado

en

Face Stabber

Camaleónica es una palabra que queda corta al definir la carrera de Oh Sees, nombre con el que, tras siete bautizos, se hace llamar la banda californiana fundada en 1997. Lo anterior se debe a que la experimentación y el cambio han sido las consignas de la agrupación encabezada por John Dwyer, y con el presente LP, “Face Stabber”, los norteamericanos las hacen más propias que nunca. Siguiendo el camino trazado por sus antecesores “Orc” (2017) y “Smote Reverser” (2018), el disco se basa en un fuerte coqueteo entre el garage, el progresivo, el noise y el pysch-punk, convirtiéndose en toda una experiencia.

La apertura con “The Daily Heavy”, el cual se posa esplendoroso con el ruido dominante de un juguete de goma siendo presionado en forma repetitiva para marcar el paso, funciona como argumento a la hora de afirmar que no hay límites en la exploración de nuevos sonidos, aquello que los ha empoderado para ir más allá de lo que sus seguidores y ellos mismos hayan podido imaginar. Posteriormente, la canción se funde con una variada instrumentación que sigue un ritmo punk y guitarras que hacen solos a su antojo e incorpora, de forma intermitente, la voz de Dwyer para sazonarlo con oscuridad y dureza.

La sencillez del estilo que tiene como exponentes a Ty Segall y Black Lips, se hace evidente en los primeros segundos de “The Experimenter”, la cual –haciendo honor a su nombre– permite que la doble batería y las cuerdas desenfrenadas se mezclen con sonidos futurísticos, electrónicos y ambientales de ciudad y de puerto, dando rienda suelta a la creatividad de sus miembros. Luego, “Face Stabber” da el paso al estruendo y saturación propia del metal, encontrando cobijo en este corto pero intenso tema; en él, los platillos gritan fuerte y van de la mano de cargados wah-wahs, lo que sólo le añade rudeza y vigor.

Una novedad interesante que aporta este larga duración es la inclusión de extensas piezas musicales, con “Henchlock” llevándose el oro como pista más larga en los 22 años de carrera de Oh Sees. A pesar de que la inclusión de canciones que superaban los siete minutos se venía dando desde 2017, este track expira pasados los 21 minutos. Esto podría constituir una especie de homenaje a bandas como Pink Floyd, quienes se atrevieron a lanzar pomposas composiciones tanto en instrumentación como en tiempo, tales como “Echoes”, “Atom Heart Mother” y “Dogs”. Concebidas bajo el alero de una dinámica propia de una agrupación de jazz, “Scutum & Scorpius” y “Henchlock” contienen diversos guiños al progresivo de la década del setenta. El mellotrón, los sintetizadores, las cajas y el hipnotizante pero operático ritmo de la misma, intervenido por sabrosas guitarras eléctricas comandadas por diversos pedales, coronan a ambas piezas como dignos viajes en el tiempo a la escena rock que marcó pauta hace medio siglo.

Sin embargo, no todo es fantasía y afán por superarse a sí mismos en términos experimentales. Si bien, Dwyer es un compositor delirante y onírico, no por ello es menos crítico. En esta ocasión, el líder se posiciona de manera belicosa contra los políticos y sus mentiras en “Snickersnee”, donde no duda en bombardear a la clase gobernante. Esto lo hace acompañado por cajas que le ayudan a emprender y dirigir la marcha, a las que se suman penetrantes y agudos riffs e intervenciones de guitarras que se derriten alla 8-bit en el ocaso de la canción ayudada de sintetizadores.

No apto para auditores ansiosos, “Face Stabber” constituye una agotadora pero gratificante experiencia para quienes gozan de perderse en la inmensa nebulosa sonora. El disco es rudo, pero seductor; fantasioso, pero real. La exquisita ejecución y mezcla de estilos y subgéneros del rock hacen que el ambicioso vigesimosegundo lanzamiento de la ecléctica banda sea tanto envolvente como potente.


Artista: Oh Sees

Disco: Face Stabber

Duración: 79:51

Año: 2019

Sello: Castle Face


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Face Stabber Face Stabber
DiscosHace 6 horas

Oh Sees – “Face Stabber”

Camaleónica es una palabra que queda corta al definir la carrera de Oh Sees, nombre con el que, tras siete...

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 6 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 7 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 2 semanas

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 3 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 4 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: