Conéctate a nuestras redes

Discos

El Álbum Esencial: “Mellon Collie And The Infinite Sadness” de The Smashing Pumpkins

Publicado

en

Existen muchos discos excelentes, pero son pocos los que nos acompañan durante toda nuestra vida. Pocas cosas que se sienten similares a escuchar un álbum que se vuelve parte de nuestra biografía, y probablemente las más cercanas de aquellas sean dos: el sentimiento de enamorarse y el sentimiento de la pérdida de un ser querido. Esos dos hechos vitales caben en un principio que Sigmund Freud denominó el Eros y el Tánatos; el amor y la muerte, que envuelven las instancias más significativas de nuestra existencia e impregnan eso que como humanos llamamos “el sentido de la vida”. Escuchar un disco que se vuelve parte de nuestra vida significa justamente eso: vivir a partir de él como quien comparte sus alegrías con sus seres amados, o extraviarse en él como quien se pierde en la más profunda tristeza, cuando uno se siente morir en vida.

El álbum “Mellon Collie And The Infinite Sadness” de The Smashing Pumpkins para muchos se ha vuelto una pieza fundamental de nuestra biografía, porque es como la vida misma: un inevitable ir y venir de alegrías y sufrimientos. En su momento, Billy Corgan pensó un álbum de dos discos que pretendió ser el “The Wall” (1979) de quienes vivieron su adolescencia durante los noventa, la llamada “Generación X”. Y, a pesar de que el frontman de la banda afirmó que no se trataba de un álbum estrictamente conceptual y que tenía un carácter más “vago y suelto” que sus discos anteriores, este se basaba en “la condición humana del sufrimiento mortal”. No obstante, ha sido el tiempo el que se encargó de crear una mística en torno a la obra, otorgándole su propio carácter conceptual.

“Dawn to Dusk” y “Twilight to Starlight” (“Del amanecer al anochecer” y “Del ocaso a la luz de las estrellas”) es la división que separa los dos discos del álbum. Todo un día, de luz y oscuridad. Tal vez el carácter conceptual del disco no haya sido tan importante para Billy Corgan, D’arcy Wretzky, James Iha y Jimmy Chamberlin, pero qué importa, la vida misma se habría de encargar de darle una unidad al disco, a su arte y a la variabilidad del mismo, porque sencillamente en cada claro de la existencia se crean penumbras y porque en una primera instancia es bien difícil poner en una misma línea temas descarnados, como “Fuck You (An Ode To No One)” o “Zero”, junto a la ternura de canciones como “Farewell And Goodnight” o la tranquila “Lily (My One And Only)”.

El imaginario lunar del arte del disco, que combinó una estética victoriana etérea con las ideas ornamentales tras la película de Georges Méliès, “Le Voyage Dans La Lune” (“Viaje A La Luna”, 1902), ayudan a llenar el disco de un aura propia que está entre lo onírico y lo anacrónico, donde pareciera que siempre queda algo por oír. El disco adquiere tintes nuevos cada vez que se lo escucha, ya sea en el deleite del adolescente errático, algo sensible y extraviado, o en el primer cuarto de vida, ese adulto-joven medio tristón. Probablemente, en diez años más vayamos a admirar esta pieza desde otra vereda, cuando adquiera otros tintes e ilumine otras áreas de nuestra existencia que en este momento no podemos ni imaginar.

“Mellon Collie And The Infinite Sadness” nos inserta en la antiquísima contraposición de la luz y la oscuridad, y nos pone en sintonía con esas dos pulsiones que gobiernan gran parte de nuestra existencia: el amor y la muerte. Ya sea en el extravío de la adolescencia o en la inercia de la vida adulta, este disco evoca un estado particular de confortabilidad, un sentimiento de protección que es propio de un bello sueño. Haber crecido junto a este álbum lo convierte en parte de la vida misma; vibrar con él cada vez que se lo escucha es sentirse en casa.


Artista: The Smashing Pumpkins

Disco: Mellon Collie And The Infinite Sadness

Duración: 121:39

Año: 1995

Sello: Virgin


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

Publicado

en

CLOSURE / CONTINUATION

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca fue el caso para Porcupine Tree, gracias a que Steven Wilson, considerado la figura principal del proyecto, se encargaba de decir en cuanta entrevista que podía que todo había terminado, desechando así las posibilidades de un nuevo larga duración luego de la pausa tras “The Incident” (2009) para enfocarse en su carrera solista. Ahora como trío conformado por Wilson junto al tecladista Richard Barbieri y el baterista Gavin Harrison, la agrupación sorprendió con el anuncio de “CLOSURE / CONTINUATION”, trabajo que, tal como su nombre lo indica, viene a cerrar una etapa de silencio para continuar en lo que deparará el futuro para uno de los nombres mejores evaluados en el resurgir del rock progresivo durante los 90.

Ciertamente, “CLOSURE / CONTINUATION” comenzó a construirse de manera anticipada a su lanzamiento, debido a que las tres canciones encargadas de abrir el álbum fueron parte de los cuatro adelantos que presentó la banda. Es así como el viaje parte con un sonido muy familiar no sólo a lo que se conoce de Porcupine Tree, sino que también a la carrera solista de Wilson, resultando imposible no percibir algunos atisbos de esta en los cortes “Harridan”, “Of The New Day” o “Rats Return”, donde apreciamos la calidad instrumental de los músicos mediante intensas secciones llenas de matices y muy en la línea del rock progresivo, sin dejar de lado esa cálida impronta acústica que Wilson aporta en sus composiciones, así como también los elementos más electrónicos, como ha sido tónica en sus lanzamientos solistas más recientes. Indudablemente, algo para todos los gustos, con letras tomando la premisa de cierre o inicio, y una dualidad que es muy bien tratada, tanto en la forma en que se estructura el disco como en sus composiciones.

Punto aparte para la potencia sonora de “Rats Return” y sus guiños a polémicas figuras históricas, como Gengis Kan y los dictadores Mao Tse Tung, Kim Il-Sung e incluso Augusto Pinochet, ejerciendo una carga aún más fuerte en una canción que de por sí sola ya cuenta con un aura completamente sombría gracias al juego de guitarras. Por otro lado, el relato permite que momentos como “Dignity” o “Herd Culling” puedan ir dosificando perfectamente las capas y constantes giros de ritmos a una manera pausada y sin contratiempos, haciendo que el disco quede muy lejos de la monotonía y, a veces, hastío que generan otras obras del progresivo moderno, donde solamente se enfocan en caricaturizar la variedad de ritmos o demostrar quién puede tocar mejor o más rápido su instrumento. Ciertamente, ese nunca ha sido el caso con Porcupine Tree, y en este disco Wilson demuestra particularmente por qué ha sabido configurar su propia versión del género con un acercamiento más popular.

Hacia el final nos encontramos con “Walk The Plank” para luego transitar a “Chimera’s Wreck”, el impecable cierre de esta obra que, en tan solo siete canciones, logra perfectamente su cometido de funcionar como punto final para la banda, pero, a la vez, como el inicio de una nueva etapa sonora, cualquiera sea el camino que decidan tomar de aquí en adelante. La mencionada “Chimera’s Wreck”, inspirada por el fallecimiento del padre de Wilson, toma elementos de ese período de duelo para reflexionar sobre la mortalidad desde una manera existencial y graficando a través de su composición todas las etapas de este proceso, transformándose indudablemente en la canción con mayor peso en cuanto a matices sonoros. Si bien, la existencia de una edición deluxe aporta tres tracks adicionales (la instrumental “Population Three” junto a “Never Have” y “Love In The Past Tense”), se sienten en naturaleza alejadas del ciclo de continuidad que presenta la obra en sus siete composiciones principales, por lo que en resumidas cuentas quedan como muy buenos bonus en un disco cuya narrativa logra construirse por sí sola con la cantidad de canciones antes mencionadas.

Aunque para muchos se pueda sentir como un disco alejado de ese espíritu de reinvención del rock progresivo que caracterizó a la banda en su primera etapa, “CLOSURE / CONTINUATION” logra lo que muchos álbumes de otras agrupaciones que regresan luego de varios años no pudieron conseguir: cumplir y superar las expectativas musicales y creativas de una banda que no ha hecho más que evolucionar sonoramente gracias a su amplio trabajo en proyectos paralelos. Trabajar en secreto por tantos años indudablemente benefició a Wilson, Barbieri y Harrison, permitiéndoles destilar e ir cocinando poco a poco estas canciones que funcionan a la perfección en distintos niveles. Ya sea como el final de su carrera o como el reinicio de esta, Porcupine Tree ha definido nuevamente los parámetros de su propio juego, con un sonido al que pocos pueden acercarse y un mensaje claro de que menos es más, no siendo necesario que los años de espera se vean reflejados en un montón de tracks forzando un sonido clásico para cumplir con expectativas, sino más bien en un pequeño conjunto de ellos que pueda satisfacer sus necesidades musicales y, a la vez, funcionar narrativamente como una obra.


CLOSURE / CONTINUATIONArtista: Porcupine Tree

Disco: CLOSURE / CONTINUATION

Duración: 48:01

Año: 2022

Sello: Music For Nations


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 20 horas

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 7 días

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 1 semana

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 1 mes

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Publicidad
Publicidad

Más vistas