Conéctate a nuestras redes

Discos

El Álbum Esencial: “The Number Of The Beast” de Iron Maiden

Publicado

en

“Woe to you, oh Earth and sea, for the Devil sends the Beast with wrath / Because he knows the time is short / Let him who hath understanding reckon The Number of the Beast / For it is a human number, its number is six hundred and sixty six”.

Los versos citados anteriormente, extraídos del libro de las Revelaciones de la Biblia, marcan una de las introducciones más icónicas en la historia del heavy metal. “The Number Of The Beast”, la canción, marcó a fuego la trayectoria de la banda inglesa Iron Maiden, quienes con su tercer álbum lograron encumbrarse hasta lo más alto del estilo, iniciando su mejor época –creativamente hablando–, dando pie a una seguidilla de discos memorables, todos siempre medidos ante la vara de la placa de 1982, que, en la opinión de este redactor, sin superar a su séptimo lanzamiento, “Seventh Son Of A Seventh Son” (1988), es el trabajo más relevante en la historia del sexteto porque hizo de Iron Maiden el fenómeno de masas que es hasta nuestros días.

Habiendo terminado la gira de su segundo larga duración, “Killers” (1981), el conjunto liderado por el bajista Steve Harris se encontraba en un punto de inflexión. Paul Di’Anno, vocalista de la primera etapa discográfica de la doncella, vivía duros momentos desempeñando su trabajo como frontman de los británicos. El agotamiento provocado por las giras y la adicción a las drogas pusieron en conflicto el futuro del grupo junto al cantante, dando como resultado el despido de Di’Anno, quien más tarde fue reemplazado por Bruce Dickinson, en ese tiempo vocalista de Samson bajo el seudónimo “Bruce Bruce”, cuya voz única y poderosa llevó a Iron Maiden al siguiente nivel.

Un 22 de marzo de 1982, “The Number Of The Beast” salió al mercado instalándose de inmediato en el primer lugar del ranking del Reino Unido, consagrando a Iron Maiden como la nueva gran sensación de la NWOBHM (New Wave Of British Heavy Metal), ocupando su podio junto a nombres con más años en la carretera, tales como Black Sabbath y Judas Priest. Y es que en sus ocho cortes –el año 1998 se realizó una remasterización que agregó la canción “Total Eclipse” al set– este LP es una muestra de vigorosidad, presteza, virtuosismo y energía, dando vida a un sonido que rompió todos los esquemas de la época.

El viaje inicia con la entretenida “Invaders”, para llegar inmediatamente a uno de los cortes más completos del registro: “Children Of The Damned”; oscuro y épico, donde destaca el amplio registro de Dickinson, mucho más pulcro y operático que el estilo sucio y punk de Di’Anno, que complementó de manera apoteósica las composiciones de Harris. Ahora la agrupación no sólo sonaba como una ametralladora instrumentalmente, sino también como una verdadera banda de estadio, con coros poderosísimos como los de “The Prisoner” o la callejera “22 Acacia Avenue”, una especie de secuela del tema “Charlotte The Harlot” –continuando la historia de la prostituta de nombre Charlotte–, donde también se consolida la dupla de guitarras formadas por Dave Murray y Adrian Smith, una de las parejas musicales más emblemáticas en la historia del rock y el metal, de cuyas cuerdas surgen los solos a dos guitarras más inspirados y que, hasta nuestros días, han tratado de ser imitados sin éxito. También hay que destacar la encomiable labor de Clive Burr, baterista que finalmente tuvo que retirarse por problemas de agenda, para años más tarde ser diagnosticado de esclerosis múltiple, enfermedad que le quitaría la vida el año 2013.

La controversia también fue parte esencial de la historia que marcó “The Number Of The Beast”, ya que el propio nombre del disco y la imaginería que acompañaba a este, con la mascota de la banda, Eddie, haciendo al mismo tiempo de titiritero y títere de Satanás, llevó a la opinión pública a tildar al quinteto de satánico, causando el revuelo entre religiosos y conservadores de la época, atrayendo mucha atención sobre la banda, pero también costándoles un estigma que acompañó lamentablemente al grupo durante un buen tiempo. Tanto así, que cuando quisieron venir a dar su primer concierto a Chile el año 1992, organizaciones religiosas hicieron lo imposible para que el show no se realizara, y lo peor de todo es que lo lograron, en uno de los episodios más vergonzosos de nuestra historia de conciertos. En fin, el grupo se hizo popular gracias al sencillo que pone nombre a la placa, pero no sólo por la polémica alrededor de este, sino que además porque es un temazo que reúne todos los elementos que Iron Maiden buscaba presentar en esta nueva encarnación, y lo logran de manera impecable.

Para corroborar lo anterior, “Run To The Hills” se erige como otro de los clásicos por antonomasia de los británicos, con un tramo final de antología. Pero si queremos hablar de grandes finales, el corte que cierra el tercer álbum de Iron Maiden se lleva todos los galardones. Antecedido por “Gangland”, “Hallowed Be Thy Name” baja el telón en poco más de siete minutos del heavy metal más refinado de los ingleses. El relato de un hombre condenado a morir en la horca se transforma en uno de los cortes más épicos del conjunto, al punto de tener siempre –aunque ha habido excepciones– un lugar en el setlist de todas las giras del grupo desde que fue editado. “Hallowed Be Thy Name” es la carta de presentación para cualquier persona que quiera conocer a Iron Maiden y el heavy metal en general. En realidad, todo el disco viene a ser una clase maestra de cómo hacer heavy metal.

