Conéctate a nuestras redes

Discos

El Álbum Esencial: “The Number Of The Beast” de Iron Maiden

Publicado

en

“Woe to you, oh Earth and sea, for the Devil sends the Beast with wrath / Because he knows the time is short / Let him who hath understanding reckon The Number of the Beast / For it is a human number, its number is six hundred and sixty six”.

Los versos citados anteriormente, extraídos del libro de las Revelaciones de la Biblia, marcan una de las introducciones más icónicas en la historia del heavy metal. “The Number Of The Beast”, la canción, marcó a fuego la trayectoria de la banda inglesa Iron Maiden, quienes con su tercer álbum lograron encumbrarse hasta lo más alto del estilo, iniciando su mejor época –creativamente hablando–, dando pie a una seguidilla de discos memorables, todos siempre medidos ante la vara de la placa de 1982, que, en la opinión de este redactor, sin superar a su séptimo lanzamiento, “Seventh Son Of A Seventh Son” (1988), es el trabajo más relevante en la historia del sexteto porque hizo de Iron Maiden el fenómeno de masas que es hasta nuestros días.

Habiendo terminado la gira de su segundo larga duración, “Killers” (1981), el conjunto liderado por el bajista Steve Harris se encontraba en un punto de inflexión. Paul Di’Anno, vocalista de la primera etapa discográfica de la doncella, vivía duros momentos desempeñando su trabajo como frontman de los británicos. El agotamiento provocado por las giras y la adicción a las drogas pusieron en conflicto el futuro del grupo junto al cantante, dando como resultado el despido de Di’Anno, quien más tarde fue reemplazado por Bruce Dickinson, en ese tiempo vocalista de Samson bajo el seudónimo “Bruce Bruce”, cuya voz única y poderosa llevó a Iron Maiden al siguiente nivel.

Un 22 de marzo de 1982, “The Number Of The Beast” salió al mercado instalándose de inmediato en el primer lugar del ranking del Reino Unido, consagrando a Iron Maiden como la nueva gran sensación de la NWOBHM (New Wave Of British Heavy Metal), ocupando su podio junto a nombres con más años en la carretera, tales como Black Sabbath y Judas Priest. Y es que en sus ocho cortes –el año 1998 se realizó una remasterización que agregó la canción “Total Eclipse” al set– este LP es una muestra de vigorosidad, presteza, virtuosismo y energía, dando vida a un sonido que rompió todos los esquemas de la época.

El viaje inicia con la entretenida “Invaders”, para llegar inmediatamente a uno de los cortes más completos del registro: “Children Of The Damned”; oscuro y épico, donde destaca el amplio registro de Dickinson, mucho más pulcro y operático que el estilo sucio y punk de Di’Anno, que complementó de manera apoteósica las composiciones de Harris. Ahora la agrupación no sólo sonaba como una ametralladora instrumentalmente, sino también como una verdadera banda de estadio, con coros poderosísimos como los de “The Prisoner” o la callejera “22 Acacia Avenue”, una especie de secuela del tema “Charlotte The Harlot” –continuando la historia de la prostituta de nombre Charlotte–, donde también se consolida la dupla de guitarras formadas por Dave Murray y Adrian Smith, una de las parejas musicales más emblemáticas en la historia del rock y el metal, de cuyas cuerdas surgen los solos a dos guitarras más inspirados y que, hasta nuestros días, han tratado de ser imitados sin éxito. También hay que destacar la encomiable labor de Clive Burr, baterista que finalmente tuvo que retirarse por problemas de agenda, para años más tarde ser diagnosticado de esclerosis múltiple, enfermedad que le quitaría la vida el año 2013.

La controversia también fue parte esencial de la historia que marcó “The Number Of The Beast”, ya que el propio nombre del disco y la imaginería que acompañaba a este, con la mascota de la banda, Eddie, haciendo al mismo tiempo de titiritero y títere de Satanás, llevó a la opinión pública a tildar al quinteto de satánico, causando el revuelo entre religiosos y conservadores de la época, atrayendo mucha atención sobre la banda, pero también costándoles un estigma que acompañó lamentablemente al grupo durante un buen tiempo. Tanto así, que cuando quisieron venir a dar su primer concierto a Chile el año 1992, organizaciones religiosas hicieron lo imposible para que el show no se realizara, y lo peor de todo es que lo lograron, en uno de los episodios más vergonzosos de nuestra historia de conciertos. En fin, el grupo se hizo popular gracias al sencillo que pone nombre a la placa, pero no sólo por la polémica alrededor de este, sino que además porque es un temazo que reúne todos los elementos que Iron Maiden buscaba presentar en esta nueva encarnación, y lo logran de manera impecable.

Para corroborar lo anterior, “Run To The Hills” se erige como otro de los clásicos por antonomasia de los británicos, con un tramo final de antología. Pero si queremos hablar de grandes finales, el corte que cierra el tercer álbum de Iron Maiden se lleva todos los galardones. Antecedido por “Gangland”, “Hallowed Be Thy Name” baja el telón en poco más de siete minutos del heavy metal más refinado de los ingleses. El relato de un hombre condenado a morir en la horca se transforma en uno de los cortes más épicos del conjunto, al punto de tener siempre –aunque ha habido excepciones– un lugar en el setlist de todas las giras del grupo desde que fue editado. “Hallowed Be Thy Name” es la carta de presentación para cualquier persona que quiera conocer a Iron Maiden y el heavy metal en general. En realidad, todo el disco viene a ser una clase maestra de cómo hacer heavy metal.

