Conéctate a nuestras redes
Who's Next Who's Next

Discos

El Álbum Esencial: “Who’s Next” de The Who

Publicado

en

Si se mira con detención la discografía de The Who, en algún momento se hace evidente que algo debió suceder entre el lanzamiento de “Tommy” (1969) y “Quadrophenia” (1973), dos óperas rock de innegable complejidad musical y narrativa, extrañamente intercaladas con un álbum de estudio de corte tradicional y de sólo nueve canciones. Resulta por lo menos llamativo que el cuarteto eligiera dejar de explotar el formato justamente después de que “Tommy” hiciera alcanzar a la banda niveles de reconocimiento y popularidad que antes nunca habían tenido. Es en el corazón de este sinsentido donde se escribe la historia del que terminaría siendo, para muchos, uno de los mejores álbumes de rock de la historia.

“Tommy” fue definitivamente un misil, nadie lo vio venir y arrasó con todo. Sin tratarse de la primera ópera rock (mérito reservado para la banda inglesa Nirvana un par de años antes), sin duda fue la primera obra de estas características que llevó el concepto a oídos de todos. Esto traería como consecuencia una agenda de presentaciones en vivo gigantesca, que terminaría transformando al cuarteto mod londinense en un animal distinto, amo y señor del rock de estadios. Inesperadamente, la historia del niño ciego, sordo y mudo, terminó llevando al cuarteto a ese lugar donde la suma de las partes termina definitivamente superando al todo esperable. Fue en este escenario en que Pete Townshend comenzó a descifrar cómo seguir adelante sin repetirse y, sobre todo, sin bajar el nivel. ¿Qué tal si esta vez, en vez de trabajar la historia desde la dinámica habitual, se forzaba el proceso creativo desde una esquina distinta, donde la interacción con la audiencia no sólo fuera el motor de las presentaciones en vivo, sino que además el espacio donde el proceso creativo sería llevado a cabo? Fue bajo este concepto que nacería “Lifehouse”.

Hoy no parece tan difícil de explicar, sin embargo, cuando en los setentas el autor de “My Generation” abordó a sus compañeros con un proyecto mitad película, mitad banda de sonido, para supuestamente ser desarrollado junto a un puñado de seguidores en una serie de presentaciones en vivo que, de alguna manera, terminarían dando forma al nuevo álbum. Lo cierto es que sonó algo raro. Más aún si consideramos que la línea argumental de la ópera se desarrollaba en un escenario donde las personas vivirían permanentemente conectadas a un sistema llamado “The Grid”, que al estar controlado por el gobierno mantendría al pueblo adoctrinado, hasta que un día, tras conocer “la nota única”, todos los cautivos serían liberados.

A pesar de las aprensiones iniciales, la banda decidió al menos intentar explorar la idea de trabajo de Townshend. Por desgracia, luego de algunas semanas de presentaciones en vivo, los conciertos destinados a trabajar el nuevo material con la audiencia (las míticas presentaciones del Young Vic) demostraron ser un completo fiasco. Si a esto le sumamos el retiro de buena parte de los fondos destinados a la empresa, la falta de credibilidad en el proyecto que rondaba en el aire y la incapacidad de un agotado Townshend para explicar claramente qué era lo que tenía en su cabeza, era esperable que el proyecto terminara derrumbándose. Por fortuna para la música, los conciertos del Young Vic demostraron no ser del todo tiempo perdido, y si bien es cierto no ayudaron a que la idea original llegara a puerto, permitieron que la banda entrara al estudio derechamente a terminar de pulir temas que ya conocían al dedillo. De esta forma, con la ayuda de Glyn Johns en las perillas y con el claro objetivo de sacar adelante lo mejor que habían obtenido de “Lifehouse”, comenzaron a grabar lo que terminaría siendo “Who’s Next”.

Había llegado el momento de dejar atrás las incertezas, y para esto qué mejor que “Baba O’Riley” para dar el puntapié inicial al álbum. La armonía al sintetizador (no un loop como podría parecer) y la arrolladora entrada de Moon, hacen de este track uno de esos destinados a anotarse un lugar en la historia desde su primer minuto de vida. Potente y avasallador, fluye con fuerza a todo lo largo de sus cinco minutos, superándose a sí mismo con cada segundo que recorre. Como si el comienzo no fuese suficiente, el potente mensaje del coro se alza imperecedero (el eterno “teenage wasteland”) y, cuando la tarea ya parece cumplida, el magistral cierre a cargo de Dave Arbus en el violín termina elevando aún más un track, a esas alturas, perfecto.

