Conéctate a nuestras redes
Rumours Rumours

Discos

El Álbum Esencial: “Rumours” de Fleetwood Mac

Publicado

en

El conflicto vende, y mucho. Todo lo ligado a los espectáculos inmediatamente tiene más atención si aparece algo dramático alrededor, escindiendo los límites entre la obra y el artista. Ahora, si ambas cosas son interesantes, entonces el material no se agota, por ende, las arcas recipientes de dinero, atención y adulación no se detienen en su labor. El drama vende, y mucho, pero lo que no se sabía hasta “Rumours” era que el drama podía sonar irresistible, y muy pop.

Fleetwood Mac, casi sin querer, dibujó los planos que rigen al pop hasta el día de hoy, con elementos claves que explican cómo la canción de aquel estilo puede sobrevivir con ligereza al paso del tiempo y, más aún, por qué nos atrae tanto el conflicto cuando es puesto en canciones. La historia de “Rumours” es clara y documentada, y data de mucho antes de su lanzamiento el 4 de febrero de 1977. Dos parejas en medio de un quiebre inminente, un affair que llevaba años sin consumarse, un disco que muchas veces estuvo a punto de morir, un legado que se cimenta, una decena de canciones inolvidables que salen desde peleas a muerte y mesas llenas de cocaína. “Rumours” tiene todo para generar películas o series alrededor, pero es lo musical lo que prevalece, además de su estatus como uno de los discos más vendidos en la historia de la música, con más de 40 millones de copias despachadas.

Su producción no tiene desperdicios y el sonido es calidad pura, en especial en la forma en que se escuchan sus percusiones, una señal superficial pero decidora de los valores de grabación y mezcla de discos de la época. Por eso, aunque Kansas fuera más rockero que Elvis Costello, era este último el que pegaba más azotes a los oídos. Con esos parámetros, cada instrumento en “Rumours” fue tratado con cuidado, y no es raro, pensando en que cada acción alrededor del disco estaba impregnada de disputas, miradas de reojo, desconfianzas y pasión.

Lindsey Buckingham y Stevie Nicks terminaron su relación justo cuando la banda comenzaba a planear su undécimo disco. En el otro extremo, John y Christine McVie no estaban mucho mejor, ultimando un divorcio que resultaba tan doloroso como pesimista para la agrupación, pensando que el baterista Mick Fleetwood y los McVie son quienes partieron con la banda (John junto a Mick en 1967, y Christine en 1970). Pero el álbum podría haber sido un desastre si es que Fleetwood no hubiera entendido a la perfección la situación. En vez de pedir que operaran como una banda, notó que cada cual debía leer lo ocurrido a su modo. John necesitaba espacio, pero el resto quería componer, y eso fue lo que pasó.

Tampoco ocurrió de un día para otro, porque no todo podía volver a ser como fue alguna vez. John y Mick incluso notaron, antes de terminado 1975, que el siguiente paso debía ser definitorio y por ello no siguieron trabajando con el productor Keith Olsen, derivando posteriormente en Ken Caillat y Richard Dashut, más por temas técnicos que creativos: ellos sabían que debían potenciar la sección rítmica de una banda que vocalmente ya era poderosa. Y precisamente eran las voces las que estaban contrariadas, y cada cual tenía su agenda propia que atender. Buckingham, por ejemplo, sabía que debían armar un disco derechamente pop, alejado de la forma más rockera y blusera que intentaban impregnar Mick y John, y su compañera en esas ideas era Christine, quien, pese a tener una formación más clásica, entendía el valor de canciones más directas y que pudieran ser apreciadas por una cantidad de gente más grande. Prueba de esa afinidad musical es que 40 años después ambos lanzan su primer disco colaborativo como dúo.

En el papel había claridad de los pasos a seguir, pero en la realidad las sesiones se extendieron por casi la totalidad de 1976 por culpa de los excesos, sea en la tensión personal, en las inseguridades como banda, o por las drogas y fiestas que parecían ser la regla primordial. En un entorno así, los conflictos se acentuaron y las distancias se alargaron, pese a tener que compartir a ratos la misma habitación. Todo se erigía como un exceso, desde el hecho de que las mujeres se quedaran en una habitación frente a la playa y los hombres estuvieran viviendo en el estudio mismo, el Record Plant de Sausalito, California, hasta la ridiculez de tener que cambiar de cuerdas la guitarra de Lindsey cada 20 minutos en la grabación de “Never Going Back Again” para preservar ese “brillo en la interpretación de Buckingham”, como diría Caillat que, además, afirmó que tuvieron que gastar un día entero de grabación en las líneas de guitarra para luego, porque Lindsey cantaba en otro tono, grabarlo todo nuevamente al día siguiente.

Esa perfección en cada detalle es evidente en “Rumours”, un disco que todavía no suena antiguo y cuya forma de enfrentar melodías, armonías y recursos sonoros, sigue presente en el pop más plástico y en el más orgánico. Lo mejor de todo, es que cada parte del proceso de “Rumours” terminó justificando el resultado final. Por ejemplo, aunque Buckingham tenía una gran cantidad de guitarras, estas no dejan en segundo plano nunca a los pianos y órganos de Christine o a la sección rítmica de Mick y John. A su vez, Lindsey y Stevie Nicks tienen la misma cantidad de canciones escritas en el disco, en tanto que Christine tiene cuatro tracks a su haber, y esto hace más vívida la única composición del álbum firmada por más de una persona: “The Chain”, la pieza fundamental de “Rumours”, esa canción que necesitó de todos a la vez, cortando, pegando, editando, armando ese puente que inicia la cara B del disco y que hoy porta una identificación transversal, siendo parte hasta de la película “Guardianes de la Galaxia 2”.

El conflicto vende y también es buen catalizador para una creación urgente, pero es extraño que pueda derivar en algo tan constructivo como lo que terminó siendo “Rumours”. Cualquier banda en esa situación se hubiera derrumbado, con escándalos explosivos, incluso amenazando su legado, pero Fleetwood Mac tomó corazones rotos, egos heridos, e inseguridades punzantes y los convirtió en un álbum que aún marca épocas. Un disco que pasó la prueba del tiempo, y cuya trascendencia sigue indeleble hasta ahora.


Artista: Fleetwood MacRumours

Disco: Rumours

Duración: 39:43 minutos

Año: 1977

Sello: Warner Bros.


Discos

OFF! – “Free LSD”

Publicado

en

Free LSD

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza diferencias notorias con su concepto clásico, impulsado anteriormente por un sonido rudimentario y directo. Lo que parecía ser un camino irrestricto, ahora se cruza con relatos lisérgicos, contactos alienígenas y teorías conspirativas. Adoptando matices “espaciales”, la banda replantea aquel revival a la génesis del hardcore punk, marcando su disco más experimental hasta la fecha.

El tercer trabajo de los californianos se posiciona en un escenario distópico, donde la frontera entre realidad y ficción es difusa. A pesar de que la agresividad en su interpretación se mantiene, el punk purista de OFF! se mezcla con elementos nuevos y, acoplándose a un sonido más pesado, también se da espacio para influencias como el noise o el jazz. En esta fórmula híbrida, la fuerza en el concepto es lo que brinda cohesión a la obra. “Free LSD” se plantea desde un presente en crisis, donde el contacto con seres extraplanetarios es inminente, tal como refleja el trabajo gráfico de Raymond Pettibon, quien ha acompañado a Keith Morris desde sus juveniles años con Black Flag.

En términos técnicos, se trata de un álbum muy bien estructurado. La fluidez en las transiciones y la congruencia en el contenido lírico generan la percepción de una gran composición unitaria de 38 minutos, la cual viaja por un rumbo vertiginoso de intensidades. En este mismo sentido, “Free LSD” se compone de cuatro partes. Utilizando una distribución que recuerda al debut “First Four EPs” (2010), cada sección de cuatro canciones finaliza con un interludio (“F”, “L”, “S” y “D”), donde luce la colaboración de Jon Wahl en el saxofón y la virtuosidad de Justin Brown, el nuevo baterista de la banda. Junto a los arreglos de sintetizadores y ruidos de interferencia, estos cuatro instrumentales logran su propósito y ahondan en la inmersión a los planteamientos dibujados por el disco.