Nuevo integrante, nuevo sonido, controversias y éxito comercial, “The Number Of The Beast” es el gran hito en la historia de Iron Maiden. Luego de su lanzamiento sólo tuvieron que preocuparse de seguir creando álbumes geniales, haciendo de los ochenta su década más prolífica por lejos. Incluso si lo que vino después estaba a la misma altura o aún mejor, “The Number Of The Beast” es el disco esencial de Iron Maiden.


Artista: Iron Maiden

Disco: The Number Of The Beast

Duración: 39:11

Año: 1982

Sello: EMI


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Protomartyr – “Ultimate Success Today”

Publicado

en

Ultimate Success Today

El padre de la bomba atómica, un perro rabioso, el Emperador Constantino I, una actriz de cine mudo y una mula. La secuencia de portadas de los discos de Protomartyr tiene más significado que el aparente, debido a que las piezas diseñadas por Joe Casey, su vocalista, dan pistas de una identidad visual y por dónde se trazará la línea lírica y sonora. Frente a este panorama complejo y oscuro, llegan las punzantes y asfixiantes canciones de la banda, cuya particular visión del mundo, nihilista, reflexiva e irónica, puede ser para algunos un bálsamo, un baño de realidad, o bien, una mecha que lo encienda todo.

Obsesionado con la historia de las mulas y su función de animales casi desechables para el ser humano, el narrador toma inspiración para mirar con ojo crítico el mundo actual. Centrándose en la reflexión, y de manera casi profética, da en el clavo con sus referencias a los matones que llegan a los puestos de poder (“Processed By The Boys”) la policía y su brutalidad, y a quienes, aferrados a sus dogmas económicos, desechan la vida de otros.

“Ultimate Success Today” –retrasado por la pandemia– aparece como reflejo de ello. Al inicio, Jemeel Moondoc se encarga de introducir con extrema confianza el saxofón en “Day Without End” y en varios pasajes del álbum. Esa fuerza y carácter post punk en constante experimentación se materializa en nuevos arreglos, melodías e instrumentos ajenos a la banda, los que aportan más color y actitud. Por otro lado, el trabajo vocal es superior y se complementa con coros femeninos a cargo de Nandi Rose (“June 21”), donde es posible identificar a un Joe Casey que recita y balbucea cada vez menos, pero sin abandonar su postura de frontman despreocupado y sin carisma.

Los cinco discos que adornan las vitrinas de los de Detroit los han posicionado como una de las bandas más interesantes del último tiempo, a punta de intensos y repetitivos riffs, profundas líneas de bajo y una atmósfera ahogada por la voz recitada de Casey. Como punto alto, “The Aphorist” mantiene esa receta con una hipnótica guitarra contenida hacia un disonante final y una batería seca. La letra, con guiños a la literatura, repasa otra vez a la sociedad y a la política de manera ácida y directa.

Nuevamente el saxo acompaña a un bajo con mucha distorsión en “Tranquilizer”, una catarsis de tres minutos, que bien se asemeja a los primeros trabajos de la banda y que desemboca en la inquieta “Modern Business Hymns”. Podría parecer un caótico final si no fuera por “Worm In Heaven”, una suave, pero amarga balada, con un dejo a despedida.

Las referencias de las que bebe este y todos los álbumes de Protomartyr no son explícitas. Refugiados en la filosofía, las metáforas y el sarcasmo a ratos, construyen un relato difícil de descifrar, pero que al final es más sencillo de lo que parece. “Ultimate Success Today” suena oscuro y atrapante, como el fin de un ciclo o una declaración final, sin embargo, la luz se cuela cuando el discurso se torna más reflexivo y abierto: ¿Existe realmente un futuro? El miedo y la incertidumbre ahora se comparte.


Artista: Protomartyr

Disco: Ultimate Success Today

Duración: 40:07

Año: 2020

Sello: Domino


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ultimate Success Today Ultimate Success Today
DiscosHace 1 día

Protomartyr – “Ultimate Success Today”

El padre de la bomba atómica, un perro rabioso, el Emperador Constantino I, una actriz de cine mudo y una...

Inlet Inlet
DiscosHace 2 días

Hum – “Inlet”

Hay ocasiones en que el reconocimiento puede ser esquivo; un terreno donde no sólo basta con el talento, sino que...

Beyond The Pale Beyond The Pale
DiscosHace 3 días

JARV IS… – “Beyond The Pale”

Al final del día, casi todo termina siendo cosa de límites y dinámicas. Tras ocupar Irlanda en el siglo XIV,...

Providence Providence
DiscosHace 1 semana

Ulthar – “Providence”

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a...

Mordechai Mordechai
DiscosHace 1 semana

Khruangbin – “Mordechai”

En un presente tan automatizado como el actual, Khruangbin ha logrado con éxito captar la atención de la audiencia con...

Hum Hum
DiscosHace 2 semanas

Alain Johannes – “Hum”

La carrera de Alain Johannes habla por sí sola. Como “hombre en las sombras” ha sido el responsable de un...

Savage Peace Savage Peace
DiscosHace 2 semanas

Partisan – “Savage Peace”

Actualmente, una frase como “paz salvaje” resulta tan paradójica como acertada. La brusquedad de los cambios en los ritmos de...

Women In Music Pt. III Women In Music Pt. III
DiscosHace 2 semanas

HAIM – “Women In Music Pt. III”

Desde el lanzamiento de “Summer Girl” el año pasado, era claro que el tercer álbum de HAIM, “Women In Music...

Hell Will Come For Us All Hell Will Come For Us All
DiscosHace 3 semanas

Aversions Crown – “Hell Will Come For Us All”

Australia no sólo es el país originario de bandas importantes de rock como AC/DC, y otras que nacieron durante la...

Amends Amends
DiscosHace 3 semanas

Grey Daze – “Amends”

Para quienes crecieron con los himnos de Linkin Park sonando fuerte en la radio y en la televisión, la muerte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas