Conéctate a nuestras redes
Grace Grace

Discos

El Álbum Esencial: “Grace” de Jeff Buckley

Publicado

en

Es difícil tratar de describir un álbum cuya existencia es la única en la trayectoria discográfica del artista, ya sea por retiro o, en algunos casos lamentables, la muerte. Expectativas, historia, proyección artística, todo confluye, pero cuando la música habla por sí sola, desde lo críptico y a la vez hermoso, lírico y musical, aparecen álbumes como “Grace” de Jeff Buckley, placa debut y oficialmente única en su carrera promisoria truncada por una muerte muy prematura.

Buckley, hijo del cantautor de folk rock setentero Tim Buckley, de carrera corta pero exitosa, debutó como cantante en un concierto tributo a su padre, donde dejó maravillados a los asistentes por su manejo vocal (Jeff tenía cuatro octavas y media, y su padre tres y media). Así comenzó un periplo por bares neoyorkinos que le dieron la confianza para atrever apuntarse con lo que fue su ópera magna que abre los fuegos con “Mojo Pin”, una composición conjunta con Gary Lucas, su fiel amigo guitarrista de gira. El álbum tuvo lenta aceptación comercial, pero aclamada aceptación entre sus pares como Bob Dylan, Jimmy Page, Paul McCartney y Thom Yorke; de este último se sabe que asistió a un concierto de Buckley e, impactado por la potencia emocional del show, volvió al estudio donde Radiohead estaba grabando “The Bends” (1995) y regrabó las guitarras y partes vocales de “Fake Plastic Trees” en solamente tres tomas.

“Grace” fue y sigue siendo una amalgama sobrecogedora de folk, rock, jazz y blues de alta carga emocional, pero también Buckley supo darse gustos y rearmar furiosas versiones en vivo, como la guitarrera “Eternal Life”. El track que le da nombre al álbum es también una composición conjunta entre Buckley y Lucas, mientras que “Last Goodbye” es una pieza poderosa de rock alternativo sazonada con bellos arreglos de cuerdas, siendo su single de mayor éxito comercial.

El primero de los dos celebrados covers que habitan este álbum son “Lilac Wine”, originalmente del actor y cantante cincuentero James Shelton y popularizado por Nina Simone. El segundo, y lejos el más aclamado, es “Hallelujah”, citada por muchos como la versión definitiva de la canción compuesta por Leonard Cohen, en la cual desarrolló y mostró totalmente su montaña rusa de registros vocales.

Hay un tercer cover de un villancico tradicional, presumiblemente del siglo XVI, llamado “Corpus Christi Carol”, que es en realidad una variación de la versión de la soprano Janet Baker. En su conjunto parecería que la temática es de corte religioso, pero desde una perspectiva muchísimo más oscura dadas sus letras, a las que le otorgó un contenido críptico, varias de ellas hablando de la muerte, como “Eternal Life”: “Eternal life is now on my trail / Got my red glitter coffin, man, just need one last nail” (“La vida eterna está ahora frente a mí / Tengo mi ataúd rojo brillante preparado y sólo necesito un último clavo”), escalofriantemente premonitorio por lo demás. Otra alegoría se incluye en “Dream Brother”, la que se presume dedicada a su padre: “Don’t be like the one who make me so old / don’t be like the one who left behind his name” (“No seas como el que me hizo tan viejo / no seas como aquel que me abandonó tras su nombre”).

Como ya fue mencionado antes, es difícil trazar un relato sobre un disco debut, pero Buckley tenía un trasfondo, una historia, un talento heredado, aunque distante, que hizo de “Grace” una especie de misa maldita en la que Buckley fue gestor, compositor de sublimes y oscuros réquiems, y de incluso su propia elegía, testigo y ejecutor. Si hay un dios, como dicen, sólo él sabe cuál habría sido el destino final del sonido de “Sketches For My Sweethart The Drunk”, una compilación póstuma con el avance de lo que fue el inconcluso segundo álbum, que se vio interrumpido por su muerte mientras se adentraba en las aguas de aquel río Wolf cantando a todo pulmón “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin para no volver jamás con vida. De todos modos, si “Grace” terminó siendo su único legado, es más que suficiente para entrar en los anales de la música contemporánea con honor y respeto casi religioso.


Artista: Jeff BuckleyGrace

Disco: Grace

Duración: 51:43

Año: 1994

Sello: Columbia


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 5 días

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 5 días

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 3 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 3 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas