Conéctate a nuestras redes
Reign In Blood Reign In Blood

Discos

El Álbum Esencial: “Reign In Blood” de Slayer

Publicado

en

Es una elección obvia y ya se ha dicho todo lo que se puede decir sobre un disco tan remarcable como este: que es considerado una de las obras maestras del estilo, que su sonido sigue tan vigente y rupturista como hace 31 años, o que es un referente para un sinnúmero de bandas que siguen encontrando en sus diez canciones una fuente inagotable de inspiración. “Reign In Blood”, del año 1986, es la mejor carta de presentación para cualquiera que quiera saber de qué va el thrash metal en su faceta más oscura, brutal y refinada, y agregar más elogios, sería pura majadería. Es por este motivo que, para la revisión de este álbum esencial, he decidido hacerlo desde una perspectiva netamente personal; tratar de transmitir mi experiencia al escuchar el disco.

Recuerdo de niño meterme a intrusear en la colección de cassettes de mi papá y deleitarme con las distintas carátulas de los álbumes que se encontraban en el sencillo mueble de madera, muchos de ellos verdaderas joyas de la música. Como no sabía usar el equipo de música y tampoco había tenido la oportunidad de escuchar todas las cintas, me sentaba en el piso del living y me dedicaba a analizar las portadas e imaginarme cómo era la música que contenían. Entre la lista, donde se podían encontrar nombres tan disimiles como el de Jean-Michel Jarre o Illapu, me llamaban especialmente la atención las de Iron Maiden. La figura de Eddie, icónica mascota del grupo británico, me causaba pesadillas y se me instaló en la cabeza la idea de saber qué música tocaba una banda con tan terrorífico imaginario. Fue así como un día mi papá puso en el equipo de música “Powerslave” (1984) -o “Esclavo del Poder”, como lo titulaba la edición en español de la placa-, y ese día descubrí cómo sonaba el metal, el estilo de música más pesado que había escuchado en mi corta vida.

Luego echamos mano a Metallica con el “Black Album” (1991), cuyo concepto de carátula no fui capaz de comprender, o el “Russian Roulette” (1986) de Accept, hasta que llegamos a un cassette que no poseía carátula, sólo tenía escrito sobre la tapa “Slayer – Hell Awaits”. Se trataba de una copia casera que hizo mi papá de otra grabación de similares características, de un especial del grupo que transmitieron por la radio. Al no tener un “mono” que adornara la portada, no sentí la urgencia por descubrir qué tocaban “los Slayer”, pero la advertencia de mi padre me convenció de darle una oportunidad. Mi viejo me dijo que era la banda más pesada de su colección, quizás hasta satánicos de verdad y no de pura pose como el resto de los que escuchaba, y que su música no era para todos. Después de escuchar el tema que pone el nombre al registro del año 1985, pude corroborar las palabras de mi papá: Slayer era lo más pesado –y demoniaco– en su selecta colección, y sin la necesidad de poner un monstruo en su portada, me causaron severas pesadillas.

Tuvo que pasar alrededor de una década para reencontrarme con la bestia y perderle el miedo. Fue después de ver un capítulo de un programa llamado “Patiperros” en TVN, donde contaban el día a día de chilenos que se fueron a probar suerte a otras partes del mundo, cuando contaron brevemente la historia de Tom Araya, voz y bajo de Slayer, quien, para mi sorpresa, descubrí que era chileno. Siendo un adolescente que creció bajo el manto del nü metal, siempre tuve en cuenta el legado de aquellos que sirvieron de influencia para mis ídolos, por lo que saber que parte importante de Slayer había salido desde mi país me instó a profundizar en su discografía y escucharlos por primera vez con atención. Echando mano a programas de descargas ilegales como Kazaa o eDonkey –continuando la tradición familiar–, los descubrí en la época del “God Hates Us All” (2001), y no tardé en ir al pasado para revisar lo mejor de su trabajo y dar con el disco que terminó con mis pesadillas y dio inició a mi devoción por el cuarteto norteamericano. Ese disco es el imprescindible “Reign In Blood”.

Lo primero que me llamó la atención fue la corta duración del registro. En tan solo 29 minutos, Tom Araya, Jeff Hanneman, Kerry King y Dave Lombardo, lograron despacharse un álbum redondo, donde no sobra ni falta nada. Hasta ese momento, todo lo que había revisado en cuanto a metal tendía a decantarse por temas épicos de más de cinco minutos, llenos de arreglos y otros ornamentos, y Slayer hacía todo lo contrario: en dos minutos te tomaba por sorpresa, te ametrallaba con riffs, tarros y letras llenas de blasfemia, y sin pausa alguna daba paso al siguiente tema, para volver a sacudirte sin concesiones. Recuerdo ir caminando por las calles a la salida del colegio, escuchando las primeras canciones del LP: “Angel Of Death”, uno de los himnos por antonomasia de la historia del conjunto, “Piece By Piece” y “Necrophobic”, con los audífonos en las orejas a todo volumen y sosteniendo mi walkman –ya estábamos en la época de los CDs–, forzándome a mantener el paso y no ponerme a correr por la cuadra, porque ni pensar en poner pausa. “Reign In Blood” es uno de esos álbumes que, una vez que se da play, es imposible detenerse. Su relato es tan conciso, que se escucha de una tirada o no se escucha.

Enter to the Reign of Satan!”, declama Tom Araya en uno de mis cortes favoritos del disco, “Altar Of Sacrifice”, en pasajes musicales realmente apocalípticos, donde la feroz batería de Lombardo se sale de la perpetua marcha liderada por la caja, para secundar la dupla de guitarras formada por King y Hanneman, que suenan como verdaderos paladines del averno dando vida a melodías filosas y furibundas. Mientras bandas como Metallica o Megadeth se alejaban de los terrenos del thrash para probar algo más heavy, y grupos como Anthrax o D.R.I. jugaban el estilo desde una perspectiva más punk o callejera, Slayer iba de lleno a las zonas más extremas del thrash, consiguiendo crear una sinfonía digna de un soundtrack para el fin de los tiempos. Escuchar “Altar Of Sacrifice” en vivo el año 2012 en la última edición del Maquinaria Festival, seguida de “Jesus Saves” –tal como ocurre en la placa–, de pie en medio del circle pit (porque me había clavado una gran espina en el pie en medio del mosh dos canciones antes), entre la tremenda polvareda del Club de Campo Las Vizcachas, fue replicar en carne, huesos y alma, las postales terribles de “Reign In Blood”.

Hacia la mitad del disco, la partida de “Criminally Insane” cae como un falso descanso para los sentidos, para retomar la marcha y seguir adelante con las adrenalínicas “Reborn” y “Epidemic”. En el cassette pirateado de mi papá una de las canciones que más le gustaba era “¨Postmortem”, quizás la más variada del registro, dueña de un riff ganchero y con los suficientes quiebres como para poder cabecear, cantar y moshear hasta morir. Como había escuchado la canción de manera individual, el final siempre me parecía extraño, ya que daba la idea de que el corte no terminaba ahí, y el hecho de haber confirmado mis sospechas cuando escuché el disco por primera vez me hizo sentir que había encontrado un tesoro, y ese tesoro tomó forma de mi canción favorita de Slayer: “Raining Blood”. El inicio es insuperable, en mi opinión uno de los más poderosos e icónicos de la historia del thrash y del metal en general. Un telón gigante que se abre para dejar entrar al demonio y a todos sus acólitos durante los cuatro minutos más mortales de la historia de la música pesada. Cuando las distorsiones de guitarra y la batería de Lombardo se desbocan hacia la perdición, un relámpago suena estruendoso y sólo nos quedamos con la lluvia –de sangre, seguro–, como la que baña a los músicos al final de “Still Reigning” (2004), el majestuoso DVD donde el grupo rinde tributo a su trabajo más emblemático.

Sí, “Reign In Blood” es un disco que definió al género, que sigue sonando fresco, y cuya influencia en las generaciones que lo sucedieron es innegable. Todo lo anterior es cierto, pero para mí este álbum es el que me transformó en un devoto de los estadounidenses, y cada vez que me pongo los audífonos y vuelvo a presionar play a esas diez canciones –de principio a fin, sin interrupciones–, recuerdo el día en que un primer encuentro con un cassette pirata sin carátula me reveló una de las bandas que me acompañaría de por vida.


Reign In BloodArtista: Slayer

Disco: Reign In Blood

Duración: 28:58

Año: 1986

Sello: Def Jam / Geffen


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Japanese Breakfast – “Jubilee”

Publicado

en

Jubilee

Michelle Zauner lleva un tiempo esperando una oportunidad como esta, un momento en el que la atención esté completamente sobre ella para entregar su placa definitiva, donde se consolide lírica y sónicamente. “Jubilee”, su tercer disco bajo el nombre de Japanese Breakfast, aparece como un punto cúlmine en su carrera, como un testamento de una nueva fuerza del indie a considerar. Todo comienza con “Paprika”, una patada a la puerta tras casi cuatro años de silencio desde el lanzamiento de su último álbum, “Soft Sound From Another Planet”, y es también un adelanto de los nuevos sonidos y temáticas que explorará en el álbum, con trompetas que guían una llegada mucho más alegre de lo que se le recuerda.

A diferencia de sus materiales anteriores, “Jubilee” busca alejarse de la pérdida y tristeza. Rítmicas guitarras eléctricas, synths ochenteros, cuerdas y trompetas reflejan un disco más relajado, pero no por eso menos complejo. “Be Sweet” es el himno definitivo del álbum, su tema más cercano al pop clásico, el que creó en colaboración con Jack Tatum de Wild Nothing. Existe un sentido de exploración casi adolescente en este tema, donde sólo pide la amabilidad y honestidad de la otra persona: “Se dulce conmigo, quiero creer en ti, quiero creer en algo”, expresa en el pegajoso coro. La sensación juvenil se replica en “Kokomo, IN”, un tema más confesionario donde utiliza elementos del folk para contar un imaginario adolescente. Aquí Zauner luce sus talentos líricos, creando una carta a una versión más joven de sí misma y convirtiéndose en la compañía que hubiera deseado tener en esa época.

“Posing In Bondage” cierra la primera mitad del disco y lo hace de manera espectacular. A diferencia las anteriores, esta canción se acerca más al art pop en una constante composición que sorprende a cada segundo por los detalles de su producción. Las cuerdas la convierten en un tema ideal para una noche solitaria, que fácilmente podría aparecer en un capítulo de “Twin Peaks”. La soledad y el deseo por una conexión significativa se pueden percibir en los espacios en vacío de la canción, dando lugar a la construcción de más tensión en un atmosférico final y cerrando bien el primer tramo de “Jubilee”, bloque donde se encuentran los tracks que apuntan a convertirse en éxitos.

El resto de las canciones exploran una mayor diversidad sonora e instrumentales más oscuros, como en la atrapante “Sit”, que comienza con distorsiones cercanas al noise, pero que pronto dispersa el ruido para un angelical trance. La segunda parte también presenta mejor su punto de vista como mujer en la industria. “Savage Good Boy”, en colaboración con Alex G, cuestiona el poder de los billonarios y se posiciona desde el lugar de un hombre poderoso, sin embargo, sus personajes son complejos, donde, lejos del dinero, quieren regresar a casa con su ser amado.

“Jubilee” tiene un ambiente más positivo, pero hay puntos que recuerdan a la música anterior de Japanese Breakfast. En “In Hell” maldice su propia suerte y lamenta la pérdida de su perro y, pese a lanzarlo ahora, el tema se escribió en sus eras anteriores, lo que explica la disonancia temática con el resto de las canciones. A pesar de esto, pasa desapercibido con un instrumental lleno de trompetas y synths que lo homogenizan con el resto del material. También existe un momento barroco en “Tactics”, donde se acerca más a contemporáneas como Angel Olsen, en la que es quizás la única balada como tal del disco.

Lejos de ser un cierre temático como tal, “Posing For Cars” es un tema para lucir sus dotes como músico, con un brillante solo de guitarra, finalizando el álbum en uno de sus puntos más altos. “Sólo soy una mujer con soledad. Sólo soy una mujer con necesidades”, expresa en su carta de amor, donde las palabras no logran expresar todo lo que se siente y es su instrumento el que refleja toda la complejidad de sus sentimientos. De esta forma, “Jubilee” puede parecer menos complejo que otras placas de Japanese Breakfast, sin embargo, es quizás el material donde mejor refleja su punto de vista como artista, reconectándose con una adolescencia perdida y reexaminándola con la experiencia del presente. En su tercer acto, Zauner se va a lo grande y aprovecha cada oportunidad de explorar sus límites como compositora, narradora y músico.


Artista: Japanese Breakfast

Disco: Jubilee

Duración: 36:59

Año: 2021

Sello: Dead Oceans


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Jubilee Jubilee
DiscosHace 2 días

Japanese Breakfast – “Jubilee”

Michelle Zauner lleva un tiempo esperando una oportunidad como esta, un momento en el que la atención esté completamente sobre...

Ancient Dreams In A Modern Land Ancient Dreams In A Modern Land
DiscosHace 4 días

MARINA – “Ancient Dreams In A Modern Land”

Dentro de la variada gama del pop alternativo que surgió en la década pasada, la carrera de Marina Diamandis es...

Van Weezer Van Weezer
DiscosHace 2 semanas

Weezer – “Van Weezer”

Weezer ha lanzado una gran cantidad de discos de manera ininterrumpida durante los últimos años. Ni siquiera la pandemia de...

WINK WINK
DiscosHace 2 semanas

CHAI – “WINK”

Como pocas veces en la industria, una ola internacional de música golpeó con fuerza en los últimos años. La era...

Cavalcade Cavalcade
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Cavalcade”

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de...

Dry Cleaning Dry Cleaning
DiscosHace 3 semanas

Dry Cleaning – “New Long Leg”

Usualmente, al ver lo mal que lo pasa la mayoría de los habitantes del mundo, es difícil buscar una referencia...

Daddy’s Home Daddy’s Home
DiscosHace 3 semanas

St. Vincent – “Daddy’s Home”

Desde su debut en 2007 con “Marry Me”, St. Vincent ha adoptado una multiplicidad de personas para contar sus historias,...

Hella Love Hella Love
DiscosHace 1 mes

Marinero – “Hella Love”

Marinero es el seudónimo de Jess Sylvester, músico de ascendencia mexicana que para este álbum abandona la bahía de San...

Seek Shelter Seek Shelter
DiscosHace 1 mes

Iceage – “Seek Shelter”

Cuando lanzaron “New Brigade” y “You’re Nothing” en 2011 y 2013, respectivamente, los daneses de Iceage estaban en la cima...

G_d’s Pee AT STATE’S END G_d’s Pee AT STATE’S END
DiscosHace 1 mes

Godspeed You! Black Emperor – “G_d’s Pee AT STATE’S END!”

Durante 2019, previo a que el mundo entrara en su letargo y una pandemia no fuese más que un argumento...

Publicidad
Publicidad

Más vistas