Desde el campo de las guitarras, este trabajo también ofrece nuevas perspectivas. Sin soltar la crudeza propia de los inicios del hardcore, Dimitri Coats añade una técnica donde prima la disonancia, la velocidad y los cambios continuos. Por otro lado, el rol vocal es la arista que otorga mayor sustancia al álbum. Con 67 años, Keith Morris se mantiene fiero y enérgico, asumiendo la posición de un punk curtido, escéptico y fatalista, quien augura los últimos años de la raza humana. “War Above Los Angeles”, “Worst Is Yet To Come”, o la que da el nombre al disco, son algunas canciones donde la confluencia de los elementos construye de manera concreta aquel imaginario caótico y apocalíptico.

En proyectos artísticos, la innovación suele ofrecer oportunidades interesantes, y en esta ocasión, el paso hacia nuevas propuestas es una decisión inesperada y exitosa en sus pretensiones. Con “Free LSD”, OFF! logra superar una de sus principales debilidades, añadiendo códigos propios a una sonoridad con características casi exactas a las de Black Flag durante sus primeros años. Frente a un presente crítico e impredecible, hacer música desde una óptica punk sideral, donde se une la distopía capitalista con la invasión extraterrestre, parece ser una idea muy oportuna.


Free LSDArtista: OFF!

Disco: Free LSD

Duración: 38:13

Año: 2022

Sello: Fat Possum Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Free LSD Free LSD
DiscosHace 6 días

OFF! – “Free LSD”

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza...

Ritmos En Cruz Ritmos En Cruz
DiscosHace 7 días

La Ciencia Simple – “Ritmos En Cruz”

Desde “Hacia El Mar” (2014), La Ciencia Simple ha propuesto una reconfiguración de su sonido, pasando por el post rock...

Cool It Down Cool It Down
DiscosHace 2 semanas

Yeah Yeah Yeahs – “Cool It Down”

A casi 20 años de la explosión del post-punk, o garage revival (que cada uno le ponga la etiqueta que...

II II
DiscosHace 2 semanas

Dead Cross – “II”

Con tantos proyectos que posee Mike Patton, no es difícil perder la pista de cada cosa que hace el frontman...

The Car The Car
DiscosHace 3 semanas

Arctic Monkeys – “The Car”

El lanzamiento de su séptimo disco no era un paso más en la carrera de Arctic Monkeys. Tras un “Tranquility...

The End So Far The End So Far
DiscosHace 3 semanas

Slipknot – “The End, So Far”

Fuerte y claro fue el mensaje que Slipknot entregó con “We Are Not Your Kind” (2019), una obra que vio...

As The Moon Rests As The Moon Rests
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “As The Moon Rests”

Bastó solo el lanzamiento de “Forever Blue” (2020) para que la música de A.A. Williams comenzara a ser destacada por...

Luz Figura y Sombra Luz Figura y Sombra
DiscosHace 4 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “Luz, Figura y Sombra”

Cómo Asesinar A Felipes nos tiene mal acostumbrados a sembrar expectativas en la espera de cada uno de sus lanzamientos,...

Aethiopes Aethiopes
DiscosHace 1 mes

Billy Woods – “Aethiopes”

En “La Odisea” de Homero, África subsahariana era llamada Aethiopia, hoy conocida como Etiopía; mientras que Aethiope se transformó en...

God's Country God's Country
DiscosHace 1 mes

Chat Pile – “God’s Country”

El ejercicio de escuchar música en formato álbum es una experiencia que se puede abordar de muchas maneras. Ya sea...

Publicidad
Publicidad

Más vistas