Y si de himnos se trata, “Who’s Next” los tiene de sobra. A pesar de su aparente sencillez musical, “Behind Blue Eyes” se anota otro de esos momentos irrenunciables. Y es que los méritos de este track, no tienen que ver con lo musical. En esta oportunidad es la sentida y honesta interpretación de Roger Daltrey lo excepcional, sobre todo si consideramos que no se trata de una balada azucarada, lo que tenemos acá es un corte duro y confesional acerca de cómo la vida nos puede llevar a cumplir roles difíciles de comprender, capaces de generar mucho dolor en quienes nos rodean y que, en la práctica, nos obligan muchas veces a reprimir lo que sentimos, arrastrándonos a una existencia irreal y solitaria. Nunca antes el grito de aquellos que hieren a quienes tienen a su alrededor había sonado tan dulce.

Para muchos, sin embargo, lo que hace a “Who’s Next” el álbum que es, son los algo más de ocho minutos de “Won’t Get Fooled Again”. Townshend ya venía experimentado con los sintetizadores hace un tiempo, no obstante, es en este track donde finalmente alcanzan su mayor nivel de complejidad y protagonismo. Ya desde el inicio la base musical se entrega a la adictiva cadencia del órgano Lowrey sintetizado, sin embargo, no es sólo esto lo magnifico del tema: lo increíble es cómo la banda se complementa alrededor de la base. Cuando tenemos al frente a un Keith Moon así de gigante, un Roger Daltrey enfocadísimo, llevando la canción al clímax con un grito bestial, un Pete Townshend haciéndose cargo de sostener toda la energía hacia la mitad de la canción y, principalmente, a un John Entwistle sobrenatural en el bajo, llenando cualquier espacio que pudiera parecer ocioso, es cuando estamos seguros que la banda ocupa definitivamente un lugar en el panteón que reúne a ese puñado de conjuntos donde cada miembro es francamente excepcional.

Fuera de estos tres himnos, los momentos distan mucho de decaer. Mientras “Bargain” rescata con propiedad el sonido rock de estadio que la banda ya manejaba a la perfección, la animada e inconfundible “Going Mobile” opta por innovar, sumando efectos a la guitarra de Townshend. “Love Ain’t For Keeping” abre puertas que la banda aún no exploraba del todo, trabajando un estilo que el conjunto terminaría por abrazar algunos años más tarde con “The Who By Numbers” (1975). Por su parte, “My Wife” (el único corte ajeno a “Lifehouse”) nos trae a un John Entwistle en protagónico, y agrega bronces a un disco ya generoso en capas sonoras. Y finalmente “Getting In Tune”, luego de iniciar con una pausada melodía de bajo y teclado, termina con fuerza incorporando a toda la banda para recordarnos el mensaje original del fallido “Lifehouse”, donde todo giraba en torno a los que estamos frente al escenario.

Más que un álbum de estudio, “Who’s Next” es un testimonio de supervivencia. Ya en la portada se puede ver a los integrantes dejando atrás su pasado y mirando en nuevas direcciones. Se trata de la banda renunciando a sus raíces, a la revolución de las flores y a los sonidos clásicos del formato banda de rock. Ya no sólo manejan las reglas a la perfección, sino que están listos para inventar otras nuevas. Como es lo habitual, no todos entendieron el álbum a la primera, sin embargo, con el tiempo el sonido de estas nueve canciones terminaría grabado a fuego de forma ineludible en el imaginario colectivo no sólo de aquellos que siguen el rock, sino incluso de quienes parecen indiferentes al pasar de la música. Finalmente, la historia se encargaría de darle la razón a Pete Townshend cuando en las primeras estrofas de “Baba O’Riley” declara con fuerza: “No necesito pelear para probar que estoy en lo cierto. No necesito ser perdonado”.


Artista: The WhoWho's Next

Disco: Who’s Next

Duración: 43:38

Año: 1971

Sello: Track Records / Decca Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Meshuggah – “Immutable”

Publicado

en

Immutable

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y la banda sueca regresa con “Immutable”, una obra que se enfrenta al paso del tiempo y a un catálogo que ya los tenía con ocho trabajos de estudio en el cuerpo. Sin embargo, eso no parece ser un impedimento para desarrollarse creativa e interpretativamente con el mismo ímpetu de siempre, centrándose en hacer andar su visión creativa y llevar adelante una maquina que destruye todo a su paso. El concepto es simple y se desarrolla sutilmente desde el sonido, con las letras como un adorno a lo que Meshuggah realmente prioriza en su precisa forma de tocar. Como no era de extrañar, es la sección rítmica donde el peso de un disco como este más se hace sentir.