Nuevo integrante, nuevo sonido, controversias y éxito comercial, “The Number Of The Beast” es el gran hito en la historia de Iron Maiden. Luego de su lanzamiento sólo tuvieron que preocuparse de seguir creando álbumes geniales, haciendo de los ochenta su década más prolífica por lejos. Incluso si lo que vino después estaba a la misma altura o aún mejor, “The Number Of The Beast” es el disco esencial de Iron Maiden.


Artista: Iron Maiden

Disco: The Number Of The Beast

Duración: 39:11

Año: 1982

Sello: EMI


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Mr. Bungle – “The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo”

Publicado

en

The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo

Hacer algo nuevo, resignarse a los hits, dar en el gusto. Existen muchas razones para desempolvar un proyecto desde el baúl de los recuerdos, pero probablemente ninguna sea tan rebuscada como la que Mike Patton, Trey Spruance y Trevor Dunn hicieron con Mr. Bungle, ya que la reunión que el conjunto anunciaba entusiasmó a su fanaticada, pero sólo hasta el punto en que supieron de qué se trataría. Contra cualquier pronóstico, el conjunto reclutó a Dave Lombardo y Scott Ian para interpretar íntegramente “The Raging Wrath Of The Easter Bunny”, su primer demo grabado en 1986 y cuyo único registro era una grabación extraída de un cassette en mala calidad, donde había que adivinar lo que está tocando cada instrumento. Eso sí, hay un detalle no menor: este demo está muy lejos del sonido por el que la agrupación se hizo conocida en sus años de actividad, ya que la única locura presente no estaba en la estructura de sus canciones, sino que más bien en su sonido, con un thrash metal ochentero, que sería algo así como Mr. Bungle antes de Mr. Bungle. Prometedor, pero peligroso.

Y es que los cuestionamientos frente a “otro Dead Cross” era lo que más se repetía con cada adelanto que la banda entregaba, pero el resultado final desde la intro con “Grizzly Adams” está muy lejos de ser un refrito. Casi como si aquel polvoriento y ruidoso demo no existiera, la banda interpreta magistralmente cada una de las canciones que regrabaron en esta ocasión. A modo general, la decisión de retomar este período es exactamente por un fin noble, el de querer darle el valor que merece a un material que nunca fue tratado como se debía y que, con la madurez y experiencia que entregan los años, ahora puede lograrse de una manera mucho más enfocada que la que intentaron esos jóvenes que, por allá en 1986, sólo querían interpretar su música lo más rápido y fuerte que les fuera posible. De igual forma, elementos más contemporáneos se sienten de inmediato en “Anarchy Up Your Anus”, que dan a entender de que esos espasmos de modernidad son inevitables al revisitar un material un tanto fuera de tiempo, en una época en la ya todo está inventado.

“Raping Your Mind”, por ejemplo, no suena a nada diferente, ni novedoso, pero esa es precisamente su gracia: una banda que no espera sorprender ni consentir los deseos de los que miran a Mr. Bungle como lo más complejo, musicalmente hablando. Patton y sus secuaces sólo quieren tocar, pasarlo bien, hacerle justicia a un material que no se quedaba atrás en buenas ideas, pero que la falta de recursos propia de unos principiantes lo dejó en el olvido. De ahí en adelante, la obra se adentra en una extensa e imparable catedra de thrash metal, donde la complicidad de Patton, Spruance y Dunn se mezclan de manera impecable con dos de los exponentes más importantes del género, como lo son sus invitados especiales.

El dinamismo presente en canciones como “Bungle Grind”, “Methematics”, o la inédita “Eracist” (que fue compuesta en esos años, pero nunca grabada), demuestran esos indicios del Mr. Bungle más aventurado, pero sin dejar de lado el homenaje a toda máquina para esos referentes del thrash como lo hacen con el cover de Stormtroopers Of Death (“Habla Español O Muere”), o la estrepitosa versión de “Loss For Words”, clásico indiscutido de Corrosion Of Conformity. Lo que pareciera un disco cualquiera de metal no se queda ahí y sigue mostrando momentos excepcionales, como la decidida “Spreading The Thighs Of Death” o el implacable final de “Sudden Death”, que en siete minutos y medio despacha cada uno de los elementos de este supergrupo con una soltura y agresividad de unos jóvenes principiantes, y la meticulosidad y desplante de un grupo de artistas que lleva décadas entregando su música.

Más disco nuevo que “regrabación”, “The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo” logra indescriptiblemente no caer en ningún cliché del género, ya que su chapa de pasado de moda dura solamente hasta que podemos adentrarnos en la intención del álbum. Sacando lo anterior, notamos cómo el trabajo está empapado por una honestidad de ofrecer una obra entretenida y que cumple perfectamente con todas las expectativas, donde nada es forzado y todo suena en su lugar y con una simpleza que llega a ser intimidante. No es un thrash plástico, no es un thrash maquillado, es verdadera vieja escuela traída a la actualidad en la mejor de sus formas, no como un intento por regresar a algo que se tuvo en otro tiempo, sino que como el ejercicio de desarrollar esa idea que siempre estuvo inquietamente pendiente, y que finalmente pudo concretarse como debió ser en su momento.


The Raging Wrath Of The Easter Bunny DemoArtista: Mr. Bungle

Disco: The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo

Duración: 56:27

Año: 2020

Sello: Ipecac


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo
DiscosHace 17 horas

Mr. Bungle – “The Raging Wrath Of The Easter Bunny Demo”

Hacer algo nuevo, resignarse a los hits, dar en el gusto. Existen muchas razones para desempolvar un proyecto desde el...

The Ascension The Ascension
DiscosHace 4 días

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 5 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 6 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 2 semanas

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 2 semanas

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 2 semanas

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 3 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 3 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 3 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Publicidad
Publicidad

Más vistas