Mediante una idea central de inmutabilidad –aludiendo al título, por supuesto–, es que la banda toma el volante para avanzar a través de una carretera de sonidos y formas que a veces se siente sin rumbo. ¿Es eso algo malo? Para nada, Meshuggah tiene una calidad de interpretación y composición a la que saben sacarle partido desde los primeros acordes de “Broken Cog”, la canción que abre el disco y que dirige la senda de un ejercicio que pareciera un constante loop. Guitarras estridentes, precisión matemática y una batería que marca el ritmo de cada canción son los elementos principales en que el conjunto va sustentando el peso de su sonido, la tenacidad de sus letras y la naturaleza avasalladora y destructora de sus composiciones. Bajo ese contexto, golpes como “The Abysmal Eye” y “Light The Shortening Fuse” no hacen más que acrecentar esa destrucción de frentón que impregna el disco.

No cabe duda de que la sección instrumental es la que finalmente le da el enfoque a “Immutable”, ya que son las visiones creativas del guitarrista Mårten Hagström, el bajista Dick Lövgren y, sobre todo, el baterista Tomas Haake, las que se encargan de establecer los parámetros por los que desfila este noveno larga duración, que también cuenta con la participación en algunos solos de Fredrik Thordendal, guitarrista de Meshuggah que regresa luego de una pausa. Esto permite que todo el aspecto instrumental logre separarse y destacar de la parte vocal a cargo de Jens Kidman y, aunque exista una coherencia que permite hacer convivir ambas veredas, a su vez logra que cobren una fuerza propia que se une por el bien mayor de la obra. Es eso lo que también permite que los interludios instrumentales con “They Move Below”, “Black Cathedral” o el cierre del disco con “Past Tense”, funcionen tan impecablemente para dosificar la agresividad impoluta y constante del álbum.

Aunque la inmutabilidad como concepto no es necesariamente el tema central, el hecho de que el apartado lírico se vincule con el concepto permite que la banda se desarrolle con bases propias y una completa libertad creativa dentro de su visión, haciendo que esa naturaleza ajena de cambios se aplique a su sonido e interpretación, siempre pendientes de lo que ocurra a su alrededor. Desde ahí también cobra sentido la portada con el hombre en llamas, representando la violencia y la lenta destrucción de la sociedad en ciertos aspectos, mientras que el cuchillo empuñado en su mano habla de que aún se recurre a la violencia como una forma de comunicación, así como una herramienta completamente válida en un contexto ya empapado por la misma violencia. Con todo eso a cuestas, “I Am That Thirst”, “The Faultless” y “Ligature Marks” muestran perfectamente eso: la banda manteniendo su mismo sello y naturaleza de siempre, expandiéndose creativamente para mostrar más de lo mismo, por muy contradictorio que aquello suene.

Podríamos decir que hace mucho rato Meshuggah inventó la rueda, en cierta forma, pero regañarle que se quede en lo mismo es simplemente negarse a enfrentar su propuesta. La calidad de interpretación y las posibilidades que se pueden desprender desde una configuración como la que entrega la banda, son los elementos que deben priorizarse cuando se analice la calidad y valor que pueda tener una obra a estas alturas del partido. Llegar al noveno álbum no es una tarea menor, algo que muchas agrupaciones dentro del metal no logran resistir, pero la manera en que Meshuggah se enfoca en hacer lo suyo y crear su propio nicho es lo que les permite mantenerse estables ante el paso del tiempo. Fueron seis años desde su último trabajo y el hype no fue un impedimento para apreciar lo que logran. Aunque “Immutable” esté lejos de ser su mejor álbum, sí es una buena muestra de que esta banda sabe lo que hace, y no dejará de hacerlo por miedo o incertidumbre a que su obra no sea comprendida.


ImmutableArtista: Meshuggah

Disco: Immutable

Duración: 66:43

Año: 2022

Sello: Atomic Fire


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Immutable Immutable
DiscosHace 4 días

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 5 días

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 2 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 2 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 3 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 3 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 4 semanas

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Mr. Morale & The Big Steppers Mr. Morale & The Big Steppers
DiscosHace 4 semanas

Kendrick Lamar – “Mr. Morale & The Big Steppers”

Cinco años de espera tuvieron que pasar lentamente para que Kendrick Lamar entregara la obra que, de alguna u otra...

Dragon New Warm Mountain I Believe In You Dragon New Warm Mountain I Believe In You
DiscosHace 1 mes

Big Thief – “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”

Con cuatro discos bajo el brazo y firmando un catálogo que en su estilo roza la perfección, es difícil no...

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 1 mes

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas